JUSTICIA RESTAURATIVA, PANELES DE IMPACTO Y VIOLENCIA CONYUGAL

 

NÉSTOR RICARDO ÁVILA MURILLO

 LUZ ADRIANA ARÉVALO GIL

DIANA MARCELA IBÁÑEZ TORRES

 

Resumen

La presente investigación tuvo como objetivo establecer la eficacia de un programa de justicia restaurativa por paneles de impacto dirigido a casos de violencia conyugal atendidos por la comisaria segunda de familia de la ciudad de Tunja, mediante una investigación de corte cualitativo, de diseño evaluativo. Utilizando diarios de campo en la evaluación de contexto y entrada; entrevistas semiestructurada y grupos focales en la evaluación de proceso y producto se llevó a cabo el análisis de la información. Implementando los tres niveles de codificación propios de la teoría fundamentada, se realizó un análisis semántico que permitió evidenciar cómo el suceso violento marcó un evento importante en las víctimas y partiendo de esto, surge en los victimarios la necesidad de reparar a las víctimas. Del mismo modo, se encontró cómo la implementación de modelos de investigación evaluativa, como lo es el CIPP, el cual se utilizó en la investigación, permite que se evidencie un proceso de evaluación sistemática a partir de las necesidades reales de una comunidad contribuyendo a la búsqueda de soluciones pertinentes. Finalmente, los resultados de la investigación permiten evidenciar la pertinencia de aplicar programas de paneles de impacto en torno a dinámicas de violencia conyugal, una vez dichos programas permiten que emerja una comprensión del impacto que tiene este tipo de violencia en las esferas personal, familiar y social de la víctima, que debe ser reparado.

Palabras clave: Modelo CIPP, violencia conyugal, paneles de impacto, justicia restaurativa

Introducción

La investigación tuvo como objeto establecer la eficacia de un programa de justicia restaurativa por paneles de impacto dirigido a casos de violencia conyugal reportados en la comisaria segunda de familia de la cuidad de Tunja, bajo la metodología CIPP de investigación evaluativa. En este orden de ideas, se presenta el análisis de la información obtenida en las etapas de investigación las cuales corresponden a evaluación de contexto, evaluación de entrada, evaluación de proceso y evaluación de producto, haciéndose evidente que el modelo CIPP de investigación representa un enfoque de evaluación global e integrador, permite ayudar para la designación de las metas; para dar forma a las propuestas; genera un proceso guía de su realización, y permite tomar decisiones para dar continuidad al programa diseñado (Herreras,2003).

            Por otro lado la violencia de pareja se concibe como una problemática que gravita en cualquier acción o conducta que cause muerte, daño o sufrimiento físico y psicológico a cualquiera de los cónyuges, tanto en el ámbito público como en el privado, que ocurra dentro de la familia o unidad doméstica  o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor  comparta o haya compartido el mismo domicilio y que comprende entre otros, violación, maltrato físico, psicológico, abuso sexual e incesto (Morales, Gutiérrez & Rodríguez, 2014). Desde esta postura conceptual, la pertinencia de realizar la investigación en torno a los casos de violencia conyugal reportados en la comisaria segunda de familia de la ciudad de Tunja, emerge una vez la gravedad de las consecuencias físicas y psicológicas tanto para la víctima como para familia y las personas cercanas, hace de la violencia conyugal un importante problema de salud con intensa repercusión social (Fernández, Herrero, Buitrago, Ciurana, Chocron, García, et al., 2003).

            Desde esta postura, el estudio generó alternativas psicojurídicas emanadas de los mecanismos alternativos de justicia, enfatizando en el potencial que desde los presupuestos teóricos y empíricos se le ha atribuido a la justicia restaurativa aplicada desde los llamados Paneles de Impacto, entendidos estos como un foro en los que participan personas que han sido víctimas de delitos. En dicho foro las victimas narran a los victimarios que hacen parte del público, como el delito al que fueron sometidos generó un impacto en sus vidas, la de sus familiares, amigos y vecinos. Los paneles suelen incluir a tres o cuatro víctimas, cada una usa alrededor de 15 minutos contando su historia sin prejuicios o ánimos de culpabilizar al interior de su relato, para lo cual las victimas participantes deben estar previamente preparadas antes del desarrollo del panel, en pro de que su discurso se direccione de manera correcta hacia lo que es el impacto del delito y no hacia los prejuicios que este pudo haber ocasionado frente a personas con antecedentes delictivos, ya que el público del panel estará conformado por personas cuyas vidas se han enmarcado por una dinámica delictiva (Ávila, 2015).

Reconocimiento del Contexto de la Comisaria Segunda de Familia de La Ciudad de Tunja

A partir de la metodología y objetivos planteados en la investigación, los resultados que se presentan a continuación dan cuenta de la información obtenida en la evaluación de contexto, la cual es la primera etapa del proceso de investigación bajo el modelo CIPP. En este orden de ideas, es importante mencionar que para esta etapa de la investigación, se dio el reconocimiento del contexto de la comisaria segunda de familia, en donde a partir de las salidas de campo realizada en las instalaciones de la comisaria segunda de familia de la ciudad de Tunja, se buscó reconocer el contexto de esta institución, respondiendo así a la pregunta ¿Qué se necesita hacer? según Rodgers (1979), las finalidades de realizar esta evaluación están encaminadas a definir las características y parámetros del entorno donde se pretende desarrollar el programa, así como de definir las necesidades no satisfechas y las nuevas oportunidades junto con el diagnosticas de los problemas u obstáculos propios de la comunidad; para  lo cual en esta etapa se realizaron diarios de campo que permitieron evidenciar que uno de los factores por los cuales hay constante violencia en la pareja se debe a la existencia de dificultades para asumir sus diferencias.

Del mismo modo se encontró que las personas mencionan que la cultura, normas que hacen parte del rol de cada uno, así como de la crianza que haya recibido cada uno es un factor para que se presente violencia en la relación. En este sentido Cárdenas (2015), menciona que la convivencia familiar genera muchas tensiones en la pareja, ubicando al hogar como el escenario donde puede verse más expuesta a situaciones de violencia, generando un ambiente rutinario, tenso, que predispone a la pareja a situaciones de conflictos, además de la presencia de patrones de crianza no adecuados, basados en gritos e insultos en sus familias de origen, presentando dificultad en la comunicación y diálogo. Una vez en esta fase fueron reconocidas las características del contexto institucional, de la población objeto de estudio y se valoraron sus necesidades y las oportunidades para satisfacerlas, se plantearon como objetivos del programa los siguientes:

  1. Elegir a la víctima mediante una preparación previa que facilite una comprensión del proceso restaurativo pretendido en su participación como panelista en el programa de paneles de impacto.
  2. Escoger a los victimarios de casos reportados por violencia conyugal en la comisaria segunda que participarán en el programa.
  3. Implementar un programa de justicia restaurativa por paneles de impacto dirigido a agresores y víctimas de violencia conyugal en la comisaria segunda de familia.

Diseño de las estrategias de implementación del mecanismo de justicia restaurativa por paneles de impacto dirigido a casos de violencia conyugal reportados en la comisaria segunda de familia de la cuidad de Tunja

Teniendo en cuenta el cumplimiento de la primera etapa del proceso de investigación, en la cual fueron planteados los objetivos del programa de justicia restaurativa por paneles de impacto, se inició la búsqueda de estrategias para  determinar cómo utilizar los recursos disponibles para satisfacer las metas y objetivos del programa a diseñar, implementar y evaluar,  de ahí que la principal orientación de la evaluación de entrada consiste en ayudar a prescribir un programa mediante el cual se efectúen los cambios necesarios, involucrando Estrategias para lograr los objetivos, tales como:  requisitos de tiempo, requisitos físicos , barreras u obstáculos, capacidades y recursos (Rodgers ,1979). Con el apoyo del equipo de trabajo de la comisaria segunda de familia de Tunja, se logró escoger a la víctima de violencia conyugal que funcionaria en el programa como panelista. De igual forma frente a las necesidades de la institución se escogen los agresores que participarían en el programa.

De acuerdo a lo anterior desde los planteamientos de Herreras, E. B. (2003), la evaluación de entrada es utilizada para determinar cómo utilizar los recursos disponibles para satisfacer las metas y objetivos del programa, en donde la principal orientación de una evaluación de entrada es ayudar a prescribir un programa mediante el cual se efectúen los cambios necesarios, encontrando pertinente la postura procedimental de Ávila (2015), la cual se implementó como eje para plantear las actividades del programa de justicia restaurativa por paneles de impacto tal como lo muestra la figura 1.

Actividad Descripción
Preparación a las victimas 1 Sesión de preparación a las víctimas (lenguaje consensuado hacia una narración ilustrativa y formativa en la búsqueda de la prevención de un lenguaje aversivo logrando así un entendimiento de las palabras desde un mismo significado)
Encuentro con la víctima antes del panel:( sesión 1 hora antes de la aplicación del programa, encaminada a establecer una dinámica conversacional que favorezca la competencia emocional y disposición de la víctimas para que participe como panelistas en el programa)
Preparación a los victimarios Taller de preparación a los victimarios (lenguaje consensuado del entendimiento del impacto –reparación)
Aplicación del Panel
Acción Restaurativa

Tabla 1. Actividades del Programa de Paneles de Impacto

Evaluación del proceso durante la aplicación del programa de paneles de impacto

            La aplicación de programa de paneles de impacto, inicio con la preparación a la víctima para lograr que su intervención favoreciere la implementación de un   lenguaje consensuado. De acuerdo a lo propuesto por Echeverría (2003), citado en Avila (2015) se establece al lenguaje consensuado como la posibilidad de que los participantes de una misma interacción social, para el caso los paneles de impacto, compartan el mismo sistema de signos, rescatando la necesidad de que el lenguaje de las víctimas como panelistas girara en torno a una narración ilustrativa y formativa.  Por lo anterior, la realización de la primera actividad del programa  estaba direccionada a prevenir el uso el uso de un lenguaje aversivo, orientado a las victimas mediante la implementación de la comunicación sistémica, rescatando para ello lo propuesto por Watzlawick, (2002) citado en Ávila (2015), quien define la comunicación como un conjunto de elementos en interacción en donde toda modificación de uno de ellos afecta las relaciones entre los otros elementos de la comunicación, ya que de acuerdo con este mismo autor la comunicación es un sistema abierto de interacciones, inscritas siempre en un contexto determinado, que obedece a unos principios: el principio de totalidad, que implica que un sistema no es una simple suma de elementos sino que posee características propias, diferentes de los elementos que lo componen tomados por separado; el principio de causalidad circular, según el cual el comportamiento de cada una de las partes del sistema forman parte de un complicado juego de implicaciones mutuas, de acciones y retroacciones; y el principio de regulación, que afirma que no puede  existir comunicación que no obedezca a un cierto número mínimo de reglas, normas y convenciones, estas reglas son las que, precisamente, permiten el equilibrio del sistema y es así como mediante el panel, los participantes generan una comprensión entorno a la violencia de pareja mediante la intervención de la panelista.

            Asimismo, se llevó a cabo una sesión de preparación con quienes serían los espectadores en el panel, es decir personas que han ejercido violencia sobre su pareja, con la finalidad de lograr una participación y entendimiento de la narración de la panelista, ya que de acuerdo con montesinos (2000) En esta dinámica se genera un rango de presuposiciones las cuales hacen referencia al cómo el hablante o el oyente cree que el otro está reaccionando o comprendiendo lo que está sucediendo en una conversación, teniendo en cuenta que el lenguaje, por lo tanto, no sólo implica aspectos fonológicos y gramaticales, sino también, un aspecto comunicativo general que está contextualizado y que tiene influencia de aspectos psicológicos, sociales, culturales y afectivos.

            Ahora bien, la segunda actividad del programa de justicia restaurativa por paneles de impacto, consistió en un taller de preparación para los agresores que participaron en el programa, antes de llevar a cabo la aplicación del panel, el cual favoreció la propuesta de Echeverría (2003), con respecto al lenguaje consensuado; ya que mediante el desarrollo de esta sesión de preparación  se logró explicar el efecto que tiene el realizar conductas agresivas  hacia la pareja mediante un ejercicio que buscaba lograr entendimiento alrededor de los hechos de violencia cuyo objetivo de acuerdo con Garda (2006), consistió en Reflexionar sobre las posibilidades de cambio ante los conflictos que se viven con violencia teniendo en cuenta que es importante identificar las formas en que se reacciona ante un conflicto, principalmente cuando en éste reproducimos mujeres y hombres los roles tradicionales de género: los hombres, la violencia y el machismo; las mujeres la sumisión y la pasividad; asimismo es importante identificar fortalezas ante los conflictos, y ver hasta dónde se es capaz de reaccionar de forma diferente; que permita identificar los obstáculos para reaccionar diferente ante los problemas, lo cual permitió fortalecer una conversación con los participantes del programa, en donde se resaltó  cómo se debe buscar un cambio el cual debe ser directamente proporcional al impacto que generó la agresión.

Todo lo anterior estableció la base para aplicar el panel. Luego de dicha aplicación se realizó una entrevista a la víctima que funciono como panelista y un grupo focal con los victimarios que participaron, encontrando mediante la realización de un análisis  semántico, implementando para ello, los tres niveles de codificación de la teoría fundamentada propuestas por Strauss y Corbin (2002), se encontro que  la víctima al participar como panelista dentro de la realización del programa, asocia la narración que hace de su afectación, con los casos de quienes la están escuchando, y éstos a su vez, se ven reflejados en la historia de la víctima, como las personas que ejercieron violencia hacia su pareja en algún momento. Para lo cual, se entiende cómo el suceso violento marcó un evento importante en las víctimas y partiendo de esto surge en los victimarios la necesidad de reparar a las víctimas.

Figura 1. Codificación axial- Evaluación de proceso

Así mismo, la víctima percibe un arrepentimiento por parte de los victimarios que se encontraron durante el panel, entendiéndose como un sentimiento de culpabilidad, mediante la comprensión de las causas reales que generaron en la víctima y su contexto, debido a su conducta agresiva.

La codificación axial también permitió identificar por parte de los victimarios, la justificación de sus actos, lo que a su vez estaba relacionado con el reconocimiento de las causas que los había llevado a realizar el acto violento. Así mismo se encontró que las causas allí nombradas, desencadenaban las consecuencias que tenían efectos en el nivel familiar, pues los hijos cambiaban la dinámica familiar con los agresores después del acto violento.

Finalmente, se denominó un código “Concientización de la conducta”, que da cuenta del proceso que hacen tanto los victimarios como la víctima, en relación al cambio de pensamiento sobre la violencia conyugal, puesto que entienden que ésta tiene una consecuencia.

Figura 2. Codificación selectiva: categorías de análisis: reconocimiento de actitudes de remordimiento y vergüenza, reparación y cambio de actitud frente a la conducta delictiva.

Posterior a esto se realizó la codificación selectiva de la información, como se explica en la figura 2, en donde se tomó como base las tres categorías preestablecidas. Reconocimiento de actitudes de remordimiento y vergüenza, reparación y cambio de actitud ante la conducta delictiva.

La categoría de reconocimiento de actitudes de remordimiento y vergüenza, se comprobó en la medida que los victimarios mencionan las causas de la violencia conyugal, se daba también en el momento en que los victimarios repensaban lo ocurrido. A su vez, comienza a darse una motivación por reparar a la víctima, en la medida en que los victimarios realizaban una evaluación de la violencia conyugal y cómo ésta genera consecuencias negativas tanto con la pareja, como con los hijos si fuera el caso.

Dentro de la categoría reparación, se encuentra estrechamente relacionado lo expuesto por el grupo focal y la victima al nombrar ciertas conductas que podrían ir direccionadas con su pareja, permitiéndoles compartir más momentos que de una u otra manera logren resarcir el daño ocasionado en la victima. Sin embargo, es necesario nombrar que la víctima, no cree posible que en la mayoría de los casos las victimas logren disminuir el daño ocasionado, puesto que también depende de la pareja. De la mima manera, se encuentran relacionadas la solución y la repercusión a nivel familiar, dado que, dependiendo de lo ocasionado en el núcleo familiar, se busca establecer soluciones reparadoras como mecanismo de respuesta ante la violencia conyugal.

De otro lado, la categoría cambio de actitud frente a la conducta delictiva, se asocia directamente con la identificación del grupo focal con el panelista y viceversa, ya que muestra lo que se está buscando con el ejercicio del panel, puesto que, a partir de la narración de la panelista, los victimarios se ven reflejados en ella, pero desde el otro papel de la dinámica relacional, es decir, se logran ver como víctima, permitiéndoles entender las consecuencias reales del acto agresivo. Además, se logra el cambio frente a la conducta delictiva, en el momento en que los victimarios, están siendo conscientes de las causas y las consecuencias, que los llevo a cometer la violencia conyugal.

Identificación de la eficacia del programa en el momento posterior a su aplicación – Evaluación de producto

Se realizó un grupo focal para dar seguimiento a los compromisos de los victimarios. Como lo muestra figura 3, emergieron 9 códigos los cuales en su mayoría giran en torno a la intención de actividades que se han realizado o se tiene pensadas realizar con el fin de reparar el daño ocasionado. Lo anterior, ha mostrado cambios en los diferentes casos de violencia conyugal expuestos al interior del grupo focal, dado que los victimarios manifiestan una nueva dinámica relacional con sus parejas y sus hijos, debido al cambio inicial que mostraron los agresores que participaron en el programa.

Figura 3. Codificación axial- atlas ti- Evaluación de producto

También se genera un replanteamiento de la conducta agresiva, encontrando que ésta se resignifica, pensando en las consecuencias que ésta podría ocasionar, sin dejar de lado muchas opciones de solución plantadas por los victimarios. Por lo cual, es posible inferir cómo el panel de impacto comienza a jugar un papel importante en la intención de reparar a la víctima.

Figura 4. Codificación selectiva- grupo focal de seguimiento- Evaluación de Producto.

              Dentro de la etapa de evaluación de producto se analizaron las categorías preestablecidas ya nombradas:  reconocimiento de actitudes de remordimiento y vergüenza, reparación y cambio de actitud ante la conducta delictiva, como se muestra en la figura 4. En este orden de ideas la categoría de reconocimiento de actitudes de remordimiento y vergüenza se encuentra dentro de las soluciones planteadas por los victimarios y a su vez, se asocian con el compromiso que establecen para reparar a la víctima. De la misma manera, el reconocimiento se empieza a establecer cuando transforman la conducta que han venido teniendo con la pareja y se dan cambios positivos en el núcleo familiar.

Ahora bien, la categoría de reparación se ve reflejada en las soluciones expuestas por la víctima, teniendo en cuenta que, mediante compromisos realizados en el grupo focal de seguimiento, en donde exponen la intención de dar respuesta al evento violento ocurrido, siendo producto de una concientización de la conducta porque entienden las causas reales de sus actos. De la misma manera, el compromiso está directamente relacionado con el compromiso, pues este pretende llegar a remediar los daños generados.

La categoría cambio de actitud ante la conducta delictiva, emergió como parte de la solución, ya que esta se relaciona con los cambios positivos de la familia, ya que el victimario desde lo ocurrido en el panel se comprometió a cambiar para mejorar la relación con su pareja y reparar en ella y la familia los daños generados.

Finalmente, cabe resaltar un elemento ocurrido en común con las categorías preestablecidas, ya que en las tres se relaciona de una u otra manera con la concientización de la conducta violenta, es decir, cómo desde el entendimiento de las consecuencias reales de sus actos, los victimarios ven que pueden cambiar para reparar el daño en la pareja, mediante la generación de soluciones y compromisos que ellos hacen de la situación sucedida.

Referencias

Aiello, B. Iriarte, L. Sassi, V. (2011) La narración de la biografía escolar como recurso formativo [En línea]. VIII Encuentro de Cátedras de Pedagogía de Universidades Nacionales Argentinas, 8, 9 y 10 de agosto de 2011, La Plata.

Anguera, 1989 citado en Herreras, E. B. (2003). Metodología de la Investigación Evaluativa: Modelo CIPP1. Revista Complutense de Educación14(2), 361-376

APA. American Psychological Association. (1996). APA presidential task force on violence and the family report. Washington, DC: Author. Citado por González, M. J. Z., & Parga, M. X. F. (2005). Estudio de la violencia doméstica en una muestra de mujeres latinas residentes en Estados Unidos. Disponible en:  http://www.um.es/analesps/v21/v21_1/03-21_1.pdf

Ávila, N. (2015) Eficacia de un Programa de Justicia Restaurativa Dirigido a Adolescentes Incluidos en el Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes

Bonilla, E. y Rodríguez, P. (2005). Más allá del dilema de los métodos. Bogotá: Universidad de los Andes

Burns, N. y Groven, S. (2004) Introducción a la investigación cualitativa. En: Investigación en Enfermería (3ª Ed.). Elsevier España S.A.; (11) 385- 430. Citado por Vanegas. C (2010) La investigación cualitativa: un importante abordaje del conocimiento para enfermería. Revista Colombiana de Enfermería • Volumen 6 Año 6 • Págs. 128-142.

Díaz Cárdenas, S., Arrieta Vergara, K. M., & González Martínez, F. (2015). Violencia intrafamiliar y factores de riesgo en mujeres afrodescendientes de la ciudad de Cartagena. Revista Clínica de Medicina de Familia8(1), 19-30. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1699-695X2015000100004

Herreras, E. B. (2003). Metodología de la Investigación Evaluativa: Modelo CIPP1. Revista Complutense de Educación14(2), 361-376.

Corsi, P (1994) citado por González Penagos, T. A., & Guzmán Barragán, M. R. (2011). La violencia conyugal desde la perspectiva masculina: comprensión e intervención en red. Disponible en: Fernández, Herrero, Buitrago, Ciurana, Chocron, García, et, (2003). Violencia en la pareja: papel del médico de familia. Vol. 32. Núm. 07.. Disponible en: http://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-violencia-pareja-papel-del-medico-13053461

Garda. S (2006) Manual de Técnicas para la Sensibilización sobre Violencia de Género y Masculinidad en la Comunidad. México, Distrito Federal.

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (2011) República de Colombia Ministerio de la Protección Social Cecilia de la Fuente de Lleras Dirección de Protección. Lineamiento Técnico Para Las Comisarias De Familia.

Montesinos, R. (2002). Las rutas de la masculinidad. Ensayo sobre el cambio cultural y el mundo moderno. Barcelona: Gedisa. Citado en Trujano, Martínez y Camacho (2009).Varones víctimas de violencia doméstica: un estudio exploratorio acerca de su percepción y aceptación. Divers.: Perspect. Psicol.  /  ISSN: 1794-9998  /  Vol. 6  /  No 2  /  2010  /  pp. 339-354

Montecinos, J. P. (2000). Adquisición y desarrollo del lenguaje y la comunicación: una visión pragmática constructivista centrada en los contextos. Límite: revista de filosofía y psicología, (7), 54-66.

Morales, Gutiérrez, Rodríguez (2014). Análisis socio – jurídico de la violencia  intrafamiliar desde el punto de vista del victimario tolimense. Universidad Cooperativa de Colombia, Seccional Ibagué.

Murphy (1996). Treating perpetrators of adult domestic violence. Md Med. Citado por Díaz Cárdenas, S., Arrieta Vergara, K. M., & González Martínez, F. (2015). Violencia intrafamiliar y factores de riesgo en mujeres afrodescendientes de la ciudad de Cartagena. Revista Clínica de Medicina de Familia8(1), 19-30. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1699-695X2015000100004

Oficina de las naciones unidas contra la droga y el delito (2006) Manual sobre programas   de justicia restaurativa. Serie de manuales sobre justicia penal.

OMS (2003) La violencia intrafamiliar. Recuperado de: http://www.who.int/violence_injury_prevention/violence/world_report/es/summary_es.pdf

Ortiz, Padilla, Padilla (2005) Violencia intrafamiliar y Mujer. Un aspecto para meditar. Psicología para América Latina. Revista de la Unión Latinoamericana de Psicología – No 3

Procuraduría general de la nación (2012). Comisarías de Familia, Linea de base nacional.

Rodgers (1979) citado por Herreras, E. B. (2003). Metodología de la Investigación Evaluativa: Modelo CIPP1. Revista Complutense de Educación14(2), 361-376.

Strauss, A y Corbin, J. (2002). Bases de la investigación cualitativa. Técnicas y procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada. Medellín: Editorial Universidad de Antioquia.

Trujano, Martínez y Camacho (2009).Varones víctimas de violencia doméstica: un estudio exploratorio acerca de su percepción y aceptación. Divers.: Perspect. Psicol.  /  ISSN: 1794-9998  /  Vol. 6  /  No 2  /  2010  /  pp. 339-354

Vega, A. (2005) Respuestas sociales, jurídicas y
educativas ante el cannabis. Sección de Opinión de la página Web del Instituto para el Estudio de las Adicciones (IEA). Disponible en: http://www.liberaddictus.org/art_detalles.php?articulo=806

12 Comments

  • Bayron Mauricio dice:

    Extiendo congratulaciones a los autores por este valioso aporte; sin embargo, me gustaría acceder a las figuras que dentro del Artículo se describen, pero no se hacen visibles:
    Figura 1. Codificación axial- Evaluación de proceso
    Figura 2. Codificación selectiva: categorías de análisis: reconocimiento de actitudes de remordimiento y vergüenza, reparación y cambio de actitud frente a la conducta delictiva.
    Figura 3. Codificación axial- atlas ti- Evaluación de producto
    Figura 4. Codificación selectiva- grupo focal de seguimiento- Evaluación de Producto.

    Gracias

    • Néstor Ricardo Ávila Murillo dice:

      Agradezco tus congratulaciones. Si tu vez la ponencia no desde tu correo sino desde la página web de la ALPJF, vas a poder ver las gráficas, abrazos.

  • Mónica Di Nubila dice:

    La experiencia en pequeños grupos parece interesante, pero en que medida es extrapolable a programas de cierta dimensión?

    Gracias.

  • Néstor Ricardo Ávila Murillo dice:

    La ventaja de los paneles de impacto, es la posibilidad de agrupar en un mismo programa a diferentes victimarios. En un solo panel y con una sola victima que actúe como panelista, se podrían atender un número diversos de casos, todo depende de la capacidad que tenga el auditorio en el que se va a hacer el panel.

  • Graciela Hernandez Alvarez dice:

    Gran trabajo, felicidades. Gracias por compartir

  • Yoder Rivadeneira Díaz dice:

    Una temática muy interesante. Felicitaciones

  • Carolina dice:

    Gran trabajo, felicidades. Gracias por compartir

  • Jaime Alberto Echeverri Vera dice:

    Excelente investigación!
    Felicitaciones!!

  • Dr. Carlos Ruiz dice:

    muy buen trabajo, muy instructivo gracias..

  • Guiomar Bejarano Gerke dice:

    Qué amplio, interesante y lleno de aplicaciones que es la Justicia Restaurativa. Gracias por compartir!!

  • Cleta Antonia Torres Pérez dice:

    Particularmente me llama mucho la atención, es de gran interés para mi profundizar en la Justicia Restaurativa y este tema me ha atraído bastante. Gracias por compartir!!

  • Edgar Niño dice:

    Gracias por transmitir sus conocimientos, felicitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *