FILICIDA PSICÓPATA. EVALUACIÓN FORENSE

ANA CALZADA REYES

Resumen

Filicidio es la muerte dada por un padre o una madre a su hijo, situación que genera gran impacto y múltiples repercusiones sociales. Se presentan un caso de una mujer de 30 años de edad, psicópata, que fue evaluada en el Instituto de Medicina Legal en La Habana por ser autora de la muerte de su hijo. Se muestran resultados de evaluación neuropsicológica, exámenes electrofisiológicos, psicofisiológicos y resumen de la evaluación psiquiátrica realizada. Se recomienda unificar estas evaluaciones, para incrementar la objetividad de los diagnósticos emitidos por peritos.

Palabras claves. Filicidio, psicopatía, evaluación forense

Introducción

Los profesionales dedicados a las ciencias forenses se enfrentan día a día a situaciones complejas y de gran impacto social. Uno de los delitos que tienen mayor trascendencia es el Filicidio.

La palabra Filicidio proviene del latín filius, hijo, y cidium, cide, matar y este término se define como “muerte dada por un padre o una madre a su hijo”. Se categoriza como neonaticidio la muerte de un hijo en las primeras 24 horas, e infanticidio cuando el niño tiene entre 1 día y 1 año (Bourget, Grace y Whitehurst 2007). En general, filicidio queda reservado para niños con rangos de edades entre 1 y 18 años, subdividiéndose en tipo temprano cuando incluye las edades de 1 a 12 años y tipo tardío más de 13 años (Bourget, Grace y Whitehurst 2007).

Desde las sociedades más antiguas se describen reportes relacionados con este tipo de hechos (Raskovsky 1981;  Aray 1986). Las causas para provocar la muerte a los hijos han sido muy diversas a lo largo de la historia, y han incluido desde considerarlo un método de control de la población, ilegitimidad del hijo, incapacidad de la madre para hacerse cargo del cuidado del menor, presencia de malformaciones congénitas, y las supersticiones y rituales de sacrificio (Raskovsky, 1981; Aray ,1986). No obstante, esta situación continúa generando gran impacto y múltiples repercusiones sociales. El filicidio no siempre se asocia a enfermedad mental, aunque la ocurrencia de trastornos psicóticos y afectivos en el puerperio se ha asociado a algunos casos. Este delito, afortunadamente, es poco frecuente en nuestro país y en general en todo el mundo (Stanton y Simpson, 2002; Jason, Gilliland y Tyler, 1983)

La psicopatía se asocia a conducta criminal y se ha desarrollado una escala de evaluación por Robert Hare (la escala de psicopatía), que permite identificar este trastorno y que en estos momentos se aplica a nivel internacional (Hare, 2003). En el ámbito interpersonal los psicópatas son caracterizados como superficiales, insensibles, arrogantes, presuntuosos, dominantes y manipuladores; en cuanto a sus afectos se caracterizan por ser irritables, carentes de remordimientos y empatía e incapaces de establecer vínculos emocionales profundos. Su estilo de vida se define como socialmente desviado, e incluye comportamientos impulsivos e irresponsables y una tendencia a ignorar o violar las convenciones o normas sociales. Dados estos rasgos, los psicópatas poseen un alto riesgo de ser violentos. La prevalencia de dicho trastorno se reporta en el 1% de la población general y entre el 15 y 25% en la penal (Hare, 2003).

A pesar de ser un trastorno ampliamente estudiado, existen escasos reportes en la literatura que evalúen su presencia en autores de filicidio (West, 2007). Sin embargo, rasgos distintivos de este trastorno, como el egocentrismo y la pérdida de empatía, pueden estar relacionados con el acto de ocasionar la muerte a los propios hijos.

Si se pretende una aproximación científica en el estudio de la conducta de un autor de filicidio a los mecanismos desencadenantes, resulta indispensable un acercamiento multifactorial. Los avances de diversas ramas del conocimiento, que incluyen a las neurociencias, están permitiendo este propósito. En el presente capítulo se presenta un análisis de la evaluación desde el punto de vista forense de 1 acusada que provocó la muerte a su hijo. Se describen resultados de evaluación psiquiátrica, neurofisiológica y neuropsicológica en este caso presentado.

Breve aproximación histórica al fenómeno del filicidio

En las documentaciones históricas más antiguas (leyendas y mitos primitivos), se señala la universalidad del sacrificio filial. En el mito griego de Edipo Rey, este es condenado a morir por sus propios padres. Un mito griego menos conocido es la leyenda de Medea, quien para vengarse de la infidelidad de su esposo mata a su rival y a sus dos hijos como acto de odio pasional. En Medea pudieron más sus deseos de venganza contra su esposo Jasón, que el amor de madre.

En la mitología helénica-romana, Saturno, hijo menor de Coelus (el Cielo) y de la antigua Tellus (la Tierra), obtiene de su hermano mayor Titán (tras derrocar al padre) el favor de reinar en su lugar. Titán pone una condición: que Saturno debía matar a toda su descendencia, para que la sucesión del trono se reservase a sus propios hijos. El mito refiere que Saturno, casado con Ops (Rea) tuvo varios hijos, a los que devoró ávidamente, cumpliendo con lo pactado entre hermanos. Él sabía que algún día sería destronado por uno de sus hijos, por lo que le exigía a su esposa que le diese a los recién nacidos para asesinarlos. Ops logra salvar a Júpiter, quien en la adultez hace la guerra a su padre, lo derrota y expulsa del cielo. La dinastía de Saturno perduró en detrimento de la de Titán (West, 2007).

Desde épocas remotas, el asesinato de los hijos ha acontecido como parte de ritos primitivos, donde se ofrecía la vida de un hijo a un determinado Dios; pasando por modalidades más atenuadas de filicidio como la mutilación parcial de los genitales (circuncisión), con pretextos religiosos. En Roma, el patriarca familiar podía decidir si el niño era conservado y criado, o dejarlo expuesto a la muerte; en las doce tablas de la ley romana, obligaban a este a dejar morir al hijo visiblemente deforme. Aunque el infanticidio se convirtió en delito en la ley romana en el año 374 d.C., los infanticidas raramente eran juzgados. Una práctica relatada en el textos romanos anteriormente mencionado, era untar el seno de la madre con residuos de opio y así el bebé lactante moriría sin causa externa aparente (West, 2007).

Múltiples han sido los casos de crímenes de esta índole que han dejado su huella sangrienta en la historia, como fue la estela de terror que dejó tras su paso Gesche Margarethe Timm, conocida popularmente como “el ángel de la muerte de Bremen”: alemana, asesina en serie, que entre 1813 y 1827 asesinó con arsénico a 15 personas, todas familiares y amigos cercanos, entre los que se encontraban sus tres de sus hijos.

Un caso con gran repercusión internacional fue el de Francisca Rojas de Caraballo, tradicionalmente considerada en la ciencia criminalística como la primera persona en el mundo condenada por la evidencia confirmada de sus propias huellas digitales. El 29 de junio de 1892, Rojas, de 27 años de edad, asesinó brutalmente a sus dos hijos (de seis y cuatro años), en la República Argentina.

Otro hecho que provocó interés ocurrió alrededor de Belle Sorenson Gunness, nacida en Noruega y residente en los Estados Unidos. Ella presumiblemente mató a sus cinco hijos biológicos, su hija adoptiva, los dos maridos, a una hija, o tal vez a dos, de su segundo esposo, y a una treintena de obreros agrícolas que trabajaban en su granja. El 28 de abril de 1908, un incendio terminó con su casa y entre las ruinas fueron encontrados los cuerpos de varios de sus hijos, junto al de una mujer decapitada, que se identificó como Gunnes. En la actualidad persisten las dudas al respecto (West, 2007; Koenen y Thompson, 2008).

Otro ejemplo a fines del siglo XIX fue el proceso contra Jeanne Weber, conocida asesina en serie francesa, denominada por el público como “la ogro de la Goutte d’Or”, la cual asfixió a ocho infantes, incluidos sus hijos. Protagonizó uno de los procesos judiciales más impresionantes de la Francia de su época. Terminó con su vida en 1910 internada en una institución para enfermos mentales.

Un filicidio notorio fue el del cantante Marvin Gaye, asesinado por su padre el 1 de abril de 1984, la víspera de su 45 cumpleaños.

En México, un caso llamativo fue el de Claudia Mijangos, joven de 33 años que asesinó a sus tres hijos, apuñalados en un cuadro psicótico en el cual escuchaba  voces que le ordenaban a hacerlo.

Pero quizás el filicidio más famoso y terrible de todos, ocurrió en el Berlín de los últimos días de la Alemania nazi, protagonizado por Johanna María Magdalena Ritschel, esposa del ministro de propaganda Joseph Goebbels. El 1 de mayo de1945, tras la muerte de Hitler, y terminar este régimen, el matrimonio se suicidó, pero antes, mataron a sus seis hijos (Ferrer, 2012).

Psicópatas

Dentro de los individuos violentos existe un subgrupo que caracteriza a un tipo de personalidad compleja, que generalmente puede acompañarse de actividades antisociales cuyo inició es a edad temprana, continuando con estas acciones durante una gran parte de su vida, que son los denominados psicópatas.

Breve aproximación histórica a la psicopatía

Entre el siglo XVIII y el XIX cuando comienzan los aportes más notables de la concepción que luego adquiriría significación propia, es decir las “psicopatías” o “trastornos de personalidad”.

Philippe Pinel quien fue el primero de los clínicos en merecer el nombre de psiquiatra, en 1809 publica su “Traité de la mente” donde describe una forma clínica novedosa de enfermedad mental que denomina “manía razonante” caracterizada porque el paciente no es un “enfermo de la inteligencia” y sí, de sus “instintos” que lo tornan en su conducta con un accionar maligno respecto de las personas y de los animales (Magro y Sánchez, 2005).

James Cowles Pritchard (1786−1861) es el primero que en su obra famosa “Treatise on insanity and other disorders affecting the mind”, menciona y describe la famosa “locura moral” , refiriéndose a aquellos sujetos cuya moral o principios de conducta están fuertemente pervertidos o depravados, siendo incapaces de conducirse con decencia y propiedad en los quehaceres de la vida.

César Lombroso se afirma en este nuevo concepto psicopatológico para proclamar su teoría criminológica del “hombre delincuente”.

En 1904 Kraepelin, crea la denominación “personalidad psicopática” y las diferencia de los “estados psicopáticos”. Estos últimos comprendían la nerviosidad, la excitación y depresión constitucional, la locura obsesiva y las aberraciones sexuales (Magro y Sánchez, 2005).

  1. Cleckley, en su tratado “La máscara de sanidad” (1941) presenta un perfil de la psicopatía, determinando 16 rasgos que consideraba más significativos del trastorno y que son los siguientes: encanto externo y notable inteligencia, ausencia de alucinaciones y de otras alteraciones del pensamiento irracional, ausencia de “nerviosismo” o de reacciones neuróticas, indigno de confianza, mentiras e insinceridad, falta de sentimientos de culpabilidad y de vergüenza, conducta antisocial sin aparente remordimiento, razonamiento insuficientemente y falta de capacidad para aprender de la experiencia, egocentrismo patológico e incapacidad para amar, gran pobreza de reacciones afectivas primordiales, pérdida específica de intuición, irresponsabilidad en las relaciones interpersonales corrientes, comportamiento fantástico y poco recomendable por lo que respecta a la bebida, e incluso enajenado en algunas ocasiones, amenazas de suicidio raramente cumplidas (Magro y Sánchez, 2005).

Henri Ey en su “Tratado de Psiquiatría” de 1965 incluye a las personalidades psicopáticas dentro del capítulo de las enfermedades mentales crónicas, que considera como un desequilibrio psíquico acentuando en él, las anomalías caracterológicas de la personalidad. Refiere que el denominador común reconocido por la literatura psiquiátrica contemporánea es “la antisociabilidad y su impulsividad”.

L.C. Kolb, en 1976, en su “Tratado de Psiquiatría Clínica Moderna”, señala que en los trastornos de personalidad se dan variantes que van desde la inflexibilidad de la personalidad o su especial vulnerabilidad ante determinadas causas de stress, y las dificultades en la adaptación sexual y social que resultan evidentes y aparecen en forma repetida a lo largo de la vida, a pesar de que el individuo posee una capacidad intelectual adecuada (Magro y Sánchez, 2005).

En la actualidad con el desarrollo de la escala de psicopatía (Hare, 2003), se ha avanzado en la identificación de este trastorno a nivel internacional en diversos contextos.

Evaluación clinimétrica

La clinimetría es la rama básica de la medicina que se encarga de la identificación, especificación y medición del fenómeno clínico humano (García, Alvarenga y Ponce, 2000), incluidos los diferentes elementos que componen la relación entre el médico y el paciente. A las herramientas utilizadas en la medición de este fenómeno se les denomina índices o instrumentos clinimétricos.

Presentamos una breve explicación de 4 escalas que se utilizan en la evaluación de autores de filicidio en Cuba en el departamento de psiquiatría forense del Instituto de Medicina Legal.

Escala de agresividad de Buss y Perry (The Aggression Questionnaire; Buss y Perry, 2002) Este instrumento evalúa cuatro formas de la conducta agresiva: agresividad física, agresividad verbal, ira y hostilidad. Brinda cinco posibles respuestas que se califican de 1 a 5 puntos, y que oscilan desde “no me caracteriza” hasta “me caracteriza totalmente”. La escala se califica de forma inversa, es decir, cuanta más alta sea la puntuación del individuo, menos agresivo será. El punto de corte es 77 puntos.

Escala de autoestima de Ronserberg (The Selfesteem Scale; Rosenberg, 1989) constituye una de las escalas más utilizadas para la medición global de la autoestima, e incluye diez ítems cuyos contenidos se centran en los sentimientos de respeto y aceptación de sí mismo/a. La mitad de los ítems están enunciados positivamente y la otra mitad negativamente. La calificación se estructura de 1 a 3 puntos, donde 1 punto refiere “total desacuerdo”, 2 puntos “parcialmente de acuerdo” y 3 puntos “totalmente de acuerdo”. La puntuación oscila entre 10 y 30 puntos.

Escala de control de impulsos Ramón y Cajal (ECIR y C; Ramos, Gutiérrez y Saiz, 2002) es un instrumento de autoevaluación que califica la conducta impulsiva en un rango de 1 a 4 puntos. La puntuación se estructura de la siguiente forma: “siempre” 3 puntos, “a veces” 2 puntos, “casi nunca” 1 punto y “nunca” 0 puntos. La puntuación total oscila entre 0 y 60 puntos.

La escala de psicopatía (PCL-R; Hare 2003) está compuesta por 20 ítems y para obtener un diagnóstico fiable el entrevistador utiliza varias fuentes de información: realiza una entrevista semiestructurada al sujeto en cuestión, revisa su historial y sus antecedentes psiquiátricos y criminales, entrevista a sus familiares y a personas de su entorno, y observa su comportamiento. Cada uno de los 20 ítems recibe una puntuación en una escala de 3 puntos (0, 1 y 2), dependiendo de su aplicabilidad al entrevistado. La puntuación total puede variar entre 0 y 40 puntos, y refleja la medida en que el sujeto encaja en el perfil del prototipo del psicópata; 30 puntos constituyen el límite para la psicopatía6.

16 PF para evaluar la personalidad. El 16 PF es un cuestionario que evalúa la personalidad, el estilo característico de pensamiento, percepción y acción de una persona durante un tiempo relativamente largo y ante una amplia gama de situaciones diferentes, a través de 16 rasgos o factores. Estos rasgos de personalidad se manifiestan en un grupo de actitudes, preferencias, reacciones sociales y emocionales, así como en hábitos11. Los 16 rasgos que evalúa la prueba son: expresividad emocional (A), inteligencia (B), estabilidad emocional (C), dominancia (E), impulsividad (F), apego a las normas sociales (G), sociabilidad (H), emotividad (I), confianza (L), actitud cognitiva (M), sutileza (N), seguridad en sí mismo (O), conservadurismo (Q1), autosuficiencia (Q2), autocontrol (Q3) y ansiedad (Q4) (Cattell, Eber y Tatsuoka, 1980).

Evaluación neurofisiológica

El EEG es el registro gráfico de la actividad eléctrica espontánea, que se genera en la corteza cerebral (Hughes, 1994; Niedermeyer, 2005)

El origen principal de la actividad electroencefalográfica, lo constituyen los potenciales locales de las dendritas apicales de las células piramidales, localizadas en las capas más superficiales de la corteza cerebral. El EEG posee una alta resolución temporal (<1 milisegundo) y su resolución espacial es baja.

Metodología utilizada para el registro del EEG en los casos que se prese

Se registró un electroencefalograma (EEG) en condiciones basales en estado de vigilia, utilizando el equipo Medicid V y el programa Track Walker (Neuronic, S.A., Cuba), en el Laboratorio de Neurofisiología Clínica de la institución. Se registraron 3 minutos con los ojos cerrados, 2 minutos con los ojos abiertos, 3 minutos durante la hiperventilación y 2 minutos de recuperación. Se seleccionaron de 20 a 24 ventanas del estado de ojos cerrados, libres de artefactos, y se procedió al análisis cuantitativo del EEG en comparación con individuos de su misma edad y sexo que forman parte de la base de datos normativa cubana.

Se calculó el espectro de frecuencia en cada una de las derivaciones y luego las medidas espectrales de banda ancha; el poder absoluto (PA), que representa la energía que contiene todo el EEG (PA total) o la contenida en una banda de frecuencia particular (delta,theta, alfa y beta); el poder relativo (PR), que no es más que la contribución de cada banda del EEG a la energía total del espectro; y la frecuencia media (FM),que se corresponde con los valores de frecuencia (en Hz) que constituyen el “centro de gravedad”, ya sea de una banda o bien de la totalidad del espectro. Se estimaron los generadores de la actividad lenta en la banda de frecuencia theta, utilizando el programa Localizador de Fuentes (Neuronic, S.A., Cuba) y el modelo bayesiano promediado (Trujillo-Barreto, Aubert-Vazquez y Valdes-Sosa, 2004 ), el cual permite encontrar la densidad de corriente primaria dentro del cerebro, sin estar condicionada en el modelo asumido

Evaluación psicofisiológica

Las técnicas psicofisiológicas estudian científicamente la relación del cerebro con el comportamiento, a partir de la medición de eventos fisiológicos revelados y observables y de cómo se relacionan estos eventos con los procesos cognoscitivos, emocionales y conductuales.

Existen distintas formas de medir el componente fisiológico de la emoción, pero una gran mayoría de los investigadores para analizar el componente fisiológico de una emoción determinada, se centran en el estudio de los correlatos fisiológicos debidos a la actividad del sistema nervioso vegetativo o somático. A través de los registros fisiológicos se pueden objetivar los cambios orgánicos en las respuestas bioléctricas que subyacen a la actividad psicológica en determinadas situaciones, para poder establecer las relaciones existentes entre los factores fisiológicos y psicológicos. Las más utilizadas son la actividad electrodérmica (resistencia y conductancia), la frecuencia cardíaca y la respiración.

Existen pocos instrumentos que evalúen de forma general la experiencia emocional ya que desde la comunidad científica se ha optado por diseñar instrumentos de medida para cada una de las emociones. Uno de ellos es el Sistema Internacional de Imágenes afectivas (International Affective Picture System, IAPS; Lang , Bradley y Cuthbert, 1997). El IAPS contiene imágenes con capacidad para evocar emociones y este instrumento facilita enormemente las tareas de selección y control de los estímulos. Cada imagen del IAPS posee un valor que ha sido normalizado en las dimensiones bipolares de valencia afectiva (con un rango que va desde lo agradable a lo desagradable) y el arousal o activación (cuyo rango oscila entre la excitación y la calma).

Metodología utilizada en la evaluación del caso

Se registró la respuesta simpática de la piel utilizando un diseño experimental conformado por 16 imágenes neutras obtenidas a partir de imágenes estandarizadas del Sistema Internacional de Imágenes Afectivas y seis imágenes con contenido desagradable relacionado con niños pequeños.

El experimento fue diseñado con el programa Mindtracer (Neuronic, S.A., Cuba). Cada estímulo tenía una duración de 2000 milisegundos y el intervalo entre estímulos fue de 200.000 milisegundos. El registro se realizó con el equipo BioDerm Modelo 2701 y dos electrodos que se colocaron en la falange media de los dedos índice y medio de la mano dominante.

Este tipo de evaluación forma parte de un nuevo método para el estudio experimental de las emociones. Tiene la ventaja de emplear estímulos que pueden ser fácilmente presentados en contextos de laboratorio, tanto en formato analógico como digitalizado, permitiendo el control preciso de su momento y tiempo de exposición.

Batería de pruebas neuropsicológicas computarizadas

La evaluación neuropsicológica es un conjunto de observaciones cuanti y cualitativas de las funciones psicológicas superiores. Es una herramienta que ayuda para el diagnóstico neurológico y neuropsiquiátrico.

En este capítulo vamos a referirnos brevemente a las pruebas incluidas en la batería frontal desarrollada en el Centro de Neurociencias de Cuba.

Región Dorsolateral

Funciones Ejecutivas  

Prueba de Clasificación de Cartas o Wisconsin Card Sorting Test:

Se le presenta al sujeto un paquete de cartas que deben ser asignadas, una cada vez, a una de 4 categorías o clases predeterminadas, pero cuyo valor cambia cada cierto número de ensayos, lo cual resulta desconocido para el sujeto.

Cada carta del paquete posee 3 atributos:

  1. Color de las figuras: rojo, verde, amarillo y azul.
  2. Tipo de figura: triángulo, estrella, cruz y círculo.
  3. Cantidad de figuras: desde 1 hasta 4 figuras.

En cada ensayo, el sujeto deberá asignar la carta correspondiente. Si el criterio de clasificación válido, coincide con la asignación del sujeto, recibe de inmediato la información de “correcto”. De lo contrario, recibirá la información de “incorrecto”.

El criterio de clasificación válido cambia periódicamente (cuando el sujeto completa 10 selecciones consecutivas) según un principio que el sujeto debe descubrir a partir de la información que se le suministra después de cada ensayo.

La tarea evalúa aspectos de los procesos de solución de problemas que van más allá del simple éxito o fracaso (Heaton, 1981), es una tarea para explorar la “flexibilidad” en el cambio de estrategias cognitivas.

Fluidez Verbal Semántica y Fonológica: es una tarea que evalúa la capacidad del sujeto para buscar palabras en su memoria. Es considerada como una prueba de producción verbal controlada y programada. En la tarea de fluidez semántica el sujeto debe nombrar todos los animales que conozca en un tiempo breve (1 min). En la tarea de fluidez fonológica debe nombrar todas las palabras que recuerde que empiezan con la letra ‘p’ (en 1 min).

Región Ventrolateral

Respuesta de Inversión:

La extinción y la respuesta de inversión son nombres dados a formas específicas de variantes de tareas donde los participantes tienen que aprender a controlar o cambiar su respuesta conductual, cuando descubren que su respuesta original a un estímulo ya no es recompensada y en cambio comienza a ser castigada.

 

Tarea de Señal de parada (Stop Signal Task)

La Tarea de Señal de parada (Stop Signal Task) examina la capacidad de un individuo para detener una respuesta motora preponderante y es utilizada para evaluar el control inhibitorio, facilitando la estimación de la latencia de los procesos inhibitorios.

El sujeto debe identificar siempre el sentido de la flecha e inhibir su respuesta lo más rápido posible, en los casos en que escuche un tono posterior a la presentación de la flecha.

El control inhibitorio depende del tiempo de respuesta Go, la variabilidad dentro del sujeto del tiempo de respuesta Go, y del tiempo de reacción a la señal de parada (SSRT). SSRT es la variable de ejecución primaria, indicando la velocidad del proceso inhibitorio.

Esta tarea también evalúa el adecuado funcionamiento de la corteza orbitofrontal.

Región Ventromedial

Prueba de Stroop o de Solución de Conflictos:

La tarea evalúa la capacidad de conservación de un patrón de comportamiento a pesar de la interferencia de factores contextuales. Mide la capacidad para tomar decisiones en presencia de información contradictoria. Ofrece una medida de la integridad de las funciones de los lóbulos frontales y en tanto demanda operaciones de nominación y lectura, es sensible a trastornos de las funciones verbales. En la versión clásica, los estímulos son palabras que designan nombres de colores comunes. Cada palabra presentada varía tanto en el nombre del color que designa (rojo, amarillo, verde, etc.) como en el color con que aparece impresa.

El efecto Stroop se revela en el hecho de que bajo la condición de leer la palabra (significado), los sujetos son muy eficientes en ignorar el color mientras que, en la condición de ignorar el significado (nominar el color), se produce una marcada interferencia de la tendencia a nombrar la palabra y aun cuando esto se logra, el tiempo de nominación del color es siempre mucho mayor que el tiempo de lectura de la palabra.

Amígdala: Procesamiento Emocional

Reconocimiento de Expresiones Emocionales:

La capacidad para reconocer el significado emocional de las expresiones faciales es un criterio básico del estado de adaptación de un sujeto.

Esta prueba evalúa la capacidad de un sujeto de reconocer las expresiones faciales, midiendo el umbral de reconocimiento de un conjunto de emociones (sensibilidad). En ella se muestran una serie de fotos que varían gradualmente desde la expresión neutra por la que se empieza hasta la emoción estudiada (21 pasos). La habilidad en reconocer la emoción se mide por el número de pasos necesarios antes de que se identifique la emoción. Las expresiones utilizadas fueron: ira, tristeza, asco y miedo

Presentación del caso

Se trata de una mujer de 30 años de edad, que refiere que fue una hija no deseada ni planificada, pues confundieron el embarazo de su mamá con un fibroma. Procede de una provincia oriental de Cuba, aunque desde los 7 años vino a vivir a la capital del país.

Explica que no recibió mucha atención ni afecto durante su infancia, pues su padre casi siempre estaba ausente porque era militar, su mamá trabajaba y sus hermanas mayores estaban estudiando “no se en que tiempo me atendían”. Cursó estudios hasta alcanzar 12 grado en escuela de formación militar, sin dificultades académicas, ni de disciplina. Comenzó una Ingeniería en Tanques, pero la dejó porque “no aguantaba el rigor de la escuela, evadía sus responsabilidades y tenía problemas con los superiores”. Logró terminar un Técnico Medio en esta especialidad, pero también lo concluyó con dificultades de disciplina. Trabajo siempre como militar. Describe varias relaciones de pareja de violencia y maltrato hacia ella, incluso con el padre de su hijo, de quien se había separado hacía 6 meses; alega además que “tuvo a la víctima porque no pudo sacárselo, pues se había hecho muchas interrupciones de embarazo, pero realmente él no fue un hijo deseado ni planificado”. En el momento del hecho mantenía una relación de pareja con un compañero de trabajo, que era su chofer y ¨de quien venía sospechando que maltrataba a su hijo¨, aunque nunca tomó ninguna conducta en relación con esto, ¨tampoco con las personas del Círculo Infantil, donde ella pensaba que golpeaban al niño hasta el punto de que en una ocasión necesitó atención, tratamiento y realización de estudios imagenológicos por un trauma de cráneo¨. Se revisó certificado de reconocimiento por ingestión de alcohol con fecha del día del hecho, que arrojó como resultado aliento etílico pero no estado de embriaguez.

Sobre el hecho: Refirió que ese día había recibido un ascenso de su grado militar y después de salir de la actividad del trabajo recogió al niño que estaba con el papá y de allí siguió para la casa con José (que era su pareja) y con Javier, un amigo de este. Se tomó unos tragos y como a las 9 de la noche se fue a dormir. No recuerda cómo llegó al cuarto, luego sabe que escuchó un ruido y se despertó porque José le dijo “que el niño se había caído en el baño”, a lo que le contestó que corriera para el hospital porque “vio al niño agonizando”, ella iría después que se vistiera.  Cuando llegó al hospital, ya su hijo había fallecido de unos golpes. “Ella sabe que no fue quien se los dio, pero no puede explicar que fue lo que pasó”.

RESULTADOS

Al Examen Psiquiátrico Directo: evaluada cooperadora, que responde con lenguaje claro y coherente, inteligencia dentro de límites normales, bien orientada en tiempo, espacio y persona. Explica “que no recuerda nada porque había bebido”, sin embargo, da detalles de todo lo acontecido ese día previo y posterior a los hechos, teniendo un “olvido selectivo” para el momento de su ocurrencia, asegura que “a pesar de no recordar está convencida de que ella no fue quien golpeó a su hijo”, cuando se confronta utiliza reacomodos en su discurso diciendo que “no puede explicar lo que pasó porque ella estaba dormida”, argumentando que cuando José la despertó “ya el niño estaba agonizando”, lo cual describe sin ninguna movilización afectiva. Destacan como rasgos la marcada frialdad afectiva, es una mujer mentirosa, justificativa, manipuladora, evasiva, con tendencia a culpar a terceros de sus propias acciones. Sin otros signos o síntomas que afecten cualitativamente su organización psicológica y su posibilidad de analizarse críticamente a sí mismo y a la realidad circundante.

Evaluación Clinimétrica: En la escala de agresividad obtuvo puntuaciones elevadas en las sub-escalas que evalúan la agresividad verbal, la ira y la hostilidad. La puntuación alcanzada en la escala de autoestima califica como una autoestima elevada (sin embargo a pesar de ser confiada en sí misma, se apreciaron sentimientos de inferioridad por su imagen corporal). La escala de control de impulsos: refleja poco control de sus impulsos. Y en la escala de Psicopatía (PCL-R) obtiene 30 puntos.

EEG: El análisis visual del EEG en la segunda evaluada reveló signos ligeros de irritación cortical temporal izquierda y signos ligeros de disfunción cortical fronto-central bilateral. El análisis cuantitativo reveló un incremento de la actividad lenta de tipo theta en regiones fronto-centrales al ser comparado con sujetos normales de su mismo sexo y edad que forman parte de la base de datos normativa cubana. Los generadores de la actividad lenta en la frecuencia 3.12 Hz se localizaron en las regiones frontal superior medial , frontal medial e ínsula derecha, temporal superior, calcarino y lingual en ambos hemisferios, cingulado anterior, temporal medial y occipital inferior izquierdo. (Figura 1a).

Estudios Neuropsicológicos: Revelan la presencia de alteraciones en el funcionamiento adecuado de región cerebral prefrontal y amígdala. Los resultados obtenidos revelan que sus habilidades cognitivas, su capacidad para análisis lógico y generar nuevos conceptos tienen un deterioro grave. No logra alcanzar ninguna categoría y eso se debe a su pensamiento perseverativo, no es capaz de mantener un criterio de forma continuada, lo que posiblemente se relacione con su impulsividad. Presenta alteraciones en la memoria operativa (fluidez verbal). Dificultades en los umbrales para el reconocimiento de expresiones faciales, emociones negativas, necesitando de mucha información para poder reconocer una emoción negativa en otra persona ( Tablas I,II, III, IV).

Tabla I. Prueba de Clasificación de Tarjetas `Wisconsin Card Sorting Test`

Variables Puntuación

Directa

Puntuación

Típica

Puntuación

Total

Centil Grado de Deterioro
Número de Intentos: 128
Respuestas Correctas: 67
Total de Errores: 61 67 27 1 Deterioro Grave
Porcentaje de Errores: 48 69 29 2 Deterioro Grave
Respuestas Perseverativas: 36 66 27 1 Deterioro Grave
Porcentaje de Respuestas Perseverativas: 28 66 27 1 Deterioro Grave
Errores Perseverativos: 30 68 29 2 Deterioro Grave
Porcentaje de Errores Perseverativos: 23 <55 <20 <1 Deterioro Grave
Errores no Perseverativos: 31 <55 <20 <1 Deterioro Grave
Porcentaje de Errores no Perseverativos: 24 74 33 4 Deterioro Grave
Respuestas de Nivel Conceptual: 38 Deterioro de moderado a grave
Porcentaje de Respuestas de Nivel Conceptual 30 64 26 1 Deterioro Grave

 

Número de Categorías Completas: 0 <=1 Deterioro Grave
Intentos para completar la primera categoría 128 <=1 Deterioro Grave
Fallos para mantener la actitud: 3 6-10 – No cumple criterio para mantener una actitud
Aprender a Aprender:

 

Fluidez Verbal Semántica (1 minuto): 16 palabras (Patológico)

Fluidez Verbal Fonológica letra p (1 minuto): 9 palabras (Patológico)

Tabla II. Test de interferencia de Stroop  (Incremento de tiempo de reacción ante ambos estímulos)

  Evaluada Grupo Control

Media

(desviación estándar)

Tiempo Reacción (TREI) Respuestas a Estímulos Incongruentes 816,53 664,4655(112,1857)
Tiempo Reacción (TREC) Respuestas a Estímulos Congruentes 761,49 609,3286(82.7080)
Efecto Stroop (Diferencia de TREI-TREC) 55,04 55.1370(56.7166)

 

Tabla III. Tarea Señal de Parada `Stop Signal Task` (Incremento del tiempo de reacción a la señal de stop)

PromedioTiempo Reacción (ms) Estímulo 1 (←) 341,06
PromedioTiempo Reacción (ms) Estímulo 2 (®) 569,19
Δt (ms) 9
SSRT* (ms) 450,625

 

Tabla IV. Prueba de Umbrales para el reconocimiento de las expresiones emocionales negativas:

EMOCION Media UMBRAL Respuesta – correcta Respuesta – incorrecta Grado de Deterioro
Asco 19,28571 7 5 Patológico
Tristeza 18,14286 7 2 Patológico
Miedo 16,12500 8 7 Cercano a límites de la normalidad
Ira 13,85714 7 1 Normal

 

Respuesta simpática de la piel: No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre las respuestas obtenidas ante con imágenes con contenido neutro y las imágenes desagradables de niños pequeños (Figura 1b).

Figura 1.  Localización de los generadores de la actividad lenta en la frecuencia 3.12 Hz (a) y resultados de la evaluación de la respuesta simpática de la piel.

Discusión

Analizando de conjunto los antecedentes de salud, la información que se aporta sobre su conducta durante el hecho y los resultados del examen psiquiátrico directo en este caso, no se encontraron indicios de enfermedad mental que trasciendan sus capacidades psicológicas en niveles de interés penal. Es una evaluada que se caracteriza por manejos teatrales de todos los aspectos de su vida, para los cuales tiene una explicación racional y sin compromiso afectivo evidenciando marcada frialdad, procedente de un medio familiar disfuncional carente de afecto, lo que ha provocado resentimiento y hostilidad hacia las figuras afectivas y  ha estructurado rasgos como los descritos, siendo portadora de un Trastorno de la Personalidad, entidad que no afecta sus facultades de juicio y voluntad para el delito que se le imputa. En cuanto al consumo de alcohol durante los hechos se detectó solo aliento etílico, no encontrándose estado de embriaguez, refiriendo “olvidos” que no guardan relación con este consumo ni con alteraciones de memoria, sino con los elementos descritos de manipulación y cálculo sobre los otros, con beneficios solamente personales, coherente con su conducta durante y posterior a los hechos, lo que se corresponde con plena facultad para comprender el alcance de sus actos y dirigir su conducta.

En cuanto a los perfiles que aparecen descritos en la literatura relacionada con mujeres que cometen filicidio, aunque algunos de los elementos descritos no se corresponden con esta evaluada, si resulta obvio algunas características como son la existencia de problemas maritales y los embarazos no deseados. El filicidio es un acto extremo que responde a un conjunto diverso de factores causales pero que, por sobre todo, reafirma una maternidad rechazada en un tiempo y lugar determinados en la biografía de una mujer. El denominador común es que se carece del deseo, la habilidad o de ambos para dar sostén a los hijos (Almeida, 2014; Friedman y Resnick, 2007). Otros elementos importantes, que quedan demostrados con este capítulo, es que no todas las mujeres que cometen este tipo de actos tienen enfermedades psiquiátricas y la importancia del uso de la clinimetría en la caracterización de autores de este tipo de delito.

En la evaluación neuropsicológica resultó llamativo la existencia de dificultades en el reconocimiento de emociones negativas. El principal objetivo de las emociones consiste en garantizar la homeostasis, la supervivencia y el bienestar del organismo (Grijalba-Uche y Echarte,2015). La amígdala cerebral, juega un rol esencial en las reacciones emocionales básicas. Especialmente en las experiencias de miedo, innatas y aprendidas, es central en el recuerdo de las experiencias de miedo y en el aprendizaje de nuevos estímulos a los que pueden asociarse, a través de interconexiones con el hipocampo y la corteza prefrontal, estructuras que modulan la expresión de estas memorias una vez aprendidas (Aggleton, Everitt, Cardinal, y Hall, 2000) . A partir de los resultados obtenidos es posible inferir alteraciones a nivel de esta estructura cerebral, sin embargo es necesario estudios que complementen esta hipótesis como serían los estudios de resonancia magnética de tipo estructural y funcional, con el objetivo de obtener evidencias de anormalidades de tipo estructural o funcional de manera más directa.

Otro de los hallazgos encontrados en este caso fue las alteraciones a nivel de las funciones ejecutivas cognitivas evaluadas a través de la prueba de sorteo de carta y fluencia verbal. El resto de las pruebas que conforman la batería frontal evidenciaron alteraciones en la inhibición de la conducta, en el control de la respuesta motora, inversión de sus respuestas y en las funciones ejecutivas en general, en esta evaluada. Estos resultados coinciden con reportes en la literatura incluyendo la evaluación previa de otra filicida con psicopatía en nuestra institución (Dolan, 2012; Tsuchida y Fellows, 2013; Calzada, Acosta, Acosta, Gómez y Caballero, 2014).

El lóbulo frontal constituye la tercera parte del total del cerebro en el hombre y desempeña un rol importante en las conductas ligadas a la consciencia, como la auto-regulación, la auto-conciencia, la intencionalidad y la moralidad (Germain, 2015). Estos resultados están en concordancia con uno de los modelos neurocognitivos propuestos para tratar de explicar la génesis de la psicopatía, el modelo de disfunción del lóbulo frontal. Este modelo apunta hacia un fallo en las funciones ejecutivas en los psicópatas. La alteración prefrontal puede repercutir en un mayor índice de actos violentos a través de su influencia en diversos ámbitos: neurofisiológico, conllevando a una pérdida de la inhibición de la corteza prefrontal sobre estructuras filogenéticamente anteriores; neuro-conductualmente ya que puede dar lugar a comportamientos de riesgo, explosiones emocionales agresivas y conductas polémicas y controvertidas; de la personalidad ya que produce impulsividad, pérdida del autocontrol, inmadurez y un juicio social pobre. Social debido a que produce un deterioro de las habilidades sociales necesarias para formular soluciones no agresivas al conflicto, y cognitivo porque puede llevar a desarrollar un pensamiento divergente y un razonamiento pobre (Ardila, 2013; Blair, 2005; 2013).

La evaluada obtuvo una puntuación elevada en la escala de psicopatía, 30 puntos. Este puntaje es más elevado que el que generalmente reporta la literatura relacionada con la evaluación de la psicopatía en poblaciones forenses o de prisiones, en mujeres utilizando la escala PCL-R (Kosson et al., 2013). Uno de los modelos neurocognitivos propuestos para explicar la génesis de la conducta psicopática es el denominado sistema integrador de la emoción (Blair, 2005; 2013). Este modelo sugiere que en la psicopatía la alteración primaria se localiza en la amígdala cerebral, lo que implica una pérdida de las habilidades para la formación de asociaciones estímulo-refuerzo, y en particular estímulo – castigo, interfiriendo en la conducta de socialización. Los individuos con este tipo de alteración tienen mayores probabilidades de desarrollar conductas antisociales para lograr sus objetivos.

El análisis de la actividad eléctrica cerebral reveló la presencia de actividad anormal en regiones frontales y temporales. Al obtener los generadores de densidad de corriente de la actividad lenta, se evidenció que el origen de esta actividad se localizaba en importantes regiones relacionadas con la regulación de la conducta. El modelo integrador de las emociones igualmente plantea que las disfunciones en las cortezas prefrontales ventrolaterales/orbitales pudieran ser el resultado de una alteración funcional en la amígdala que traería como consecuencia una disminución de los impulsos aferentes desde ella hasta estas regiones, con la consiguiente alteración de las señales necesarias para desencadenar respuestas ante cambios eventuales, todo lo cual ha sido asociado con un incremento de la agresión reactiva. Existe correlación entre las áreas cerebrales generadoras de la actividad lenta anormal del EEG y los resultados mostrados en la evaluación neuropsicológica en esta evaluada.

La respuesta simpática de la piel obtenida demostró de manera objetiva la marcada frialdad afectiva presente en ella. Las imágenes seleccionadas del IAPS evidencian situaciones traumáticas y muy dolorosas en niños pequeños y en individuos normales provocan incremento de la respuesta del sistema nervioso autónomo. La investigación de las emociones morales es de extraordinaria relevancia para el estudio de ciertas psicopatologías que presentan conductas antisociales, particularmente la psicopatía (Koenigs, Kruepke, Zeier y Newman 2012). Los individuos psicópatas manifiestan reducida ansiedad y reacciones psicofisiológicas (cardíacas y dérmicas) atenuadas ante los estímulos emocionales (Gao, Raine y Schug, (2012), tal como fue apreciado en esta evaluada. A partir de nuestros resultados es recomendable en el campo forense, la utilización conjunta de evaluaciones clinimétricas asociadas con mediciones psicofisiológicas, que complementen y hagan más objetivos, los hallazgos clínicos en autores de este tipo de delito.

Conclusiones

En la medicina forense resulta indispensable constar con medidas objetivas que complementen las evaluaciones y el diagnóstico desde el punto de vista psiquiátrico. Deben incluirse necesariamente, escalas, pruebas neuropsicológicas, neurofisiológicas y psicofisiológicas con este propósito. Solo de esta forma se podrá profundizar en los mecanismos que generan y desencadenan conductas como el filicidio y partir de ello, establecer estrategias preventivas.

Bibliografía

  1. Bourget, D., Grace, J., & Whitehurst, L. (2007). A review of maternal and paternal filicide.Journal American Academy of Psychiatry and the law, 35(1), 74-82
  2. El filicidio: la agresión contra el hijo. Barcelona: Paidós; 1981.
  3. Aray J. El aborto: estudio psicoanalítico. Caracas: Monte Ávila Editores; 1986.
  4. Stanton, J., & Simpson, A. (2002). Filicide:: A review.International Journal of Law and Psychiatry25(1), 1-14.
  5. Jason, J., Gilliland, J. C., & Tyler, C. W. (1983). Homicide as a cause of pediatric mortality in the United States.Pediatrics, 72(2), 191-197.
  6. Hare, R. D. (2003). Hare Psychopathy Checklist Revised (PCL-R)(2nd edn). Toronto: Multi-Health Systems.
  7. West, S. G. (2007). An overview of filicide.Psychiatry (Edgmont), 4(2), 48-57.
  8. Koenen, M. A. and Thompson, Jr., J. W. (2008), Filicide: Historical review and prevention of child death by parent. Infant Ment. Health J., 29: 61–75. doi:10.1002/imhj.20166
  9. Ferrer, S. (2012). La compañera del diablo, Magda Goebbels. Mujeres en la Historia. Recuperado de: http://www.mujeresenlahistoria.com/2012/02/la-companera-del-diablomagda-goebbels.html
  10. Magro, C. L., & Sánchez, J. I. R. (2005). Aproximación histórica al concepto de psicopatía.Psicopatología clínica, legal y forense,5, 137-168.
  11. García, J. A. G., Alvarenga, J. C. L., & Ponce, F. J. (2000).Metodología de la investigación: bioestadística y bioinformática en ciencias médicas y de la salud. McGraw-Hill Interamericana.
  12. Buss, A. H., & Perry, M. (1992). The aggression questionnaire.Journal of personality and social psychology,63(3), 452.
  13. Roserberg, M. (1989). Society and the Adolescent Self-Image, revised edition.. Middletown, CT: Wesleyan University Press.
  14. Ramos Brieva, J. A., Gutiérrez-Zotes, A., & Saíz Ruíz, J. (2002). Escala de Control de los Impulsos Ramón y Cajal (ECIRyC). Desarrollo, validación y baremación.Actas Españolas de Psiquiatría,30(3), 160-174.
  15. Cattell, R. B., Eber, H. W., & Tatsuoka, M. M. (1980).Cuestionario de 16 factores de la personalidad: manual. El manual moderno.
  16. Hughes, J. R. (1994).EEG in clinical practice. Butterworth-Heinemann. Newton, Massachusetts.
  17. Niedermeyer, E. (2005). The normal EEG of the waking adult.Electroencephalography: Basic principles, clinical applications, and related fields, 167, 155-164.
  18. Trujillo-Barreto, N. J., Aubert-Vázquez, E., & Valdés-Sosa, P. A. (2004). Bayesian model averaging in EEG/MEG imaging.NeuroImage,21(4), 1300-1319.
  19. Lang, P. J., Bradley, M. M., & Cuthbert, B. N. (1997). International affective picture system (IAPS): Technical manual and affective ratings.NIMH Center for the Study of Emotion and Attention, 39-58.
  20. Heaton, R. K. (1981).A manual for the Wisconsin card sorting test. Western Psychological Services.
  21. Almeida, F. A. S. D. (2014).Profiling em crimes violentos: o perpetrador e a vítima em casos de filicídio(Master’s thesis).
  22. Friedman, S. H., & Resnick, P. J (2007). Asesinato de niños por sus madres: patrones y prevención.Revista oficial de la asociación mundial de psiquiatría (WPA),45(48), 137.
  23. Grijalba-Uche, M., & Echarte, L. E. (2015). Homeostasis y representaciones intelectuales: una aproximación a la conducta moral desde la teoría de la emoción de Antonio Damasio.Persona y Bioética,19(1), 80-98.
  24. Aggleton, E. J., Everitt, B. J., Cardinal, R. N., & Hall, J. (2000). The amygdala: a functional analysis. Oxford University Press, USA.
  25. Dolan, M. (2012). The neuropsychology of prefrontal function in antisocial personality disordered offenders with varying degrees of psychopathy.Psychological medicine,42(08), 1715-1725.
  26. Tsuchida, A., & Fellows, L. K. (2013). Are core component processes of executive function dissociable within the frontal lobes? Evidence from humans with focal prefrontal damage.Cortex,49(7), 1790-1800.
  27. De Brito, S. A., Viding, E., Kumari, V., Blackwood, N., & Hodgins, S. (2013). Cool and hot executive function impairments in violent offenders with antisocial personality disorder with and without psychopathy.PloS one,8(6), e65566.
  28. Calzada Reyes, A., Acosta Ymas, Y., Acosta González, M., Gómez Sánchez, V., & Caballero García, Y. (2014). Análisis de perpetradoras de filicidio: estudio de dos casos.Cuadernos de Medicina Forense,20(1), 15-25.
  29. Germain, Shawna. Frontal Lobe and Psychopathy.Themis: Research Journal of Justice Studies and Forensic Science (2015); 3(1): 8.
  30. Ardila, A. (2013). There are two different dysexecutive syndromes.Journal of Neurological Disorders, 1-4.
  31. Blair, R. J. R. (2013). Psychopathy: cognitive and neural dysfunction.Dialogues in clinical neuroscience,15(2), 181.
  32. Blair, R. J. R. (2005). Applying a cognitive neuroscience perspective to the disorder of psychopathy.Development and psychopathology,17(03), 865-891.
  33. Kosson, D. S., Neumann, C. S., Forth, A. E., Salekin, R. T., Hare, R. D., Krischer, M. K., & Sevecke, K. (2013). Factor structure of the Hare Psychopathy Checklist: Youth Version (PCL: YV) in adolescent females.Psychological assessment,25(1), 71.
  34. Koenigs, M., Kruepke, M., Zeier, J., & Newman, J. P. (2012). Utilitarian moral judgment in psychopathy.Social cognitive and affective neuroscience,7(6), 708-714.
  35. Gao, Y., Raine, A., & Schug, R. A. (2012). Somatic aphasia: Mismatch of body sensations with autonomic stress reactivity in psychopathy.Biological psychology,90(3), 228-233.

 

 

23 Comments

  • Manuel A. Rubio O. dice:

    Excelente conferencia, encuentro un gran esfuerzo medico en conocer, profundizar y aclarar los temas relacionados con esta conducta, muy interesante. gracias.

  • Efrain Flores Bonifacio dice:

    Felicitaciones por el trabajo realizado y expuesto. Sólo añadiría que no sólo se requiere promover el uso de instrumentos que hagan más objetivo la evaluación sino teorías integradoras que ayuden a explicar criminológicamente las conductas evaluadas, esto es muy necesario.
    Un abrazo desde Lima.

  • Jacqueline George dice:

    Detallado trabajo, muy gráfico a través de la viñeta.
    Coincido plenamente en la relevancia de técnicas y el trabajo interdisciplinario para complementar las evaluaciones psiquiátricas.
    Gracias por los aportes.

  • María Gregoria Ramos García dice:

    Muchas gracias por sus interesantes aportaciones

  • Melody Dorman dice:

    Este tema resulta muy interesante que nos permite evaluar los estilos de crianza, la baja tolerancia a la frustración y la sobreprotección como otros factores que tiene una alta probabilidad de intervención en la manifestación de una conducta filicida psicópata.

  • Graciela Hernandez Alvarez dice:

    Excelente tema, se observa una profunda investigación

  • Katherine Morán Quinteros dice:

    Importante tema, que es común en nuestros países, pero poco abordado. La selección de instrumentos permite el análisis riguroso del caso. Felicitaciones

  • 1. Que porcentaje anual se cometen filicidio a nivel mundial o en una población?

    2. Cual es la evaluación más sobresaliente para aplicar en casos de filicidios?

    3. Cual es el tratamiento más destacado para las psicopatías?

  • Carolina dice:

    Excelente ponencia.

  • Madeline Bredwood dice:

    Excelente aporte dentro de la rama forense. La influencia que ejerce los estilos de crianza en cada individuo son detonadores potenciales en la formación de psicópatas que a la larga pueden cometer diversos delitos entre esos el filicidio.
    Seria de gran valor que en los todos los países se contara con la evaluación clinimétrica completa para realizar evaluaciones precisas y descartar o validar algún trastorno mental en la persona que se le imputa algún delito.

  • Itzel Camarena dice:

    Buenas noches, muy interesante el contenido de la ponencia. Sobre todo lo relacionado al analisis del aspecto neurologico. Tambien todo lo relacionado con el sistema limbico y en especial con la amigdala, en torno a las emociones. De igual forma la bateria psicometrica resulta de gran apoyo en el estudio del caso.

  • jaquelen tuñon dice:

    Excelente el articulo sobre las mujeres asesinas y nos llama la atención como estas mujeres son mas cuidadosas y llenas de detalles a la hora de planear un asesinato. Son muchos mas peligrosas que los hombres.
    Por otra parte en las mujeres se acumula mucho odio por los tipos de maltratos emocionales que recibió desde su niñez

  • jaquelen tuñon dice:

    Es interesante ver como el filicidio que a pesar de que se ha dado desde tiempo muy remotos por múltiples razones sigue considerándose como un acto que tiene un gran impulso que causa una gran conmocion en muchas ciudades y/o pais en donde se comete este delito.seria interesante como lograr hacer una intervencion psicologica en el periodo de adolescencia para evitar que se haya insturado alguna patologia que el individuo.

  • ALAN CHAMBERS dice:

    Desearia saber si existe algún resumen de resultados del perfil de filicidas en alguna prueba psicológica determinada, por ejemplo el MMPI o alguna otra?

  • Flora M. dice:

    Buen día. Interesante el recorrido referencial de los antecedentes que rodean la personalidad de filicidas. Llama la atención que en ellos hay una historia familiar marcada de indiferencia afectiva y fuertes carencias económicas. Por otro lado, los estudios neurofisiológicos relacionados con la función de la corteza prefrontal en cuanto a su papel de regulador de control de impulsos así como integración cognitiva-volitiva.
    En sus rasgos caracterológicos de personalidad se resalta la agresividad, falta de control de impulsos y dificultad de reconocimiento de emociones negativas. Aportaría que el MMPI-2 es una prueba que puede aportar, muchos de estos rasgos antes mencionado, para estudios posteriores. A mi consideración, sería crucial su aporte en este tipo de estudio.

  • Jaime Alberto Echeverri Vera dice:

    Excelente estudio! Muy instructivo.
    Felicitaciones!!!

  • Dr. Carlos Ruiz dice:

    Extraordinario e instructivo trabajo,,,, gracias

  • Leyla Tuñón dice:

    Muy interesante este estudio y a la vez completo, ya que se toman en cuenta los aspectos neuropsicológicos, neurofisiológicos y psicofisiológicos, lo que lo hacen con mayor valor y evidencia para las conclusiones del caso.

  • Carlos Ivan Sanchez dice:

    es un tema lleno de retos, actual e importante para los que nos dedicamos al análisis de las conductas, que a pesar de no ser frecuente, son muy impactantes. me pareció muy ilustrativo el articulo, ademas de completo en el abordaje que realiza.

  • Edgar Juan Quiroz Sanchez dice:

    La propuesta es excelente, en el sentido de integrar varias disciplinas para elaborar un diagnostico, lo mas preciso posible, de la psicopatía.

  • Cleta Antonia Torres Pérez dice:

    Un tema sumamente interesante!!!

    El abordaje de la psicopatía desde el ámbito forense es apasionante!!

    Felicitaciones desde México!!

  • Yoder Rivadeneira Díaz dice:

    Temática muy interesante. Felicitaciones

  • Edgar Niño dice:

    Excelente estudio sobre el filicidio, gracias por su ponencia bien interesante.

Responder a Carlos Ivan Sanchez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *