ASESINAS FEMENINAS. CRIMINOLOGÍA

ANA BARRO

 

Como sabemos  los asesinos siempre se han caracterizado por ser hombres ya que las mujeres representan un número inferior en las estadísticas de asesinatos. Pero en los últimos tiempos las  mujeres que han cometido asesinatos han crecido. Sucede que la sociedad por mucho tiempo ha considerado   que las mujeres son incapaces de cometer crímenes debido a que son dóciles, obedientes, manejables  y tranquilas y siempre se creyó  que los asesinatos eran perpetrados  por varones.

Para explicar mejor el tema de los Asesinas Femeninas es importar abordar los perfiles criminológicos, ya que es de suma importancia porque nos permite conocer  y abordarlo en la actualidad.

Como introducción, podemos observar que los estudios basados en la criminalidad con las mujeres asesinas han sido ignorados por largo tiempo ya que los casos de asesinatos por mujeres eran reducidos. Durante el siglo XIX y comienzo del siglo XX, empezaron a ver escritos de mujeres asesinas comparándolos con los de asesinos varones.

La criminología en sus comienzos desconocía cómo abordar a   estas mujeres y la mayoría de los profesionales de esa época consideraron que las teorías y los estudios de delincuentes varones eran iguales que con de las asesinas.

Uno de ellos que se intereso en la criminología de la mujer fue Lombroso que postula en sus trabajos como   la mujer delincuente. Para este médico estas mujeres no evolucionaban a lo femenino y tenían  carencia de toda moral y  de refinamiento.

El desarrollo teórico de Lombroso es influido por los estudios de Charles Darwin. Su teoría se basaba en el estudio de los delincuentes de su época, cuyos cráneos presentaban anormalidades.

Según  la teoría lombrosiana la mujer delincuente se caracteriza porque:

  • Son mujeres que no sienten pena y por tanto son insensibles a las penas de los demás.
  • Tienen una falta de refinamiento moral.
  • Tienen defectos como debilidad e inteligencia menos desarrollada y frialdad sexual.
  • Se parecen más a los hombres.
  • Presentan una  delincuencia femenina oculta.
  • Son más viciosas que los hombres

Lombroso daba otras de sus explicaciones diciendo que en  estas mujeres se encontraban caracteres de antepasados y no de la época. También describía con ejemplos las características craneales y faciales, altura, el  color de pelo y la  piel. El perfil de estas mujeres para Lombroso era que tenían una predisposición fría y calculadora.

En los desarrollos teóricos más modernos, encontramos el que describe Thomas. Este autor considera que cuando  el crimen es cometido por mujeres se debe porque son rechazadas por la sociedad y que no pueden sublimar sus deseos y no se adaptan a las normas sociales.

En la psiquiatría y el psicoanálisis es bastante común que en la clínica existan mujeres que son las responsables de los homicidios de sus hijos, pueden ser lactantes o niños. También se sabe que llega  ser responsables de los malos tratos hacia sus hijos y de abusos infantiles. Incluso conocemos casos que salen en los periódicos o en los noticieros este tipo de mujeres suelen  ejercen violencia contra los hermanos, parejas  o ancianos.

Según Kelleher & Kelleher las asesinas en serio son más cuidadosas y metódicas para cometer los crímenes. Este resultado fue por los más de 100 casos que vieron para considerar esta estadística.

Siguiendo el desarrollo de Kelleher & Kelleher y de los casos analizados construyeron una categoría que clasifica la mujer que asesina en nueve puntos:

  • Viuda Negra: son mujeres que asesinan a múltiples esposos, compañeros u miembros de la familia.
  • Asesina en grupo: es una mujer que participa en asesinatos en conjunto con otra persona.
  • Ángel de la muerte: son mujeres que generalmente están encargadas del cuidado de niños o ancianos.
  • Problema de locura: son mujeres que tienen una patología mental y después son juzgadas por locura.
  • Predadoras sexuales: asesinan en los actos sexuales.
  • Homicidio inexplicado: son mujeres que sus crímenes no tienen explicación o son pocos claros.
  • Venganza: asesinan por odio o celos.
  • Crímenes sin resolver: son asesinatos que no se llegan a esclarecer pero que los criminólogos atribuyen a una mujer.
  • Ganancia o crimen: asesinan por obtener beneficio.

Según Eric Hickey (1997) a partir del estudio de 34 mujeres asesinas estadounidenses considera que el arma de sus asesinatos era el envenenamiento y que sus víctimas eran conocidas de ellas. En todos los casos las víctimas eran niños, ancianos o maridos. Personas que dependían del cuidado de estas mujeres.

El asesino serial varón generalmente se caracteriza porque mata cara a cara y por lo general no tiene ninguna relación con sus víctimas. Es muy común que no lleguen a cometer dos crímenes en un mismo lugar. En el caso de las mujeres, sus víctimas son conocidas ya que viven con ellas o comparten un lugar de trabajo. Los asesinatos suelen estar planeados y no son violentos.

Willson y Milton en 1998 realizaron un estudio a 105 asesinas en serie. Confirmaron que el veneno era el más utilizado como un método eficaz y sin ser llegar a ser descubiertas por un tiempo. Además utilizan el veneno porque no cuentan con la misma fuerza que en los asesinos hombres. A diferencia del asesino, estas mujeres cuando utilizan el veneno lo hacen sin que la víctima sepa que va a ser envenenada. Las mujeres al utilizar el veneno no tienen que estar presente ya que puede dejarlo en la comida o en la bebida y retirarse del lugar. No ven el rostro o la agonía de su víctima luego de que éste ha ingerido el veneno.

Los crímenes que cometen las mujeres comparten características pero hay diferencias con los asesinos hombres.

Las asesinas suelen actuar solas, son maduras y cuidadosas. Son más organizadas y adaptadas a la sociedad. Sus víctimas suelen ser atacadas en sus casas o lugares de trabajo. Generalmente sus motivaciones son el placer, el dinero y la venganza.

Las armas más utilizadas son el veneno o la sofocación.

En el caso de mujeres que actúan con más de una persona son más agresivas y son altamente desorganizadas ya que  no suelen tener un plan para llevar a cabo el accionar. Estas mujeres asesinan a sus víctimas en diversos lugares y usan armas de fuego.

Otra diferencia es que los asesinatos cometidos por mujeres tienen otros motivos. Entre ellos se destacan:

  • Asesinato por dinero: generalmente el método que se utiliza es el veneno ya que las armas a veces no pueden acceder. Son limpias y prolijas en el momento de llevar a cabo el crimen.
  • Generalmente conocen a la víctima. Suelen ser esposas, madres, cuidadoras o amantes de sus víctimas.

Con respecto al perfil psicológico de estas  mujeres  muestran que han tenido problemas de adaptación a un lugar sea hogar o trabajo. También tienen dificultades en relación con parejas y amigos. Tienen una percepción distorsionada de sí misma y del mundo que la rodean.

Tienen un elevado nivel de agresividad y en su infancia han tenido problemas de adaptación. Otra de las características es que son deshonestas y se irritan sin poder frenar su ira. No suelen tener proyecciones para el futuro y tienen ausencia de remordimiento o culpa en sus actos. Estos datos se basan en estudios realizados por Schurman-Kauflin, (2000).

El ambiente familiar de estas mujeres muestran que provienen de hogares disfuncionales con ausencia de alguna de las figuras sean maternas o paternas. También hay falta de vínculos afectivos que son significativos y positivos para cualquier humano. La relación familiar muestra conflictos e inestabilidad emocional así como la presencia de abuso físico y verbal.

Holmes y Holmes (1991) además de elaborar una tipología de asesinos seriales varones elaboró otro para asesinas mujeres que son las siguientes:

  • Visionario: en este caso la mujer sufre de una enfermedad mental o tiene un trastorno grave. El crimen es considerado como el resultado de las creencias delirantes o alucinatorias.
  • Confort-orientado: el crimen es por motivo material. Esta categoría se la relaciona con las denominadas “viudas negras”.
  • Hedonista: tiene que ver con la satisfacción sexual como motivación.
  • Mujeres que matan por órdenes de un líder. Esta categoría es poco frecuente pero puede ocurrir que la mujer pertenezca a un culto o a la lealtad de un hombre que pertenezca a sectas o culto por ejemplo Caso Manson.

En 2008 Turvey estableció seis factores por los cuales las asesinas eligen a las víctimas:

  • Por posibilidad: es decir el acceso a la víctima fácil y son conocidos
  • Localización: el lugar donde se encuentra la víctima.
  • Vulnerabilidad: la posibilidad de atacar sin correr riesgo.
  • Relación: la asesina elige a la víctima por la relación que existe entre ellos.
  • Simbolismo: la víctima es elegida porque tiene un significado personal.
  • Fantasía: la asesina elige a la víctima para satisfacer una fantasía.

Las mujeres asesinan utilizan sobre todo el veneno en el 80% de los casos y las armas de fuego en un 20%. Luego le sigue lo que se describe como “el bombo” que es un golpe violento en la cabeza y finalmente asfixia, ahorcamiento y apuñalamiento.

En el caso de los asesinos, los hombres suelen trasladarse a los lugares del crimen. Mata con métodos físicos y la tortura a las víctimas y utiliza el mismo patrón. En el caso de la mujer asesina el crimen lo comenten en un lugar que pertenezca a la víctima. Están motivadas por la ganancia. Prefieren el uso de veneno o drogas. Las víctimas son conocidas.

Como conclusión podemos definir que las mujeres asesinas son más metódicas que el de los hombres. Es importante no definirlas o agrupar en los conceptos de los asesinos varones ya que son necesarios más estudios que nos permitan a comprender como es su psiquis y que características tienen y cuáles son los motivos que la llevan a  asesinar. Creo que es necesario porque nos ayudará a prevenir y a conocer más que es lo que sucede en estas mujeres.

BIBLIOGRAFÍA:

ALMEDA, E. Mujeres Encarceladas. Capítulo 1: “Las cárceles Femeninas en España” (sic. Femeniles). Barcelona: Ariel. 2003 – AVILA, D. Mujeres Asesinas. Libro Hobby Club S.A. España. 2005 –

DURAN, L. M.  Apuntes sobre Criminología Feminista. 2009 –

HICKET, ERIC. Serial Murderers and Their Victims. Belmont, California. 1997

– KELLEHER, MICHAEL D.; C.L. KELLEHER. Murder Most Rare. New York: Dell, 1998. – POLLAK, O. The criminality of women. University of Pennsylvania Press. 1950.

– RUTTER, M., GILLER, H. La conducta antisocial de los jóvenes. Cambridge University Press. Madrid. 2000.

35 Comments

  • Ana Barro dice:

    Medea:

    “En la mitología griega, Medea (del griego Μήδεια) era la hija de Eetes, rey de la Cólquida, y de la ninfa Idía. Era sacerdotisa de Hécate, a la que algunos consideran su madre y de la que se supone que aprendió los principios de la hechicería junto con su tía, la diosa y maga Circe. Así, Medea es el arquetipo de bruja o hechicera, y comparte su condición de mujer autónoma e inusual, contraria al prototipo ideal de la época, con Calipso y Circe, entre otras. Era, asimismo, nieta del dios Helios.

    Su personaje tendría una gran repercusión en generaciones posteriores, sobre todo de manos de autores trágicos de la talla deEurípides (Medea) y Séneca.

    Cuando Jasón y los argonautas llegaron a la Cólquida y reclamaron el vellocino de oro, el rey Eetes les prometió que se lo entregaría sólo si eran capaces de realizar ciertas tareas. En primer lugar Jasón tenía que uncir dos bueyes que exhalaban llamaradas de fuego por la boca y arar un campo con ellos. Una vez arado, debería sembrar en los surcos los dientes de dragón que Eetes le dio. Jasón aceptó las condiciones, a pesar de que salir airoso de la prueba le parecía imposible.

    Sin embargo Medea, traspasado su corazón por los dardos certeros de amor de Eros y aconsejada por su hermana (a cuyos hijos había salvado Jasón de perecer en la Isla de los Pájaros), visitó esa misma noche la tienda de Jasón y le proporcionó pociones y ungüentos mágicos, además de las instrucciones precisas para lograrlo. Invulnerable al fuego y poseedor de una fuerza sobrenatural, pudo el héroe someter a los bueyes y uncirlos al arado, roturando a continuación la porción de tierra acordada. Tras ello, y arrojados los dientes en los surcos, se retiró a observar cómo de cada diente surgía un soldado-esqueleto fuertemente armado. Después de esperar con paciencia a que se desarrollasen completamente un gran número de ellos, arrojó una enorme piedra entre los soldados, que no sabían quién la había arrojado, y lucharon encarnizadamente entre sí por hacerse con ella hasta la muerte. Finalmente, aún bajo los efectos de las pociones mágicas de Medea, Jasón acabó con los que quedaron en pie.

    Tras salir airoso de esta prueba, Eetes se enfadó sobremanera y se negó a cumplir su parte del trato. Guiados entonces por Medea, los argonautas llegaron al bosque donde se escondía el vellocino de oro. Allí, Medea exhortó a los presentes a evitar ser hipnotizados no mirando a los ojos a su guardián, una serpiente enorme que jamás dormía. Ayudada de unas hierbas especiales y sus propios poderes hipnóticos, Medea logró dormirla, permitiendo así que Jasón cogiera el preciado trofeo y pudieran todos regresar con él a su patria.

    La expedición de los argonautas partió entonces con la compañía de Medea ya que, sabedora de que su traición nunca sería perdonada y enamorada perdidamente de Jasón, había rogado a cambio de sus servicios poder huir con la expedición. Jasón no sólo había accedido, sino que le prometió hacerla su esposa, jurándole que le sería siempre fiel. Eetes mandó entonces a su hijo mayor Apsirto al frente de una gran flota a perseguirlos. Pero cuando logró al fin darles alcance, Jasón acordó con Apsirto entregar a Medea a cambio de poder continuar su viaje con el vellocino. Medea urdió entonces nuevamente una estratagema para que su hermanastro se presentase solo a la negociación, lo que aprovechó Jasón para asesinarle a traición y arrojar su cuerpo, en múltiples pedazos, al mar. El desconsolado Eetes tuvo que entretenerse recogiendo uno por uno los restos de su hijo, lo que dio ventaja a los argonautas para que pudieran escapar.

    Existen varias versiones acerca de la ruta que siguieron los argonautas a partir de entonces, ya que la versión que nos ha llegado se pone en duda al requerir un trayecto por tierra por media Europa (bien vadeando ríos navegables, bien arrastrando por tierra firme su nave Argos).
    Cuando llegaron a Tesalia, Medea profetizó que el timonel del Argos, Eufemo, reinaría sobre Libia. Esta profecía se materializaría posteriormente en Bato, descendiente de Eufemo.

    La boda con Jasón:

    Una vez purificados ante los dioses por Circe del crimen de Apsirto, en su morada de la isla Eea, los argonautas fueron interceptados por los colcos que les perseguían en Córcira(Corfú), donde se encontraban los héroes bajo la protección del Rey Alcínoo. Éste, tras discurrir una solución, decide entregar a Medea a los perseguidores sólo si conserva su doncellez, lo que le comunica en la intimidad de la alcoba a su esposa la reina Arete la noche previa al dictamen. Arete, cautivada por el encanto de Medea, da aviso de ello a los argonautas, que esa misma noche, en la cueva de Macris y sobre el propio vellocino, consumaron su matrimonio. De esta forma al día siguiente, cuando Alcinoo emitió su sentencia, los colcos no pudieron cumplir las órdenes de Eetes y frustrados se establecieron en la zona, temerosos de su venganza si volvían a la Cólquida a comunicarle la noticia”.

  • Ana Barro dice:

    2da parte de Medea:

    Talos y Tritón

    “Cuando los argonautas llegaron a Creta después de esperar a que Circe purificara a Medea por el asesinato de Apsirto y de atravesar el estrecho de Escila y Caribdis y sobrepasar los dominios de las sirenas, les fue imposible tomar tierra, pues la isla estaba custodiada por Talos, el gigante de bronce. Talos tenía una única vena que le llegaba desde el cuello al tobillo y que estaba rematada por un clavo que evitaba que se le saliese la sangre. Medea hizo beber al gigante una poción prometiéndole que le haría inmortal, pero que en realidad era un potente somnífero. Después le sacó el clavo y dejó que se desangrara, pudiendo así arribar a Creta.

    Finalmente, estando ya cerca de su destino, la ciudad de Yolco, unos vientos arrastraron al Argo hasta Libia, donde tras sufrir nuevas penalidades encontraron la fuente que Heracles hizo brotar de una patada cuando pasó por allí camino de completar una de sus tareas. Sólo gracias a Tritón, que arrastró la nave a mar abierto, pudieron al fin seguir su camino.

    La muerte de Pelias

    Mientras Jasón buscaba el vellocino de oro, Hera seguía maquinando su forma de vengarse del rey Pelias, al que odiaba profundamente. Utilizó artimañas para hacerle enamorarse de Medea, pues la diosa pensaba que esa terrible mujer lo acabaría matando tarde o temprano. Cuando Jasón y Medea llegaron a Yolco, Pelias se negó a entregarle el trono, a pesar de que habían traído el vellocino. Medea conspiró entonces para que fueran las propias hijas de Pelias las que acabasen con él: caracterizada como una anciana sacerdotisa hiperbórea de la diosa Artemisa les demostró que se podía rejuvenecer a un anciano cortando la garganta de un viejo carnero y sumergiéndolo en un caldero. Pero cuando las hijas de Pelias, exceptuando la menor de ellas, con la mejor intención, hicieron lo mismo con su padre, éste no sobrevivió.

    Abandono de Jasón

    A pesar de haberse librado ya de Pelias, los habitantes de Yolco aborrecieron el magnicidio y Jasón y Medea se vieron obligados a dejar Yolco partiendo hacia Corinto, llamados por los habitantes de esta ciudad sobre la que Medea pretendía tener derechos al trono. Allí Jasón acordó con el rey Creonte abandonar a Medea, a la que el rey pretendía expulsar de Corinto, para unirse a su hija la princesa Glauca. Medea entonces, arrastrada por los celos, envió a Glauca como regalo de bodas un manto de irresistible belleza. Cuando Glauca lo recibió de manos de la sirvienta de Medea se lo puso de inmediato, liberando la magia contenida en él que la convirtió en una tea llameante. Las llamas la consumieron totalmente a ella y a su padre, Creonte, que se abalanzó sobre ella con intención de salvarla. A continuación, y para hacer el máximo daño a Jasón, Medea mató a los dos hijos que habían tenido en común.[1] Otra versión afirma que Jasón había dejado a Medea por Creúsa, que parece ser la propia Glauca, a la que Medea regaló un vestido que al ponérselo se le pegaría al cuerpo y la mataría.

    En la tragedia de Eurípides, es Medea quien envía a sus dos hijos con el manto para Glauca. Medea sabía que matarían a sus hijos si los mandaba con el presente, pero sus deseos de venganza contra Jasón eran mayores que el amor por ellos.

    Los habitantes de Corinto, bien en venganza por la muerte de Creonte o bien decepcionados por el comportamiento de Medea, la apedrearon en el templo de Hera y la obligaron a abandonar la ciudad en el carro de serpientes aladas que le había regalado su abuelo Helios.

    Una versión de la historia narra que fueron ellos los que mataron a los hijos de Medea, como castigo por el hechizo que ésta había realizado a Glauca. Pero a su vez como castigo una epidemia fue acabando con todos los niños de la ciudad. Corinto no se libró de esta maldición hasta que por consejo del oráculo de Delfos hicieron sacrificios solemnes a los hijos de Medea, y obligaron a los suyos a guardar luto. Esto justificaría por qué los dirigentes de Corinto en el siglo V a. C. pagaron al dramaturgo Eurípides para que narrara la tragedia de Medea en Corinto atribuyéndole a la protagonista toda la lista de asesinatos y lavando así la imagen de la ciudad.] Esta manipulación acabaría, pues, con otras versiones que consideraban a Medea como una mujer virtuosa que no había cometido más pecado que profesar un profundo amor a su marido, que la abandonó injustamente.
    Medea y Heracles.

    Cuando Medea huyó de Corinto se propuso buscar a Heracles, pues éste le había prometido auxilio en el caso de que Jasón dejara de cumplir con su palabra. Lo encontró en Tebas, pero la furia de Hera lo había enloquecido. Medea lo curó con sus remedios. Sin embargo Euristeo apremiaba a Heracles para que cumpliera sus trabajos y Medea se resignó a que no sería ayudada por él.

    Medea en Atenas

    Tras errar por distintos lugares en busca de protección, Medea llegó a la ciudad de Atenas, cuyo rey, Egeo, no sólo le ofreció hospitalidad sino que se casó con ella con la esperanza de que sus hechicerías le permitieran concebir un hijo pese a lo avanzado de su edad. La hechicera cumplió sus expectativas, teniendo de él un hijo al que llamaron Medo.

    Cuando Teseo, el hijo secreto de Egeo, llegó a Atenas dispuesto a que su padre lo reconociera como heredero, Medea lo tomó como una amenaza al futuro de su hijo, e intentó envenenarlo. Pero Teseo la descubrió, y acusada de cometer horribles crímenes y de brujería, Medea tuvo que huir de nuevo, esta vez con su hijo.

    Medea en el destierro

    Tras huir precipitadamente de Atenas, Medea se refugió en Italia, donde enseñó a los nativos cómo encantar serpientes, y ellos la venerarían como diosa, con el nombre de Angitia

    Al pasar por Tesalia (región llamada así por su hijo Tésalo), Medea compitió con Tetis en un certamen de belleza que presidía Idomeneo, rey de Creta. De allí pasó a Fenicia, estableciéndose allí durante un tiempo. Por último pasó a Asia superior, donde se casó con uno de los reyes más poderosos del lugar, al que sucedió en el trono. Algunos autores afirman que fue éste, y no Egeo, el padre de Medo.

    Habiéndose enterado de que su padre Eetes había sido destronado por su propio hermano Perses, Medea y su hijo acudieron en su ayuda. Medo mató a Perses y el país recibiría en su honor el nombre de Media.

    Medea no murió, sino que se hizo inmortal y moró en los Campos Elíseos, donde dicen que se casó con Aquiles.

    En la mitología griega, Mérmero era el hijo de Jasón y Medea. Según la primera tradición, Mérmero y su hermano fueron asesinados en Corinto por su propia madre, para castigar a Jasón por su infidelidad. La segunda tradición cuenta que éste y su hermano Teres murieron apedreados por los corintios como represalia por haber sido los portadores de los regalos envenenados que su madre enviara a Glauco, hija del rey Creonte, y que esto causó la muerte de estos dos.

    Los dioses castigaron el crimen matando en sus cunas a todos los niños nacidos en Corinto, hasta que, consultado el oráculo, respondió que hicieran sacrificios en honor de los hijos de Medea, a los que además dedicaron una estatua representando el Miedo.

    Finalmente, la última tradición dice que Mérmero había sido desterrado a Corcira por el asesinato de Pelias, y después de esto murió acompañando a su padre en una cacería en Epiro, al ser atacado por una leona”.

  • Angela Caba dice:

    Ana, muy interesante el tema. Hay pocas publicaciones sobre las mujeres criminales. Gracias por compartir el mito de Medea, como ya han demostrado Freud y los psicoanalistas, son muy útiles para el estudio de la conducta humana… además de entretenidos!

  • Gloria Lucía García Alvarez dice:

    Creo que todavía nos falta mucho por conocer la mente humana en general. Los psicópatas, hombres o mujeres están ahí en nuestros entornos sociales y poco podemos hacer para prevenir sus conductas dañinas, criminales, asesinas. Hacen falta estudios más profundos que nos lleven a determinar la causa de estas tendencias y acciones y poder anticipar y corregir su curso antes que se llegue a los hechos tan dolorosos. Su artículo llama la atención a los estudiosos de la psicología y del derecho para afinar las investigaciones que lleven a perfilar mejor estas patologías. Gracias.

  • Lesbia Isabel Gonzalez Rodriguez 4-146-93 dice:

    Saludos Ana Barro, buen trabajo, gracias por el aporte

  • gustavo alvarez dice:

    Buen trabajo en un tema poco abordado. Me permito mencionar también que existen elementos a nivel biológico que incidirían en la menor presencia femenina en delitos de sangre, amén de la variable cultural que marca más fuertemente en forma negativa toda expresión física de hostilidad de la mujer, lo cual en cierta forma inhibe la expresión de esa conducta.
    Un saludo a la autora

    • Mónica Di Nubila dice:

      Así es, hay condicionantes biológicos, psicológicos, sociales y “culturales” que inciden en las diferencias de los comportamientos en las conductas delictivas según los autores sean hombres o mujeres.
      En general, los asesinatos provocados por mujeres son con planes mas elaborados y en teoría mas premeditados…quizá la única forma de obtener el objetivo que se plantean. De alguna manera tienen que contrarrestar la diferencia de fuerza física, etc.

      Sería interesante profundizar en las influencias sociales, en su aspecto evolutivo.

  • Carolina dice:

    Muy interesante el tema

  • Krisha De Lora dice:

    En los casos en que el asesinato se da con violencia..¿Cree usted que siempre hay una enfermedad mental en estas mujeres asesinas?

  • Felix zavaleta dice:

    Buen trabajo ana es muy orientador y explicativo saludos cordiales

  • Ana Barro dice:

    Agradezco a cada uno de ustedes por sus comentarios. A la brevedad le estaré enviando más información por este medio. Saludos cordiales.

  • Felix zavaleta dice:

    Existen estudios en america latina sobre casos de envenenamiento realizados por mujeres con este perfil y si el porcentaje es significativo como lo plantean

  • Alma Delia Soto Acosta dice:

    Interesante el trabajo que realizó la autora, también es necesario mencionar que a diferencia de los hombres, a la mujer se le sataniza más y las penas legales son más duras, por que aún existe el paradigma de rompieron con el prototipo de ser dóciles y sin fuerza, sobre todo aquí en México, a la mujer que comete un delito se le olvida y se le aisla, sin ver más allá de los motivos.

    • Mónica Di Nubila dice:

      Quizá la mayor penalización a las mujeres, provenga del hecho que los tipos penales de perfilan a partir de patrones masculinos.

      Por ej. el agravante de premeditación, no el de mas fuerza física. Las mujeres para contrarrestar la desproporción de la fuerza física tienen que recurrir a una estrategia..y configuran el agravante de premeditación, sin la existencia del cual, seguramente sería imposible la comisión del delito.

  • BELISARIO VALBUENA dice:

    Muy buen tema sobre el que no se ha escrito aún lo suficiente para su comprensión.

  • Flora M. dice:

    Buen día Ana Barro. Veo que los estudios enfatizan mucho que estas mujeres, organizan, planifican y ejecutan hábilmente sus crímenes, sin dar la cara y que, desde que establecen círculos de amistades pueden llegar a elegir a su víctima inclusive por venganza, pero se pueden hacer tan amigas, que nunca se les sospecha de crímenes que no tienen muchas veces explicaciones y me atrevo a decir, que expresan dolor ante tal acontecimiento pero sin sentirlo ni tampoco el remordimiento.
    Le pregunto Ana si esa persona también comparte rasgos disociales desde su juventud y si necesariamente deben provenir de hogares disfuncionales? Gracias.

  • Itzel Camarena dice:

    Hay situaciones de tipo social, que al ser tratadas de forma preventiva en algunas de estas mujeres, podrian quiza disminuir conductas tendientes a este tipo de delito. Dicha prevencion deberia enfocarse hacia politicas sociales.

  • Itzel Camarena dice:

    Quiza seria positivo implementar prevencion primaria social en estas mujeres, a fin de disminuir este tipo de delito. Este tipo de intervencion seria de mayor impacto si se asumen como politicas de Estado.

  • Gonzalo Gomez dice:

    buen tema y bien abordado, seria bueno profundizar en el tema de los hogares.

  • Melody Dorman dice:

    Muy interesante su intervención con respecto al tema, lo cual nos permite hacer ciertas comparaciones puntuales de la ejecución del delito entre hombres y mujeres. Resaltar factores como madurez, adaptación y alta organización como preponderantes en el perfil de la mujer asesina. esos factores contribuyen a que sus actuaciones sean realizadas por sí solas y una minuciosa atención en los detalles.

  • Yoder Rivadeneira Díaz dice:

    Tema muy bien abordado. Sería bueno tener un criterio sobre la incidencia socio cultural en las familias de las provienen las mujeres con este perfil. Felicitaciones

  • Carlos Ivan Sanchez dice:

    el tema de mujeres asesinas, me parece muy interesante su abordaje, ya que en principio pareciere, lo mismo que sucede con los hombres asesino. sin embargo, no es lo mismo, como bien apunta Ana Barro, en su excelente exposición, donde hace un recuento histórico, el “mudus operandi” típico de las mujeres asesinas, así como las clasificaciones que se han realizado respecto de este tema.

  • Elizabeth Cajiao dice:

    1. En que rango de edad las mujeres cometen mas asesinatos?.

    2. Cuales son los delitos mas frecuentes que las mujeres cometen en la sociedad?

  • Ana Barro dice:

    Elizabeth gracias por leer la disertación. La mayoría de los autores consideran que las edades de las asesinas seriales oscilan entre los 14 y 57 años, encontrándose que cerca de los 30 años es la edad de comienzo de sus asesinatos.

    En su obra “Las Malas Muchachas Lo hacen: una enciclopedia de asesinos femeninos”, su autor Newton realiza un estudio cuidadoso sobre 183 asesinas femeninas, llegando a encontrar que el 70% de los casos son asesinas seriales. También considera que tienen un perfil distinto al de los asesinos. En su estudio encontró que:

    • 45% asesinaron a miembros de su familia.
    • 26% asesinaron a conocidos.
    • 10% asesinaron a personas que estaban cuidando por ejemplo: pacientes, ancianos.
    • 11% asesinaron a extranjeros.

  • jaquelen tuñon dice:

    Super interesante su aporte con este tema. Llama mucho la atención los cambios criminologicos y en muchas otras áreas que se están dando hoy día. Es de gran ayuda conocer el perfil criminologico de estas mujeres con el fin de poder lograr minimizar este tipo de actores de crímenes.

  • ALAN CHAMBERS dice:

    Felicitaciones por la iniciativa de este tema en el sexo femenino. Me sirve de estimulo para investigar casos de este tipo que se hayan dado en mi país Panamá.Una pregunta:tiene conocimiento de algún caso de este tipo con psicopatología susceptible de inimputabilidad y en caso afirmativo cuál patología?

  • David Carrera dice:

    Excelente su abordaje Ana Barro, me trajo a colación el libro de Marisa Grinstein de Mujeres Asesinas, que en aquel entonces sólo lo leí por referencia.

    En su experiencia cuál sería el factor principal que incide en las asesinas femeninas?

  • Ana Barro dice:

    Gracias Alan y David por sus comentarios.

    Para explicar mejor el tema de los Asesinos Seriales Femeninas es importar abordar los perfiles criminológicos, ya que es de suma importancia porque nos permite conocer y abordarlo en la actualidad.

    Recomiendo documental de Yiya Murano y también leer el caso de las Hermanas Papin, donde la patología llevan a estas hermanas a matar a sus patronas.

    El ambiente familiar de estas mujeres muestran que provienen de hogares disfuncionales con ausencia de alguna de las figuras sean maternas o paternas. También hay falta de vínculos afectivos que son significativos y positivos para cualquier humano. La relación familiar muestra conflictos e inestabilidad emocional así como la presencia de abuso físico y verbal.

  • Jaime Alberto Echeverri Vera dice:

    Excelente ponencia Dra. Barro!!
    Gracias por compartirla.
    Felicitaciones!!!

  • Dr. Carlos Ruiz dice:

    interesante trabajo… gracias

  • Ana Barro dice:

    Gracias Jaime y Dr. Ruiz por sus comentarios. Saludos

  • Madeline Bredwood dice:

    Excelente su disertación sobre las asesinas seriales femeninas.
    Una consulta:
    Se tiene una estadística sobre cuales son los delitos mas comunes cometidos por estas mujeres?
    Se han estudiado casos de mujeres que cometen estos delitos por influencia o persuasión de sus parejas sentimentales?

    Muchas gracias.!

  • Ana Barro dice:

    Madeline gracias por tu comentario.

    En el estudio realizado por diferentes autores en las asesinas seriales femeninas confirman que las motivaciones son el dinero, el placer y la venganza.

  • Cleta Antonia Torres Pérez dice:

    Me uno a los comentarios de los asistentes a este Congreso en el sentido de que, el tema toca de manera particular y hondo las diferencias de género aun y con las múltiples causales que puedan considerarse, sin duda el tema es un parte aguas en este
    Congreso. GRACIAS!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *