La prueba bestia salvaje (1724) establecía que las personas que presentan comportamientos más como reflejos de los animales en lugar de elección moral no son responsables del delito que cometieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *