EVALUACIÓN PSICOLÓGICA PERICIAL EN ASUNTOS DE ORDEN FAMILIAR

GLORIA LÓPEZ SANTIAGO

Resumen

La denominación Psicología jurídica o legal engloba varias especialidades bien diferenciadas, una de ellas es la Psicología Forense, que hace referencia al “Foro” ó Tribunal. El concepto jurídico de «perito», es el término legal para referirse al experto. La Pericial Psicológica en casos de orden familiar,  -Guarda y custodia, violencia familiar, alimentos, divorcio, pérdida de la patria potestad- es una actividad del Psicólogo, quien funge como experto ante un Juez y que actúa por consiguiente por un mandato Jurídico. En la experiencia del trabajo realizado en el Poder Judicial del Estado de México, en los casos de Violencia Familiar y la intervención en asuntos familiares, ha dado como resultado un metodología en la cual se integran elementos científicos respecto a los factores involucrados, que incluyen en la Evaluación Pericial uso de técnicas específicas, entrevistas y pruebas que permitan obtener información que apoye al Juzgador en las decisiones que involucran el cuidado de menores.

En este contexto, el Psicólogo tendrá que prepararse para conocer a detalles el caso, el expediente,  el contexto el cual se conformó la pareja y/o familia  y a través de las técnicas especializadas la detección de las capacidades y habilidades para ejercer un rol parental, así como de aquellos elementos de tenga relevancia para otorgar la custodia y cuidado de un menor. Con ello, el objetivo del Taller, es proporcionar una panorama metodológico-practico para la valoración en estos casos, con la revisión de casos y pruebas psicológicas, así como los aspectos teórico-prácticos fundamentales en las recomendaciones que se derivan del estudio psicológico.

  1. DESARROLLO

La Psicología  y el Derecho se interesan en las relaciones psicológicas y jurídicas que tiene que ver con las relaciones interpersonales,  especialmente algunas han surgido desde la práctica y de la necesidad de explicar nuevas condiciones o situaciones de la vida cotidiana, por ejemplo, la determinación de las lesiones en un hecho delictivo, como explicar un impacto en un atropellamiento ó cómo explicar la conducta de un padre que comete un homicidio hacia su hijo; que sucede cuando alguien se ve involucrado como víctima de un delito, es “normal” que abandone su empleo derivado de este evento; o que pasa con una madre que ejerce maltrato hacia un menor, estos entre otros sucesos sociales son los que han conformado que el derecho y otras ciencias sociales trabajen en conjunto y en especial con la psicología se vean entrelazados.

            Estos cambios legales hacen necesario, la intervención de profesionales capacitados y que laboren desde la perspectiva de género, para llevar a cabo un análisis profesional, ético y de calidad para determinar cuándo se está ejerciendo esta tipología de violencia y las afectaciones a los menores, así como el que su análisis coadyuve a la labor del Juez correspondiente, por ello el PERITO EN MATERIA DE PSICOLOGIA, es quien lleva a cabo esta labor en el ámbito jurídico. Una de las ramas de la aplicación de la Psicología Jurídica se relaciona con la intervención directa en los asuntos de orden familiar.

            Es en el este rubro que las nuevas dinámicas en materia familiar, en México han conllevado a que la práctica jurídica, se auxilie por profesionistas que conozcan de los elementos emocionales involucrados en los procesos familiares. Es aquí donde el psicólogo analiza aspectos del sistema familiar, la integración y reintegración de la familia y la cual, se va inmersa en conflictos de orden legal. Así los casos de Guarda y Custodia, divorcios, pensión alimenticia ocupan aproximadamente el 90% de los casos atendidos en los Juzgados Familiares y para ello, se hace necesario del conocimiento en la aplicación de la Psicología Forense Familiar.

            Por lo tanto, en el Área Familiar pericial, el Psicólogo debe especializarse en el análisis forense de la familia como un sistema familiar, el cual rebasa e involucra nuevos desafíos, orientados a la nueva organización familiar, padres solteros, padres custodios, padres homoparentales, abuelos que ejercer el papel parental y hacen surgir nuevas necesidades, como lo es, la inclusión de una nueva pareja, hijos, una familia sustituta o bien, cuál será el parámetro de actuación ante casos graves de maltrato infantil familiar.

Por lo tanto, se debe conocer  la funcionalidad del sistema familiar tiene que ver con la interacción donde las reglas, las formas de intercambio afectivo, resolución de problemas (emocionales, económicos y de parentesco), enseñanza de reglas (disciplina, valores, límites), así como el común acuerdo en la pareja y su capacidad de negociación,  interactúan de manera que se conserve el equilibrio familiar y que a su vez promueva el desarrollo psicoemocional de los integrantes.   Entonces para llevar a cabo un estudio de la pareja y a la familia es importante retomar los rasgos comunes y la interacción entre los miembros, para poder entender su estructura, carencias afectivas, valores, actitudes, pautas conductuales internalizadas, y formas de interacción, que afectan su desarrollo como pareja, (novios ó matrimonio), y posteriormente como padres con la responsabilidad individual, familiar y social, con sus hijos, ya que en la medida en que cumplen con expectativas ó atributos que les han sido asignados en mayor parte por el medio social.[1]

               En este sentido, la parentalidad, que puede ser biológica (capacidad biológica) y   social  que corresponde a las capacidades que posee una madre o un padre para atender las necesidades de sus hijos. Se trata de que sean capaces de no solo de nutrirles o cuidarles, si no además de brindarles protección y la educación necesarias para que se desarrollen como personas sanas, buenas y solidarias. Cuando las madres y los padres tiene estas capacidades, ejercen los que se denomina una parentalidad sana, competente y bientratatante. Cuando estas no están presentes, y las madres y los padres son incapaces de satisfacer las necesidades de sus hijos y les provocan sufrimiento y daño, hablamos de una parentalidad maltratante e incompetente[2].

               Es importante señalar que uno de los componentes más importantes de las relaciones afectivas que forjan a una persona sana es el hecho de haber sido atendido, cuidado y protegido y educado en periodos tan cruciales de la vida como la infancia y la adolescencia, lo cual determina la capacidad de  cuidarse a si mismo y de participar en dinámicas sociales para atender las necesidades de los demás.          Estos procesos se denominan como “buenos tratos”, han sido fundamentales para sobrevivir como especie, pues han hecho que surgieran, desde tiempos remotos, dinámicas de colaboración entre seres humanos y capacidades adaptativas frente a los desafíos del entorno. Nadie puede negar que las relaciones afectivas – como las que se dan entre los padres e hijos- son  vitales para el desarrollo de los niños.  Así según algunos autores como Tousignant, M. (1995, citado en Barudy J. 2005), los buenos tratos y atención de las necesidades mutuas protegen de los efectos provocados por el estrés y las dificultades de la vida cotidiana.                La idea de “buen Trato”, se basa en la capacidad de tratar bien a las crías, la cual es inherente a los seres humanos. En este sentido cuidar de los niños y niñas ofreciéndoles contextos de buenos tratos es una “producción social” al alcance de cualquier comunidad humana. Pero solo los adultos son los responsables de crear contextos sociales y culturales que impiden y entorpecen el ejercicio de esta capacidad biológica.

               Por lo tanto, cuando la vida familiar y en comunidad se basa en dinámicas de buenos tratos y de cuidados mutuos, sus miembros gozan de ambientes afectivos y nutrientes, reconfortantes y protectores. Vivir en redes familiares y sociales que proporcionan un apoyo afectivo y material contribuye al bienestar y además, regulan el estrés y alivian los dolores inherentes al desafió de vivir. Ante situaciones de estrés y de intensos dolores provocados por una enfermedad, un trastorno relacional o una agresión externa, podemos encontrar en nuestro grupo las fuentes de apoyo emocional y los cuidados necesarios para superarlos. Claro que la familia o nuestros grupos de pertenencias también pueden ser fuente de estrés y sufrimiento, pero cuando sus dinámicas fundadoras son los buenos tratos y los cuidados mutuos, los procesos de curación de enfermedades físicas o de traumas psíquicos, resultan más fáciles.

               Aunque histórica y culturalmente las mujeres han desempeñado el papel más importante en la producción de buenos tratos y de cuidados a los demás, en la expresión y el cuidado a  los niños, al observar la historia y tras la revisión de movimientos feministas, los hombres han despertado a la emocionalidad y la afectividad con los hijos, aunque aún no en el número que se espera, pero ya es viable analizar la participación y el potencial compromiso con los hijos, a luchar por su protección y defensa de sus derechos. Geary D. (1999) [3], sostiene que la capacidad de cuidar y de crear amistades está también presente en los hombres, pero su origen es diferente. Los buenos padres no solo son capaces de proporcionar el sustento a su progenie, también pueden ser amorosos, cuidarles y demostrar lo orgullosos que están de ellos. Estos son los padres que invierten tiempo en las actividades de sus hijos, se interesan por sus formas de ser y aprender. Son capaces de enseñar, proteger y cuidar a sus hijos, quienes ocupan un lugar prioritario en sus vidas. En la actualidad los cuidados paternales, están determinados por los factores culturales, por lo tanto  muchos hombres son buenos padres, es decir bien tratantes y cuidadores de sus hijos porque deciden serlo. En esta toma de decisión ha sido apoyados por mujeres emancipadas de la opresión patriarcal, que les ha ayudado a perder el miedo a la ternura y a los cuidados corporales de sus hijos.

               En este rubro, se debe caracterizar a la parentalidad competente y resilente, la cual  capacidad de los padres ó madres, para asegurar los cuidados necesarios y ayudarles frente a los sucesos dolorosos que les toca vivir. La parentalidad resilente es la que ejerce el padre o la madre como apoyo afectivo a sus hijos en los sucesos de la vida, que son parte de un proceso continuo donde existen perturbaciones y consolidaciones. Entonces el hecho de ser padre ó madre es uno de los desafíos más difíciles y más complejos que el adulto debe afrontar, ya que la parentalidad ha podido parecer una cosa natural, hasta el punto de crear el mito del instinto maternal y creer en el, es porque,  el ser humano dispone de capacidades biológicas para ocuparse de sus crías y cuando encuentran un entorno sociocultural adecuado, estas potencialidades se manifiestan en dinámicas relacionales de buenos tratos, permitiendo el desarrollo sano de los hijos.

               El mérito de la madre y padre, entonces reside en el hecho de que deben responder a múltiples necesidades de sus hijos, necesidades que además, cambian con el tiempo; deben por consiguiente, disponer no solamente de recursos y capacidades, sino también de una plasticidad estructural para adaptar sus respuestas a la evolución de estas necesidades del desarrollo infantil.

Barudy J. (2005:61) Divide estas necesidades fundamentalmente en:

  • Necesidades Fisiológicas: Se refieren a cuidados materiales y fisiológicos básicos para mantenerse vivos (Alimento, Habitación, Protección y asistencia medica, actividades físicas sanas).
  • Necesidad de Lazos Afectivos: Estas permiten al niño vincularse con su medio ambiente natural y humano, y desarrollar un sentimiento de pertenencia a una comunidad de seres vivos y de seres humanos. Esta se subdivide en:
  1. Necesidades de vínculos: Los vínculos profundos que e niño o la niña establecen con sus padres, con otras personas que les cuidan y con otros miembros de su familia originan la experiencia de pertenencia y de familiariedad (apego).
  2. Necesidad de Aceptación: Se satisface en la medida en que el niño recibe gestos y palabras que le confirman y le acogen, por ejemplo mensajes de ternura que le diferencien.
  3. La necesidad de ser importante para el otro: Es una de las necesidades básicas de los niños es la de ser importante, al menos para un adulto. En el funcionamiento de una familia, la satisfacción de esta necesidad se inscribe en el proyecto que los progenitores tienen para sus hijos, esto corresponde al conjunto de representaciones que ellos hacen del futuro de sus hijos. Este proyecto parental es complejo ya que pone en juego componentes psicológicos y sociológicos. Esta delegación se funda en vínculos de lealtad entre sus hijos y sus padres.

               Los padres experimentan una serie de contradicciones que oscilan entre la reproducción (se cómo nosotros) y la diferenciación (se diferente de los que somos). El proyecto parental también puede estar en oposición con el proyecto personal del niño y originar un cúmulo de tensiones, que implican una sobrecarga para el niño,  de contrariedad y de traición (en el caso de los niños que son utilizados por sus padres generándoles sentimientos de culpa y conflictos de lealtad por traicionar a uno de sus padres, por ejemplo en situaciones de divorcio).

               En este sentido para ejercer la parentalidad, se ha hecho referencia dos requisitos fundamentales, las Competencias y Habilidades Parentales. Las “competencias parentales” es una forma semántica de referirse a las capacidades prácticas de los padres para cuidar, proteger y educar a sus hijos y asegurarles un desarrollo sano. La adquisición de estas competencias, son es el resultado de procesos complejos donde se mezclan las posibilidades personales innatas, marcadas por factores hereditarios, con los procesos de aprendizaje influidos por la cultura y las experiencias de buen trato o maltrato que la futura madre o padre hayan conocido en sus historias familiares, sobre todo en su infancia y adolescencia.

               Entonces el desafió de la función parental implica poder satisfacer las múltiples necesidades de los hijos (alimentación, cuidados corporales, protección, necesidades cognitivas, emocionales, socioculturales, etc), pero dado que estas necesidades son evolutivas, los padres deben poseer plasticidad estructural que les permita adaptarse a los cambios de las necesidades de sus hijos. Es en este contexto, que la tarea pericial en el área familiar exige una metodología científica, razonada y sustentada en el marco de la actuación legal y que proporcione los elementos al juzgado para determinar las decisiones legales pertinentes.

En este rubro, la METODOLOGÍA CIENTÍFICA derivada de la PRACTICA FORENSE, me ha conllevado a que cada caso sea analizado bajo la lupa de las diferentes necesidades, implicaciones y repercusiones en el caso, es decir, la relevancia del estudio en material pericial para proporcionar una VISION NO LEGAL DE LA FAMILIA, y que permita al juzgador considerar las opciones de decisión judicial y las secuelas a mediano y largo plazo.

Es así como la metodología aplicada por la suscrita en el marco del trabajo en mi experiencia por aproximadamente 4 años de trabajo oficial, 4 años previos en trabajo particular y en los que he involucrado un aproximado de 800 casos en evaluación en materia familiar, me han llevado a estructurar algunos elementos fundamentales de la Pericial Psicológica, como son:

  • Revisión y análisis forense del expediente jurídico
  • Revisión y análisis de las pruebas psicológicas aplicadas
  • Entrevista clínico-forense, aplicada a los involucrados
  • Observación Clínica de la interacción Padre-Madre-Hijos (Modelo de Evaluación Vincular de Abelleira, H. 2004)
  • Análisis del caso y de los objetivos del Estudio pericial (ANALISIS DE CAPACIDADES Y HABILIDADES PARENTALES)
  • Elaboración de las conclusiones
  • Recomendaciones y sugerencias

Cada una de estas etapas, involucra la inmersión en el caso, el análisis de las variables y estudio minucioso de las condiciones de la familia como sistema, esto conforme a los lineamientos, que plantean elementos que son fundamentales, considerando que una de las principales variables de interés jurídico consiste en la CAPACIDAD PARA EJERCER EL ROL PATERNO O LA CAPACIDAD DE CUIDADO, para lo que algunos teóricos, señalan como:

El ACTA DE MICHIGAN (Michigan Child Custody Act de 1970), establece como MODELO LEGAL en materia de custodia infantil, 18 criterios básicos para tomar en cuenta, – Citados en Ramírez M. (2003)-:

  • Amor y afecto entre progenitor e hijo
  • Lazos emocionales entre progenitor e hijo
  • Capacidad parental para servir de guía al hijo
  • Capacidad Parental para que el niño continúe su educación…
  • Capacidad Parental para proporcionar alimentación
  • Capacidad Parental para proporcionar ropa
  • Capacidad Parental para proporcionar cuidados médicos
  • Capacidad Parental para proporcionar cuidados terapéuticos
  • Capacidad Parental para satisfacer otras necesidades materiales
  • Periodo de tiempo que el niño ha vivido en un ambiente satisfactorio y emocional asi como psicológicamente estable y la deseabilidad o conveniencia en su continuidad
  • Permanencia como unidad familiar
  • Idoneidad moral del progenitor
  • Salud mental del progenitor
  • Salud física del progenitor
  • Historia de domicilios del hijo
  • Historia escolar del hijo
  • Historia comunitaria y social del hijo
  • Preferencia razonable del hijo hacia el progenitor, si el Juzgado considera que tiene suficiente edad para expresar tal preferencia

De acuerdo con Sierra Juan Carlos, Jiménez Eva (2006 ) señala que los factores que hay que evaluar en los adultos para considerar la Custodia de sus hijos:

  • La motivación real que cada uno de ellos presenta para obtener la guarda y custodia.
  • Los recursos disponibles para hacerse cargo del niño (disponibilidad laboral, apoyo de la familia extensa, recursos económicos).
  • El tiempo que cada padre dedica a su hijo, así como las actividades que realiza con sus hijos.
  • El estilo educativo.
  • Capacidad para ofrecer sentido de continuidad y estabilidad en el hogar.
  • Estilo de comunicación intrafamiliar.
  • La capacidad de los padres para diferenciar el rol parental del conyugal.
  • La actitud de los padres ante el conflicto.
  • La actitud hacia el otro progenitor.
  • Una evaluación clínica de la personalidad.
  • El grado de adaptación familiar

En este tenor, la METODOLOGIA implica el estudio del caso, que posteriormente permitirá elaborar un informe detallado, claramente descrito, en el que el lenguaje del profesional permita la intercomunicación con el jurista, para que este visualice las condiciones y “potencial” de desarrollo de las familias.

Para ello, esta práctica ha contribuido de redefinir elementos de valoración y considerar que dos de los elementos fundamentales en materia familiar a señalar por el perito en materia de psicología son, las Capacidades Parentales y las Habilidades parentales, estas redefinidas como, Competencias Parentales, las cuales van a ser el punto de análisis en el diagnóstico que realiza el Perito para dar una guía psicológica en el asunto en análisis.

En este sentido, un esquema de las COMPETENCIAS PARENTALES, quedaría de la siguiente manera:

glo1

Por lo tanto, las competencias parentales son el resultado de un ajuste entre las condiciones psicosociales, que en el trabajo de Evaluación Psicológica Pericial en el área familiar, va a permitir dar una pauta de intervención y proyección, respecto a las condiciones en que se suscita un conflicto legal, el involucramiento de los menores en el mismo, el cuestionamiento de las capacidades y habilidades parentales de uno o ambos padres, en los que se cuestiona la conyugalidad vs la parentalidad, siendo estos elementos parte de los nuevos desafíos en la intervención del profesional y que le confrontan también con su propia formación, su propia resonancia ante los conflictos familiares –transferencia y contratransferencia- y que por sí mismos, exigen el conocimiento profesional y personal para estar condiciones de determinar y proporcionar una opinión sustentada, razonada y motivada en un asunto familiar, que exige tanto, en el sentido de involucrar a menores, un sistema y la propia condición de familia que se encuentra en renovación.

En conclusión, las nuevas dinámicas familiares incluyen condiciones sociales, económicas y personales en las que un hecho de naturaleza privada pasa ahora a un contexto social cuestionable, legal y social; estas nuevas dinámicas ya no solo incluyen el análisis de violencia familiar o maltrato, los cambios a nivel social conllevan que exista la exigencia de intervención en casos de reconstrucción familiar y principalmente la CAPACIDAD PARENTAL de los potenciales padres, por ejemplo en los casos de adopción, entre otras temáticas que surgen del trabajo legal y en el que, se solicita al psicólogo en materia familiar como el experto que proporcionara una visión humana al conflicto legal y una alternativa centrada en las soluciones tangibles para las necesidades que exige la legalidad.

            Estos cambios legales exigen la intervención de profesionales capacitados y que laboren desde la perspectiva de género, para llevar a cabo un análisis profesional, ético y de calidad para determinar y delimitar el actuar como Perito en Materia de Psicología, dar respuesta a las interrogantes de los juzgadores y coadyuvar en la práctica legal y en la que el perito en psicología deberá integrarse y trabajar de la mano de los abogados y juzgadores para dar una visión humana y guiada ante las exigencias de los nuevos sistemas familiares.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Álvarez Gómez, Ana Josefina.(1990:15-31) El Interaccionismo o la teoría de la reacción social como antecedentes a la criminología critica en Criminología Crítica. Universidad Autónoma de Queretaro.
  2. Amato M.I. (2007) La Pericia Psicológica en Violencia Familiar. Argentina, Ed. La Rocca.
  3. Ampudia A., Santaella G. (2009) Guía Clínica para la Evaluación y del Diagnóstico del Maltrato Infantil. Manual Moderno. México.
  4. Bagarozzi,D. Bagarozzi A. Denis, Anderson A. Stephen (1996) Mitos personales, Matrimoniales y familiares. Formulaciones teóricas y estrategias clínicas. 1ra. Ed. Paidos. España.
  5. Barudy J, Dantagnan Maryorie (2005: 20) Los Buenos Tratos a la Infancia: Parentalidad, apego y resilencia. Paidos. España.
  6. Barudy J. (2010) Los desafíos invisibles de ser madre o padre. Manual de Evaluación de las competencias y la Resilencia parental. Gedisa. España.
  7. Babbie Earl (2000) Fundamentos de la Investigación Social, Ed. Thompson. México.
  8. Berger P., Luckman (1968) La Construcción Social de la Realidad. Amorrrortu editores. Argentina
  9. Bisquerra Rafael (1989) Métodos de Investigación Educativa. Guía Practica. Ediciones CEAC. México.
  10. Bobé Antoni, Pérez C. Compiladores (1994) Conflictos de Pareja: Diagnostico y Tratamiento. Paidos. España.
  11. Caballo V. (2009) Manual para la Evaluación Clínica de los Trastornos Psicológicos. Estrategias de Evaluación, problemas infantiles y trastornos de ansiedad. Pirámide. Madrid.
  12. Cantón Duarte José, Cortes A. M.R. (2002) Conflictos Matrimoniales, Divorcio y Desarrollo de los Hijos. Psicología Pirámide.
  13. Esquivel y Ancona F. (2007) El Psicodiagnóstico Clínico del Niño. Manual Moderno. México.
  14. Griesbach M. (2013) La Infancia y la Justicia en México. II Elementos para garantizar el efecto útil del Interés Superior del niño víctima del Delito. INACIPE
  15. Husni A. (2008) “Familias en Litigio. Perspectiva Psicosocial” LexisNexis. Argentina.
  16. Jones Edward, B. Gerard Harold (1980: 499) Fundamentos de Psicología Social. México 499
  17. Lewis Yablonsky (1993) “Padre e Hijo” Manual Moderno.
  18. Papalia, Diane (1997) “Desarrollo Humano”, México, Ed. Mac Graw Hill, 6ª Edición.
  19. Parke R.d. (1998) El Papel del Padre. Ed. Morata. 3ª Edición. Madrid.
  20. Poussin G. Los Hijos del Divorcio. Psicología del niño y separación parental. Trillas. México.1999
  21. Ramírez Gonzalez Marta. (2003) Cuando los padres se separan. Alternativas de custodia para los hijos. Biblioteca nueva Psicología Universidad.
  22. Sandoval Dolores M. (1990) La Sociedad Frente al divorcio. Impresos Alba. México
  23. Sierra Juan Carlos, (2006) Psicología Forense: manual de técnicas y aplicaciones. Ed. Biblioteca Nueva. España.
  24. Tejedor H (2013) Programa de Intervención para Victimas de Interferencias Parentales. Ed. Eos. España
  1. Vázquez M. B. (2005) Manual de Psicología Forense. Síntesis. España.
  2. Vázquez, M. B (2008) Casos Prácticos en Psicología Forense. EOS. Madrid. España.
  3. Zicavo Martinez N. (2006) ¿Para qué sirve ser padre?. Universidad de Bio. Chile.

[1] Bobé Antoni, Pérez C. Compiladores (1994:22) Conflictos de Pareja: Diagnostico y Tratamiento. Paidos. España.

[2] Barudy J, Dantagnan Maryorie (2005: 20) Los Buenos Tratos a la Infancia: Parentalidad, apego y resilencia. Paidos. España.

[3] Citado en Barudy J. (2005:40)

36 Comments

  • ESTRELLA ORTIZ GAVIRIA dice:

    Esta muy bueno me alegra que pongan los datos bibliográfico porque de esta manera podemos buscar y seguir nutriendo nuestros conocimientos gracias.

  • Marta Galdos Carvajal dice:

    Un tema muy interesante, gracias por el aporte.

  • Gladys Camacho dice:

    Muy importante por los factores que se involucran, más aún cuando puede ser el determinante para la toma de decisiones.

  • Mercedes Escayol dice:

    Super interesante la ponencia.
    Gracias

  • ANGELICA dice:

    perfecta e interesante exposición, sobre todo ahora que la custodia de los menores no recae en exclusividad hacia la madre sin importar la edad de los hijos.

  • ANGELICA ARMENTA PICHARDO dice:

    perfecta e interesante exposición, sobre todo ahora que la custodia de los menores no recae en exclusividad hacia la madre sin importar la edad de los hijos.

  • Greiling Arlette Guerrero Ceballos dice:

    Gloria Lopez, muy interesante la exponencia ya que pude ver el papel del psicólogo en casos de orden familiar, -Guarda y custodia, violencia familiar, alimentos, divorcio, pérdida de la patria potestad- es una actividad del Psicólogo, quien funge como experto ante un Juez y que actúa por consiguiente por un mandato Jurídico. Podemos ver que en la República Dominicana se utilizan los psicólogos para la evaluaciones psicológicas pericial también.

    Cabe destacar la importancia de los elementos fundamentales de la Pericial Psicológica, como son: Revisión y análisis forense del expediente jurídico,
    Revisión y análisis de las pruebas psicológicas aplicadas,Entrevista clínico-forense, aplicada a los involucrados, Observación Clínica de la interacción Padre-Madre-Hijos (Modelo de Evaluación Vincular de Abelleira, H. 2004),Análisis del caso y de los objetivos del Estudio pericial (ANALISIS DE CAPACIDADES Y HABILIDADES PARENTALES) Elaboración de las conclusiones,
    Recomendaciones y sugerencias

  • MARITZA MEDINA LOAICIGA dice:

    Dra. López. Muy pertinente su ciberconferencia sobre el tema. Me parece importante que haya mencionado como el ejercicio parental ha transitado de lo periférico a una paternidad más presente y próxima. Me gustaría si es posible, me indicara que ha encontrado en cuanto al ejercicio materno, cómo este ha variado? Así mismo, qué pruebas sugiere aplicar para los casos específicos de custodia.Agradeciendo de antemano su respuesta.

  • Carolina dice:

    Muy interesante la ponencia ya que pude ver el papel del psicólogo en casos de orden familiar, -Guarda y custodia, violencia familiar, alimentos, divorcio, pérdida de la patria potestad- es una actividad del Psicólogo, quien funge como experto ante un Juez y que actúa por consiguiente por un mandato Jurídico.
    Gracias

  • Susana Crotti dice:

    Realmente es un trabajo excelente y muy completo. Agradezco su aporte.

  • Eva Tapia López dice:

    Muchas gracias por la aportación en este tema tan importante como es la pericia psicológica, resaltando la capacidad de los profesionales que llevan su análisis profesional con enfoque de género, sin variables excluyentes y limitantes mostrando su ética profesional.

  • Ana Yajaira Bula Vasquez dice:

    Muy interesante el tema me gusta mucho la parte de intervención familiar, el llenarse de conocimiento es fundamental para poder desarrollar un buen trabajo, gracias por sus aportes y conocimientos sobre el tema, estoy convencida que la familia es la parte fundamental para que el diño pueda desarrollar sus habilidades y en especial aprender valores que son fundamentales para el desarrollo social, afectivo y personal. el niño que crece bajo la protección de sus padres desarrolla mas mecanismos de defensas para enfrentar las dificultades de su vida.

  • Ricardo León dice:

    Como profesionales de la salud mental, en cuanto a la labor que ejercemos dentro del ambiente judicial/forense, enfocado en núcleos familiares, podemos abarcar, en lo personal, ciertos puntos importantes.

    -Los desafíos y retos, como bien lo mencionaba el documento, del trabajo en conjunto con la estructura familiar, puesto que se debe adecuar a normas, valores, modelos de crianza, expectativas, creencias, entre otros aspectos que van de la mano a cómo las familias desarrollan sus propios esquemas.

    -Como psicólogos, tenemos en nuestras manos la intervención (en este caso, no solamente individual) sino que a nivel colectivo/familiar de dicha intervención, sin perder de vista el papel y rol principal del psicólogo forense: ir en busca de la verdad.

  • Norkzia Lizeth dice:

    Muy buen aporte, muchas gracias.

  • Ricardo León dice:

    La familia, como núcleo de la sociedad, como primer escuela de aprendizaje y primer adopción de modelos/patrones sociales, cumple un papel importante en el desarrollo de la individualidad, por tanto, se debe considerar, al momento de la intervención, la empatía y conocimiento de estos patrones sociales, así como de todos los componentes de la estructura familiar.

  • Silvana Alejandra Lopez dice:

    Excelente ponencia: realiza un abordaje partiendo de una perspectiva integral, no circunscribe la intervención a un fragmento de la realidad . Artículo valioso para retomar sus postulados en las evaluaciones de casos complejos. El cuadro resulta una herramienta útil para sistematizar las praxis. Gracias!

  • John Jairo. Londoño Alvarez dice:

    Un tema Muy interesante Ya Que esta informacion nos ayuda cada dia,a ver y conocer las conductas de los padres hacia sus hijo.

  • Gabriela Arana dice:

    Esta es una temática de relevancia ya que considera un punto de abordaje psicológico y de su ambiente esencial en las evaluaciones.
    La naturaleza de la temática permite nuevamente, valorar las primarias diferencias que se valoran entre la psicología y el área forense, sin embargo lo que no se conoce es la íntima relación que se guardan para generar conclusiones y determinaciones sobre las problemáticas. Sin embargo, el orden familiar categoriza un estudio de mayor amplitud, ya que involucra las condiciones sociales, económicas, personales, legales y sociales.
    La evaluación pericial y lo más determinado se reflecta en una evaluación de análisis profesional, ético y de calidad. Su relevancia se valora, por la amplitud de análisis que aborda el orden familiar.

  • Gabriela Arana dice:

    De otro punto de vista, el valor familia se toma como un sistema familiar, que tiene que ver con la interacción donde las reglas, las formas de intercambio afectivo, resolución de problemas (emocionales, económicos y de parentesco), enseñanza de reglas (disciplina, valores, límites), así como el común acuerdo en la pareja y su capacidad de negociación, interactúan de manera que se conserve el equilibrio familiar y que a su vez promueva el desarrollo psicoemocional de los integrantes.
    Esta conceptualizan permite valorar la realidad vs la fantasía, es decir, las familias que de forma original general las anteriores conductas. Esta es la realidad de Latinoamérica, donde la “familia” no se toma como algo central y con mantenimiento.
    En el ámbito de evaluación pericial-forense, las evaluaciones requieren de mucho sustento histórico donde se fundamente las relaciones y afectaciones en un orden familiar.

  • Lourdes Mendieta Mendieta Lucas dice:

    Interesante ponencia; es los casos de violencia intrafamiliar es fundamental el análisis de la familia, su dinámica, sus interacciones, las competencias y habilidades parentales. En el mayor porcentaje de los casos padre y madre involucran a los hijos en sus conflictos, judicializan sus conflictos con los hijos en el centro, sin considerar el daño que puedan causar; considero que la intervención del equipo técnico especialmente psicólogos y trabajadoras sociales es clave.

  • Krisia Ortíz dice:

    Esta es una temática muy importante en el acontecer de la psicología jurídica y aporta mucha información relevante para tomar en cuenta en el proceso de toma de decisiones para el bienestar de los hijos de los padres que se encuentran en conflictos.

  • Sergio Garcia Jimenez dice:

    Muy interesante ponencia y sobretodo porque ayuda y orienta en este tipo de situaciones en las que el papel del psicólogo es muy importante, gracias por el aporte.

  • Magdalena Chavez mariscal dice:

    La familia es eje de la sociedad felicidades por el aporte.

  • Roxana Vuanello dice:

    Muy interesante la ponencia en tanto que explicita el rol del/a psicologo/a en el ámbito de problemáticas judiciales de familia, reconociendo las nuevas masculinidades permitiendo avanzar sobre estereotipos que indican a la mujer como la unica valorada en su rol de crianza

  • MIGUEL ANGEL TORRES VILLAVICENCIO dice:

    muy BUEN APORTE GRACIAS

  • Marcela Del Cueto dice:

    Gracias por el excelente aporte! el trabajo está muy claramente desarrollado y maneja conceptos muy interesantes, y pertinentes.

  • Dr. Carlos Ruiz dice:

    Excelente trabajo, afirma mi concepto sobre la importancia de la Psicología jurídica en ambiente legal de la familia. Gracias.

  • pablo amezcua rios dice:

    felicitaciones, excelente trabajo, sin duda la evaluacion pericial en materia familiar es obligatoria y necesaria, tanto para ambas partes porque es una herramienta que ayuda demasiado.

  • Excelentes aportaciones, muchas gracias!

  • Mailin Ramos dice:

    Es un tema muy importante y lo han desarrollado de una manera magnífica

  • suganis dice:

    Mu interesante los temas abordados en el congreso, gracias por los aporte

  • Silvia Fernandez Vasquez dice:

    Muy intersante tema, gracias por el aporte

  • Amparo Caballeroborja dice:

    Gloria López Santiago:
    toca usted un tema importante e interesante para la psicología forense pero que se encuentra en construcción ante los roles cambiantes de la familia. Gracias pro su aportación.

  • Jessica García dice:

    El tema verdaderamente es muy amplio y que nunca se va a descansar cuando a trate de la familia por eso me parece excelente su aportación para la labor de la evacuación psicológica en dicho ámbito. Gracias por el trabajo

  • Ana Marcela Gonzalez Ramirez dice:

    Interesante su aporte ya que en la actualidad es necesario la realización de un diagnóstico familiar en temas de tutela, adopción, violencia intrafamiliar, entre muchos otros. Una de las corrientes que permite la realización de lo anterior es la terapia sistémica, que evalúa e interviene en el contexto donde se encuentra un individuo. Saludos.

  • Gloria Torres dice:

    La temática planteada enriquece el ámbito de abordaje familiar con miras a posibles soluciones alterna ante la problemática donde el costo es muy alto pues involucra la escencia del ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies