APORTES DE LA PSICOLOGÍA A LA SUSPENSIÓN DE JUICIO A PRUEBA

BRENDA V. ROIG.

“Los Estados miembros introducirán medidas no privativas de la libertad en sus respectivos ordenamientos jurídicos para proporcionar otras opciones y de esta manera reducir la aplicación de las penas de prisión y racionalizar las políticas de justicia penal, teniendo en cuenta el respeto de los Derechos Humanos, las exigencias de la Justicia Social y las necesidades de rehabilitación del delincuente”

Reglas mínimas de las Naciones Unidas sobre las medidas no privativas de la libertad (Reglas de Tokio)

1- Marco Legal:

La Probation, o suspensión del Juicio a Prueba, es una medida alternativa a la privación de la libertad que se incorporó al Código Penal de la República Argentina en el año 1994 por medio del Art. 27 bis de la Ley 24.316. Es una medida que surge a partir de las Reglas de las Naciones Unidas sobre las Medidas No Privativas de libertad” (conocidas también como Reglas de Tokio) que aparecen a partir del VIIIº Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente. Estas reglas se asientan en el equilibrio que deberían guardar entre sí los derechos de los delincuentes, los derechos de las víctimas y el interés de la sociedad en la seguridad pública y la prevención del delito.

Al suspender condicionalmente la ejecución de la pena, el Tribunal deberá disponer que, durante un plazo que fijará entre dos y cuatro años según la gravedad del delito, el condenado cumpla todas o alguna de las siguientes reglas de conducta, en tanto resulten adecuadas para prevenir la comisión de nuevos delitos:

1. Fijar residencia y someterse al cuidado de un patronato.                                                                       2. Abstenerse de concurrir a determinados lugares o de relacionarse con determinadas personas.                                                                                                                                                        3. Abstenerse de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas.                                             4. Asistir a la escolaridad primaria, si no la tuviere cumplida.                                                                         5. Realizar estudios o prácticas necesarios para su capacitación laboral o profesional.                          6. Someterse a un tratamiento médico o psicológico, previo informe que acredite su necesidad y eficacia.                                                                                                                                                       7. Adoptar oficio, arte, industria o profesión, adecuado a su capacidad.                                                           8. Realizar trabajos no remunerados en favor del Estado o de instituciones de bien público, fuera de sus horarios habituales de trabajo.

*Las reglas podrán ser modificadas por el Tribunal según resulte conveniente al caso.

La Probation es una medida pensada para delincuentes primarios (es decir, que no tenga antecedentes penales) donde el delito en cuestión sea penado por el Código Penal con menos de tres años de prisión (como pena máxima). No procederá la suspensión del juicio a prueba cuando un funcionario público, en el ejercicio de sus funciones, hubiese participado en el delito, ni tampoco procederá la suspensión del juicio a prueba respecto de los delitos reprimidos con pena de inhabilitación.

El tiempo de la suspensión del juicio será fijado por el Tribunal entre uno y tres años, según la gravedad del delito. El Tribunal establecerá las reglas de conducta que deberá cumplir el imputado, conforme las previsiones del artículo 27 bis.

Durante ese tiempo se suspenderá la prescripción de la acción penal.

La suspensión del juicio será dejada sin efecto si con posterioridad se conocieran circunstancias que modifiquen el máximo de la pena aplicable o la estimación acerca de la condicionalidad de la ejecución de la posible condena.

Si durante el tiempo fijado por el Tribunal el imputado no comete un delito, repara los daños en la medida ofrecida y cumple con las reglas de conducta establecidas, se extinguirá la acción penal. En caso contrario, se llevará a cabo el juicio y si el imputado fuere absuelto se le devolverán los bienes abandonados en favor del Estado y la multa pagada, pero no podrá pretender el reintegro de las reparaciones cumplidas.

Cuando la realización del juicio fuese determinada por la comisión de un nuevo delito, la pena que se imponga no podrá ser dejada en suspenso.

La suspensión de un juicio a prueba podrá ser concedida por segunda vez si el nuevo delito ha sido cometido después de haber transcurrido ocho años a partir de la fecha de expiración del plazo por el cual hubiera sido suspendido el juicio en el proceso anterior.

No se admitirá una nueva suspensión de juicio respecto de quien hubiese incumplido las reglas impuestas en una suspensión anterior.

2- Marco teórico:

La Probation es una medida alternativa a la privación de la libertad que se sostiene en el marco de un Modelo Jus – Humanista (basado en la Doctrina de los Derechos Humanos), en una Teoría Crítica del Control Social, en modelos de abordaje alternativos al Control Social Institucional Punitivo – represivo; y en una nueva clínica: La Clínica de la Vulnerabilidad. Esta propicia un modelo democrático y participativo, sostenido en el acceso a la palabra y el derecho al disenso, lo que permite una concepción del ser humano como socio–bio–psicológicamente determinado. El objetivo de esta Clínica de la Vulnerabilidad será reducir la vulnerabilidad psicosocial  (grado de fragilidad psíquica que la persona tiene por no haber satisfecho sus necesidades psicosociales básicas: salud, trabajo, educación, seguridad, recreación, etc.) desplegando estrategias para su cumplimiento. Estas estrategias tienen que ver con un abordaje grupal, y en la comunidad del sujeto, que faciliten fundamentalmente recursos vinculares y comunitarios.

Según este modelo es importante cómo se ubica el sujeto frente a lo que le sucedió, aunque esto no cambie algo de los hechos. Este es un punto que resulta fundamental en el caso particular de la Probation y que se desarrollará en los siguientes apartados.

En su Diccionario de Sociología, Theodorson define el Control Social como “cualquier medio social o cultural utilizado para imponer restricciones sistemáticas y relativamente consistentes a la conducta individual, y mediante la cual las personas son motivadas a adherir a las pautas de conducta que son importantes para el funcionamiento pacífico de un grupo o sociedad”. Por otra parte, la reacción del Estado ante el “delito” se materializa en una Política Criminal y mediante las agencias de control social. La cárcel, por ejemplo, es una agencia de este tipo. Tal Política Criminal está conformada por la Política Social y la Política Penal, en tanto reacción socio-estatal ante el comportamiento delictivo.  La Política Criminal encontrará su vía de aplicación en los mecanismos del control social; a su vez, los agentes de control social, institucionales o no institucionales, operan como reguladores de la vida social.

En otras palabras, el Control Social puede entenderse también como “toda actividad o estrategia tendiente a regular las interacciones humanas para reducir o evitar el conflicto”[1]. Silvio Angelini y Yago Di Nella en Psicología Forense y Derechos Humanos desarrollan la concepción de un control social formal y un control social informal. El primer grupo englobaría a todas aquellas instituciones encargadas de la regulación de las interacciones y de la circulación de bienes cuya función específica es la de dar seguridad a sus miembros.  En el segundo grupo entrarían toda una serie de regulaciones de los comportamientos de los miembros de una comunidad que no pertenecen a las instituciones formales del dispositivo del control social. Ahora bien, ambos autores sostiene que “el control social formal sólo interviene sobre aquellos casos en que el control social de las ideas no ha sido efectivo. Es decir, las instituciones de seguridad y de penalización actúan cuando determinado acto viola las normativas que debieran haber trasmitido el sistema educativo, o cualquier instancia de socialización de personas”[2]. Con lo cual queda en evidencia que toda una trama de redes vinculares han dejado en un estado de vulnerabilidad absoluta (o casi) a un sujeto que luego, probablemente, encuentre respuesta a sus problemas por medio de la institucionalización en alguna de sus vertientes (instituto de menores, unidades penitenciarias, etc.)

Por otro lado los autores mencionan un control social externo y un control social interno. En el primer caso el sujeto siente a lo normativo como algo impuesto, no hay participación mediante. El determinante de su conducta es ajeno (producto de la coerción desde las instancias institucionales y formales de control social); y esa enajenación le resulta violenta. La violencia que ejerce el sistema de control social en el que el sujeto no participa aumenta su grado de vulnerabilidad.  En cambio, lo que está en juego en la forma interna de control social es la posibilidad de que el sujeto se autorregule y pueda generar comportamientos en función de las nomativas internalizadas. Veremos a lo largo del trabajo de que manera esta modalidad interna de control social se juega en la Probation.

Ahora bien, de más está decir que uno de los principales elementos del control social punitivo es el sistema penal. Existen dos posturas absolutamente contrapuestas respecto a este sistema. Por un lado, el Maximalismo penal sostiene la necesidad de una aplicación de penas más severas y el endurecimiento del Derecho Penal. Por el otro, nos encontramos con el Absolutismo penal que reclama la supresión del sistema penal. Ambas posiciones resultan en sumo grado extremas.

Como postura intermedia entre las dos anteriores se encuentra en Minimalismo penal que propone una redefinición del Aparato de Justicia con la mínima intervención del recurso controlador. Desde aquí se sostiene que, despojado el Control Social Punitivo de la hipertrofia normativa y consecuentemente de los efectos lesivos de su uso indiscriminado, con su secuela de violencia y estigmatización, el Derecho Penal podrá ser adecuado instrumento de defensa de la sociedad. Desde esta posición sólo estaría autorizada la intervención penal cuando ésta fuera estrictamente necesaria para evitar que el orden social se desequilibre. El Minimalismo penal tramitaría aquellas ofensas que no sean dirigidas hacia bienes de trascendencia y que impliquen ataques graves a esos bienes por otras vías jurídicas o extrajurídicas.

Desde la perspectiva de la mínima intervención del Estado, la Probation nació para aportar una solución alternativa a los delitos leves y de escasa importancia criminal lo cual contribuiría, por otra parte, a descongestionar el sistema judicial. ¿Se puede hablar ciertamente de descongestionamiento del sistema judicial? La realidad es que la medida hoy en día presenta ciertas limitaciones e importantes fallas que no permiten su óptimo desarrollo. La visita al Juzgado de Ejecución Penal Nº 1 permitió corroborar la saturación del sistema en cuanto a la medida Probation. De los 19.000 legajos en trámite 10000 de ellos pertenecen a expedientes de probation. Se observa, además, una importante desproporción entre la cantidad de causas relativas a Probation y el personal asignado para su seguimiento y para el procesamiento de la información correspondiente. En definitiva, podemos decir que la medida no tiene el apoyo necesario y no obtiene los resultados que podría obtener por un déficit de gestión y no por una insolvencia conceptual.

3- Objetivos de la medida:

No resulta novedoso el hecho de que la realidad carcelaria pone de manifiesto un déficit importante en la capacidad resocializadora de la pena privativa de la libertad. Se conoce como fenómeno de prisionalización a los efectos nocivos que la cárcel tiene sobre el sujeto sometido a la privación de la libertad como pena. Entre ellos encontramos tanto efectos psicológicos como sociales:

  • Devaluación de la propia imagen.
  • Disminución de la autoestima.
  • Pérdida de la identidad.
  • Aumento en el nivel de ansiedad.
  • Estigmatización por parte de la sociedad.
  • Posibilidades laborales limitadas (que en la mayoría de los casos es motivo de reincidencia).

Cuando el Estado no da soluciones serias la sociedad puede dar respuestas brutales, respuestas que vemos a menudo sostenidas en una suerte de venganza social que enajena a gran parte de la sociedad y que generalmente vemos enmascaradas en pedidos de justicia.

Se espera que la finalidad de todo sistema probatorio sea reducir la reincidencia y proteger a la sociedad, favoreciendo la rehabilitación social del trasgresor reduciendo la impronta punitiva en favor de la restaurativa. En esta línea la Probation busca la resocialización de la persona evitando su juzgamiento y la eventual condena. Para ello propone un tratamiento del que delinque dentro de la comunidad con el objetivo de probarse él mismo que con ayuda puede reintegrarse a ella sin restricciones. El concepto de “reintegración” en este punto presentaría cierto cuestionamiento ya que justamente lo que se persigue con la medida es que el sujeto no se aleje de la comunidad donde trabaja, estudia, etc. y es por ello que resulta equivocado hablar de re-integrarse.

El principal objetivo de la Probation es que la persona reflexione y se responsabilice por su conducta mediante determinadas reglas de conducta y eventuales deberes comunitarios. De esta manera la medida se desprende en cierta forma de su carácter punitivo y sirve a la reflexión y al desarrollo personal. Por ello la idea es que en caso de que el infractor deba hacer trabajo comunitario éste sea teniendo en cuenta sus capacidades y posibilidades para que resulte significativo para el sujeto; y así reparar el daño cometido a la sociedad. Lo cierto es que ello muchas veces no sucede y el sujeto termina cumpliendo cualquier tarea que acaba degradándolo y obstaculizando una verdadera responsabilización subjetiva. Por ella se entiende a la interpelación del sujeto por las consecuencias de sus actos, y a su vez, una interpelación a las motivaciones inconscientes de éstos.

“En las motivaciones inconscientes es donde vamos a ubicar la verdad del sujeto, su realidad psíquica. No se trata de confrontar al sujeto con una valoración compartida ni medir sus dichos según una verdad constatable. La responsabilidad subjetiva está en relación con la verdad del sujeto que, más allá de la voluntad del yo, propicia la acción”. [3]

Podemos en principio formular la hipótesis de que el psicólogo trabajando en este ámbito tiene como principal función acompañar al sujeto en el logro de esta responsabilidad subjetiva., que nada tiene que ver con la responsabilidad jurídica ya que esta última queda restringida a la conciencia y ligada únicamente a la intencionalidad conciente.

4- El rol del psicólogo en la Probation:

Si partimos de la premisa que cada trasgresor es una persona singular y que las reglas de conducta a las que éste debe someterse deben ser acordes a la personalidad del sujeto; al hecho cometido y a sus consecuencias, resulta particularmente relevante la inclusión de entrevistas con profesionales de la salud mental para optimizar la internalización de la medida y la ya mencionada posibilidad de responsabilización subjetiva. Para ello, como profesionales idóneos para dar cuenta de criterios referentes a la personalidad de sujeto; a su experiencia de vida; a su entorno social y laboral, a su estructura familiar y a su proyecto de vida, debemos ofrecer orientación al juez en cuanto a las condiciones que puede tomar la Probation para su implementación en cada caso particular. Desde el momento en que el Tribunal decide otorgar la Probation a determinado sujeto ya podemos hablar de la relevancia que la intervención de un psicólogo tiene en esta medida. En tanto la duración del cumplimiento de la medida, para que ésta sea efectiva, tiene un componente absolutamente subjetivo, es de suma importancia que un profesional de esta disciplina participe en su determinación.

En relación a ello es importante destacar que la medida contempla la figura del Oficial de Prueba. “Este debe ser un profesional, con una acabada formación en temáticas sociales, debiendo separarse de un rol meramente de vigilancia y control, ya que el mismo resultaría coercitivo y por lo tanto iría en detrimento de la Probation”.[4] Una de sus principales tareas es la evaluación integral del sujeto en referencia a las distintas áreas en que se desarrolla la persona (familiar, educativa, laboral, económica, etc.)

Una vez efectivizada la medida, este Oficial de Prueba estará a cargo de la supervisión y cumplimiento de las medidas establecidas por el juez, debiendo elevar informes mensuales con las observaciones pertinentes a cada probando. En el caso de que las medidas previstas, no fueran cumplidas, deberá comunicarlo de inmediato al organismo judicial pertinente, a fin de revocar o modificar tal beneficio. Pero en este punto es importante indagar precisamente el porqué del incumplimiento de la medida. No se trata de que la cumple o no la cumple y se terminó la cuestión. Si advertimos, aunque sea en parte, el motivo que impide a un probando cumplir o terminar con la Probation podemos encontrar opciones alternativas que le permitan completar la medida. Por ello podemos pensar que un psicólogo podría cumplir con la función de Oficial de Prueba pero sin convertirse por ello en un eslabón más de la cadena punitiva. De hecho esta cuestión fue tratada en el Vº Seminario internacional sobre Probation (Posadas –Misiones- 6,7 y 8 de octubre de 2004) y se llegó a la conclusión de que es necesario que el oficial de prueba sea asimismo supervisor con conocimientos específicos y un perfil adecuado, debiendo contar con una formación multidisciplinaria de nivel universitario.

Otra cuestión donde la participación de un psicólogo resulta de gran importancia es en la determinación de la actividad que el probando debe cumplir. Si volvemos a los fundamentos de la Probation nos encontramos con la necesidad de que el probando pueda internalizar la acción cometida y pueda reflexionar al respecto. Para ello es absolutamente necesario que la acción cometida y la medida que se estipule para su resarcimiento (sea por medio de trabajos comunitarios, asistencia a capacitaciones, etc.) guarde cierta coherencia. De hecho, a partir de entrevistas realizadas en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires (Argentina), se pudo corroborar que una psicóloga participa activamente en esta cuestión. Vale aclarar que la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires es una Institución de Garantías que brinda a quienes cumplen con la Probation un ámbito de trabajo, de seguimiento y contención. Ellos trabajan hace aproximadamente 4 o 5 años con un modelo de intervención, dirigido por la Licenciada en Psicología María Graciela García, que apunta al reposicionamiento subjetivo. Su propuesta de trabajo implica salirse del lugar punitivo y alentar al probando a que pueda comprender fundamentalmente este reposicionamiento de la mirada de uno mismo respecto de uno mismo. Aquí se reciben expedientes de Probation provenientes del Patronato de Liberados. La función de éste es contribuir a la prevención y disminución de la criminalidad y de la reincidencia.

El Patronato de liberados trabaja junto con los Juzgados de ejecución en el seguimiento de los casos. En la aplicación de tareas comunitarias se contempla la realización de trabajos no remunerados a favor del Estado o de instituciones de bien público. Existe una red institucional, denominada Red Solidaria conformada por más de 100 instituciones dispuestas a recibir personas bajo este régimen, que comprende hospitales públicos, Caritas, la Universidad de Buenos Aires, los jardines de infantes, Cruz Roja Argentina, entidades religiosas, etc. Corresponde al Patronato de la Ciudad, integrado por 75 asistentes sociales la confección de los informes socio-ambientales y la supervisión directa con el probando.

Es decir, el recorrido sería más o menos el siguiente: El Juzgado asigna al Patronato de Liberados la supervisión y seguimiento de un probando. Allí derivan el cumplimiento de tareas comunitarias a la Defensoría del Pueblo o a otras instituciones. La asignación de instituciones puede determinarla el mismo Juez  a pedido del abogado defensor o quedar a criterio del Patronato. El Patronato deriva el cumplimiento de tareas comunitarias pero debe controlar el cumplimiento de las demás condiciones de la medida.

Una vez que Defensoría recibe el expediente y que se acreditan las cuestiones formales comienzan las entrevistas con la psicóloga. “Es importante que la persona pueda internalizar algo de lo que hizo antes de comenzar con el trabajo comunitario. Es importante que entienda que no es lo mismo transgredir la ley que no transgredirla”.[5]

Se entrevista a los probandos para establecer cuales son sus habilidades y capacidades para que de esta manera se les pueda asignar una actividad acorde a sus conocimientos e intereses. Se les puede otorgar actividades dentro del organismo o en lugares que dependen de éste. Si no hay actividades relacionadas con su profesión o saberes se le informa que sí hay para hacer o se evalúa la posibilidad de que pueda cumplir con la medida en otra institución.

La Defensoría tiene la opción de aceptar que el probando cumpla con sus tareas comunitarias allí o devolver el expediente con las correspondientes justificaciones de por qué esa persona no puede cumplir con la medida ahí.

En algunos casos Defensoría plantea que antes que comenzar con el trabajo comunitario es recomendable que la persona haga un tratamiento psicológico por estar en condiciones que no le permiten cumplir con la medida.

Con respecto a la relación delito cometido/tarea a cumplir la psicóloga comenta: “No siempre se puede asignar una tarea que esté efectivamente relacionada con el delito que el sujeto cometió pero en los casos que es así es muy beneficioso para la reparación”. 5

También trata de identificar en caso de incumplimiento el motivo del mismo, si la persona está necesitando un cambio de área, de tarea, de horario, etc., en función de facilitarle al sujeto el cumplimiento de sus tareas comunitarias.

La licenciada entrevistada hizo referencia a las condiciones iniciales que en general advierte en las personas que van a cumplir con sus trabajos comunitarios en Defensoría. Ella identifica básicamente tres estados anímicos: Enojo, rebeldía y sumisión. En todos los casos se puede identificar una angustia subyacente que la licenciada atribuye a las siguientes cuestiones:

-Por el hecho de estarle pasando esto en la vida. Ello da cuenta del costo subjetivo que implica el estar de alguna manera u otra, ya sea en mayor o menor medida, en conflicto con la ley.

-Por no saber donde está, que tiene que hacer, con quién, quién es el referente, a quién le tienen que avisar si faltan, etc.

-Por vergüenza. Incluso hay casos donde los sujetos piden que no se los     llame a la casa porque allí no saben nada de la Probation que está cumpliendo.

Resumiendo, el modelo planteado en Defensoría es un modelo de intervención posible para los casos de Probation que tiene en cuenta la posibilidad de que el sujeto realice tareas comunitarias relacionadas con sus propias actividades, que permite vislumbrar la necesidad de tratamiento mas allá de lo estrechamente relacionado con la sanción penal en cuestión y fundamentalmente que promueve una responsabilización subjetiva del acto cometido y su consecuente reflexión. Sin embargo no debemos pensarlo como un modelo cerrado y único sino que debemos captar de él los puntos de funcionamiento que lo hacen exitoso y poder pensar su aplicación en otras instituciones.

5- Propuesta:

El presente trabajo es consecuencia de mi pasaje por la práctica de grado “La labor del psicólogo en el proceso de Probation”. Preferiría no pensarlo con un producto terminado sino como sustento inicial de un proyecto a desarrollar en el marco de una permanente interacción con aquellos a quienes también les interese hacer un aporte a la temática.

Si bien algunas instituciones donde se cumple la medida no amerita o justifica (por la cantidad de probandos que recibe) la permanencia de un psicólogo trabajando exclusivamente en ella, si podemos pensar en un equipo (conformado por quienes estamos actualmente transitando la práctica y por quienes ya hayan pasado por la experiencia) que circule por las diferentes instituciones con la intención de dar respuesta, desde el campo psicológico, a cuestiones que trascienden lo legal y que se han intentado poner de manifiesto a lo largo de este trabajo. Podríamos pensar en la figura de un tutor que cumpliera con funciones similares a las que debería cumplir un oficial de prueba, pero como he mencionado anteriormente, oficiando de puente entre el probando y las condiciones legales a las que éste debe responder sin asumir un rol de vigilancia y de poder.

El equipo podría centralizar sus actividades en un determinado espacio físico donde puedan reunirse para diagramar un plan de acción y establecer las estrategias a implementarse en función de éste, pero, fundamentalmente para intercambiar las diferentes experiencias que cada miembro del equipo va atravesando con los probandos y también con las instituciones donde éstos cumplen con sus trabajos comunitarios. Sería de gran importancia que este equipo participe activamente en la creación de puentes vinculares entre los probandos y las instituciones que se les asignan ya que a veces parecería haber un desencuentro entre ambos. El sujeto que cumple la Probation a veces parece no saber que se espere de él en ese lugar, y la institución desconoce que podría aportar ese sujeto a los fines que ella cumple.

Un miembro del equipo podría indagar sobre los intereses, habilidades y conocimientos del probando y paralelamente las tareas que esa institución ofrece con el fin de propiciar una mejor experiencia para ambos.

El equipo sería quien cumpliría con la función de capacitar a quienes se incorporen a éste, ya que entiendo que no hay mejor aprendizaje que aquel que puede trasmitirse a través de la experiencia de aquellos que están insertos directamente en la gestión del proyecto, más allá de cualquier formulación teórica en la que este proyecto se sustente.

Resultaría más beneficioso aún, aunque también más ambicioso, incluir en este equipo a profesionales y estudiantes avanzados de diferentes disciplinas como trabajadores sociales, sociólogos, incluso psiquiatras y abogados con el fin de configurar un espacio donde cada disciplina pueda asesorar a las demás con el afán de fomentar un verdadero trabajo interdisciplinario. De esta manera se abriría la posibilidad de comprender al probando como un sujeto conformado por diferentes atravesamientos en constante relación y no como sujeto fragmentado.

Podrá pensarse a la Probation como efectiva cuando, a través de esta interdisciplinaridad, se pueda dar respuesta a todos los aspectos que la medida contempla: la reparación a la comunidad junto a la coparticipación de ésta; la internalización de una responsabilidad subjetiva sobre la acción delictiva y el cumplimiento de determinadas tareas y actividades.

6 – Bibliografía:

  • Angelini, Silvio y Di Nella Yago: “Criminología: Seguir soñado sabiendo que se sueña” en  Psicología Forense y Derechos Humanos. Koyatun, Buenos Aires, Mayo de 2008.

  • Código Penal ley 24316: Suspensión del Juicio a Prueba.

  • Corach, Irene: “Probation y Subjetividad”, en  Psicología Forense y Derechos Humanos. Koyatun, Buenos Aires, Mayo de 2008.

  • D`Amore, O.: “Responsabilidad y culpa” en La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fudamentos. Letra Viva, Buenos Aires, 2006.

  • Rossini, María Soledad: “Sistema carcelario y sistemas alternativos a la privación de la libertad”, en  Psicología Forense y Derechos Humanos. Koyatun, Buenos Aires, Mayo de 2008.

  • Varela, Osvaldo y otros: “Consideraciones psicológicas al Régimen de Prueba”, en Psicología Jurídica. JCE ediciones, Argentina, marzo, 2005.

  • Salomone, G. Z: “ El sujeto dividido y la responsabilidad” en La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fudamentos. Letra Viva, Buenos Aires , 2006.

  • Theodorson, George A. y Achilles G: “Diccionario en Sociología”, Paidós, Buenos Aires, 1978.

  • www.defensoria.org.ar


[1] García Mendez, E: (1987) Autoritarismo y Control Social. Editorial Hammurabi

[2] Angelini, Silvio y Di Nella Yago: “Criminología: Seguir soñado sabiendo que se sueña” en  Psicología Forense y Derechos Humanos. Koyatun, Buenos Aires, Mayo de 2008.

[3] Rossini, María Soledad: “Sistema carcelario y sistemas alternativos a la     privación de la libertad”, en  Psicología Forense y Derechos Humanos. Koyatun, Buenos Aires, Mayo de 2008.

[4] Starck, Bibiana y otros: “Implementación de la Probation en la República Argentina”, en www.aipjpsicologiajuridica.org

[5] Entrevista con Lic. María Gracia Quiroga.

Para citar este artículo según las normas APA, escribir:  Roig, B.   (junio, 2011). Aportes de la Psicología a la suspensión de juicio a prueba.  Recuperado de http://psicologiajuridica.org/archives/769.

11 Comments

  • LESBIA GONZALEZ says:

    Saludos

    En MATERIA PENITENCIARIA ESTA ES UNA DE LA MEJORES ALTERNATIVAS POSIBLES EN LA ACTUALIDAD AUNQUE HAYA POCA RECEPCION A LA MISMA Y RESISTENCIA DE PARTE DE QUIENES IMPARTEN JUSTICIA, USTEDES ESTAN AFIRMANDO UNA VEZ QUE EL SER HUAMNO TAN INTEGRAL COMO ES REQUIERE DE ESFUERZOS MAS ALLA DE SIMPLE (NO TAN SIMPLE) CASTIGO. FELICIDADES. LESBIA

  • Martha Fernández says:

    Excelente propuesta! Como todo en sus comienzos, es duro, lo importante es ser perseverante. Sin duda que el trabajo en equipo es más enriquecedor no sólo para los que lo hacen sino también para todos aquellos que se pueden beneficiar de él. A la larga, el colectivo necesita profesionales capaces que trabajen con fines comunes.

  • dani says:

    ademas de un muy buen trabajo, interesante conocer mas a traves de las paginas web propuestas en la bibliografia!!

  • Felecidades por la informacion, sobre todo por la propuesta, el trabajo en equipo es fundamental, nos une una causa, pero tambien aprendemos unos de otros, cada quien en lo que es experto.

  • Nathalia Gaona says:

    La verdad es una propuesta novedosa, que busca flexibilizar la politica criminal y verla a traves de otros ojos, sin embargo la escasez de recursos tanto fisicos como economicos por parte de la rama judicial en general hacen dificil la adopcion de este. Sin embargo se podria pensar en un programa piloto en concurso con las Universidades que manejen el tema a traves de practicas o pasantias de los Psicologos para ejercer la labor en la figura de la suspension a prueba.

  • Andrea Dalko says:

    Gracias por tu aporte. Hace mucho que me planteo en mi tarea cotidiana si la Probeiton o la mediación cumple de verdad los objetivos para los individuos afectados o solamente resuelve la tan compleja situación del poder judicial de resolver rapidamente los expedientes?!!
    Gracias por tu aporte.

  • Sergio Uriel De Jesús Santoyo López says:

    Muy buena propuesta, muchas felicidades.

  • carlos alfonso murillo says:

    LA LIBERTAD VIGILIDAD “A PROBATION” ES UNA DE LAS MAS ADOPTADAS POR LOS JUZGADOS ESPECIALIZADOS PARA ADOLESCENTES EN COLOMBIA CON LA ENTRADA EN VIGENCIA DEL SRPA, SIN EMBARGO EL SEGUIMIENTO POR PARTE DELOS JUZGADOS COMO YA LO SEÑALE A LAS MEDIDAS Y EL TIPO DE COMUNICACIÒN ESTABLECIDA CON LOS OPERADORES NO LEGALES DE DICHAS MEDIDAS ES FRAGIL LO CUAL HACE QUE LA MEDIDA ADOPTADA BAJO INDICES DE EFECTIVIDAD Y EFICACIA SEA LIMITADA

  • Brenda V. Roig says:

    Es un placer haber compartido con ustedes este trabajo. En la actualidad hemos conformado un Programa de extensión que depende de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires donde seguimos trabajando en la temática. A quienes les interese, nuestra web es ………………………. Allí encontrarán además material muy interesante al respecto. Gracias a todos!

  • Oriana A Mosquera Muñoz says:

    Felicidades, es una gran idea y seria muy satisfactorio que se pueda implantar en todos los países.
    Es una realidad que cada día ingresan a prisión o están a espera de juicio, personas que por la gravedad del delito y teniendo en cuenta otros factores del entorno, han cometido un gran error. Y la cárcel no es una buena medida correctiva.

  • ulises zepeda says:

    LA PROPUESTA ES INTERESANTE Y ATRACTIVA ES IMPORTANTE QUE SE PUDIERA CONTINUAR SALUDOS

    DESDE MEXICO SALUDOS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Spam Protection by WP-SpamFree