ESTUDIO SOBRE DELITOS SEXUALES: ¿ES POSIBLE LA CONSTRUCCIÓN DE UN PERFIL PSICOLÓGICO? 

STELLA MARIS PUHL

INTRODUCCIÓN

Los delitos sexuales, y más específicamente el abuso sexual infantil, son un problema mundial que esta presente de una u otra forma en todas las culturas y sociedades, constituyendo un complejo fenómeno resultante de una combinación de factores individuales, familiares y sociales. Según datos estadísticos el reporte de delitos sexuales ha tenido un incremento en los últimos años convirtiéndose en una problemática de gran relevancia en nuestro país. A su vez produce una gran alarma social, la que se refleja periódicamente a través de los medios de comunicación.  Esto ha llevado a un renovado interés en los profesionales de la salud a través de investigaciones y de formación específica que permita contribuir en el diseño e implementación de políticas multidisciplinares de prevención e intervención con el objetivo de dar respuestas adecuadas a una temática de gran complejidad como los delitos sexuales.

Es así como profesionales de distintas especialidades presenciamos  una extensa discusión en relación a la posibilidad o no de establecer un perfil psicológico del abusador, lo cual de establecerse permitiría la rápida identificación del potencial abusador pudiéndose actuar de este modo en forma preventiva. No obstante reducir la figura del abusador a un perfil implicaría una simplificación y una posición reduccionista de la temática.

Revisando la bibliografía disponible hallamos diferentes modelos y teorías que dan una explicación a las causas que motivarían a un sujeto a cometer delitos contra la integridad sexual. Estos modelos podemos concentrarlos en dos grandes grupos: modelos unifactoriales y modelos multifactoriales.

MODELOS UNIFACTORIALES

  • Modelos Biológicos: plantea como causas principales factores genéticos y modificaciones de los niveles hormonales.
  • Modelos Psiquiátricos: se focaliza en la existencia de características patológicas.
  • Modelo Psicológico: se pone el énfasis en los conflictos y trauma de de la infancia no resueltos.
  • Modelos Feministas: el eje esta puesto en las diferencias de poder que existe en las familias patriarcales tradicionales.
  • Modelos Cognitivos conductuales: se enfatiza en experiencias tempranas de condicionamiento, así como en el aprendizaje social.

Modelo Sistémico: el delito sexual es visto como consecuencia de un sistema familiar problemático.

2.- MODELOS MULTIFACTORIALES

  • Modelo Multisistémico: se identifican factores socioambientales, factores de la familia de origen, factores psicológicos individuales y factores del sistema familiar. El interjuego de estos cuatro factores permitirían explicar los delitos sexuales.
  • Modelo de las cuatro precondiciones: para que el delito sexual se produzca deben darse las siguientes precondiciones: 1) motivación (por experiencias traumáticas infantiles, incapacidad de relacionarse), 2) Bloqueo de los inhibidores internos, 3) Bloqueo de inhibidores externos, 4) Vulnerabilidad del niño/a.

No obstante los modelos existentes la tendencia en la actualidad es considerar una perspectiva multifactorial en donde las causas de los delitos sexuales se nos presentan como un problema complejo en donde intervienen diferentes factores para su ocurrencia.

Tratamientos de ofensores sexuales

El tratamiento de los delincuentes sexuales a nivel internacional no ha brindado resultados  espectaculares, y sin duda son junto a la población de delincuentes adictos a las drogas, los sujetos que menos índice de éxito han alcanzado, según consta en la bibliografía  especializada.

Esta afirmación se aplica especialmente a los casos donde la violencia sexual se acompaña de hechos agresivos más graves,  muestran de la existencia de una  personalidad encuadrada dentro de la psicopatía sexual. Es decir, la tipología de los violadores sádicos representaría el desafío más notable que han de abordar los especialistas en la rehabilitación de los delincuentes sexuales.

Los modelos de tratamiento

 Existen diferentes estudios y experiencias a nivel mundial, específicamente en países desarrollados norteamericanos y europeos; que vienen  demostrando cierto nivel de eficacia en la aplicación de programas específicos elaborados para el tratamiento de los condenados por delitos sexuales.

“Para Kentsmith (1981), es importante  diferenciar  entre estilos antisociales caracterológicas de conducta, que podrían incluir la conducta sexual desviada, otros desórdenes mentales y la desviación sexual específica”[1]

 La mayoría de  los abordaje implementados al respecto, encuentran fundamento en las teorías congnitivo-conductuales.

 Como denominador común a estos programas, se observan las siguientes características:

Son de asistencia voluntaria (aunque puede recompensarse la asistencia); de larga duración; intensivos; se dirigen a modificar: el comportamiento sexual, el funcionamiento social y las distorsiones cognitivas; a veces se utilizan agentes químicos inhibidores del impulso sexual; intervienen más de un terapeuta (en general hombre y mujer) y se entrenan habilidades sociales con dos fines: 1) inhibir las conductas delictivas, y 2) establecer relaciones sexuales adultas y consentidas.

 Las técnicas que suelen utilizarse para alcanzar los objetivos, son trabajar sobre:

 Autoestima: se intenta crea un clima que genere en el sujeto la confianza de que tiene la capacidad de cambiar. Se trabaja para que mejore el nivel educativo y laboral, su desenvolvimiento social  y apariencia externa; y para que desarrolle sus aptitudes personales

 Distorsiones cognitivas: en un primer momento, a partir de la descripción que el sujeto hace de su conducta, se cuestionan los detalles y se lo confronta con testimonios e informes  policiales cuestionando aquello que distorsiona. Luego, se cuestionan actitudes y creencias favorables al delito en distintos momentos del tratamiento.

Empatía: tiene como objetivo sensibilizar al sujeto frente al sufrimiento de su víctima. Se le pide al grupo que elabore una lista de consecuencias que pudieron haber padecido las víctimas y luego se le pide a cada sujeto que reflexione sobre ello en pensando en su víctima en particular para poder dirigirle una carta. Posteriormente se indica que responda la misma como si fuera la víctima.

 Relaciones personales/aislamiento: se aborda la comunicación, los celos, la sexualidad, y el miedo a no tener pareja. Para ello se les piden a los sujetos que hablen de sus experiencias pasadas, ayudándolos a reconocer modos de relación inadecuados.

 Actitudes y preferencias sexuales: se ofrece cierta educación sexual, y se tiende a que reconozcan que utilizan el sexo como estrategia de afrontamiento; intentando a partir de ello establecer modos más adecuados de afrontar los problemas.

 Prevención de la recaída: se trata de que el sujeto identifique las situaciones sucesivas que lo conducen a la conducta delictiva, y consecuentemente que planee estrategias para evitar situaciones de riesgo o enfrentar imprevistas.

 

La experiencia Canadiense

 

Marchall  describe los programas que se desarrollan en Canadá planteando que han probado su eficacia en cuanto a reducir el número de  sujetos que reinciden luego de habérseles brindado tratamiento. “Estos tienen  un enfoque cognitivo-conductual dirigido al tratamiento de los aspectos específicos del delito, como son: la autoestima, las distorsiones cognitivas, la empatía, las relaciones  íntimas, las conductas sexuales y el desarrollo de estrategias de prevención de recaídas.” Además se los incorpora  a otros programas de acuerdo a otras problemáticas que presenten[2].

Marshall explica que este programa mejora la autoestima, mejora la capacidad de tener relaciones íntimas, reduce sentimientos de soledad, corrige su interés  por prácticas sexuales desviadas y cambia algunos aspectos de sus distorsiones cognitivas[3].

La experiencia española

Una de las experiencias realizadas en la temática específica, la más conocida quizás, es la propuesta por Garrido y Beneyte en 1996; quienes han diseñado un programa basado en los fundamentos teóricos del modelo de Marshall y Barbaree como explicativo de la agresión sexual. “Es eminentemente práctico y aporta una serie de técnicas  que demuestran ser eficaces y comprensibles para quien las tiene que asimilar”[4].  Su base está planteada a partir de enseñar al agresor las estrategias y técnicas  para que cuando se reinserte en el medio social pueda evitar la reincidencia. Los  objetivos principales del programa son: evitar la reincidencia, disminuir la peligrosidad social, apoyar emocionalmente al sujeto que reconoce  sus actos de violencia, trasmitirle elementos para comprender su problemática, elevar su nivel de autoestima, sensibilizar al agresor en relación a  los sentimientos de la víctima entre otros.

A su vez se trabaja sobre la prevención de la recaída, la conciencia moral, la empatía hacia la víctima, las distorsiones cognitivas, la educación sexual y el estilo de vida positivo (Marshall 2006).

“Tal vez, el mayor logro que hemos obtenido es el comprobar una vez mas que el ser humano, así como aprende a ser agresivo, también aprende a inhibir la agresión y que el mayor antídoto que existe para ello es el fomento de las tendencias altruistas  naturales que hay en cada uno de nosotros”.[5]

 

La situación en Argentina

Para finalizar, se impone mencionar que en nuestro país, hasta el año 2009 no existían programas de tratamiento específicos, siendo la provincia de Santa Fe, la precursora en  desarrollar un programa que consistía en la realización de  talleres específicos para condenados por delitos sexuales que se encuentran en libertad condicional, los cuales son organizados por La Dirección Provincial de Control y Asistencia Pos Penitenciaria  (ex Patronato de Liberados).

El Servicio Penitenciario Nacional en el año 2009 ha desarrollado un programa específico para el tratamiento de los sujetos condenados por delitos sexuales, el cual fuera aprobado con la Resolución D.N. N° 1.923  en Buenos Aires, el 8 de Octubre de 2010.

“Los agresores sexuales tienen la peculiaridad de suponer una transgresión del libre   consentimiento de otra/s persona/s. Se trata de conductas coactivas, que no están bajo el control del sujeto de la que se siente necesitado para excitarse sexualmente. Lo excitante de estas conductas parafílicas reside precisamente en la transgresión, en actuar sobre la otra persona en contra de su voluntad”.[6]

Dicho  programa  que contempla diversos modelos,  el  psicoanalítico, el cognitivo conductual y el resiliente.  Describiendo diferentes perfiles que van desde el violador en serie,  compulsivo, que necesita un tratamiento psicológico exhaustivo; hasta el que ha abusado una vez en su vida y para quien la experiencia es suficiente para que no vuelva a reincidir. Los objetivos son:  Ofrecer un tratamiento amplio que trate la motivación, la educación psicosocial, la evaluación psicológica a través de diferentes técnicas y la capacitación para el tratamiento y la prevención de reiteración de ofensores sexuales detectados en la población penal.

El tratamiento tiene varias etapas o pasos: la primera de ellas es la negación;  identificar sentimientos y necesidades; pautas de pena o desilusión asociados a los hechos de los que ha participado; autoestima; depresión o desasosiego;  limitaciones; comunicación; responsabilidad por los actos;  auto control;  ciclo adictivo.

Además describe diferentes fases: Fase I (evaluación psicológica inicial y aceptación de pautas; división sistemática en dispositivos de abordaje). Fase II (tratamiento intensivo de nivel grupal). Fase III (transición y preparación para la liberación).

Dentro de los ejes de tratamiento que propone está: la autoestima, la empatía con la víctima, las distorsiones cognitivas y  prevención de la recaída.

Este programa  es de reciente creación por lo cual no se han hallado estudios sobre la eficacia o no del mismo.

METODOLOGÍA

El estudio se define como descriptivo y correlacional, en un diseño de investigación no experimental transversal. Es de tipo descriptivo puesto que se intentará conocer y describir las variables sociodemográficas y psicológicas que se alteran. Para ello se ha  utilizado como técnicas de evaluación Entrevistas semiestructuradas,  Test de Bender, HTP con encuesta, Dos personas con relato, Persona Bajo la lluvia, Desiderativo. Se trata de un diseño no experimental ya que es una investigación sistemática y empírica, en la cual las variables en estudio,  se han presentado en forma natural en los sujetos. El criterio de temporalidad es transversal dado que la recolección de la información se realizó en un momento dado (Hernández y cols., 1998). Asimismo se define como correlacional, pues se intenta medir el grado de relación existente en dos o más  variables (Hernández et al., 1998).

HIPÓTESIS DE TRABAJO

Las características socio criminológicas y los indicadores psicológicos diferirán entre los sujetos imputados de delitos sexuales, por lo tanto, no se puede afirmar a pre cup un perfil psicológico específico en los sujetos que cometen delitos sexuales.

 OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN

 

Objetivo General

Establecer las variables sociodemográficas y psicológicas  relevantes en ofensores sexuales.

Objetivos Específicos

  • Evaluar si presentan Trastorno de la Identidad Sexual, según la clasificación del DSM IV, los ofensores sexuales.
  • Indagar la existencia o no de un perfil psicológico en ofensores
  • Determinar si existen diferencias o no en las diferentes variables sociodemográficas y psicológicas  en los ofensores

UNIVERSO Y MUESTRA

El universo del estudio corresponde a expedientes de delitos sexuales con sentencia. La muestra se compuso por aquellos expedientes en los cuales los sujetos  fueron evaluados por peritos psicólogos y que se le hayan administrado todas las técnicas de evaluación seleccionadas.

La muestra se conforma de 60 casos de sujetos imputados en delitos sexuales en la provincia de Buenos Aires.

VARIABLES

Se han considerado para el presente estudio variables psicológicas y sociodemográficas.

Las categorías y variables psicológicas utilizadas son: 1) Afectividad, 2) Inteligencia, 3) Estructura Yoica, 4) Mecanismos de defensa, 5) Adaptación a la realidad, 6) Regulación de impulsos, 7) Relaciones interpersonales, 8) Modalidad Vincular, 9) Conductas adictivas

Las variables sociodemográficas evaluadas son: a) Edad, b) Sexo, c) Nacionalidad, d) Escolaridad, e) Estado Civil, f) Antecedentes penales, g) Tipo de abuso, h) sexo de la víctima.

RESULTADOS

A6140

B6140

C6140

D6140

E6140

F6140

G6140

H6140

I6140

J6140

K6140

L6140

M6140

N6140

O6140

P6140

Q6140

R6140

CONCLUSIONES

 Los resultados obtenidos permiten afirmar que efectivamente tal como se ha planteado en la hipótesis existen diferentes características socio criminológicas como así también indicadores psicológicos  entre los ofensores sexuales pertenecientes a la muestra investigada, por lo tanto, no se puede afirmar a pre cup un perfil psicológico específico.

Adicionalmente es relevante recordar que la muestra seleccionada no es representativa de la población total de condenados  por delitos sexuales, por lo que cualquier intento de inferencia de los resultados seria incorrecto, pues presentaría las diferencias propias de un muestreo no probabilística.

A pesar de todas estas limitaciones, consideramos que las diferencias encontradas entre los sujetos  evaluados justifica el generar estrategias de intervención pericial que hagan que el actuar del psicólogo en el proceso penal judicial logre llevar a su más alto nivel la verdad jurídica.

Bibliografía consultada

  • Aspectos Básicos para la implementación del programa de tratamiento para internos condenados por delitos de agresión sexual” en  Servicio Penitenciario Federal Argentino, Boletín Público Normativo , Año 17 N° 401
  • Constitución Nacional de la Republica Argentina
  • Garrido, V. y Beneyto, M.J.: El control de la agresión sexual. Un programa de tratamiento para delincuentes sexuales  en prisión y en la comunidad. Valencia. Ed. Cristóbal Serrano Villalba, 1996.
  • Garrido, V. y Beneyto, M.J.: La valoración psicológica de los agresores sexuales: los delitos, la reincidencia y el tratamiento. En Cuadernos de Derecho Judicial: Delitos contra la libertad sexual. Escuela Judicial. Consejo General del Poder Judicial., 1997.
  • Garrido Genoves V. Técnicas de tratamiento para delincuentes. Edit. Centro de Estudios Ramón Areces S.A. 1993
  • Ley 660 Ejecución de la pena privativa de la libertad, Sancionada: Junio 19 de 1996. Promulgada: Julio 8 de 1996.
  • Marshall, W.L.: Agresores sexuales. Barcelona: Edit. Ariel, 2001.
  • Marshall, W.L., y Redondo, S.: Control y tratamiento de la agresión sexual. En S.
  • Redondo (Coord.), Delincuencia sexual y sociedad (págs. 301-328). Barcelona: Ed. Ariel, 2001
  • Ortiz Tallo, Sánchez, Cardenal: Perfil psicológico de delincuentes sexuales, Revista de Psiquiatría, Facultad de medicina de Barcelona, 2002.
  • Siquier de Ocampo, M. E.; Grassano, E; Las técnicas proyectivas y el proceso psicodiagnóstico. Ed. Nueva Visión. 1998
  • Querol, S., Chaves Paz, M.; (2006) Test de la persona bajo la lluvia. Adaptación y aplicación. Ed. Lugar.
  • Redondo, S.: Delincuencia sexual: mitos y realidades. En S. Redondo (Coord.), Delincuencia sexual y sociedad (págs. 35-52). Barcelona: Ed. Ariel, 2001.
  • Redondo, S.: ¿Sirve el tratamiento para rehabilitar a los delincuentes? En Revista española de investigación criminológica, 2006.
  • Sierra, Jiménez, Buela Casal: “Psicología Forense. Manual de Técnicas y Aplicaciones”. Ed. Biblioteca Nueva, Madrid, 2006.
  • Tieghi O. La conducta criminal. Aprendizaje, prevención y tratamiento. Abaco. As.1998
  • Varela, O. Sarmiento, A. Puhl S. La psicología en el campo jurídico. ECUA  Bs. As.2012

[1]              Garrido Genovés V. Técnicas de tratamiento para delincuentes. Edit. Centro de Estudios Ramón Areces S.A. 1993 pág. 242

[2]              Marshall W. op. Citada pág. 124

[3]              Marshall W. op. Citada pág. 139

[4]              Sierra, J., Giménez, E. Buela-Casal, Psicología forense: Manual de Técnicas y aplicaciones. Biblioteca Nueva. Madrid. 2006 Pág. 404

[5]                Sierra, J., Gimenez, E. Buela-Casal. Op. Citada pag, 407

[6]                Aspectos Básicos para la implementación  del programa de tratamiento para itnernos condenados por delitos de agresión sexual” en  Servicio Penitenciario Federal Argentino, Boletin Público Normativo , Año 17 N° 401

39 Comments

  • diego arcadio lima tovar dice:

    muy buena ponencia gracias porque nos ayuda a enriquecer los conocimientos y a tener mas claridad sobre el tema

  • ULISES ZEPEDA dice:

    LA APORTACION ES MUY BUENA SALUDOS

  • María Gregoria Ramos García dice:

    Gracias por su ponencia y por su estudio, es necesario seguir investigando para conseguir mejores resultados en la prevención y tratamiento.

  • Graciela Hernandez Alvarez dice:

    Excelente investigación, gracias por compartir. Felicidades

  • Alba Luz Robles Mendoza dice:

    Gracias por la ponencia escrita. Creo que faltan elementos metodológicos para entender el estudio además de no conocer el análisis de los resultados ni la discusión de los mismos que sería lo más interesante para poder comentarlo por este medio. La conclusiones son muy escuetas y no tengo elementos para poder comentar el trabajo.
    Saludos, Alba Luz

    • STELLA PUHL dice:

      Estimada Alba el trabajo presentado es una ponencia, no la investigación completa ya uqe seria imposible presentarla por su extensión, mas de 400 hs. De todos modos tienes mi mail para que pueda aclarar alguna duda en privado.
      Saludos cordiales

  • pablo amezcua rios dice:

    excelente tema gracias

  • graciela LLarull dice:

    Felicitaciones por el arduo trabajo servira de puntapie para ampliar la muestra en futuras investigaciones Gracias por compartir

  • Vanesa dice:

    Felicitaciones Stella! Excelente ponencia. Saludos.

  • Milena Arias dice:

    Muy buen articulo. Gracias.

  • JUAN PABLO ANGULO MARTINEZ dice:

    buena ponencia, aunque estoy de acuerdo contigo estela que no se puede generalizar a toda la población que se encuentre por ese delito, ya que el estudio, fue con una muestra.

    • STELLA PUHL dice:

      Estimada Alba el trabajo presentado es una ponencia, no la investigación completa ya uqe seria imposible presentarla por su extensión, mas de 400 hs. De todos modos tienes mi mail para que pueda aclarar alguna duda en privado.
      Saludos cordiales

      • STELLA PUHL dice:

        Estimado Juan justamente lo que se intenta apuntar en la investigación a no generalizar en cuanto al pedido de los fiscales de un perfil unico. Es muy bueno tener muestras para poder seguir abordando los temas de manera practica y no solo teorica.
        Slaudos cordiales

  • gellen dice:

    enriquecedora e interesante ponencia, es importante seguir con esta clase de investigaciones para la p.p en cuanta a estas tematicas y la deteccion de esta clase de perfiles

  • Gloria Lucía García Alvarez dice:

    Cordial saludo…
    Es muy difícil encontrar un perfil genérico de los delitos sexuales debido a que el abordajes es de “caso único” y muchos casos únicos no hacen un perfil confiable. Esto parece redundante pero la casuística y la experiencia en el abordaje de esta problemática nos deja con la sensación de no encontrar los factores comunes entre los casos. Le animo a seguir investigando. Gracias…

    Gloria Lucía García Alvarez
    Universidad Católica de Colombia
    Psicólogos Consultores
    Evidencia Digital

  • Cleta Antonia Torres Pérez dice:

    En mi opinión, pienso que el tema es un punto de partida para profundizar en la investigación sobre todo metodológicamente pues apremia el poder tener un perfil que pudiera extenderse y continuar siendo evaluado y revisado.
    Además el compartir siempre enriquece demasiado. Gracias!

  • Juan camilo Chica dice:

    gracias por la aportación, muy ineteresante su punto de vista.

  • carlos ruiz dice:

    excelente trabajo muy buena información gracias…

  • BELISARIO VALBUENA dice:

    Muy buena investigación, reafirma aspectos que la experiencia nos ha enseñado en relación con la obtención de un PERFIL CRIMINOLÓGICO diferenciado de Agresores Sexuales.

  • Ana Cecilia Padilla Muñoz dice:

    El tema sigue estando en pañales, como que en el caso de México el único que se le da es la reclusión y ya. Ahora los tratantes de blancas que compran autoridades y que fácilmente salen, como que desvalida mucha teoría

  • STELLA PUHL dice:

    Gracias a todos por sus comentarios.

  • EDGAR U SANTACRUZ A dice:

    Ponencia muy interesante, gracias por compartir su experiencia y conocimiento

  • Consuelo Arias-Briceño dice:

    Interesantísima ponencia. Sistematizar los datos a nivel de América Latina sería muy importante.

  • Jacqueline George dice:

    Estimada colega:
    Gracias por compartir tan valiosa investigación.Felicitaciones por tan arduo trabajo.

  • Sergio García Jiménez dice:

    Muy buena ponencia, en general no se debe de interpretar como una guía exacta de lo que es un delincuente sexual, hace años se mencionaba que se podía hacer un perfil de un violador en México; sin embargo no se llegó a ninguna conclusión. Como ponencia es buena porque al menos ya hay un inicio para poder entender cómo se puede investigar más sobre delitos sexuales. Gracias

  • Gloria Torres dice:

    Es una postura realmente interesante ,la perfilacion en caso de delitos sexuales es una gran necesidad que ayudaria a esclarecer algunos casos en pro de justicia

  • Orlando Escobar Fajardo dice:

    Excelente ponencia, contribuye bastante a la formacion, actualizacion de los afiliados a la ALPJF.
    Gracias

  • Alicia Cecilia Florian dice:

    Deseo participar en el congreso . Gracias

  • Pablo Medardo Navarrete Ponce dice:

    Hola. No se si en este estudio tomaron en cuenta a las víctimas. Pues es fundamental saber si las víctimas tienen un patrón de conducta o de personalidad. Pues desde mi trabajo como perito en Ecuador, por lo general las víctimas tienen un perfil dependiente, sumiso, de pensamiento lento y falto de educación.

  • Daisy Còrdova dice:

    Excelente las informaciones y conclusiones obtenidas en la investigación. Gracias, por compartirla.
    Un abrazo!!!!

  • María Gregoria Ramos García dice:

    Gracias por compartir su investigación

  • John Romero G dice:

    muy buen trabajo en el cual nos hace diferencia entre agresor sexual, gracias

  • Irma Edith Gonzalez Segovia dice:

    Muy buen aporte, especialmente los hallazgos sobre delitos sexuales me interesan, por estar en proceso de tesis.

  • Ximena dice:

    Un cordial saludo!
    En primer lugar agradecer por sus aportes y seguidamente por solicitar que sea compartido el documento completo, sería de mucha ayuda!

  • Oriana Mosquera dice:

    Felicidades por la investigación.

    Me queda la duda de si los resultados en la población evaluada serán re valorados tras la finalización del programa o condena para ver si hay variabilidad.

    Un saludo y muy buen trabajo.

    Oriana Mosquera M
    Psicóloga Forense

  • cesar gimelli dice:

    Muy bueno Gracias

  • Alma Delia Soto Acosta dice:

    Interesante no generalizar, ya que al tratar de delitos sexuales es un poco dificil establecer un posible perfil psicológicos, precisamente por los diversos factores y situaciones generadas en el individuo.

  • KAREN ESMERALDA CASTILLO ORTIZ dice:

    Me parece muy interesante el tratar de establecer un perfil de un potencial abusador sexual, sin embargo las acciones no se consolidarán hasta ese punto, pues considero que habría que crear una campaña mediática que haga del conocimiento general el perfil de abusadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies