DINÁMICA CONVERSACIONAL Y ORGANIZACIÓN INTERNA DE UNA ENTREVISTA FORENSE CON NIÑOS VICTIMAS DE AGRESIÓN SEXUAL: IMPLICANCIAS PARA UN ESTUDIO Y SISTEMATIZACIÓN ORIENTADO HACIA UN MODELO DE ANÁLISIS DE LA VALIDEZ DE LOS DIVERSOS TIPOS DE ENTREVISTAS FORENSES.

OMAR CAÑETE ISLAS, PS FORENSE.

Entonces Marco Polo habló:

—Tu tablero, sire, es una taracea de dos maderas: ébano y arce. La tesela sobre la cual se fija tu mirada luminosa fue tallada en un estrato del tronco que creció un año de sequía:-¿ves cómo se disponen las fibras?-. Aquí se distingue un nudo apenas insinuado: una yema trató de despuntar un día de primavera precoz, pero la helada de la noche la obligó a desistir. —El Gran Khan no se había dado cuenta hasta entonces de que el extranjero supiera expresarse con tanta fluidez en su lengua, pero no era esto lo que le pasmaba—. Aquí hay un poro más grande: tal vez fue el nido de una larva; no de carcoma, porque apenas nacido hubiera seguido cavando, sino de un brugo que royó las hojas y fue la causa de que se eligiera el árbol para talarlo… Este borde lo talló el ebanista con la gubia para que se adhiriera al cuadrado vecino, más saliente…

La cantidad de cosas que se podían leer en un trocito de madera liso y vacío abismaba a Kublai; ya Polo le estaba hablando de los bosques de ébano, de las balsas de troncos que descienden los ríos, de los atracaderos, de las mujeres en las ventanas…“

“LAS CIUDADES INVISIBLES”, ITALO CALVINO

1.- PRESENTACION

En el presente texto, intentaremos abordar, describir, valorar y sistematizar (en base a: a) la experiencia forense personal, b) revisión bibliografica y c) un análisis de diversos casos, de los cuales se expondrán dos casos) el fenómeno discursivos conversacional en realización de entrevista pericial, destacando las diversas formas en las cuales se da una entrevista, particularmente, reparando en como afectan a la entrevista, y como se expresa en las reacciones y producción misma (de contenidos) en los niños evaluados, particularmente ante el uso de los diversos tipos de preguntas en diversos momentos de la entrevista.

Hemos de afirmar primero, que la entrevista pericial no es algo mecánico, ni mera tecnica (por mas intentos que se han realizado en este sentido). La entrevista semiestrucrada (en sus diversas formas) deja, de por si, un margen de elaboración “in sito”. De ahí, que deba ser vista como un objeto de estudio y reflexión critica.  En este sentido, primero nos ha de interesar reflexionar fenoménica e interaccionalmente como se da y construye el tejido conversacional sobre el cual se articula y organiza una entrevista forense en relación a la dimensión tipo de preguntas:

Desde el punto de vista expositivo, creemos entonces, de suma relevancia evaluar un estudio del tipo de preguntas durante una entrevista, en relación a:

  1. Los efectos que éstas tienen en la producción discursivo narrativa (nivel pragmático), y los
  2. Tipos de conversaciones que se suelen generar referidas, particularmente al como y cuando deben realizarse tales o cuales tipos de preguntas (pertinencia).

En segundo término, creemos relevante indagar algunos aspectos propios de la valoración de la entrevista, en tanto medio de prueba, en el marco de la evaluación forense final.  Al respecto, nos han de interesar al menos los siguientes temas:

  1. Como valorar diversas producciones narrativas obtenidas mediante diversos guiones conversacionales (y ponderar como pueden influir en los criterios de validez de la entrevista, según criterios de validez como los del S.V.A. o entrevista cognitiva)
  2. Una entrevista afecta directamente la producción narrativa (estudios comparando entrevista cognitiva v/s relato libre).

1.- DIMENSIÓN FENOMÉNICO-INTERACCIONAL DE UNA EVALUACIÓN PERICIAL.

En primer término, como hemos señalado, es bueno diferenciar, al evaluar una interacción pericial, el uso de técnicas y tipos de preguntas específicas puestas en juego durante una entrevista, en relación a otras dos dimensiones propias de la producción narrativo-discursiva.

  1. El Flujo y contexto conversacional (como se da la entrevista y tipo de ésta, y la dinámica de interacción conversacional que se genera).
  2. Los contenidos efectivos dados durante ésta (tipos de agresión descrita, tiempo agresión-develación-evaluación forense, rasgos socio-familiares específicos).

En la literatura dominante, generalmente aparecen referencia sólo al uso descontextualizado y general de tipos de preguntas, pero nada en relación con los otros tópicos.  Para los efectos del presente texto, será importante notar que la producción narrativa no depende directamente (de forma lineal) del tipo de preguntas que se hacen, y la producción remite mas bien a como reacciona y se plantea el sujeto entrevistado –niño/a- respecto a la entrevista.  Por lo mismo, la dinámica conversacional que se genera, presenta una dimensión, hasta cierto punto independiente del tipo preguntas que se hacen.  Para ser mas claro, tomando como caso extremo, es cierto que en general, el uso de preguntas sugestivas “puede” desencadenar contenidos que alteren la producción narrativa, ya sea como a) aparición de valoraciones o etiquetamientos de conductas inicialmente no elaborados por el menor, b) instaurar o hacer inferencias extra-experienciales, tales como generalizaciones, o incluso concluir contenidos falsos que inicialmente no estaban (por lo mismo son poco o no deseables dentro de una entrevista) o c) derechamente, como forma de inducir contenidos, pero también puede desencadenar fenómenos tales como la reacción del propio niño, y que éste mismo busque precisar, corregir e incluso contradecir y gatillar un relato libre cuando éste no se estaba produciendo. En este tipo de casos, ¿Cómo hemos de valorar dicha producción narrativa, ¿se ha de invalidar el conjunto de la entrevista? solo por la presencia de malas preguntas?.  De hecho, esta situación suele ocurrir en no pocos casos de tomas iniciales de declaraciones, en donde se puede observar, como, pese a malas preguntas, se pueden obtener declaraciones validas.

Un fenómeno que me ha llamado la tención, es que en muchos diversos fallos en la forma de hacer ciertas preguntas por parte del entrevistador (la “caída” –por parte del entrevistador-) haciendo uso de preguntas demasiado restrictivas, p incluso sugestivas, tiene que ver con una “desesperación” o “ansiedad del evaluador”, para que el niño explicite “contenidos abusivos” específicos (pe. detalles sensoriales) aún no dichos o insuficientemente explicitados, sea por bloqueo emocional, laguna mnésica, formas de retraimiento, etc.). De hecho, se puede inferir que este mismo proceso ocurre cuando son los padres quienes valoran o etiquetan actos “no dichos” por el menor”, o dichos muy poco elaborados (“me tocó”). Aún asi, no deja de sorprender el que en muchos casos, los padres “no saben” realmente lo que les paso a sus hijos, situación generalmente reforzada por las instrucciones dadas desde Fiscalía de que los padres no hablen con los niños, para no contaminar el relato, o del intento de los padres para que el niño “olvide” lo que pasó para que así “se cure”.  En consecuencia, en no pocos, casos, ese silencio, necesario desde el punto de vista de los requerimientos de la evaluación forense, influye tanto en la producción narrativa, pues fuerza al entrevistador a preguntar por “lo no dicho”, corriendo el riesgo de tener que preguntar por lagunas mnésica generadas por este vacío conversacional o en la mayoría, como formas de bloqueo o minimización de los hechos.  Esto se agudiza con el transcurso del tiempo, y en mi experiencia forense, puedo plantear que pasados tres meses de la develación inicial, los contenidos de la entrevista se suelen ver afectados en este sentido (generalmente, con formas de bloqueo o olvido selectivo emocional). Por cierto, también dependerá, entre otras cosas, de la capacidad cognitiva del niño, del tipo de daño emocional que queda, y de las propias capacidades resilientes del niño y etapa psicoevolutiva. Pero, en aquellos casos, donde si incide, esto tiene directa importancia en la conversación y entrevista pericial, pues en la mayoría de estos casos, el evaluador se podrá sentir en “la necesidad”, sino obligación, de buscar formas de “sacarle el relato al niño”, y para esto, generalmente recurrir, mediante el uso de preguntas, de no facilitar, e incluso alterar una eventual producción espontánea y libre, que, como ideal narrativo, se busca generar.  Sin embargo, la no presencia de un relato libre (o no del todo libre y espontánea) no necesariamente debiera invalidar un relato respecto a los contenidos, en muchos casos será una forma adecuada y pertinente de acceder a dicha experiencia, muchas veces traumática y bloqueada.  La pregunta será como ponderar estas situaciones, y para aquello, primero debemos tomar conciencia de cómo “se da” (“o fluye”) una entrevista.

Lo que suele ocurrir, de hecho, durante el común de las entrevista forenses, es que durante una entrevista, se va alternando entre momentos de producción narrativa “mas libre y espontánea”, y momentos donde la entrevista empieza a deambular por formas mas o menos estructuradas de interacción.

Mas complejo serán los casos, donde, por solicitud expresa del niño, éste le pide al entrevistador que sea él quien le haga las preguntas y dirija la entrevista (por retraimiento asociado al tipo de agresión, olvido o bloqueo emocional, o incluso, en no pocos casos, porque le cuesta, conflictua o genera confusión emocional el intentar acordarse “espontáneamente”, buscando formas de apoyo emocional, -particularmente cuando el evaluador se acerca o asume roles a figuras mas contenedoras[1]- o incluso como una forma de descanso en las preguntas del evaluador.  En otros casos, será por razones asociadas a la etapa psicoevalutiva, donde muchos niños están mas predispuestos a “recibir y seguir instrucciones por parte de adultos” cuando es necesario hablar de ciertos temas, por lo que incluso la definición implícita y a priori de un relato libre los puede confundir y gatillar reacciones ansiosas de diverso grado y forma de expresión.  También tendremos que considerar casos cuando el entrevistado busque abiertamente que sea el adulto quien dirija la entrevista como una forma de manipular la entrevista con algún fin ganancial o incluso evitativo-ganancial.  Todo esto alterara la producción narrativa general.

Lo anterior nos debe lleva además, a considerar es en que momento de la entrevista o evaluación se hace el cambio de determinado tipo de preguntas a otro.  No será lo mismo hacer uso de preguntas mas directivas, una vez tomado un abundante relato libre y espontáneo, en donde éstas operaran incluso como forma complementaria de interrogación, dando mas precisión y claridad respecto a ciertos temas, detalles o aspectos puntuales del relato, pero que en su gran mayoría, ya ha sido obtenidos.  Como se puede apreciar, éste tipo de situaciones es muy distinta de otros casos, donde desde el inicio de una entrevista,  el niño asume una posición pasiva, demandando por parte del entrevistador que guíe, dirija y focalice –explicita o implícitamente- la entrevista.

Como se ha dicho, resulta pertinente entonces, estudiar la “forma en que se da una entrevista”, y no sólo el uso de determinadas preguntas o no, poniendo atención a las diversas configuraciones, nudos, transiciones, y estilos conversacionales y discursivas, asociados a la dinámica de ésta, así como los niveles, formas de habla, y modos conversacionales que allí se dan.  Desde el punto de vista formativo del profesional incluso, el cómo ordenar entonces este tipo de flujos y tránsitos entre distintos niveles, ha de implicar un enorme gasto reflexivo personal por parte del evaluador.  Hemos de buscar que dicho transito sea fruto de una elección y monitoreo constante durante la entrevista, antes que fruto del azar o las circunstancias.  En consecuencia, si el entrevistador va a jugarse solo por la obtención de un relato libre “a toda costa”, o va a buscar ordenar y encausar de forma secuenciada en distintos momentos el uso de determinado tipo de preguntas (primero buscara el relato libre y luego hará preguntas mas direccionadas, tipo entrevista cognitiva, o buscara, según como se presente el relato, alternar entre un tipo u otro, o partirá de preguntas directas, para ir tratando de aproximarse “casi por tanteo” a formas mas espontáneas) debe ser un primer nivel de reflexión.

1.- MARCO GENERAL DE EVALAUCIÓN DE LAS ENTREVISTAS FORENCES:

En general, y atendiendo a la diversa bibliografía, esta sigue los siguientes pasos:

ENCUADRE INICIAL DE LA ENTREVISTA:

  • Setting/encuadre general
  • Rapport
  • Reunión de información general
  • Protocolo (NICHD, NCAC)

Tipo de Entrevista que se suelen dar:

  • Semi-estructurada
    • Semi-estructurada General (orientada al relato libre y espontáneo).
    • Entrevista paso a paso
    • Entrevista cognitiva[i]
    • Elaboración narrativa

Uso de técnicas y tipos de preguntas específicas puestas en juego durante una entrevista.

a) Desde el punto de vista del entrevistador, los tipos de preguntas que podrá usar, son básicamente del siguiente tipo (ver Lemb et colbs., 1997)[ii]:

  • Abiertas o general (1)
  • Focalizadas (2)
  • Directas (3)
  • De poción múltiple (4)
    • Disyuntiva (5)
    • Si-no (6)
    • Sugestivas (7).
    • Cerradas (8),

b) Desde el punto de vista del relato, ésta podrá ser:

  • No estructurado.
  • Condensado
  • Estructurado tipo script.
  • Secuencias de contenidos particulares que arman un discurso coherente.
  • Híbrido o variable.

Evaluación de contenidos del relato

  • SVA
    • CBCA
    • Pautas complementarias
  • Pautas complementarias

2.- ANALISIS DE CASOS:

Desde un punto de vista formal, lo anterior podría representarse en un esquema como el siguiente, en base a una entrevista obtenida por una profesional, en un caso del cual me toco realizar observaciones y análisis profesional respecto al desempeño, dada justamente la falta de espontaneidad del relato.

CASO 1: “ENTREVISTA SEMIESTRUCTURADA “TIPO” PASO A PASO.

Desde una primera apreciación cuantitativa, al analizar el conjunto de los tipos de preguntas, gran parte de ellas son del tipo Directas (3), Focalizadas (2), De opción múltiple (4) y Si-no (6), como se aprecia en el siguiente cuadro.

Sin embargo, también parece necesario analizar en que momentos, y en relación a que contenidos, aparecen los diversos tipos de preguntas.

Desde un punto de vista general, este tipo de entrevista pareciera derivar naturalmente, casi desde el inicio de la entrevista, a una forma del tipo “paso a paso”, con gran cantidad de preguntas del tipo directivas, y pese a impresionar por cierto nivel de rigidez por parte de la entrevistadora para lograr grados mayores de espontaneidad durante la entrevista, en términos generales debiera afirmarse que ésta se adecua al tipo de nivel psicoevolutivo de la menor, teniendo en cuenta el carácter concreto del pensamiento infantil, en buena parte del desarrollo.

Por otro lado, suele ocurrir, como pareciera ser éste el caso, que el niño llega mas predispuesto a una situación de entrevista, donde su rol está definido por una actitud, donde la cooperación equivale a “responder todo lo que le pregunten”.  En muchos casos, ya sea desde Fiscalia o por iniciativa de los padres, se la ha dicho al niño que “conteste todo lo que le preguntan”.  Recordemos incluso, que a determinada edad, el niño incluso demanda por un control y acompañamiento “paso a paso” por parte del adulto.

En consecuencia, existiría buenos antecedentes para plantear incluso que un estilo mas focalizado, seria una forma mas “adecuada” a un estilo conversacional e interaccional mas predispuesto al tipo “seguimiento de instrucciones”.

En relación al caso presentado, y aún teniendo en cuenta estos criterios y elementos de juicio, una de las primeras cosas que llama la atención es que la entrevistadora casi de manera inmediata cae en un uso de preguntas directas y focalizadas, y se tiende a quedar, como línea basal de la entrevista, en ese eje.  Incluso, en un segundo momento de la entrevista, ésta adquiere una connotación aún mas acotada.

Concordantemente, llama la atención de que nunca se logran fragmentos del relato que puedan considerarse como propiamente “libres y espontáneos”, y que la propia niña, impresiona pos sentirse cómoda en un contexto conversacional donde predominan las “instrucciones”, como marco o supuesto implícito de la misma[2].

Desde el punto de vista de su evolución y dinámica de la entrevista, también impresiona como el relato, progresivamente, y por un afán de focalizar aún mas, que por momentos se estructure en torno a preguntas de incluso dentro del rango múltiples a disyuntivas.

En el caso de preguntas con connotación sugestivas (intervenciones del evaluador nº  40, 41, 47, 48) impresiona como si estas surgieran asociadas a preguntas directivas o de opción múltiple, donde la entrevistadora trata activamente de focalizar y direccionar hacia niveles mas abiertos, pero, cae en introducir valoraciones, como consecuencia de un intento por apurar la entrevista y precisar contenidos y connotaciones en el relato de la niña, mas que a un intento por influir en la generación de ciertos contenidos.  Sin embargo, es el propio estilo “paso a paso” que le impone la niña al relato, lo que “disocia a la entrevistadora”, e incluso, en algunos casos, confunde a la niña (pe. La intervención nº 28 que abarca 3 preguntas).  Sin embargo, por el hecho de estar en un contexto narrativo muy acotado, del tipo “paso a paso”, donde la producción narrativa es mas bien cerrada y escueta, es que el principal riesgo es la parálisis de la entrevista, y que no se aprovechen los contenido donde puedan espaciarse o profundizarse en ciertos contenidos, en función de  propio devenir de la conversación, generando  formas o fragmentos de relato mas amplio, libre y espontáneo.

Respecto a las preguntas abiertas, estas se usan solo dos veces, al inicio de la entrevista, y hacia el final de ésta, en un momento no significativos de la entrevista, como una forma de salir de del relato, altamente directivo, y como forma súbita-exploratoria en áreas y contenidos complementarias o tangenciales, como el plano de la intencionalidad, la cual ya había sido explorada de forma directiva.  En este sentido, es una forma reactiva de la evaluadora por intentar salir de preguntas directivas que ya empiezan a ser repetitivas y no aportativas, que van cerrando cada vez mas la entrevista y la actitud de cooperación incluso, por parte de la niña evaluada.  Incluso pareciera esta asociada a una forma de agotamiento por parte de la misma entrevistadora, que por momentos entorpece el decurso de la propia conversación.  Debe repararse en que el sobre descanso de la niña en la entrevistadora y la actitud “directiva” de esta debe comprenderse en parte por la misma actitud de la niña de asumir interacciones con adultos basada en el seguimiento de instrucciones, de responder de manera mas cómoda a estas interacciones, y de hecho, debe afirmarse que resulta válida, básicamente por estas miasmas razones, pues el seguimiento de instrucciones, remite a al supuesto implícito de que es necesario precisar momento a momento los contenidos de la conversación, y en este caso, incluso en las preguntas con connotación sugestiva gatillan en la propia niña reacciones buscando corregir y precisar los contenidos.  En otras palabras, pese a que puede cuestionarse la ansiedad del evaluador, lo cual la hace actuar de forma incisiva-deambulatoria (particularmente desde mediados de la entrevista) impresionan los contenidos de la niña por su claridad y precisión.  De hecho, desde cierto punto de vista, pareciera incluso que de haber logrado abrir el relato en relación a algún contenido, se pudo haber obtenido mayor información, aún cuando hubiese sido focalizada.

Una última reflexión. Para el estilo conversacional del tipo “seguimiento de instrucciones”, al cual la niña se acomoda de forma inmediata y espontánea, parece ser el mas adecuado.  De hecho, pensar en un estilo libre y espontáneo, requeriría al menos, una preparación profesional distinta, y un tiempo de preparación (no sólo rapport) de la entrevista distinto (pensando pe. En una entrevista del tipo, pe. Elaboración narrativa”.

Finalmente, en relación con los contenidos, atendiendo a los criterios del C.B.C.A. (marcando sólo la presencia o ausencia de os diversos tipos de detalles) aparecen contenidos que se pueden expresar en la siguiente tabla:

Características Generales Estructura lógica X
Elaboración no estructurada X
Cantidad de detalles
Contenidos específicos Incardinación en contexto
Descripción de interacciones X
Reproducción de conversaciones
Complicaciones inesperadas durante el incidente X
Peculiaridades del contenido Detalles inusuales X
Detalles superfluos X
Detalles descritos con precisión e

inadecuadamente interpretadosAsociaciones externas relacionadasAlusiones al estado mental subjetivo del menorXAtribuciones al estado mental del agresorXContenido relacionados con la motivaciónCorrecciones espontáneasAdmisión de falta de memoriaXPlantear dudas sobre el propio testimonioAuto desaprobaciónPerdonar al autor del delitoElementos específicos de la agresiónDetalles característicos (detalles sensoriales, pe. )X 10 puntos

No nos detendremos en un análisis mas profundo respecto de los criterios, sin embargo, parece pertinente señalar, en relación al tópico anterior respecto de la dinámica de la entrevista, que es pensable que gran parte de estos detalles obtenidos, no habría podido obtenerse en un esfuerzo y estilo de entrevista demasiado abierto, incluso, es pensable que este estilo hubiese sido fuente de ansiedad y confusión en la niña, pese a que la entrevista pudo haber sido realizada de mejor manera, evitando impurezas e incluso intervenciones deficientes, tomando mayor conciencia del tipo y formas de hacer las preguntas y momentos para hacerlas, como de una propia reflexión sobre los efectos personales y desgaste que implica asumir un estilo mas directivo (en sus diversas formas incluso dentro de un marco general semi-estructurado) como una mejor preparación en entrevistas clínicas y de juego infantil.  No obstante, no pudiera afirmarse que lo contenidos en lo medular estén influidos determinantemente por la acción u omisión de la entrevistadora.

En el caso anterior, la niña evaluada tenía 7 años al momento de la evaluación, la cual fue realizada el año 2007, en un centro de la red SENAME en el sector oriente de la ciudad de Santiago.  Además debe considerarse que la niña fue re-evaluada posteriormente, a la entrevista analizada, producto de una retractación, presumiblemente influenciada por la madre, quién asiste a la Defensoria como una manera de poder fin a la denuncia e investigación, después de no ser acogida, en su retractación, por la Fiscalia. Sin difundir mas antecedentes del caso, debe señalarse que en la evaluación inicial de la profesional, aparecía como un dato importante de evaluar, diversas presiones maternas, en ambos sentidos (tanto para influenciar en la niña en una declaración en contra, como para influir en una eventual develación en falso. Sin embargo, no nos centraremos en una ponderación de la evaluación en su conjunto, la cual sólo se limito a un análisis de credibilidad y no de validez, sin hacer referencia al complejo panorama familiar.  Dado nuestro interés por evaluar y reflexionar respecto a la dinámica intrafamiliar, sólo podemos constatar que dicho ámbito no fue explorado activamente por la entrevistadora, incluso cuando la niña afirmo que el papá “la trataba mal” (preguntas 45, 46, 47 y 48).  Dicha falencia hace pensar, al analizar el conjunto de la entrevista, que la profesional estaba mas pendiente de buscar la presencia o ausencia de los contenidos medidos por el C.B.C.A. (pe. Preguntas nº 17 a la 23, o preguntas 32 a la 39, 43 y 44) mas que atender al propio contexto narrativo que hiciera referencia a otras variables propias del plano psicoevolutivo y sociofamiliar del caso (aun cuando tuvieran directa relación con el caso). De hecho, podemos plantear como inferencia e hipótesis, que una parte importante de la presión y desgaste que se aprecia en la evaluadora (incluso cuando realiza preguntas con connotación sugestiva) tiene que ver con este especto, e incluso, pensando suspicazmente, y forzando una hipótesis contraria a la agresión, si la propia adecuación y demanda de la niña por una entrevista “dirigida por el adulto”, pudo o no haber tenido que ver con una estructuración ya previa del relato ya adecuada, al menos en parte, por la influencia de la madre (nótese que en la pregunta nº 35 la niña señala que el padre se recostaba con ella).  Los límites de dicha eventual adecuación parecieran, no obstante, jugarse en las preguntas 32 a 39), donde en principio impresiona la referencia a detalles sensoriales mas característicos. Sin embargo, como se ha señalado, no logran articularse en un relato mayor, de forma mas clara, libre espontánea y coherente.

Vamos a un segundo caso.

CASO 2: ENTREVISTA COGNITIVA.

En el presente caso, la entrevista se inicia luego de una breve encuadre inicial que busca contextualizar la entrevista:



Un primer elemento de análisis que impresiona, es la capacidad de orientar una entrevista semi estructada, con un estilo de contra preguntas, al estilo cognitivo, incluso con preguntas de tipo interrogatorio, desde el inicio, son preguntas mas bien del tipo cerradas, de poco margen para un desarrollo narrativo libre y espontáneo, para de ahí, progresivamente, ir abriéndose hacia preguntas mas abiertas y fragmentos de relato mas espontáneos. En este sentido, la intención del perito claramente busca, inicialmente, precisar contenidos, ubicándose en una posición o actitud de “ignorante respecto al tema”, pero desde una posición de alguien que sabe respecto al tema (debe señalarse que en la consigna inicial, el perito le pidió a la joven que le explicase todo lo que viniera a la mente, aun cuando le pareciera no importante, y que además, era posible que durante la entrevista, ella hiciera referencia a lugares, personas y situaciones que el no perito no conocía, razón por la cual, era necesario ir aclarando cada uno de esos puntos y contenidos). Coherente con lo anterior, son las intervenciones mas bien reflejas[3] del entrevistador durante varios momentos de la entrevista, que refuerzan implícitamente la idea de que la joven prosiga con el relato, y agregue mas detalles para comprender de manera integral lo dicho por ella.  Importante giro de la entrevista, son las intervenciones 3, 4 y 5, desde donde preguntas mas bien cerradas, se hace un giro hacia preguntas abiertas que favorecen relato mas bien espontáneos mas detallados.  Lo mismo ocurre en las preguntas 8 a 10 y de la 11 a la 17, y sucesivamente, repitiendo el patrón durante toda la entrevista. Lo anterior redunda en que, a través de preguntas que tienden a cerrarse, por contraste semántica, generan un contexto conversacional, donde la niña entrevistada se va explayando en fragmentos de relato bastante libre y espontáneos.

Finalmente, al entrevista deviene progresivamente en la indagación de elementos específicos que complementan la información previa, quedando contextualizados en los fragmentos mas libres y espontáneos, y que operan a modo de sub-interrogatorio complementario durante el propio desarrollo de la entrevista (preguntas 29 a 25) con algunos giros es fragmento y relato espontáneo (respuesta a preguntas 35, 40 y 54).  Esto deviene en un claro indicador de agotamiento y saturación de la entrevista, y se decide poner fin.

Sin embargo, pese a que se observa mayor plasticidad por parte del entrevistador para adecuarse a la entrevistas (así como para considerar a los rasgos psicológicos de la niña, y el devenir de la entrevista), un aspecto que debiera cuidar este tipo de estilo entrevistador, es que si bien, pareciera tener un efecto positivo en generar fragmentos de relato libre y espontáneo, en relatos que inicialmente pueden presentarse como condensados, puede influir o generar mecanismos o contenidos eventualmente sugestivos, particularmente a través de ciertas respuestas reflejas, que, en el contexto de la entrevista, pudieran derivar eventualmente en este tipo de respuestas.  Por ejemplo, las preguntas 10, 24 y 25 en otro contexto, con una niña con rasgos psicológicos que den cuenta de una estado mas afectado e impresionable, pudieran gatillar elaboraciones sugestionadas.  En este caso, este tipo de preguntas (de reflejo) sirven para darle fluidez a la entrevista, y para precisar, por contraste y distancia, ciertos contenidos.

Un segundo aspecto observado en este caso, dice relación con reforzar la idea de que al entrevista no es algo mecánico, y de que no depende solo de la técnica (sino del criterio que se use a la base).

Finalmente, también refuerza la idea de que las entrevistas “puras” donde predomine un estilo conversacional no son lo mas corriente, y que los contenidos, no están gatillados en su integridad por las preguntas.  En muchos casos, preguntas mas bien cerradas, pueden generar respuestas y relatos amplios libres y espontáneos.

3.- PROPUESTA DE MONITOREO Y META-ANÁLISIS CONVERSACIONAL DISCURSIVO DE LA ENTREVISTA FORENCE:

Dada esta complejidad de casos, es que el uso de determinado tipo de preguntas debiera ser una elección -monitoreada momento a momento durante la entrevista-, y no una consecuencia de malos manejos.  Así, proponemos el siguiente esquema inicial a fin de iniciar una evaluación de estos aspectos fenoménico-interaccional propios de los procesos y dinámicas conversacionales dentro del contexto de evaluación pericial.

TIPO DE PREGUNTAS REACCIONES POSIBLES DEL NIÑO ANTE TIPO DE PREGUNTAS MONITOREO

Abiertasrelato espontáneoRelato espontáneo, se buscar precisar detalles mas adelante (“tengo que acordarme o anotar particularidades para preguntarlas después”).actitudes evasivas del niño (por retraimiento, dificultad de comprensión, falta de cooperación, niño se desestructura y busca orden, etc.).Hay que evaluar y decidir si relato predominante es espontáneo pero hay que aclarar aspectos ante reacciones puntuales, o la entrevista en su conjunto esta derivando hacia formas evasivas.niño busca que entrevistador oriente entrevista (sea mas focalizado, directivo o directo)El entrevistador demanda por elaboración abierta y niño demanda por evaluación mas directiva.  El entrevistador deberá decidir o consensuar implícita o explícitamente tipo de relato.

 

Focalizadasgatillan relatos mas espontáneosEl entrevistador recurre a preguntas no abiertas (mas directivas) pero como forma de aclarar y gatillar relatos mas espontáneos.son complemento de relato abierto y permiten precisar contenidosPueden ser posteriores al relato abierto  (tipo entrevista cognitiva o interrogatorio posterior) o alternándose durante un relato predominantemente abierto.niño descansa en guía del entrevistador (por condensaciones narrativas, comodidad, deseabilidad social, espera que el adulto llene lagunas mnésicas, oriente contenidos, asigne valoraciones, etc.)Se debe evaluar nivel basal de la entrevista, y ver en que medida no se esta cayendo en una entrevista progresivamente mas pobre y no espontánea, y se debe decidir si continuar entrevista en este nivel, y dejar preguntas mas cerradas aún, para aspectos mas específicos para interrogatorio, o suspender entrevista, buscar re-encuadre y cooperación, o lograr parcialmente espontaneidad.

Es el caso típico de scripts, donde no se logra subir, sino parcialmente, al nivel espontáneo.  Una estrategia puede ser registrar hitos y ordenarlos (pe. Línea de tiempo) y preguntar por cada uno de ellos o los mas significativos (primero y último, pe).  En estos casos, se sugiere una entrevista posterior complementaria donde se indague y busque el relato libre, pero en relación e episodios particulares.  Se inviste orden de la entrevista.También se pueden buscar estrategias, según sea el caso, tales como abrir el relato en relación a temas no conflictuados pero significativos (amigos, familiares, escolaridad, costumbres, gustos personales), para volver e intentar abrir el relato posteriormente.actitud evasivas del niño (por retraimiento, dificultad de comprensión, asociados al trauma, etc.).Se debe decidir entre intentar subir nivel (y buscar formas complementarias para aquello, o decidir incluso sobre si bajar nivel basal de preguntas pre-dominantes durante la entrevista.

Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.niño busca que entrevistador oriente entrevista (sea mas focalizado, directivo o directo)Se debe decidir entre intentar subir nivel (y buscar formas complementarias para aquello, o decidir incluso sobre si bajar nivel basal de preguntas pre-dominantes durante la entrevista.

Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.

 

Directasson complemento de relato abierto y permiten precisar contenidosPermiten precisar aún mas ciertos contenidos.tienden a cerrar y/o dificultar relato abiertoSe debe decidir entre intentar subir nivel (y buscar formas complementarias para aquello, o decidir incluso sobre si bajar nivel basal de preguntas pre-dominantes durante la entrevista.Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.actitud evasivas del niño (por retraimiento, dificultad de comprensión, asociados al trauma, etc.).Se debe decidir entre intentar subir nivel (y buscar formas complementarias para aquello, o decidir incluso sobre si bajar nivel basal de preguntas pre-dominantes durante la entrevista.Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.niño busca que entrevistador oriente aún mas la entrevista (sea mas focalizado o directivo).Se debe decidir entre intentar subir nivel (y buscar formas complementarias para aquello, o decidir incluso sobre si bajar nivel basal de preguntas pre-dominantes durante la entrevista.Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.niño responde mas asertivamente y permite pasar a preguntas mas focalizadas y/o abiertasSe debe decidir entre intentar subir nivel (y buscar formas complementarias para aquello, o decidir incluso sobre si bajar nivel basal de preguntas pre-dominantes durante la entrevista.niño descansa en guía del entrevistador (por comodidad, timidez, inseguridad, deseabilidad social,, espera que el adulto llene lagunas mnésicas, oriente contenidos, asigne valoraciones, manipulación indirecta de entrevista y contenidos, formas sugestivas, etc.).Se debe decidir entre intentar subir nivel (y buscar formas complementarias para aquello, o decidir incluso sobre si bajar nivel basal de preguntas pre-dominantes durante la entrevista.Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.

 

De opción múltipleson complemento de relato abierto, focalizado o mas directivo, y permiten precisar contenidos (se avanza por tanteo).Tratar de realizarlas durante interrogatorio complementario, o como recurso puntual dentro de relato libre y espontáneo.niño busca que entrevistador oriente entrevista (sea aún mas focalizado, directivo o directo)Entrevistador debe evaluar si quedarse en el nivel o ha de busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.tienden a cerrar y/o dificultar relato abiertoEntrevistador debe evaluar si quedarse en el nivel o ha de busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.actitudes evasivas del niño (por retraimiento, dificultad de comprensión, asociados al trauma, etc.).Entrevistador debe evaluar si quedarse en el nivel o ha de busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.niño se confunde (y se entorpece entrevista) niño descansa en guía del entrevistador (por comodidad, timidez, inseguridad, deseabilidad social, juego, el niño espera que el adulto llene lagunas mnésicas, oriente contenidos, asigne valoraciones, manipulación indirecta de entrevista y contenidos, formas sugestivas, etc.)Entrevistador debe evaluar si quedarse en el nivel o ha de busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.

Si-Noniño busca que entrevistador oriente entrevista (sea aún mas focalizado, directivo o directo)Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.niño se confunde y tienden a cerrar y/o dificultar relato abiertoSe busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.niño descansa en guía del entrevistador (por comodidad, timidez, inseguridad, deseabilidad social, juego, el niño espera que el adulto llene lagunas mnésicas, oriente contenidos, asigne valoraciones, manipulación indirecta de entrevista y contenidos, formas sugestivas, etc.)Se busca reencuadre o suspende momentáneamente la entrevista, o se adopta actitud de apoyo clínico.

Sugestivasniño se sugestiona. niño descansa pasivamente en contenidos del adulto (por cansancio, para llenar lagunas mnésicas, por manipulación). niño reacciona y contradice, precisa contenidos sugestivos. busca re-orientar entrevista de forma mas adecuada. CERRADASNiño tiende a cerrarse en el curso de la  conversación.

Puede ayudar a precisar algunos contenidos.Puede ayudar a precisar contenidos.

Poco aporte informacional.

En general, atenta contra la fluidez del relato.

OBSERVACIONES Y CONSIDERACIONES RESPECTO DE LAS RPEGUNTAS SUGESTIVAS:

Del cuadro anterior, se desprende, que si bien, como norma general, debe evitarse el realizar preguntas con “connotación sugestiva”; en no pocos casos (pe. por ansiedad o inmadurez del entrevistador) este tipo de preguntas no siempre devienen en respuestas que genericamente podemos denominar como “sugestionadas”, ya sea a través de formas o mecanismos tales como:

a)    Intentar llenar lagunas mnesicas con contenidos o interpretaciones ofrecidos durante la entrevista.

b)    Gatillar procesos fabulatorios (por inmadurez emocional, nivel de daño emocional, o rasgos de personalidad).

c)    Gatillar elaboraciones propias o a modo de conjeturas o hipótesis explicativas.

d)    Etiquetamientos con connotaciones éticas, culturales propias del contexto de asimilación del entorno familiar-institucional del mundo adulto).

e)    Inducir inferencias a partir de contenidos aislados (por desplazamiento a partir de conjeturas.

f)     Inoculación de contenidos.

g)    Otros.

Sin embargo, en la practica de entrevista pericial, una pregunta sugestiva no necesariamente trae consigo una respuesta sugestionada.  Esto suele estar mediado por la “valoración implícita en la pregunta” genera en la niña/o en el contexto de de la entrevista.  En no pocos casos, tiene el efecto de que el niño corrija y precise sus propios recuerdos y olvidos al darse cuenta que afirmaciones genéricas pueden ocasionar interpretaciones distintas de lo sucedido en el entrevistador que deben ser precisadas, incentivando como reacción, la corrección de las mismas.  En este caso, puede incluso considerarse como un criterio o indicador incluso de validez del los contenidos dados en el relato durante la entrevista.

Este ultimo punto, nos lleva a considerar y estar siempre volviendo al tema de los criterios clínico-forenses que deben tenerse en cuenta en el tipo de entrevista a realizar (dentro del repertorio de entrevistas posibles del tipo semi-estructurado en el marco pericial) según sea el caso.

  • Tipo de agresión sexual (agente agresor, -intra familiar v/s extra familiar- y episodio único, formas reiteradas de abuso-sistemática, crónica).
  • Tiempo transcurrido de la agresión al momento de la develación, y de ésta hasta la evaluación.
  • Edad y sexo.
  • Características familiares.
  • Develación
  • Rasgos psicológicos y evolutivos observados durante entrevista inicial.

Ampliando el rango de análisis, hemos de considerar entonces además de la dinámica y tipo de preguntas usados durante la entrevista, el siguiente marco-eje:

RASGOS PSICOEVOLUTIVOS

DEL NIÑO/A

TIPOS DE AGRESIÓN DESCRITA

 

TIPOS DE ENTREVISTA

FORENSE

TIPOS DE PREGUNTAS

Estas capas o filtros sucesivos debieran discutirse y estudiarse mejor,  Por ejemplo, indagar que tipos de entrevistas forenses semiestructuradas (como criterio genérico) se adaptan mejor a diversos casos y a variables tales como el nivel psicoevolutivo y nivel de retraimiento y/o ganas de colaboración inicial por parte del niño/a entrevistado.  En términos generales, pareciera que no pocas veces, entrevistas del tipo “Paso a paso” pudieran ser mas pertinentes para niños pre-escolares o del primer ciclo básico con dificultades de expresión (según diversas razones posibles) y que entrevistas cognitivas debieran ser mas pertinentes en casos de preadolescentes y jóvenes, por las instancias de contratación y profundización de contenidos que permiten.

Lo anterior, ha de permitir desarrollar criterios de valoración y discusión respecto del complejo proceso de realización de una entrevista forense, asi como dimensionar realistamente, sus potenciales efectos en los contenidos del testimonio y relato (validez) y una mayor conciencia profesional de la misma, evitando un mecanicismo acritico en la realización de las mismas, todo lo cual, suele derivar en pasar por alto y descuidar su importancia en el ejercicio profesional.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. ESCOBAR GOMEZ, ANGELICA (2008) “DIFERENCIAS EN LA VALIDACIÒN DEL TESTIMONIO, A PARTIR DE LAS TÉCNICAS DE ENTREVISTA COGNITIVA (E.C.) Y EL ANÁLISIS DE CONTENIDO BASADO EN CRITERIOS (C.B.C.A.), EN NIÑOS DE 10 AÑOS DE EDAD, PERTENECIENTES AL COLEGIO MIRAVALLE, RESIDENTES EN BOGOTÁ, D.C.” En boletín electrónico febrero de 2007, de revista psicoforense.org
  2. 2. “Peritajes psicológicos en Abuso sexual infantil” (documento de trabajo) (2004). SENAME.cl
  3. 3. Vrij, Albert (2005),

[1] :  En mi experiencia profesional, el tema del genero ha sido algo importante de reflexionar, pues en la mayoria de los casos, ha sido un factor incluso positivo, pues ante una figura paterna, el niño se suele sobre controlar en la expresión de sus emociones, estando mejor dispuesto al seguimiento de instrucciones, tales como “¿Qué fue lo que paso?.  Esta claro, que en este tipo de casos, -y esa ha sido mi experiencia- cuesta menos obtener el relato. Incluso, una buena entrevista, en un buen setting y rapport, puede influir y predisponer en la actitud hacia un proceso terapéutico, en tanto el niño percibe que hablar del tema no es necesariamente angustioso.  Sin embargo, en no pocos casos, me ha tocado escuchar relatos de  colegas mujeres, muy buenas profesionales, que me han señalado que se les dificulta atender, sobre todo a niños pre-escolares, pues “se les ponen a llorar”, teniendo que invertir parte del tiempo y las sesiones, en establecer un buen rapport y clima de confianza y estabilidad necesaria, para realizar el peritaje.  Esto también ha de influir en la valoración sintomatológica que se haga, pues en el primer tipo de casos, -pe. el mio- mucha sintomatología ansiosa, tiende a disminuir o mas bien, sobre controlarse, ante la “figura paterna”, por tanto, su evaluación deberá ser mas complementada con otras fuentes de evaluación.  Por el contrario, “figuras maternas”, pueden influir en sobredimensionar cierta sintomatología, particularmente ansiosa.  En ambos casos, pareciera pertinente complementar las fuentes de evaluación del daño, con pruebas gráficas, observación de juego, entrevistas al adulto responsable, etc.  Otra situación delicada asociada al genero y el rol del evaluador, puede ser que el/la niñ/a no quiera hablar ante “figuras masculinas”, cuando el agresor ha sido un hombre, o en caso de niñas, algunas no quieran contarle cosas que perciben como intimidades de genero al psicólogo hombre.  En mi experiencia profesional, esta dimensión aparece mas fundada en la literatura y experiencia extranjera, talvez por  aprehensiones sobre teorizadas.  Sin embargo, no me he topado con bibliografía al respecto.

[2] : Debe señalarse que esta dinámica no siempre es la que resulta.  En muchos casos, el estilo del entrevistador, puede impresionar por ser a priori muy focalizados o mas directivo, pero las preguntas en si mismas se espacian suficientemente, gracias a la propia intervención del interrogado, generando grandes lagunas narrativas del tipo libre y espontáneo, por ende, las preguntas mas focalizadas, aparecen como complementarias a estos estilos.  No es éste el caso, mas adelante analizaremos otros casos donde esto si se produce.

[3] : Las preguntas reflejas son conceptualizadas por terapeutas como Carl Rogers y son niveles básicos y primarios de intervención terapéutica, donde se busca no orientar una elaboración de los contenidos, sino mas bien, devolverlos al cliente, a fin de que se retengan y sirvan de referentes para futuras elaboraciones.


[i] : Respecto a la entrevista Cognitiva, debe señalarse, siguiendo a ANGELICA ESCOBAR GOMEZ (2007) que: “Los orígenes de la Entrevista Cognitiva se dieron en Estados Unidos hacía principios de los 80 surgiendo como respuesta a las demandas recibidas de policías y jueces acerca de un método para mejorar la entrevista policial. En los primeros trabajos, Geiselman y Fisher, propusieron cuatro técnicas generales de entrevista y unos métodos más específicos, que podían usarse para aumentar la cantidad y la calidad de información obtenida de victimas y testigos honestos de crímenes. Estas técnicas son:

  • Reinstauración mental del contexto, que se refiere a las circunstancias físicas o ambientales, y personales o internas, bajo las que el testigo vivió el hecho.
  • Compleción: Instrucción para que el testigo diga todo cuanto sepa, aunque crea que es irrelevante o que no viene al caso.
  • Recordar el suceso en diferente orden: esta técnica induce a los entrevistados a examinar el registro mnésico sin la influencia de su conocimiento general sobre el tipo de crimen en cuestión, aportando nuevos datos no encontrados en el orden natural.
  • Cambiar de perspectiva: En muchos casos, las victimas o testigos experimentan el incidente desde varias perspectivas, pero hay una tendencia en las personas a relatar lo que recuerda desde una perspectiva unitaria, estática.

Además de los cuatro principios generales citados, Geiselman y Fisher, se recomendó el uso de otras instrucciones suplementarias después de que el informante hubiera terminado su relato, para aumentar el recuerdo sobre datos mas específicos en los que el entrevistador dudaba, se daban las siguientes instrucciones: Apariencia física, nombres, números, características del habla, y conversación.  Posteriormente a finales de los 80, Geiselman y Fisher, citados por Raskin, estudiaron entrevistas policiales reales y de laboratorio, en las cuales encontraron diferentes características entre el entrevistador efectivo y el no efectivo; descubriendo que los entrevistadores efectivos hacían mas preguntas abiertas y permitían que el testigo dominara la entrevista, mientras que los entrevistadores no efectivos hacían mas preguntas directas, de respuesta corta y jugaban un papel central en la entrevista; es a partir de este estudio que se reformularon los cuatro principios básicos:

  • Similitud suceso-entrevista: En este principio el entrevistador debe intentar reinstaurar en la mente del testigo las características externas, emocionales y cognitivas que fueron vividas en el momento en que ocurrió el crimen. Este principio es similar al de reinstauración de las circunstancias de la entrevista original.
    • Recuperación enfocada: El papel del entrevistador es ayudar al testigo a focalizar su concentración, evitando interrupciones en el proceso de recuperación.
    • Recuperación amplia: Debe ayudarse al testigo a realizar tantos intentos de recuperación como sea posible, es importante que el entrevistador anime al testigo a seguir recordando; el entrevistador debe tener habilidades de comunicación interpersonal que ayuden a este proceso.
    • Interrogatorio compatible con el testigo: La recuperación de un suceso depende de lo compatibles que sean las preguntas con la forma en que ese testigo aprendió la información, y con las características únicas con que esa información se ha organizado en su memoria.

[ii] : Ver “Peritajes psicológicos en Abuso sexual infantil” (2004). SENAME.cl

Para citar este artículo según las normas APA, escribir:  Cañete, O. (mayo, 2011).  Dinámica conversacional y organización interna de una entrevista forense con niños víctimas de agresión sexual: implicancias para un estudio y sistematización orientado hacia un modelo de análisis de la validez de los diversos tipos de entrevistas forenses.  Recuperado de http://psicologiajuridica.org/archives/771

31 Comments

  • LESBIA GONZALEZ says:

    SALUDOS

    ATINADISIMO ESTA PONENCIA Y PERTINENTE A NUESTRA PROFESION, ME HA GUSTADO MUCHO, LE FELICITO OMAR, ME HA ILUSTRADO, ENSEÑADO Y ABIERTO NUEVAS IDEAS, MUCXHAS GRACIAS. LESBIA DE PANAMA

  • dani says:

    muy interesante tanta y tan buena informacion, para tener en cuenta!!!
    me gusta comenzar citando una frase!!!
    muy completo el trabajo!!!

  • gustavo alvarez says:

    Muy buen artìculo te felicito por tu generosidad acadèmica.

  • Leonel Valencia Legarda says:

    Buena iniciativa, se configuraria en un protocolo global incluyendo perfilacion cognoscitiva y forense, en

  • Leonel Valencia Legarda says:

    En Medellin estamos trabajando en un protocolo global que contiene pruebas para la perfilacion cognoscitiva y forense ya que muchos niñ@s presentan limitaciones carateristicas de su edad y en ocasiones los entrevistadores no conocen la forma de abordar una actividad como la entrevista con estos chicos y lleva a que se presenten Errores de aplicacion.

    LEONEL VALENCIA LEGARDA
    Perito Psicologo
    TP COLPSIC 115910

  • FRANCISCO JAVIER AMORES FERNÁNDEZ says:

    Excelente ponencia, felicidades al autor.

  • Marta Abate Daga says:

    Esta ponencia, podría sentar las bases para la elaboración de un protocolo orientador de estrategias de abordaje de la problemática de niños abusados.
    Muy interesante. <Felicitaciones!!!
    Lic. Marta Abate Daga. Psicóloga Clínica. Mendoza -Argentina

  • MIRIAN GONZALEZ FLEITAS says:

    Felicitaciones por la ponencia, enriquecedora!!!
    Gracias por el aporte, por brindar sus conocimientos.

  • Victoria Eugenia Villegas says:

    buena ponencia y permite ver diferentes abordajes y las dificultades que se presentan en estas entrevista y la necesidad de no ser estereotipados como si estuvieramos haciendo botones, mil gracias he aprendido mucho.

  • Guiomar Bejarano Gerke says:

    Más que interesante el estudio y en especial el análisis de los relatos de los niños. Hubiera sido ideal contar con las transcripción de los relatos! Realmente invita a que no debemos cerrarnos en una forma de entrevistar y abordar al niño víctima/testigo, sino más bien irnos adaptando a cada niño.
    Felicitaciones!! Invita a seguir investigando!!
    Saludos desde La Paz, Bolivia

  • Andrea Dalko says:

    Muchas gracias por el aporte de conocimiento. Muy claro y me ha generado muchas preguntas en cuanto a las diferentes posibilidades en el encuadre de una entrevista

  • Valeria says:

    Muy interesante, me ha pasado a mis expectativas la ponencia, justamente estoy haciendo un postgrado en Psicología Forense y esta semana debo presentar un trabajo sobre entrevistas y me ha beneficiado mucho todo el trabajo expuesto. Felicitaciones, realmente esta muy bueno.

  • JUAN PABLO ANGULO MTZ. says:

    SIN LUGAR A DUDAS MUY INTERESANTE LAS FORMAS DE ABORDAJE

  • JORGE ERWIN CAMACHO GALINDO says:

    GRACIAS OMAR:
    Sin duda es una reflexión muy bien llevada. No dudo de la importancia de temas tan elementales, básicos pero fundamentales en el buen ejercicio de la psicología forense.

  • DIANA SUAREZ says:

    MUy muy intresante.

  • SUSANA ABRAHAM says:

    Esta, como la mayor parte de las ponencias, resultaron para mi un importante y gran aporte para ampliar los horizontes en este incursionar nuevo dentro del area laboral juridica en la que me desempeño. Agradezco enormemente esta oportunidad de permitirme acceder e incluirme en este grupo de investigacion y formacion profesional.

  • Este es un trabajo de invaluable utilidad, por que da luces muy claras, para realizar entrevistas , de alto nivel profesional y fuerte contenido humano, que al considerar el contenido en las entrevistas, se estara evitando la revictimizaciòn.
    Muchas gracias.

  • REALMENTE ESTA EXCELENTE TU TRABAJO, NO HABIA VISTO LAS DIFERENCIAS Y CARACTERISTICAS QUE MENCIONAS A LOS LARGO DE TU TRABAJO QUE SE DEBE TENERSE EN CUENTA EN LAS ENTREVISTAS DE VIOLACION DE LA LIBERTAD SEXUAL, MUY VALIOSO TU APORTE Y AGRADECO QUE LO HAYAS COMPARTIDO, ME SERA MUY UTIL. ME GUSTOI SOBRETODO LAS POSIBLES REACCIONES ANTE LOS TIPOS DE PREGUNTAS, LA ENTREVISTA COGNITIVA Y LAS TECNICAS DE GEISELMAN Y FISHER.

    APURIMAC – PERU.

  • Sergio Uriel De Jesús Santoyo López says:

    Excelente ponencia, muy bien desarrollada y detallada. Felicidades.

  • BETSI says:

    ES MUY IMPORTANTE EL TEMA YA QUE CON LOS NIÑOS ES MAS DELICADO TRABAJAR, TU APORTE ES MUY UTIL.

  • ANA MARIA LOSADA says:

    Una excelente ponencia que me brinda muchas herramientas en mi quehacer diario. felicitaciones!

  • Blanca Bazàn Saavedra says:

    muy buena explicacion acerca de las diferencias y caracteristicas que se debe tener en cuenta al momento de realizar entrevistas.

  • Beatriz San MIllán says:

    Este es un ejemplo claro de que trabajar con niños es muy complejo y requiere grandes dosis de cuidado y paciencia. No se puede meter prisa en una entrevista para lograr unos datos más rápidamente. En estos casos es mejor tomárselo con calma para no desvirtuar el contenido de lo que pretendemos analizar.

  • angélica Peña Torres says:

    hola omar
    te felicito por tu estudio, porque me ha aportado nuevos elementos desde la práctica más que desde la teoría de los libros. Es genial. Lo único negativo es que he tenido problemas para visualizar el aticulo completo, pues el ultimo cuadro sale incompleto y no se puede leer. No sé si podrías enviarlo a este mail: apt.psicologa@yahoo.es

    un saludo desde españa
    Angélica

  • Sonia Gutiérrez cid says:

    Muy interesante el trabajo, muy práctico y gráfico, sobre todo para los que trabajamos en esta área. felicitaciones

  • nancy rocio puerto says:

    estoy de acuerdo con el autor, de hecho pienso que algunas preguntas no deben formularse insinuando los sucesos ya que si estamos ante un “falso positivo” podria caerse en el error de dar pautas al entrevistado para continuar con una mentira

  • Oriana A Mosquera Muñoz says:

    Muy buena ponencia! es muy importante para conseguir que las victimas no se conviertan en segundas victimas de todo el proceso judicial.

  • Julio Cesar Mejia says:

    Valiosa la ponencia, cuan importante es trabajar para evitar la revictimizacion, ya que muchas veces las entrevistas generar una segunda agresion, a veces mas grave

  • ulises zepeda says:

    MUY INTERESANTE Y APASIONANTE SALUDOS FELICIDADES AUNQUE TARDE AL OPINION DESDE MEXICO

  • Patricia Cuervo says:

    Muy interesante y completo este artículo, incluso tiene elementos útiles para la realización de entrevistas en otros contextos aparte de los delitos sexuales.

  • omar Cañete Islas says:

    Estimados Coelgas. Lamento haber leido con tanto retraso vuestros valiosos comentarios e inquietudes. Gracias por tomarse el tiempo de comentarlo. les dejo mi e-mial, en caso de querer mantener contacto. La verdad es que no me entere sino hasta hace unas semanas de esta publicacion on-line por una amiga y colega. Le habia perdido el rastro.

    Me parece importante reflexionar sobres el tema de las entrevistas, mas aun cuando en Chile, y me imagino en otras partes, una de las principales tematicas que se abren a la discusion con la presente imposicion del sistema denominado de entrevista unica, donde se plantea el riesgo de no adecuar la entrevista el tipo de setting y complejidad psicoevolutiva del testigo (niño), y termina siendo una forma de imponer una entrevista estructurada, a algo que es mas dinamico y sutil que aquello. Realmente no deja de llamarme la atencion lo rigido que pueden llegar a ser las posiciones al respecto, y mas que ver en la entrevista una forma u oportunidad de adecuarse de modo mas criterioso, pertinente y objetivo al niño como testigo, y se cae en la actitud de ponerle una camiza de fuerza al entrevistador. como se ven en los casos incluso que analice en el articulo, muchas veces el relato empieza por una exposicion ams centrada en el daño, o como una forma sutil de develacion inconclusa. Yo creo que muchos de ustedes tendran mas de alguna experiencia de entrevistas, donde la principal fuente de relato es lo que el niño/a le dijo al psicologo. En muchos caso, la develacion se completa con la entrevista pericial. mas aun, despues de esta instancia, tambien sabemos que aparecen diversas situaciones que afectan la re-elaboracion terapeutica o no, que de alli en adelante el relato y recuerdo tenga para el niña/a. La entrevista forense debe adecuarse al niño, con ciertos contenidos y tematicas que es esperable abordar y encesario aclarar, pero no estandarisarlos en un sistema rigido de sucecion de preguntas y respuestas.

    Bueno, agradecido de vuestros comentarios, les dejo mis cordiales saludos

    Omar Cañete Islas
    Psicologo Perito

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Spam Protection by WP-SpamFree