¿CONOCEN LOS PERITOS LAS CONSECUENCIAS LEGALES DE UNA PERICIA FALSA?

MARIANO CASADO BLANCO

De sobras es conocido por todos los profesionales, que cuando se asume la realización de una pericia y por tanto el cargo de perito, este se debe realizar cumpliendo una serie de requisitos o cualidades personales. El gran médico legista, profesor Gisbert Calabuig, en su Tratado de Medicina Legal ya nos indicaba y establecía claramente cuáles eran los predicados que deben cumplir los que van a ejercer la función de Perito y que establecía en:

  1. Cualidades naturales, es decir cualidades personales específicas del perito.
  2. Formación científica básica, lo cual resulta esencial para el conocimiento de la técnica o la excelencia de la lex artis pericial y,
  3. Conocimiento jurídico, tan importante, que marca la diferencia entre la actividad clínica y la actividad pericial.

En cuanto a las cualidades naturales, el profesional que realiza una pericia en el área jurídica y legal, debe adoptar una conducta o comportamiento que a su vez deberá estar marcado por la presencia de algunos elementos, ya clásicos y de sobras conocidos, como:

–  objetividad.

–  reflexión y sentido común.

–  prudencia.

–  rigor.

–  honestidad, marcada por la imparcialidad e independencia.

– veracidad, ajustando las conclusiones a los principios del razonamiento científico y determinando el grado de certeza.

El no hacerlo teniendo en cuenta estas peculiaridades, puede conllevar importantes implicaciones y responsabilidades tanto legales como éticas y deontológicas.

El objeto de mí exposición son las implicaciones que se en el ámbito legal y más concretamente las consecuencias jurídicas que conllevan la realización de un acto pericial falso.

No son pocos los autores (1,2,3) que se refieren al descrédito que supone para la actividad pericial, sobre todo en el ámbito civil y laboral, la realización de una prueba pericial no ajustada a la realidad.

En primer lugar debemos tener claro que el falso testimonio no debe confundirse con el perjurio, más propio de los países anglosajones. En efecto, mientras el falso testimonio consiste en falsear la verdad ante los Tribunales, el perjurio conserva su carácter más moral al identificarse con el quebrantamiento del juramento de decir la verdad, una ofensa a la virtud de la palabra dada, al dignidad y honradez personal.

El falso testimonio queda vinculado, pues, al deber de veracidad que debe primar en las declaraciones procesales que llevan a cabo los peritos, cuyo fin es alcanzar la verdad procesal para conseguir una resolución justa en el procedimiento.(4)

Toda acción pericial falsa puede suponer directamente la comisión de un acto de tipo delictivo, lo cual ciertamente tiene una gravedad considerable, pues se entiende que con el informe pericial se está engañando o confundiendo al Tribunal, que ha requerido el auxilio del perito y ha depositado confianza en el mismo.

Si hacemos referencia a los tipos penales de carácter material y sustantivo que hacen reseña al propio ejercicio de la prueba pericial, en tal sentido podemos indicar que estas acciones se regulan en el ámbito penal y más concretamente código penal, que para el caso español figura dentro de los denominados “delitos contra la administración de justicia” y que hacen referencia al “falso testimonio”, debiendo tenerse muy especialmente en cuenta el bien jurídico protegido por las normas legales, que no es otro que la exclusiva y correcta administración de justicia, y no los intereses de las partes implicadas, ya que al ser el perito un cualificado auxiliar del Tribunal, se presume que su actuación se realizará bajo los argumentos de corrección y cortesía profesional, ya que no podemos olvidar que a menudo una resolución judicial se fundamentará en el criterio especializado del que practica la pericia. Todo lo que sea obrar de otro modo o manera será entendido como engaño y manipulación a la administración de justicia.

En el actual Código Penal español se recoge estas situaciones en un capítulo específico y que regula diferentes figuras delictivas, tales como: el falso testimonio del perito, que se ve agravado cuando el testimonio o el dictamen pericial se presta en contra de reo en causa criminal, castigándose con menor pena cuando tan sólo se altera la verdad de forma no sustancial mediante reticencias, inexactitudes o silencios. Igualmente se regula la exención o atenuación de la pena, según los casos, cuando se produce la retracción en causa criminal bajo unas determinadas circunstancias.

De esta forma, conviene efectuar una somera reflexión de la normativa vigente en relación con los comportamientos falsos en la actuación de los peritos, particulares y profesionales que intervienen en la administración de justicia, para determinar que en principio dicha regulación pudiera ser suficiente para comprender punitivamente todos aquellos comportamientos censurables en los que se puede incurrir cuando se trata de engañar por no decir la verdad para inclinar o sesgar de una determinada manera la balanza de una determinada resolución judicial.

El bien jurídico protegido en estos delitos se identifica con la preservación de la pureza de la prueba (5) o para no impedir de la búsqueda judicial y procesal de la verdad material (6) o en fin, a la preservación de los fines del proceso (7).

Desde un punto de vista sancionador, hay que reconocer que la aplicación de los preceptos penales, anteriormente referidos, es francamente escasa, en las resoluciones jurisprudenciales. Y es que en realidad, como afirma la profesora Domínguez Izquierdo (8), en su estudio sobre falso peritaje médico en causa judicial; “que parece existir un cierto clima de indulgencia ante estas conductas falsarias que se producen frecuentemente en la realidad judicial, llegándose a hablar de estos delitos como un “mito jurídico”, lo cual, no puede ser menos que preocupante, lo que se debe no tanto a deficiencias del texto punitivo, como de una determinada praxis de los órganos judiciales, lo que ha terminado la nula o infrecuente aplicación de estos tipos penales, que en el caso del falso peritaje alcanza la categoría de anecdótico por las dificultades aplicativas que presenta”.

El falso testimonio del perito es un delito especial propio, pues sólo éstos pueden ser sujetos activos del delito, dado que requieren la realización personal de la conducta típica (9).

Sobradamente conocido es que perito es quien está en posesión de “conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos para valorar hechos o circunstancias relevantes en el asunto o adquirir certeza sobre ellos”, para lo cual tendrá que disponer del título oficial correspondiente o, si se tratare de materias que no están comprendidas en títulos oficiales profesionales, ser entendido en la materia.

Consecuentemente, puede decirse que el perito tiene como función esencial el auxiliar o colaborar con el Juez, al que le presta sus conocimientos científicos, técnicos o artísticos, de los que aquél pudiera carecer, a fin de obtener una mejor comprensión sobre unos determinados hechos en el proceso, con fines probatorios (10).

Para que la actuación del perito sea calificada como de falsa, es preciso que éste falte a la verdad en el dictamen o informe pericial que se presta en causa judicial.

Para poder determinar cuál es la conducta típica del perito, para cometer esta acción antijurídica se exige precisar cuestiones tales como: qué se entiende por causa judicial, en qué consiste el faltar a la verdad y cuál es el concepto de falsedad y qué constituye el informe pericial.

  1. a) causa judicial:

Exclusivamente las declaraciones falsas, que en una causa judicial pudiera efectuar un perito, constituirán falso testimonio, excluyendo las falsedades vertidas ante órganos administrativos, sin perjuicio de que estas circunstancias puedan integrarse en otros delitos.

Por causa judicial hacemos referencia a cualquier tipo de proceso y ante cualquier jurisdicción, ya sea penal, civil, contencioso-administrativo, laboral, de menores o de vigilancia penitenciaria.

  1. b) faltar a la verdad:

La conducta típica consiste en faltar a la verdad en el dictamen pericial que se realiza ante el Juez o Tribunal.

Se trata claramente de un delito de omisión, que se comete cuando no se lleva a cabo la acción esperada por las normas legales, que en este caso concreto, no es otro que decir la verdad y ante una situación típica como es el informe pericial, bien porque se silencia o disimula algo relevante que distorsiona la realidad o porque se manifiesta algo que no coincide con ésta misma realidad. (11)

Pero el determinar la falta de verdad no resulta sencillo, pudiéndonos plantear cuestiones tales como: cuándo se falta a la verdad, o cuál es la verdad y quién decidirá si lo declarado es falso.

En éste sentido se pueden determinar aspectos tanto objetivos como subjetivos. Desde un juicio objetivo de la falsedad, ésta se produce cuando hay una contradicción entre lo declarado por el sujeto y la realidad, mientras que para una concepción o juicio subjetivo, lo determinante es que lo manifestado no resulta coincidente con lo percibido por el sujeto o con lo que el sujeto cree que aconteció.

A éste respecto hay opiniones de todos los gustos, en los que no vamos a entrar a exponer, aunque bien es cierto que la Jurisprudencia de forma mayoritaria aplica un juicio objetivo respecto a la falsedad.

Además, es fundamental que la falsedad sea idónea, esto es, capaz de revestir apariencia o aspecto de veracidad, de manera que sea tenga la capacidad de ser creíble desde el principio (ab initio).

Y finalmente, la declaración falsa tiene que constituir una alteración trascendente de la verdad, cuestión que igualmente resulta complejo de interpretar.

  1. c) El dictamen pericial: la apreciación de su falsedad.

El informe pericial, como ya se ha indicado, es una prueba de carácter personal que aporta unos conocimientos artísticos, técnicos, prácticos o científicos de los que carecen las partes y el juzgador sobre determinados hechos relevantes en el proceso.

La peculiaridad del informe pericial reside en su carácter particularmente calificativo al formular la opinión técnica sobre unos hechos, lo que puede entorpecer la delimitación de su falsedad. En este sentido, el contenido del informe pericial comprende la descripción del objeto a peritar, la relación de las operaciones técnicas desarrolladas y las conclusiones obtenidas.

La falsedad será más fácilmente constatable cuando se alteren los datos objetivos, ciertos o relativos en base a las operaciones técnicas realizadas, o según los resultados que de manera lógica tienen que derivarse de aquellos conforme a la lex artis correspondiente.

Uno de los puntos capitales, y que centra la responsabilidad penal del perito judicial, en los casos dudosos o discutibles, viene determinado por la indiscutible exigencia según la mayoría de la jurisprudencia de la concurrencia del llamado “dolo directo”, y que haría referencia a lo que se establece penalmente en términos de “maliciosamente” y “a sabiendas”, lo que incluiría comportamientos de simple aceptación o de indiferencia ante la probabilidad del error, incluso fuese este ligero o grande, lo que ciertamente coloca al perito en un planteamiento sumamente tranquilo en cuanto a la posible generación de responsabilidad penal, ante un eventual y descuidado o poco riguroso en su informe, ya que por imperativo legal, no cabría contemplar en un supuesto de posible falsa pericia, la perspectiva del dolo eventual, y mucho menos la consideración de infracción imprudente.

En este sentido estaríamos valorando la acción antijurídica desde un punto de vista del valor del elemento subjetivo del acto delictivo por parte del perito.

En consecuencia, los errores o inexactitudes por falta de diligencia, de formación o de capacidad del perito quedan fuera del tipo penal, ya que el dolo es algo diferente a la negligencia profesional.

Desde esta perspectiva, es obvio que con carácter general, los errores y la falta de rigor de los informes periciales, con independencia de la dosis de voluntariedad del perito informante, serán reclamables en el marco de la jurisdicción civil a través de las oportunas acciones de reclamación de daños y perjuicios en relación con la culpa contractual o extra-contractual recogidas en el ámbito civil.

Como se indicaba anteriormente, en el ámbito penal, muy pocas son las sentencias existentes, en España, en relación a peritos profesionales sanitarios, especialmente médicos y psicólogos, sobre los que se haya realizado juicio oral para enjuiciar su conducta sobre posible falsedad en su dictamen.

Para interesante exponer como conclusión y quizás por lo interesante, la aportación que efectuó hace algunos años el Magistrado Castrillo, indicando que si el perito en su informe se aparta del criterio general seguido en la materia, tendrá exención de responsabilidad si cumple dos condiciones:

  • la primera que haga constancia de su particular criterio, para que el juzgado o tribunal sepa “ab initio” su particular criterio.
  • – y en segundo lugar que justifique y fundamente científicamente tal posición alejada de la opinión más común en la materia y las razones de su elección.

Bibliografía:

(1) HERNÁNDEZ GUIJARRO, J.J. “Naturaleza del delito de falso testimonio”, en Anuario de Derecho Penal y Ciencias Penales, 1967, t. XX, p. 333.

(2) CALLE RODRÍGUEZ, M.V. “Acción de prestar en juicio falsa declaración en el proceso penal”, en La Ley, 2000, (4) p.1419.

(3) MARTÍNEZ RUÍZ, J. “La criminalidad de testigos, peritos e intérpretes, a la luz del Código Penal de 1995”, Revista de Derecho Penal, 2001, p. 39.

(4) CARRASCO ANDRINO MM. La falsedad en el dictamen pericial o en la traducción del intérprete en causa judicial. Cuadernos de Política Criminal. 2013, 110:5-51

 

(5) GONZÁLEZ RUS, J.J. “Delitos contra la Administración de Justicia (II). Falso testimonio. Obstrucción a la Justicia y deslealtad profesional. Quebrantamiento de condena”, en MORILLAS CUEVA, L. (Coord.) Sistema de Derecho Penal Español. Parte Especial, Madrid, 2011, p. 1036.

(6) QUERALT JIMÉNEZ, J.J. Derecho penal Español. Parte Especial, 6ª ed., Barcelona, 2010, p. 1265.

(7) MAGALDI PATERNOSTRO, M.J. El falso testimonio en el sistema penal español, Barcelona, 1987, p. 32.

(8) DOMÍNGUEZ IZQUIERDO E.M.  El falso peritaje médico en causa judicial. En: El Falso Testimonio de testigos, peritos e intérpretes. Madrid, 2002, Edarsa.

 

(9) MARTÍNEZBUJÁN PÉREZ, C. “Responsabilidad penal de los peritos”, en Estudios Penales y Criminológicos, XXIII, Universidad de Santiago de Compostela, 2002, p. 185.

(10) GIMENO SENDRA, V./MORENILLA ALLARD, P. “La prueba pericial, el reconocimiento judicial y otros medios de prueba”, en GIMENO SENDRA, V. Derecho procesal Civil. I. El proceso de declaración. Parte General, 3ª ed., Madrid, 2010, pp. 473 y 474.

(11) SESSANO GOENAGA, J.C. “Responsabilidad por organización y responsabilidad institucional. Una aproximación a la distinción dogmática propuesta por JaKobs, a través del ejemplo de los delitos de incomparecencia y de falso testimonio ante las comisiones parlamentarias de investigación”. Revista Electrónica de ciencia Penal y Criminología. 2006,(8), pp: 8-13,

56 Comments

  • GONZALO GOMEZ SANABRIA dice:

    Este es un buen tema, pone a reflexionar, felicitaciones

  • Iliana Rondon Garcia dice:

    Sin dudas resulta interesante el tema, pero a pesar de tener mas de 20 años de experiencia como perito, no conozco de ningun caso en el que el perito haya sido juzgado por falsedad en su testimonio.

  • Laura Neira dice:

    Gracias por compartir.

  • Diana Restrepo dice:

    Quisiera hacer una pregunta en que casos deberia el psicologo clinico inhibirse para realizar una pericia.

  • Antonia María dice:

    Un tema muy bueno,

    Gracias.

    He visto como atacan el psicólogo durante la defensa de su informe en los tribunales. Si alguien miente en una pericia ignorando lo que dice el código deontológico y la LEC u otras leyes, no es digno de estar en las listas de peritos judiciales.

  • Lic. Germán G. De Stéfano dice:

    Gracias por presentar este tema, interesante y que implica poder diferenciar entre un falso testimonio que sólo puede cometerse en forma dolosa, los posibles errores y, seguramente también, aquellas discrepancias entre peritos que no implican ni un error ni un falso testimonio por parte de ninguno de ellos ya que son solamente aparentes. Saludos desde Buenos Aires, Argentina

  • PABLO ANDRES PERELLO dice:

    Muy buen tema,Excelente contenido!Muchas Gracias!!

  • Mariano Casado Blanco dice:

    La pregunta que plantea Diana Restrepo es una cuestión que genera una gran problemática, centrada en la intervención como perito si previamente se ha actuado como asistencial.

    En estos casos la postura ética y deontológica orienta por que la actuación terapéutica y pericial en el mismo paciente deben estar claramente separadas, y que no es ético peritar en un caso en que se está asistiendo al paciente.

    Un psicólogo que ha tratado a un paciente, está claramente en una posición de ventaja, con respecto a otro perito. Hay que tener presente, acerca de los objetivos y es evidente que los objetivos asistenciales son muy distintos a los objetivos periciales y a veces hasta contrapuestos. Por tanto ambas funciones deben ser incompatibles.

    Gracias.

    Mariano casado Blanco

  • Patricia Pinargote dice:

    Estimado mis felicitaciones por el tema.

  • ROCIO GONZALEZ CHAVEZ dice:

    EXCELENTE TEMÁTICA, PERO EN OCASIONES SERA FALSEAR O DESCONOCER?
    MUY BUEN TEMA PARA REFLEXIONAR Y CUESTIONAR NUESTRO HACER.
    GRACIAS.

  • LESBIA GONZáLEZ RODRIGUEZ dice:

    Este tema, lo toque en este mismo escenario hace ya varios años, no con todo el rigor esta ponencia, pero si con la profunda preocupación de que en mi país que no solo es es incipiente en la Psicología Jurídica, si no que en temas de Ética hay un vacío que pocos estamos tratando, yo podría contestarle tristemente a la pregunta del colega Mariano Casado tema de su ponencia, que No creo que los peritos estén cocientes de las consecuencias de un peritaje falso y que por no ser tan lúgubre resolveremos, pero nos daremos cuenta cuando explote la sociedad, ante la mala praxis de quienes confiamos.

  • Tania Aramburo dice:

    Muchas felicidades, me parece que es un tema delicado e importante tocarlo de la manera en la que usted la hizo.
    En los años de experiencia pude observar que el peritaje se convirtió en un espacio laboral libre y sin control, por lo tanto muchos profesionales prestan su pericia a conveniencia del abogado o concluyen lo que el abogado les solicita, perdiendo totalmente la objetividad, y seriedad del trabajo.

    Como consecuencia tambien puede observarse que los jueces no solicitan ni leen las pericias psicológicas.
    Por lo tanto me parece un tema a discutir y trabajar felicito nuevamente
    Tania.

  • Alexander Vallejo dice:

    Doctor gracias por sus aportes.

    Me queda la duda de si un perito por eses margen de error que tienen todas las pruebas que se hacen emite un concepto erróneo pero sin ninguna intención de faltar a la ética y a la ley este asume las mismas consecuencias? gracias

  • Denise Maria Perissini da Silva dice:

    Excelente ponencia!

    Pero, de cualquier modo, la falsa perícia o la negligencia profesional causa daños a una de las partes, y sobre todo al niño, si el perito afirma la ocurrencia de un abuso sexual que no es verídico.

    Aqui en Brasil podemos recurrir a las representaciones éticas para intentar modificar los resultados del dictamen incorrecto, y pedimos perícia substitutiva, que por veces también causa perjuícios a los niños, porque, si la acusación es verdadera, causa revictimización; si es falsa, produce síntomas semejantes a los de un abuso verdadero, debido al SAP.

  • maria teresa oroño gatti dice:

    y el PERITO DE PARTE?

  • Guiomar Bejarano Gerke dice:

    Gracias por motivar a que este tema sea debidamente analizado desde lo formal de la norma!

  • Ana Maria Siefken dice:

    Muy buena ponencia, como en cualquier profesión hay que hacer las cosas bien y con honestidad, mas cuando sabemos que dependiendo lo que se haga o se diga van a juzgar a alguien bien o mal.

  • Soledad Dawson dice:

    Considero, como los colegas, que la negligencia, o la confección de una falsa pericia es un quiebre de la ética profesional.

    • Zuzana Litvinova dice:

      Buenos dias,
      Estoy totalmente de acuerdo con Usted. Y no solo de etica profesional tambien de la etica personal.

      Saludos,

  • Andrea dice:

    Excelente tema. Creo que tambien deberia tenerse en cuenta al consultor tecnico de parte para una proxima exposicion. Gracias por los aportes. sls.

  • César dice:

    Un desarrollo que lleva de la Criminalistica a la Criminologia la labor del Perito y su compromiso legal. Excelente

  • tania dice:

    interesante el aporte muchas gracias.

  • Ingrid Rivas dice:

    Es necesario la divulgación de artículos como el presente para priorizar la labor del perito, porque para una mejor sistema de justicia debe realizarse un trabajo integral de cada uno de los profesionales.

  • Felicitaciones!!! reveer nuestra practica constantemente garantiza el buen desempeño al evitar respuestas cliche que al igual que la falsedad genera perjuicios gravse. saludos desde Argentina

  • CARLOS ALBERTO RUIZ ULLOA dice:

    muy buena presentacion del tema, importante hacer valer la responsabilidad de los peritos, ya que es sobre ellos que se basa la defensa o acusacion para determinar la inocencia o culpa de un acusado,asi tambien nosotros juristas debemos ampliar nuestros conocimientos sobre el tema a versar con el perito para tampoco quedar como completo neofito…

  • GERMAN AMADO dice:

    MIL Y MIL GRACIAS, YO MISMO COMO PERITO CONOZCO MUCHOS COMPAÑEROS QUE SE ENFRENTAN A CIERTAS SITUACIONES Y NO SABEN LO QUE ESTO ACARREA LEGALMENTE. MUY BUENA PONENCIA GRACIAS NUEVAMENTE.

  • Edgar U Santacruz A dice:

    Gracias por el aporte, y es un buen tema para reflexionar

  • Dr.Wilmer Ortega dice:

    No es fácil, la ética marcada por el Código de Deontología no supera la raiz de la conducta humana pues es esta quien decide al final, si lo que hace es correcto o no, implicando los atenuantes o agravantes. Yo aconsejo, si hay presiones, inhibirse, pero salvaguardar la dignidad ante todo. Gracias por su aporte

    • mariano casado blanco dice:

      Estimado Wilmer Ortega:
      No estoy totalmente de acuerdo con Vd., pues cero que en una actividad profesional no se puede llevar uno por conocimiento espontáneo que podamos tener acerca del valor ético de una conducta.
      Es preciso no dejarse guiar por las convicciones personales, sino que más bien hay que seguir una deontología profesional y esa es la que nos marca y nos guía las normas recogidas en los Códigos de deontología. Un saludo

  • ULISES ZEPEDA RIOS dice:

    NUNCA ESTA DEMAS NI DE MENOS UN TEMATICA COMO LA TOCADA POR EL COLEGA LO FELICITO POR QUE HASTA QUE NO SE ENTIENDA NO SOMOS MATERIA DE COMERCIO Y QUE NUESTRA OPINION ES TRACENDENTE Y CLAVE LOGRAREMOS TRACENDER EN MATERIA DE LA PERICIA SALUDOS

  • waldo dice:

    Interesante, nos hace reflexionar la escala de valores que debe poseer un perito forense para ser justo…no dejando de lado que cada dia se motive a perfeccionarse para minimizar fallas que pudieran a´parecer en su actuar……y si se pasa al lado oscuro de la ilegalidad y la falsedad si sabe las consecuencias que de ello vendrá.

  • Edgar Ignacio Niño Lopez dice:

    Felicitaciones, por la ponencia ya que nos permite ver la importancia que tienen los peritos al emitir un concepto, situación que los hace reflexionar.

  • Henry Geovanny Arriaga Marroquin dice:

    Una excelente ponencia del tema. Los peritos como un auxiliar para la decisión jurídica deben de realizar un peritaje apegado a la legalidad. por razones éticas, profesionales y jurídicas. la falsedad tendrá que recibir la sanción correspondiente según este establecido en el código penal de cada país.

  • Magdalena Chavez Mariscal dice:

    FELICIDADES UNA APORTACIÓN QUE NOS HACE REFLEXIONAR SOBRE EL CÓDIGO ÉTICO Y ESCALA DE VALORES QUE DEBERÍA OBLIGARSELE A SEGUIR A UN PERITO.

  • Martín Covarrubias dice:

    Maravillosa exposición. No sólo es un asunto de responsabilidad legal, sino de una revisión de la deontología profesional, básica y esencial en el ejercicio de la pericia forense. Saludos desde México.

  • Lic. Mariano Casado:

    Muchas gracias por su relevante ponencia! El tema esta tomando tal magnitud que hubo 3 ponencias en este Congreso sobre el mismo.

    Una pregunta: es usted también el autor del libro: Niños maltratados?

    • Mariano Casado Blanco dice:

      Muchas gracias, Dra. Tapias. No esperaba que mí tema pudiera tener tanta aceptación y generar tal número de comentarios a la misma. Me pregunta acerca de “niños maltratados”, no soy yo su autor, me dedico más a temas de derecho sanitario y médico, así como a la deontología médica.
      Muchas gracias nuevamente y quedo a su disposición.
      Mariano Casado Blanco

  • Victor M. Arias M. dice:

    Excelente su ponencia. Considero qud debería existir el el Ministerio Público un ente donde se registren los profesonales que deseen ser peritos, donde se regule su ingreso como su permanencia. Gracias.

  • Zuzana Litvinova dice:

    Muchas gracias al Licenciado Casado por su exponencia. Muy importante el tema por el hecho que no solo hara daño a alguien, sino tambien el perito sera mal visto, castigado tal vez se le quitara la idoneidad pero tambien puede causar la perdida de confianza de la sociedad en esta profesion. Saludos, que tengan un dia exitoso.

  • Martha Fernández dice:

    Buen día. Excelente ponencia y el tópico escogido fabuloso! Bien podría adecuarse a otras especialidades para recordar el daño que podemos hacer en nuestro ejercicio profesional. Gracias.

  • Gloria Lucia García Alvarez dice:

    Cordial saludo.
    La reflexión aquí propuesta es muy válida e ilumina el ejercicio profesional del psicólogo en general y en particular del área jurídica. Muchas gracias por esta relevante propuesta.

    Gloria Lucía García Alvarez
    Universidad Católica de Colombia
    Psicólogos Consultores
    Evidencia Digital

  • GINA LUCIA CASTILLO QUINTANA dice:

    Un tema muy interesante, realmente es importante tener claro las consecuencias de un mal informe pericial y la responsabilidad legal que esto genera

  • Oscar R. Castillo dice:

    Muy interesante el tema. Todas las psicólogas y los psicólogos que se ven involucrados en el desarrollo de pericias en el ámbito jurídico debemos estar conscientes del significado y las implicaciones de tal práctica; en ese sentido, una pericia falsa puede ser algo que dañe a las personas, violentando su integridad, su dignidad; y en suma, sus derechos.

  • Excelente su ponencia. Los peritos como auxiliares de justicia deben de realizar su tarea lo mas cerca a la verdad,y en caso de no ser así deberán recibir la sanción correspondiente según este establecido en el código penal de cada país

  • pablo amezcua dice:

    estoy de acuerdo, ya que no todos estamos calificado para realizar buenos peritajes.

  • FRANCISCO ELIAS BARTOLO SANCHEZ dice:

    La falsedad del perito, ya sea por negligencia o por dolo debe ser sancionada adecuadamente para evitar su impunidad.

  • LOURDES MENDIETA dice:

    Buenas Noches
    Me parece que el tema es muy importante para los peritos, aspectos que debes se analizados muy profundamente en nuestra realidad.

  • mariano casado blanco dice:

    Estimados todos los que han aportado alguna opinión acerca de mi ponencia. Suelo decir en mis clases de la Universidad a los alumnos que “tradicionalmente los aspectos éticos y legales relacionados con la profesión sanitaria han sido soslayados por quienes la ejercen; un tanto porque los consideran desvinculados de su actividad. Por ello, es necesario que los profesionales sanitarios recuerden la necesidad de adentrarse en los conocimientos éticos y legales básicos que rigen su profesión”
    Creo que esto resulta fundamental y sobre todo si esto lo aplicamos al campo de la técnica pericial, no solo basta con saber ciencia, es preciso tener muy presente tanto las normas legales generales y sanitarias como las normas de tipo ético y deontológico.

    Gracias a todos.

  • denysse Pinto dice:

    Excelente tema, gracias por compartirlo.

  • leidy paola martinez roa dice:

    de vital importancia, es desde la etica y profesionalismo que se valora nuestro que hacer como psicologos peritos, es un tema que hace tambien un llamado a la reflexion del como actuar y sus repercusiones legales.

    Gracias por compartir sus conocimientos.

  • DUENDY KIRA RAMIREZ SANCHEZ dice:

    FANTASTICO APLADO LA PONENCIA DE PIE JAMAS OLVIDEMOS PERITOS QUE ESTAMOS DEL LADO DE LA ETICA LA VERDAD Y EL PROFESIONALISMO DE LA EVALUACION DEBEMOS SEGUIR EL METODO CIENTIFICO SER OBJETIVOS Y BASARNOS UNICAMENTE EN LA VERDAD NO DEBEMOS FORMAR PARTE DE NINGUNA DE LAS PARTES NI COMPLACER A LOS ABOGADOS NI MUCHO MENOS A QUIEN NOS CONTRATA E INCLINARNOS HACER LO QUE EL QUIERE. ETICA Y VERDAD PARA HACER JUSTICIA

  • clara patricia trejos dice:

    Excelente ponencia

  • yohana dice:

    Mucho cuidado con el profesional que haga esto porque estaria cometiendo un delito al falsear informacion y donde estaria la cuestion de valores y su moral

  • MONICA DI NUBILA dice:

    Interesante debate. ¿Como medimos la “objetividad”? El perito puede ser honesto, estar convencido de sus afirmaciones, tener algunos elementos científicos que las avalan…pero siempre habrá un espacio para interpretación influida por su subjetividad.

    En ese sentido, el carácter no vinculante para los jueces que deben apreciar el conjunto de la prueba y explicar su razonamiento para fundar el fallo.
    Hace muy poco tiempo mantenía una conversación con un juez recientemente jubilado, refería conocer los estudios de un psiquiatra con cierta labora de “investigación” que llegaba a la conclusión que las familias eran mas felices si las mujeres no trabajaban fuera. Al margen de la “solvencia científica”, que “futuro” puede tener esa afirmación en el marco legal actual? También, hay expertos, que afirman “científicamente” que la enseñanza separada por sexos logra mejores resultados. Lo que pretendo transmitir es que en esta materia, las verdades son generalmente relativas.

  • ULISES dice:

    MUY BUEN TEMA ALGO CORTO PERO ES BUENA LA APORTACION FELICIDADES

  • STELLA PUHL dice:

    Muy buen trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *