DE LA DESPENALIZACION A LA  PENALIZACION DEL ABORTO EN NICARAGUA (1837-2006)

Razones del retroceso en pleno Siglo XXI e implicancias para la vida de las mujeres y la vigencia de un estado laico

YARA NAYA FAUNÉ

Parte 1

ANTECEDENTES: EL ABORTO EN EL CODIGO PENAL DE NICARAGUA (1837-2006)

De la despenalización a la penalización

  • De 1837 a 2006, Código Penal, despenaliza el “aborto terapeútico”  

 

Desde el Primer Código Penal de Nicaragua (1837), el “aborto” quedó incluido en el Título correspondiente a los  “delitos contra el orden de las familias y contra la moralidad pública”, pero dejando expresamente establecida la despenalización, del “aborto terapeútico”.

Código Penal TITULO, Capítulo Artículo
Código Penal, 1879 TITULO VIII,  Delitos contra el orden de las familias y contra la moralidad pública, Capítulo Primero Del Aborto, Artículo 360, segundo párrafo,  establecía:

 

No incurrirá en pena alguna el médico o cirujano, comadrón o partera que procure el aborto, cuando no haya otro modo de salvar la vida de la mujer embarazadaCódigo Penal de 1891Título IX Delitos contra el orden de las familias y la moralidad pública, Capítulo Primero AbortoArtículo 399, segundo párrafo, se mantuvo una  redacción similar, cambiando la frase final por la siguiente:

“…cuando haya ocurrido a él como el medio indicado por la ciencia para salvar la vida de la mujer embarazada.”

Código Penal, 1893, vigente a 2006 Arto. 165:

“El aborto terapéutico será determinado científicamente, con la intervención de tres facultativos por lo menos, y el consentimiento del cónyuge o pariente más cercano a la mujer, para los fines legales”.

 

Las circunstancias en las que se permitía el aborto terapéutico no estaban definidas expresamente en la legislación nicaragüense. Sin embargo, en las normas que regían esta práctica, el Ministerio de Salud definía el aborto terapéutico como: “La interrupción del embarazo antes de la vigésima semana de gestación debido a patologías maternales […] agravadas por el embarazo o que tengan efectos negativos sobre el desarrollo y crecimiento del feto” (MINSA, 1989)[1]

  • 2006-2007, Reformas al Código Penal: Penalización todo tipo de aborto

 

El 26 de octubre de 2006,  la Asamblea Nacional aprobó sin mediar oposición y con el voto de 52 diputados/as, la derogación de la disposición, que figuraba en el Código Penal desde hacía más de un siglo y que establecía el derecho al aborto terapéutico como una excepción para salvar la vida de las mujeres en caso de embarazos con riesgos.  El 17 de noviembre 2006, en una ceremonia a puertas cerradas, varios obispos acompañaron al Presidente saliente (Bolaños) que sancionó con su firma la Ley de Derogación al Artículo 165 del Código Penal Vigente, publicada en La Gaceta, Diario Oficial No. 224 del 17 de noviembre de 2006 con el nombre de Ley 603.

Un año después, el 13 de Noviembre de 2007, la Asamblea Nacional aprueba la Ley No 641, nuevo Código Penal de Nicaragua, que incluye en el Título I, Delitos contra la vida, el Capítulo  II:, sobre Penalización del aborto, manipulaciones genéticas y lesiones al no nacido. Publicada en La Gaceta Nos. 83, 84, 85, 86 y 87 del 5, 6, 7, 8 y 9 de Mayo del 2008, mediante el cual:

  • Queda penalizado como delito, todo tipo de interrupción de embarazo en Nicaragua, bajo cualquier circunstancia
  • Condenadas  las  mujeres que practiquen cualquier tipo de aborto en Nicaragua, con penas de entre cuatro y ocho años de prisión[2], y al personal médico  que las asistan

 

 

2006-07: LEYES APROBADAS QUE DEROGAN EL ABORTO TERAPEUTICO Y PENALIZAN EL ABORTO BAJO CUALQUIER CIRCUNSTANCIAS

 LEY 603

El  9 de octubre de  2006,

Reformas  a los  Artículos 162, 163, 164 Y 165 del Código Penal,LEY 641 CODIGO PENAL (2007)

TITULO I: DELITOS CONTRA LA VIDA, LA INTEGRIDAD FÍSICA Y SEGURIDAD PERSONAL

CAPÍTULO II
PENALIZACION DEL ABORTO, MANIPULACIONES GENÉTICAS Y LESIONES AL NO NACIDOArt. 162.- Comete delito de aborto quien por cualquier medio provoque la muerte de una persona por nacer, durante el lapso que va desde su concepción hasta el nacimiento.

Art. 163.- La persona que cometa el delito de aborto será castigado con una pena de seis a catorce años de presidio.

Art. 164.- Si como consecuencia del aborto se produjera la muerte de la madre, se aplicará a quien causare o cooperare en la ejecución del delito de aborto, una pena adicional de veinte años de presidio a la pena del artículo anterior. Si la madre resultare dañada física o psicológicamente, se aplicará una pena adicional de cinco a diez años de presidio a la pena señalada en el artículo anterior. La suma de la pena principal y la adicional no podrá ser superior a treinta años de presidio. Se aplicará una pena de dos a cinco años de presidio, al que por violencia causare un aborto, sin haber tenido el propósito de hacerlo.  Se aplicará una pena de uno a cuatro años de prisión a la mujer que causare su propio aborto o consistiere que otro se lo causare. La tentativa de la mujer no es punible.

  • Art. 165.- Si la persona que causare o cooperare en la ejecución del delito de aborto fuere un profesional médico o sanitario, farmacéutico o comadrona, además de la pena contemplada en el artículo 163, se le aplicará la pena accesoria de inhabilitación especial para ejercer la profesión u oficio sanitario por un período igual a la pena principal.  El establecimiento o local en el que se cometa el delito de aborto será clausurado definitivamente. Los directores y administradores de dicho establecimiento o local que no participen como autores del delito serán considerados como cómplices o encubridores según el caso.”

 Art. 143 Aborto
Quien provoque aborto con el consentimiento de la mujer será sancionado con la pena de uno a tres años de prisión. Si se trata de un profesional médico o sanitario, la pena principal simultáneamente contendrá la pena de inhabilitación especial de dos a cinco años para ejercer la medicina u oficio sanitario. A la mujer que intencionalmente cause su propio aborto o consienta que otra persona se lo practique, se le impondrá pena de uno a dos años de prisión.

Art. 144 Aborto sin consentimiento
Quien intencionalmente provoque el aborto sin el consentimiento de la mujer, será castigado con prisión de tres a seis años. Si se trata de un profesional de la salud, la pena principal simultáneamente contendrá la pena de inhabilitación especial de cuatro a siete años para ejercer la medicina u oficio sanitario. Si el aborto fuera practicado con violencia, intimidación o engaño, se sancionará con pena de seis a ocho años de prisión. Si se trata de un profesional de la salud, la pena principal simultáneamente contendrá la pena de inhabilitación especial de cinco a diez años para ejercer la medicina u oficio sanitario.

Art. 145 Aborto imprudente
Quien por imprudencia temeraria ocasione aborto a una mujer, será castigado con pena de seis meses a un año de prisión; si el hecho se produce con ocasión del ejercicio de la profesión de la salud, se impondrá además la pena de inhabilitación especial de uno a cuatro años. La embarazada no será penada al tenor de este precepto.

Art. 146 Manipulación genética y clonación de células
Quien altere el tipo de la estructura vital o el genotipo por manipulación de genes humanos, por razones distintas a las terapéuticas, será penado con prisión de uno a tres años. Quien experimente o manipule material genético que posibilite la creación de híbridos humanos o la clonación, será sancionado con pena de tres a seis años de prisión. Con la misma pena se sancionará a quienes experimenten o manipulen material genético humano con fines de selección de raza. Quien artificialmente fecunde óvulos humanos con cualquier fin distinto a la procreación humana, será castigado con pena de prisión de dos a cinco años.
En todos los casos descritos en los numerales anteriores se impondrá, además de la pena de prisión, la de inhabilitación especial de cuatro a siete años para ejercer profesión u oficio relacionado con la salud.

Art. 147 Manipulación genética para producción de armas biológicas
Quien utilice la ingeniería genética para la producción de armas biológicas o exterminadoras de la especie humana, será sancionado con pena de quince a veinte años de prisión e inhabilitación especial por el mismo período para ejercer empleo o cargo público, profesión u oficio.

Art. 148 De las lesiones en el que está por nacer
El que, por cualquier medio o procedimiento, causare en el no nacido una lesión o enfermedad que perjudique gravemente su normal desarrollo, o provoque en el mismo una grave y permanente lesión física o psíquica, será castigado con pena de prisión de dos a cinco años e inhabilitación especial para ejercer cualquier profesión sanitaria, o para prestar servicios de toda índole en clínicas, establecimientos o consultorios ginecológicos, públicos o privados, por tiempo de dos a ocho años.

Art. 149 Lesiones imprudentes en el que está por nacer
Quien por imprudencia temeraria ocasione en el no nacido las lesiones descritas en el artículo anterior, será sancionado con pena de uno a dos años de prisión e inhabilitación especial de dos a cinco años para ejercer cualquier profesión médica o sanitaria, o para prestar servicios de toda índole en clínicas, establecimientos o consultorios ginecológicos públicos o privados, por tiempo de uno a cinco años. La embarazada

 

Parte 2

PLANTEAMIENTO DEL TEMA y  JUSTIFICACION

 ¿La penalización del aborto, un retroceso en pleno siglo XXI, en la consolidación del Estado de Derecho en Nicaragua?

La urgencia con que fueron planteadas las reformas al Código Penal y la unanimidad con que fueron recepcionada y aprobada la Iniciativa de Ley, que no sólo deroga el “aborto terapéutico”, sino que criminaliza y penaliza el aborto en toda circunstancia, dejando en peligro la vida y la salud de las mujeres, adultas, adolescentes, niñas embarazadas, incluidos los casos de violación e incesto. Privándolas de tratamiento médico y criminalizando a los/as profesionales de la medicina, que las asistan.  Me llevaron a plantearme la pregunta:

¿Por qué después de 169 años de vigencia del “aborto terapéutico”, el país retrocede en esta materia, criminalizando y penalizándolo al extremo ?.

 

Más aún, considerando que el aborto terapéutico, de acuerdo a las normativas vigentes es una acción que su fundamento es médico-científico?, Precisamente, cuando las estadísticas oficiales, dan cuenta del aumento sostenido de la violencia sexual en contra de las mujeres, adolescentes, niñas, del elevado índice de embarazo adolescente, en las poblaciones rurales, indígenas, en una gran porcentaje producto de relaciones forzadas. Cuando Nicaragua, ha constitucionalizado los Convenios, Declaraciones y Pactos Internacionales, de obligatorio cumplimiento relativos a la protección y  respeto de los derechos humanos de las mujeres y las niñas.

 


 

Parte 3

MARCO DE ANALISIS E IDENTIFICACION DE FACTORES  

 

Revisando lo aprendido hasta ahora en la Cátedra de Criminología, me permite avanzar en la identificación de esos factores que a mi juicio estarían en la base de la explicación de este “cambio abrupto”, de este “retroceso”. Los pasos metodológicos se centraron en: i) Reconstruir del escenario, contexto, en que surgieron y se dieron las “reformas al Código Penal”, en lo que al tema del aborto se refiere. ii) Exámen detallado de las motivaciones en que se fundamentaron los/las legisladores para aprobar las reformas respectivas.

  • Las Premisas

 

Entre las premisas que me parecieron más adecuadas para responder a la temática planteada, para fundamentar la hipótesis del retroceso y los factores que lo generan, están las siguientes:

    • Retomo, en primer lugar, las premisas de la escuela social, en lo que se refiere al concepto de “función social del derecho”. Porque considero,  que la Ley, debe cumplir la función de ser un mecanismo para lograr una justa composición y un equitativo desarrollo de la sociedad.
    • Retomo la tesis de Montesquieu , que señala en su obra “Espíritu de las Leyes”, que el buen legislador debe preocuparse más por prevenir el delito que por castigarlo, pues el espíritu de la ley, debe ser el evitar el delito.
    • Retomo de Beccaria, de su obra los Delitos y Las Penas: i) el principio propugnado de que delito y pecado deben separarse de que la justicia es un asunto humano y de que el daño del delito se mide por el daño a la sociedad y no por razones religiosas o teológicas externas , ii) que no se puede llamar justa la pena de un delito cuando la ley no ha procurado con las diligencia el mejor medio posible de evitarlo.

 

 

  • Reconstrucción del contexto 2006:  La  “Cruzada de los fetos”,

 

El 6 de octubre de 2006, en pleno proceso electoral, los obispos católicos de Nicaragua, acompañados de las dirigencias de algunas denominaciones evangélicas, realizaron una marcha contra el aborto por las calles de Managua, con personas de todo el país, organizadas en sus parroquias y templos. En colegios católicos y públicos se alentó a alumnos y alumnas, aun a los pequeños, a asistir a la marcha, considerándola una actividad escolar, y a cambio de notas. El FSLN y la ALN financiaron transporte en municipios de fuera de Managua. El FSLN solicitó participar en la marcha con una carroza rosada -el color de su campaña electoral-, pero los obispos lo rechazaron argumentando que no querían “colores partidarios”, aunque ya para entonces la marcha estaba teñida del color de cuatro de los cinco partidos en campaña. Centenares (¿miles?) llegaron esa mañana hasta la Asamblea Nacional (Envío, 2006)[3]

.

 

La marcha concebida como una verdadera Cruzada, portaba como principal estandarte  fotos de fetos destrozados y mantas con un Jesús en oración llorosa con un feto en la mano. De ahí que la denomine la “Cruzada de los fetos”. Con sus sotanas blancas de fiesta y sus solideos rojos, los prelados fueron recibidos por la Junta Directiva del Parlamento, en un protocolo que jamás le han dispensado a ningún grupo social. Con la solemnidad, de quien habla en nombre del pecado, entregaron a los/as diputados 290 mil firmas solicitando que la figura del aborto terapéutico fuera eliminada del Código Penal de Nicaragua, en á vigente desde 1937. Bajo el dogma, que fundamenta las reformas promovidas: proteger a los fetos, con absoluta indiferencia hacia las mujeres.

-Reconoce como persona al óvulo fecundado desde el momento de la concepción.

-Base que sustenta la tipificación penal “lesiones en el no nacido” y la  penalización a quien “cause lesiones o enfermedad a un feto, perjudicando su desarrollo o provocando una grave tara física o psíquica”.

 

 

  • La CRUZADA, utiliza el cuerpo de las mujeres como escenario de la disputa del poder patriarcal

Esta Cruzada religiosa-cultural[4],   lanzada en pleno proceso electoral, fue el escenario, que sirvió de base para la  penalización de  todo tipo de “aborto. Utilizo el término Cruzada en el sentido más estricto del término,  ya que fue una verdadera campaña orquestada  y conducida por el Cardenalato (Obando y Bravo),  desde la prédica de los púlpitos y desde las aguerridas marchas que se tomaron las calles como escenario de guerra.

Al igual como fue en la historia, que a los cruzados se les concedían indulgencias y privilegios, tales como exención de la jurisdicción civil, inviolabilidad de personas o tierras, etc, esta Cruzada en tierra pinolera, también, repartió indulgencias y prebendas, también los y las cruzadas se colgaron la “Cruz”  en el pecho, para ir a la disputa del poder político-electoral, utilizando como escenario el “cuerpo de las mujeres”. La prédica en nombre de la “defensa de la vida” y las indulgencias y prebendas negociadas en lo que se conoció bajo el nombre de Pacto FSLN-PLC, Cardenalato Obando y Bravo[5],  tendrá acogida obediente, en las diferentes bancadas del Parlamento nicaragüense.

  • La CRUZADA, confunde “delito con pecado”

Desde mi interpretación, esta Cruzada, sustentada en la confusión entre “delito y pecado” (Beccaria), va ejercer en pleno siglo XXI,  una gran presión en la Asamblea Nacional. Logrando que se antepongan razones religiosas, fundamentalistas, por encima de las realidades, de la objetividad de los hechos, que conducirán sin más a la penalizara el aborto terapéutico. Se impusieron criterios estrictamente religiosos separando opiniones médicas ajustadas a una necesidad imperante de la sociedad nicaragüense.  En la nueva ley nicaragüense no hay ninguna disposición para las complicaciones del embarazo, que pueden exigir la terminación de la gestación a fin de salvar la vida o preservar la salud de la madre. Además, una mujer o una niña que queda embarazada como consecuencia de haber sido violada se ve obligada ahora a llevar el embarazo a término a pesar del trauma mental y psíquico o de los riesgos para su salud que esto puede suponerle, ya que de no hacerlo se arriesga a ser procesada penalmente.

El nuevo código penal, resulta más punitivo  y termina infringiendo los derechos humanos básicos, va contra los principios fundamentales de humanidad en vez de proteger los derechos de los ciudadanos y ciudadanas que representan, los partidos políticos y las iglesias han utilizado el cuerpo de la mujer como campo de batalla electoral, como campo de disputa por el poder político.

Parte 4

CONCLUSIONES  

Esta fórmula analizada y promovida por medio de la Cruzada que confunde delito con pecado, fue la que incidió en la penalización del aborto terapéutico, con esto se violento:

  • Un precepto constitucional sobre El Estado y es que en el arto 14 de la Cn establece que el Estado no tiene religión oficial.
  • Si nos apegamos categóricamente a lo dispuesto en el arto 14 de la Cn, para la creación de una Ley no se puede permitir que sectores religiosos impongan a los legisladores principios o doctrinas que atenten contra la vida de los ciudadanos.
  • Es un hecho que en la penalización del aborto terapéutico hizo falta un amplio debate con aportes significativos que orientara de forma concreta sobre la aplicación o no del aborto terapéutico, la influencia religiosa tuvo más peso que el aporte que pudieron haber hecho médicos, sociólogos, psicólogos y entendidos en la materia. En este sentido con la investigación documental se podrá ampliar información con un contenido más objetivo ajustado a las necesidades y prioridades de nuestro país, este tema debe ser abordado desde la perspectiva de garantizar a la mujer su existencia e incluso para la misma existencia de la humanidad
  • El Código Penal reformado niega a las víctimas de violación la libertad de decidir por sí mismas cómo responder a un embarazo no deseado consecuencia de un acto de coacción sexual. Si la víctima de violación decide no continuar con el embarazo, cometerá una infracción del Código Penal y por consiguiente se arriesgará a ser procesada.

Siendo un tema que prioritariamente es de salud pública y de derechos humanos, y por tanto del desarrollo humano, un tema en el que la primera y la última palabra corresponde a las mujeres y a los médicos, el debate sobre el aborto terapéutico fue colocado por los políticos con poder y por las autoridades religiosas en el terreno de las creencias basadas en dogmas, en el de las emociones manipuladas y en el de los cálculos electorales. Una verdadera tragedia cultural. Burda manipulación de los sentimientos religiosos -ex-pre¬sada de forma irresponsable en la maniobra electorera que el FSLN dirigió para obsequiar a la jerarquía católica con la penalización del aborto terapéutico. Y lamentables las actitudes de las jerarquías católica y evangélica aceptando esta manipulación.


El Desafío

Abrir el  debate, debería dejar siempre un espacio para mencionar el aborto como un derecho de las mujeres. No hay nada que objetar al planteamiento de “aborto para no morir” si es que se plantea como una estrategia, quizá la única posible en determinados lugares del planeta, para evitar lo que efectivamente y objetivamente es un mal sin paliativos que hay que evitar a corto plazo: la muerte de miles de mujeres por abortos mal realizados, El derecho a la vida del feto no pueda después ocuparse con el derecho de las mujeres a su propia vida, a su propio cuerpo.

Parte 5

BIBLIOGRAFIA

 

Bourdieu, Pierre, 1991, El sentido práctico, Madrid, Editorial Taurus Humanidades.        

CAMPAÑA 28 de septiembre por la despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe,

 2007, Managua, Nicaragua. MAM, Movimiento Autónomo de Mujeres, Centro de Derechos Constitucionales (Ada Esperanza Silva Pérez (Coordinadora), Azahálea Solís Román, Gabriel Álvarez Argüello, Guadalupe Salinas Valle, “Recurso por Inconstitucionalidad contra la Ley 603 que derogó el Aborto terapéutico.

Código Penal de la República de Nicaragua.

Constitución Política de Nicaragua

Envío, Revista, 2006, Número 256

Lamas, Marta, 2001, Política y reproducción El aborto: la frontera del derecho a

 decidir, México, Plaza y Janés.


[1]. Ministerio de Salud, Norma de Atención al Aborto, Managua, Nicaragua, 1989

[2] El proyecto original de la Iglesia Católica contemplaba penas de cárcel de entre 10 y 30 años para quienes practicaran el aborto terapéutico los practicados como consecuencia de salvar la vida de la madre cuando corre peligro.

[3]. Revista Envío.No 296, Noviembre 2006 Número 296.

[4].Wikipedia: Cruzadas, guerras emprendidas en nombre de la Cristiandad, expediciones militares promovidas por los papas a las que se les daba en principio un carácter religioso, que se dieron entre finales del siglo XI y el siglo XIII, para recuperar el control de Tierra Santa y al afán expansionista de la nobleza europea, que deseaba controlar el comercio asiático.

 

[5] jubilado por el Vaticano, negocia la penalización del aborto, la estabilización de su “protegido” en el CSE y un puesto en una Comisión de, a cambio de su apoyo moral,  enfrentaba un fuerte cuestionamiento ético desde los movimientos de mujeres, por las denuncias de VIOLACIÓN, interpuesta por su hija adoptiva, Zoila América (Denuncias públicas de las Organizaciones de Mujeres)

16 Comments

  • Nora dice:

    Muy buena exposición pero un tema bien delicado y de diversa interpretación cuanod toca el Derecho a l avida, no estoy de acuerdo con el aborto pero igual debo respetar a las distintas esferas qu elo promulgan y acepta, por la sencilla razón que salimos a defender es la vida porque nos atracan, nos maltratan, nos mata, en si lo esencia es para mi la vida,y ya una criatura en el vientre de una mujer tiene vida entonces quien es el que tiene Derecho a quitarla? creo que por más traumatica que sea la manera o forma como se concebio esa vida no es justo el aborto,sin desconocer lo más importante que ya serían dos vidas enjuego la d el amadre y porsupuesto la del hij@.Como tampoco desconozco las distintas formas de esas concepciones de gestación, peroigual tomar una determinación de aborto por una violación por ejemplo es una decisión respetable de quien la decida,pero será en confusión y angustia no muy racional.Siempre se debe es garantizar una minima condición de vida par atodos los seres humanos. Y aqui es donde las iglesias juegan el papel de su oposición al aborto, por fé, por doctrina por creencia, por pecado.Pues si Dios nos dá la vida, Dios nos la debe quitar. Es mi apreciación.Bien compleja la decisión de penalizar o despenalizar el aborto.

    Nora Quevedo Labrador

    Cali Colombia

  • Gloria Lucía García Alvarez dice:

    Más allá de la penalización vs despenalización del acto del aborto está el tema del síndrome post-aborto con la auto-penalización que se infringen a sí mismas las mujeres y unos cuantos hombres que viven internamente una lucha con su propia conciencia frente al hecho de haber interrumpido una vida, la vida de un hijo. Esos efectos que una ley no considera. Me parece que el tema en cualquier país del mundo, debe ir más allá de los círculos de la bioética, del derecho, de la religión, y es poco lo que se escucha desde la psicología. Gracias por poner el tema a consideración.

    Gloria Lucía García Alvarez
    Universidad Católica de Colombia
    Psicólogos Consultores & Evidencia Digital

  • Paola Lopez dice:

    Tema bastante interesante, lleno de polémicas, en el cual considero que se debe respetar la decisión en algunos casos de las mujeres. por ejemplo las mujeres que han sido victimas de una violación, o aquellas que saben que su vida esta en riesgo frente a la continuación del embarazo y aquellos casos en los que se sabe que tu bebe tiene una enfermedad que no le brindara mayores probabilidades de vida al nacer.

    Cantidad de opiniones frente a este tema, un excelente articulo. Gracias

  • KARLA dice:

    lo lamentable acá, es que a pesar de lo que promulgue la ley, existen realidades que viven las mujeres y que según el contexto, terminan revictimizandolas….además, en ocasiones, los retrocesos o avances de las leyes no dependen de estas realidades humanas o avances científicos, sino de coyunturas políticas que viven los pueblos.

  • Deisy Edwards dice:

    interesante el tema, aun que creo que s un temas lo bastante amplio al que debemos ponerle atención, ya que hay un gran numero de adolescentes que no están preparadas para un embarazo y muchas mujeres tienen embarazos no deseados, mi opinión es que el aborto no se debe realizar, ya que no solo va en contra de una vida sino de dos la madre y el hijo.

  • Aldemar Moreno Yosa dice:

    Creo que es un tema muy complicado, es necesario re dimensionarlo desde alguna postura. Personalmente creo que el aborto vulnera el derecho a vivir.

  • Juan F. Cadena dice:

    Un codigo penal punitivo que exceda y viole los derechos humanos más básicos no es un aporte para la humanidad, mas bien el sobresalto a dejar el conductismo como el ente de modificación de conducta si no a otros aspectos que la psicología posee para este fin.

  • Dr. Wilmer Ortega dice:

    Creo que hay que tener cuidado, no todo es blanco no todo es negro, incluso la ética dice que si algo es malo, es malo y ya, pero hay atenuantes. La vida debe ser protegida, ¿pero a que costo? El aborto terapéutico fue creado cuando la madre corre serios riesgos en el embarazo y se hace imposible el garantizarle un feliz término del mismo. Si se impide el aborto pueden morir la madre o morir la madre y el niño. ¿Qué calidad de vida le espera a ese recién nacido sin su madre? ¿Qué procesos psicológicos se abren en la psiquis de ese padre al recibir a ese niño cuyo nacimiento es la causante de la muerte de su esposa y la madre de sus hijos si los hay. Por otra, ¿No se niega el derecho a la mujer sobre su cuerpo? Si ese niño es fruto de una violación, ¿ella debe tenerlo porque es una vida? ¿Y la vida de ella? ¿No deberia ella decidir que hacer? Nuevamente el hombre impone su criterio sobre los derechos de la mujer al considerarla incapaz de tomar una decisión. Delito no es pecado, esa misma iglesia que condena la pobreza realiza rituales esclesiaticos con copas de oro y plata; esa mimsa iglesia que habla de amor, rechaza a los divorciados, a los sexodiversos, a los homosexuales, a quienes considera inmerecedores del amor de Dios cuando Dios es amor, ama a todos y todos somos sus hijos. No es un tema fácil, pero creo que las leyes deben estar al servicio de la población y no lo opuesto.

  • ULISES ZEPEDA RIOS dice:

    MUY BUEN APORTE Y PONENCIA OJALA TENGA LA TARCENDENCIA QUE REFLEJA EN EL CAMPO JURIDICO FELIDADES

  • Gabriela dice:

    Creo que la maternidad no deseada obstaculiza el ejercicio de los derechos humanos básicos de las mujeres. Hay muchas mujeres que no usan anticonceptivos por oposición de sus parejas. La desigualdad de las relaciones de poder entre los sexos que prevalece en nuestra cultura propicia que en muchos casos los hombres controlen la sexualidad de las mujeres a través de los embarazos y la crianza de los hijos.

  • Ana María Hernández Galindo dice:

    interesante tema, la. despenalización del aborto es una paso grande, pero en ocasiones la religión y la política están estrechamente relacionados y terminan crando leyes imparciales

  • Vania Cecilia Tovilla Quesada dice:

    Una excelente revisión histórica sobre una temática de puntos encontrados, me hubiera gustado leer más a cerca del cuerpo de la mujer como escenario de la disputa patriarcal se me ha hecho muy interesante, muchas gracias por compartir con nosotros esta ponencia. Saludos cordiales.

  • muy buen articulo, felicitaciones

  • alejandro roque carrasco dice:

    Un tema delicado y cada país plantea su tipificacion pero en escalas similares o diferentes. No estoy de acuerdo con la interrupcion del nacimiento de un bebe ni muchos menos el aborto en sus diferentes formas. Lo que si prima en este caso la salud de la madre que por algun suceso inesperado tiene que precipitarse a un aborto. Q

  • Gabriela Valdez Villca dice:

    Evidentemente la decisión de penalizar el aborto es un retroceso, por ejemplo en el caso de una violación o cuando la vida de una mujer está en riesgo. Es lamentable que muchas mujeres tengan como única opción la maternidad no deseada.

  • YARA NAYA dice:

    meses despues….. de sus opiniones, les agradezco infinitamente lo leyeran muchas gracias a todos por darse el tiempo, en Nicaragua seguimos en la lucha por que a las mujeres y nuestros cuerpos se nos vea como sujetas de accion y no como objetos de adquisiòn. saludos fraternos

    yara naya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *