LA PROFESIONALIZACIÓN DEL PERITO EN MATERIA DE PSICOLOGÍA EN RESPUESTA A LAS EXIGENCIAS ACTUALES DE LOS JUICIOS EN MATERIA FAMILIAR

 GLORIA LÓPEZ SANTIAGO

  1. Resumen

            Las nuevas dinámicas familiares incluyen condiciones sociales, económicas y personales en las que un hecho de naturaleza privada pasa ahora a un contexto social cuestionable, legal y social; estas nuevas dinámicas ya no solo incluyen el análisis de violencia familiar o maltrato, los cambios a nivel social conllevan que exista la exigencia de intervención en casos de reconstrucción familiar, Alienación parental, adopción, entre otras temáticas que surgen del trabajo legal y en el que, se solicita al psicólogo en materia familiar como el experto que proporcionara una visión humana al conflicto legal y una alternativa centrada en las soluciones tangibles para las necesidades que exige la legalidad.

            Estos cambios legales hacen necesario, la intervención de profesionales capacitados y que laboren desde la perspectiva de género, para llevar a cabo un análisis profesional, ético y de calidad para determinar y delimitar el actuar como Perito en Materia de Psicología, dar respuesta a las interrogantes de los juzgadores y coadyuvar en la práctica legal, para llevar a cabo tareas más allá del contexto terapéutico.

            El presente trabajo es un aporte, derivado de la labor como perito en materia de psicología y con la finalidad de integrar elementos para la formación de los profesionales que actúen en casos familiares, ya en el sistema oral y en el que el perito en psicología deberá integrarse y trabajar de la mano de los abogados y juzgadores para dar una visión humana y guiada ante las exigencias de los nuevos sistemas.

Introducción

La denominación Psicología jurídica o legal engloba varias especialidades bien diferenciadas, una de ellas es la Psicología Forense, que hace referencia al “Foro” ó Tribunal. El concepto jurídico de «perito», es el término legal para referirse al experto. La Pericial Psicológica en casos de orden familiar,  -Guarda y custodia, violencia familiar, alimentos, divorcio, pérdida de la patria potestad- es una actividad del Psicólogo, quien funge como experto ante un Juez y que actúa por consiguiente por un mandato Jurídico.

En la experiencia del trabajo realizado durante 12 años de práctica profesional, en los casos de Violencia Familiar, Guarda y Custodia y otros asuntos familiares –adopción, pensión alimenticia, reconocimiento de paternidad o desconocimiento-, ha dado como resultado un metodología en la cual se integran elementos científicos respecto a los factores involucrados, que incluyen en la Evaluación Pericial uso de técnicas específicas, entrevistas y pruebas que permitan obtener información que apoye al Juzgador en las decisiones que involucran el cuidado de menores.

En este contexto, el Psicólogo tendrá que prepararse para conocer a detalles el caso, el expediente,  el contexto el cual se conformó la pareja y/o familia  y a través de las técnicas especializadas la detección de las capacidades y habilidades para ejercer un rol parental, así como de aquellos elementos de tenga relevancia para otorgar la custodia y cuidado de un menor. Con ello, el objetivo del trabajo, es proporcionar una panorama metodológico-practico para la valoración en estos casos, con la revisión de casos y pruebas psicológicas, así como los aspectos teórico-prácticos fundamentales en las recomendaciones que se derivan del estudio psicológico.

  1. La Psicología Forense en el Ámbito Familiar

La Psicología  y el Derecho se interesan en las relaciones psicológicas y jurídicas que tiene que ver con las relaciones interpersonales,  especialmente algunas han surgido desde la práctica y de la necesidad de explicar nuevas condiciones o situaciones de la vida cotidiana, por ejemplo, la determinación de las lesiones en un hecho delictivo, como explicar un impacto en un atropellamiento ó cómo explicar la conducta de un padre que comete un homicidio hacia su hijo; que sucede cuando alguien se ve involucrado como víctima de un delito, es “normal” que abandone su empleo derivado de este evento; o que pasa con una madre que ejerce maltrato hacia un menor, estos entre otros sucesos sociales son los que han conformado que el derecho y otras ciencias sociales trabajen en conjunto y en especial con la psicología se vean entrelazados.

            Estos cambios legales hacen necesario, la intervención de profesionales capacitados y que laboren desde la perspectiva de género, para llevar a cabo un análisis profesional, ético y de calidad para determinar cuándo se está ejerciendo esta tipología de violencia y las afectaciones a los menores, así como el que su análisis coadyuve a la labor del Juez correspondiente, por ello el PERITO EN MATERIA DE PSICOLOGIA, es quien lleva a cabo esta labor en el ámbito jurídico. Una de las ramas de la aplicación de la Psicología Jurídica se relaciona con la intervención directa en los asuntos de orden familiar.

            Es en el este rubro que las nuevas dinámicas en materia familiar, en México han conllevado a que la práctica jurídica, se auxilie por profesionistas que conozcan de los elementos emocionales involucrados en los procesos familiares. Es aquí donde el psicólogo analiza aspectos del sistema familiar, la integración y reintegración de la familia y la cual, se va inmersa en conflictos de orden legal. Así los casos de Guarda y Custodia, divorcios, pensión alimenticia ocupan aproximadamente el 90% de los casos atendidos en los Juzgados Familiares y para ello, se hace necesario del conocimiento en la aplicación de la Psicología Forense Familiar.

            En el Área Familiar pericial, el Psicólogo debe especializarse en el análisis forense de la familia como un sistema familiar, el cual rebasa e involucra nuevos desafíos, orientados a la nueva organización familiar, padres solteros, padres custodios, padres homoparentales, abuelos que ejercer el papel parental y hacen surgir nuevas necesidades, como lo es, la inclusión de una nueva pareja, hijos, una familia sustituta o bien, cuál será el parámetro de actuación ante casos graves de maltrato infantil familiar.

Por lo tanto, se debe conocer  la funcionalidad del sistema familiar tiene que ver con la interacción donde las reglas, las formas de intercambio afectivo, resolución de problemas (emocionales, económicos y de parentesco), enseñanza de reglas (disciplina, valores, límites), así como el común acuerdo en la pareja y su capacidad de negociación,  interactúan de manera que se conserve el equilibrio familiar y que a su vez promueva el desarrollo psicoemocional de los integrantes.   Entonces para llevar a cabo un estudio de la pareja y a la familia es importante retomar los rasgos comunes y la interacción entre los miembros, para poder entender su estructura, carencias afectivas, valores, actitudes, pautas conductuales internalizadas, y formas de interacción, que afectan su desarrollo como pareja, (novios ó matrimonio), y posteriormente como padres con la responsabilidad individual, familiar y social, con sus hijos, ya que en la medida en que cumplen con expectativas ó atributos que les han sido asignados en mayor parte por el medio social.[1]

  1. Metodología Pericial en el ámbito familiar

               Respecto a la METODOLOGÍA CIENTÍFICA derivada de la PRACTICA FORENSE, esta implica el tener los elementos científicos y técnicos para que cada caso sea analizado bajo la lupa de las diferentes necesidades, implicaciones y repercusiones  a nivel legal, pues se trabaja bajo un OBJETIVO, es decir, la relevancia del estudio en materia pericial implica proporcionar al AMBITO JURIDICO, es decir al JUZGADOR una VISION NO LEGAL DE LA FAMILIA, y que permita  considerar las opciones de decisión judicial y las secuelas a mediano y largo plazo.

               El dictamen emitido por el perito en relación a la materia sobre la que se le ha interrogado, es un medio de prueba dentro de un proceso judicial, que será ponderada y valorada por el juez en su propia toma de decisión para dictar la sentencia, siendo responsabilidad de este último el peso que otorgara a la valoración del perito, en términos legales, se conoce como –la carga de la prueba- que está sujeta a lo que fundamente el juez en una sentencia.

               Una primera recomendación implica el conocer el EXPEDIENTE, no solo el contacto con el abogado nos proporcionara los elementos jurídicos de nuestro trabajos, debe conocerse los lineamientos y órdenes a las que somos sujeto una vez  que somos incluidos como AUXILIARES JURIDICOS, una vez que se TOMA CARGO, se adquiere una obligación legal, más allá del tipo de servicio que se presta, legal u oficial, SE ADQUIERE UNA RESPONSABILIDAD LEGAL, en la que el perito está sujeto a obligaciones y responsabilidades, que incluyen sanciones legales al no ajustar su trabajo a los requerimientos jurídicos.

               En este rubro, la metodología aplicada en el marco del trabajo en mi experiencia en evaluación en materia familiar, me han llevado a establecer algunos elementos fundamentales de la elaboración del Dictamen Pericial Psicológica, los que incluyen:

  • Revisión y análisis forense del expediente jurídico

Debe conocerse en qué contexto legal, bajo que requerimientos legales se integra el estudio psicológico

  • Proyección del Caso

Implica plantear su Teoría del Caso, análisis de logística, elementos, nivel de experticia y ética profesional para evaluar si es viable o no la intervención legal.

  • Revisión y análisis de la dinámica de valoración

¿Qué aplico en términos psicométricos?

¿Qué pruebas conozco?

¿Cuáles son las idóneas de acuerdo al caso?

  • Entrevista clínico-forense, aplicada a los involucrados

Planeación de la entrevista

  • Observación Clínica de la interacción Padre-Madre-Hijos (Modelo de Evaluación Vincular de Abelleira, H. 2004)
  • Análisis del caso y de los objetivos del Estudio pericial

               De acuerdo al caso en el que intervenimos, es necesario establecer los parámetros de nuestro razonamiento, cuales son los elementos de ANALISIS, que proporcionen ARGUMENTOS FUNDADOS Y MOTIVADOS respecto al objetivo del Dictamen; es decir, que efectivamente puede auxiliar al juez, que se encuentre centrado en el objetivo para el cual fue solicitado y que sea un análisis científico  sustentado en un metodología clara.

  • Los desafíos en la Profesionalización del Perito en Psicología en el Área Familiar

            Las nuevas dinámicas familiares incluyen condiciones sociales, económicas y personales en las que un hecho de naturaleza privada pasa ahora a un contexto social cuestionable, legal y social; estas nuevas dinámicas ya no solo incluyen el análisis de violencia familiar o maltrato, los cambios a nivel social conllevan que exista la exigencia de intervención en casos de reconstrucción familiar y principalmente la CAPACIDAD PARENTAL de los potenciales padres, por ejemplo en los casos de adopción, entre otras temáticas que surgen del trabajo legal y en el que, se solicita al psicólogo en materia familiar como el experto que proporcionara una visión humana al conflicto legal y una alternativa centrada en las soluciones tangibles para las necesidades que exige la legalidad.

            En este sentido, autores como Ramírez (2006), señala que la intervención psicológica “consiste en el asesoramiento a los jueces para su toma de decisiones relativas a la organización familiar posruptura más conveniente para los hijos. La intervención del psicólogo como perito también puede requerirse después de la separación, por ejemplo en a fase de ejecución de una sentencia de separación o bien en el transcurso de los procedimientos judiciales (incidentes de modificación de medidas y/o Divorcios)”. En este contexto, el campo de intervención del Psicólogo Forense en el ámbito familiar también puede ampliarse a aspectos como la Terapia de Pareja, la Mediación, y uno de los campos que ha sido poco explorado en muchos países incluyendo México, es el arbitraje, en el que una pareja busca un árbitro extrajudicial, en este caso un psicólogo para someterse a su dictamen respecto a las pretensiones o condiciones.

            En el ámbito pericial la evolución de la participación del psicólogo en los ámbitos familiares ha dado pauta para su intervención respecto a diferentes objetivos y que han estado a la par de los cambios en materia jurídica, por ejemplo, la integración de los diversos Protocolos de Actuación por parte de la suprema Corte de Justicia, como son el Protocolo de Actuación para quienes imparten justicia en casos de niñas, niños y adolescentes, el Protocolo de Actuación para  para quienes imparten justicia con Perspectiva de Género, entre otros, que han dado pauta para que la intervención legal del psicólogo sea amplia, en el sentido de llevar a cabo una asistencia a menor en las diligencias judiciales, terapeuta para subsanar los efectos y en el área pericial, en la cual se han desatada nuevas dinámicas que exigen capacitación en materia de derecho, de regulación de la practica forense en el ámbito familiar, por ejemplo, la valoración psicológica en carácter de obligatorio de las parejas de los padres que solicitan la custodia, siendo materia de evaluación, el conocer respecto a los “potenciales” riesgos y prevenir situaciones de violencia en las que se vean involucrados menores y población en riesgo.

            Estos cambios legales exigen la intervención de profesionales capacitados, que cuenten con Especialidades y formación en Psicología Jurídica y Forense a través de capacitación acertada en el área y orientada al trabajo practico, que laboren desde la perspectiva de género, para llevar a cabo un análisis profesional, ético y de calidad para determinar y delimitar el actuar como Perito en Materia de Psicología, dar respuesta a las interrogantes de los juzgadores y coadyuvar en la práctica legal en la que el perito en psicología deberá integrarse y trabajar de la mano de los abogados y juzgadores para dar una visión humana y guiada ante las exigencias de los nuevos sistemas familiares, así como en los casos donde se habla de temáticas tan controvertidas como lo es la Alienación Parental y los recientes casos en México concernientes en esta temática y que han dado resultados por demás negativos. En este rubro, las universidades en distintos países están promoviendo integrar elementos de especialización en Psicología Jurídica y Forense, que van paso a paso firmando nuevas generaciones de expertos en el trabajo jurídico, encaminando nuevas propuestas y que a la par, conforman tanto la experticia, la profesionalización y la imagen del perito en el marco de un trabajo científico y por demás, de elevada calidad ética.

            En este contexto, el trabajo del Psicólogo exige una condición de “fortaleza emocional”, profesional, laboral y de preparación en el ámbito jurídico que contribuya a proporcionar elementos de condición para que el juzgador llegue a una resolución judicial apegada a derecho y conforme a las necesidades de los que se acercan  a las instancias jurídicas para su auxilio, así el que se establezca una guarda y custodia de manera exclusiva a una madre, ya no es un elemento definitivo, pues se auxilia con otros elementos de análisis como lo es la pericial en materia de psicología, trabajo social, genética y otras disciplinas forenses.

            En este rubro, la unión entre psicología y derecho proporciona elementos para la formación de ambas disciplina y el complemento en el estudio de los casos, dando pauta para una intervención profesional y completa, razonada y motivada respecto a los argumentos de trabajo, especialmente en un área complicada y variante como lo es el área familiar.

            En conclusión, el trabajo del Psicólogo Forense en el ámbito familiar se proyecta en diferentes campos de aplicación, no solo en el área pericial, incluye el ámbito de terapia, mediación, arbitraje y Pericial, que va a consolidar una especialización de los psicólogos, que a su vez exige conocimientos en el área infantil, de asistencia a menores, de tratamiento psicológico en el contexto de re vinculación familiar en los casos de padres separados de sus hijos, de atención a  la violencia familiar, entre otros, en los que es menester de las áreas formadoras el consolidar elementos y herramientas científicas que promuevan la búsqueda de conocimiento, es decir, de forma que se promueva la formación de profesionales bajo contextos prácticos, orientados al conocimiento propio así como del análisis de los cambios en la materia de su ejercicio profesional; esto a su vez, no será posible sin una profesionalización adecuada, en la que el psicólogo se integre a los programas de capacitación, Diplomados en Psicología Jurídica y Forense, cursos, programas de especialidad y de maestría o doctorado, en el cual se conforme no solo a través de la práctica, conjuntando una imagen científica, adecuada a la necesidad jurídica de la realidad y con la formación que respalde su trabajo al presentarse en los tribunales.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Álvarez Gómez, Ana Josefina.(1990:15-31) El Interaccionismo o la teoría de la reacción social como antecedentes a la criminología critica en Criminología Crítica. Universidad Autónoma de Queretaro.
  2. Amato M.I. (2007) La Pericia Psicológica en Violencia Familiar. Argentina, Ed. La Rocca.
  3. Bagarozzi,D. Bagarozzi A. Denis, Anderson A. Stephen (1996) Mitos personales, Matrimoniales y familiares. Formulaciones teóricas y estrategias clínicas. 1ra. Ed. Paidos. España.
  4. Barudy J. (2010) Los desafíos invisibles de ser madre o padre. Manual de Evaluación de las competencias y la Resilencia parental. Gedisa. España.
  5. Bobé Antoni, Pérez C. Compiladores (1994) Conflictos de Pareja: Diagnostico y Tratamiento. Paidos. España.
  6. Caballo V. (2009) Manual para la Evaluación Clínica de los Trastornos Psicológicos. Estrategias de Evaluación, problemas infantiles y trastornos de ansiedad. Ed. Pirámide. Madrid.
  7. Cantón Duarte José, Cortes A. M.R. (2002) Conflictos Matrimoniales, Divorcio y Desarrollo de los Hijos. Psicología Pirámide.
  8. Esquivel y Ancona F. (2007) El Psicodiagnóstico Clínico del Niño. Manual Moderno. México.
  9. Griesbach M. (2013) La Infancia y la Justicia en México. II Elementos para garantizar el efecto útil del Interés Superior del niño víctima del Delito. INACIPE
  10. Husni A. (2008) “Familias en Litigio. Perspectiva Psicosocial” Ed. LexisNexis. Argentina.
  11. Jones Edward, B. Gerard Harold (1980: 499) Fundamentos de Psicología Social. México 499
  12. Parke R.d. (1998)  El Papel del Padre. Ed. Morata. 3ª Edición. Madrid.
  13. Poussin G. Los Hijos del Divorcio. Psicología del niño y separación parental. Trillas. México.1999
  14. Ramírez Gonzalez Marta. (2003) Cuando los padres se separan. Alternativas de custodia para los hijos. Biblioteca nueva Psicología Universidad.
  15. Sandoval Dolores M. (1990) La Sociedad Frente al divorcio. Impresos Alba. México
  16. Sierra Juan Carlos, (2006) Psicología Forense: manual de técnicas y aplicaciones. Ed. Biblioteca Nueva. España.
  17. Tejedor H (2013) Programa de Intervención para Victimas de Interferencias Parentales. Ed. Eos. España
  18. Vázquez M. B. (2005) Manual de Psicología Forense. Ed. Síntesis. España.
  19. Vázquez, M. B (2008) Casos Prácticos en Psicología Forense. Ed. EOS. Madrid. España.
  20. Zicavo Martinez N. (2006)  ¿Para qué sirve ser padre?. Ed. Universidad de Bio. Chile. [1] Bobé Antoni, Pérez C. Compiladores (1994:22) Conflictos de Pareja: Diagnostico y Tratamiento. Paidos. España.

10 Comments

  • Dr. Carlos Ruiz dice:

    extraordinario e interesante trabajo, muy didáctico… Gracias

  • Sandra Y. Castaneda Rojas dice:

    Importantes lo aportes y de gran ayuda para un mejor desempeño de roles

  • Sabdra Castañeda dice:

    Material de gran ayuda para la cualificación dentro del desempeño de roles.

  • Jaime Alberto Echeverri Vera dice:

    Muy buen trabajo. Muy interesante!
    Felicitaciones!

  • Carolina dice:

    Muy buena ponencia!
    Saludos

  • Gloria Lucía García Alvarez dice:

    Perfilar el psicólogo jurídico como perito o consultor es elevar a un plano más interesante el rol profesional. Muy interesante… Gracias

  • Cleta Antonia Torres Pérez dice:

    Me es grato saber que actualmente el profesionista que se desenvuelve profesionalmente en el sistema penitenciario o en la impartición y procuración d justicia aspira a una profesionalización seria y totalmente responsable a través de las nuevas perspectivas teóricas e interdisciplinarias.

  • Roxana Vuanello dice:

    Muy interesante el aporte. Muchas gracias por compartirlo

  • ileska dice:

    Me gustó mucho tu escrito, coincido en muchísimas cosas contigo, el término que utilizo en Culiacán Sinaloa México para la especialización del psicólogo jurídico en materia familiar es psicologo jurídico-familiar, acá somos psicólogos con sede judicial y estamos dentro de los juzgados familiares trabajando. gracias por compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *