CENTRO DE OBSERVACIÓN Y TRATAMIENTO PARA MENORES INFRACTORES: CENTRO MODELO CON UN SISTEMA DE CALIDAD

 

Anteproyecto para elaborar un entrenamiento multifuncional (desprofesionalización) del área técnica del Centro de Observación y Tratamiento para Menores Infractores.

 

 Maria del Carmen Flores Villar Mancera

Ruth Asenat Sibaja Martínez

 

Centro de Diagnostico y Desarrollo de Habilidades Neuropsicopedagogicas es un Organización creada con el objetivo de apoyar a maestros y padres de familia en el tratamiento de niños y adolescentes con problemas de aprendizaje escolar, psicológicos o de adaptación a su entorno. La cual ofrece asesoria especializada, diagnostico, y desarrollo de programas de rehabilitación.

 

Centro de Observación y Tratamiento para Menores Infractores de Reynosa. Es el lugar donde se atiende a los menores infractores de la ley, donde son puestos a su disposición los medios (o formas) para mejorar su calidad de vida, de acuerdo a la falta o infracción que hallan cometido, en delitos del fuero común inherentes al estado (robo, lesiones, allanamiento de morada, daños en propiedad ajena, entre otros) siendo inimputables y sujetos de nuestra ley de los 06 años hasta antes de cumplir los 16 años. Y en delitos del fuero federal que recaen en el hábito de competencia de la Federación (portación de arma de fuego, delitos contra la salud, violación al articulo 138 de la ley general de la población) siendo inimputables  y sujeto de la ley de los 11 años y antes de cumplir los 18 años.

 

El tratamiento que se ofrece a los menores infractores se divide en cuatro áreas específicas: Medicina, Pedagogía, Psicología y Trabajo Social

 

Objetivo: Diseñar un programa de capacitación para que los profesionales involucrados en el área técnica conozcan sus funciones y las del resto de la plantilla laboral, de tal modo que su desempeño sea apegado al protocolo, para que el trabajo de cada uno complemente el de todo el equipo multidisciplinario. Evitando de esta manera la toma de decisiones inadecuadas que pudieran resultar imputables a los menores, por meras cuestiones técnicas.

 

Introducción

 

La Dirección Estatal de Menores Infractores ha considerado la necesidad de elaborar un Reglamento, con el propósito de establecer un criterio único que norme el funcionamiento interno de los Centro de Observación y Tratamiento de Menores Infractores en el Estado de Tamaulipas, México.

 

Este Reglamento es un instrumento base para organizar y proporcionar la normatividad sistemática enfocada al quehacer del personal involucrado en el funcionamiento interno de los centros; posee contenidos generales que se convierten en guías de trabajo.

 

 

Se conforma por distintos apartados que enmarcan los lineamientos a los que deberán sujetarse el personal y menores de los Centros de Observación y Tratamiento.

 

Contiene cuatro Títulos y doce Capítulos relativos a la organización del Centro, al tratamiento Educativo que recibirá el menor, y la conducta que deberá asumirse durante su internamiento. Así como las responsabilidades del personal.

 

Este anteproyecto surge en base a las experiencias vividas por terapeutas en un centro de observación y tratamiento para menores infractores. Así como de los efectos primarios y secundarios observados, por ejemplo, en los menores acusados en falso, de impudicias.

 

Dentro del marco jurídico de la institución el manejo que se realiza al presunto victimario es la siguiente: es suficiente una declaración o acusación de una presunta victima en contra del supuesto victimario para iniciar un proceso jurídico. La declaración ante el ministerio público en la agencia especializada en delitos sexuales por parte de la victima, es el primer paso. Después, el presunto responsable es citado para declarar. Si es menor de edad (menor de 16 años en fuero común) se turna el expediente (caso) al Consejo Tutelar Distrital. El expediente se clasifica como “no remitido”, ya que el presunto responsable no fue detenido y remitido a la institución en el momento de los hechos. Posteriormente se le envían dos citatorios para que se presente a declarar en el Consejo Tutelar. Si no asiste, se le manda una orden de presentación, en la cual, personal de Seguridad Pública se encarga de acompañar al menor con sus padres para su declaración. Cuando asiste se le toma la declaración, con datos de la misma, se clasifica la infracción en los delitos contra la libertad  sexual (impudicias, tentativa de violación, violación, estupro.) según el Código Penal del estado de Tamaulipas. Así mismo, se le realizan los estudios iniciales del Centro de Observación y Tratamiento de Pedagogía, Trabajo Social, Medicina y Psicología. De la información obtenida durante las entrevistas, se realiza un reporte inicial del caso con los datos relevantes. El reporte al igual que los estudios iniciales se entregan al Consejo Tutelar  para que se tomen en cuenta en la resolución jurídica inicial del menor.

 

El pleno del consejo tutelar, realiza una reunión integrada por personal jurídico y dos técnicos, los cuales valoran la situación jurídica y el estudio psicopedagógico del correccional, para decidir si se procede o prueba la infracción y la participación del menor en ella.  Si es así, se abre el periodo de instrucción con una duración de quince días hábiles  (lunes a viernes), en donde se desahogan pruebas por ambas partes.

 

El área técnica se encarga de elaborar un dictamen el cual requiere un diagnostico previo de cada una de las áreas (Trabajo Social, Medicina, Psicología y Pedagogía). Independientemente de que la victima haya declarado en el ministerio público, el área psicológica solicita al Consejo Tutelar  que se cite a la parte ofendida para ser entrevistada y corroborar las declaraciones del hecho antisocial, para comprobar la veracidad. Durante la entrevista se evalúa al niño(a) ofendido, tomando en cuenta detalles superfluos, reproducción de diálogos, cantidad de detalles, entre otras características.

 

Un alto porcentaje de supuestas victimas no se presentan por diferentes razones, tales como desidia, problemas económicos, cambio de domicilio, falta de interés, entre otras. Y a partir de ello, se resuelve jurídicamente con la información que se tiene. Equivalente a la denuncia y/o querella de los padres y/o tutores, en ocasiones se incluye la declaración de la victima.  Cuando esta en edad de declarar y el dictamen medico que determine si hay o no violación o impudicias. Siendo esto jurídicamente suficiente para resolver la situación  del victimario, tomando en cuenta los elementos ya entes mencionados.  Cabe hacer mención  que los delitos  en contra de la libertad sexual que se persiguen de oficio. El Consejo Tutelar Distrital no agota un proceso de investigación para deslindar responsabilidades. En ocasiones por falta de recursos humanos y económicos;  y en gran medida un escaso entrenamiento técnico y paraprofesional. 

 

Una vez que ha declarado la víctima ante el Ministerio Público no es necesario que ratifique la declaración ante el Consejo Tutelar Distrital; cuando se trata de delitos contra la libertad sexual, ya que las victimas son menores de edad y la Constitución Política Mexicana lo establece en su articulo 20, párrafo B, fracción V. Y tratándose de otros delitos, es difícil hacer comparecer a la victima, ya que el Consejo Tutelar Distrital no tiene bajo su  mando ningún cuerpo policíaco, a quien ordenar una comparecencia del denunciante.  Así que muchos victimarios resultan responsables jurídicamente por cuestiones técnicas. Se han observado  que estos jóvenes generan emociones (impotencia, frustración, enojo, resentimiento, odio, entre otros) como efectos negativos en la conducta y en la estructura psicológica del mismo y ocasiona que pasen de victimarios a victimas del proceso jurídico, generando una victimización secundaria, que es la reacción o respuesta que asume el entorno social frente a la ocurrencia de tales situaciones. Por ejemplo, el núcleo familiar y social.

 

Gómez del Campo Estrada (2002) dice que el enfoque comunitario es desprofesionalizante, en donde el profesional debe prepararse para desempeñar otras funciones aparte de las estipuladas por su profesión, así se adecua a las necesidades de la comunidad. En este caso seria a las necesidades del supuesto victimario buscando justicia.

 

Este proyecto va encaminado a la creación de un sistema de calidad que pretende la sensibilización y entrenamiento de los diferentes profesionales que entran en contacto con el victimario. Para formar una conciencia en el profesional de que el victimario es un individuo que puede estar siendo acusado en falso. Por lo tanto el profesional debe basar su resolución apoyándose en una investigación extra e intra muros exhaustivas, como visitas domiciliarias (que si se contemplan, solo que no hay los recursos para llevarlas acabo), entrevistas en la escuela con los maestros, involucrándose en las actividades cotidianas del supuesto responsable.

 

La inclusión del personal en los diferentes contextos, plantea la necesidad de diseñar programas de entrenamiento que les proporcionan las habilidades necesarias para el desempeño satisfactorio de su trabajo.  Danish y Brock (1974) opinan que el entrenamiento debe iniciarse con la enseñanza de un conjunto de habilidades básicas para el establecimiento de relaciones interpersonales promotoras del crecimiento.  Las condiciones propuestas por Rogers (1957) como “necesarias y suficientes para el cambio terapéutico de la personalidad”, que son la actitud positiva incondicional, la empatía y la congruencia, se incluyen generalmente dentro de este conjunto de habilidades básicas.  Autores como Truax y Carkhuff (1967), Egan (1981) y Gordon (1970), han desarrollado modelos que operacionalizan los conceptos de Rogers y facilitan su inclusión dentro de programas de entrenamiento.

 

Easton y colaboradores (1985) diseñan un programa orientado por dos metas. La primera, que el entrenamiento fuera frecuente y altamente estructurado y que exigiera la asistencia a todas las sesiones de entrenamiento y supervisión. La  segunda, que el entrenamiento estimulara el crecimiento personal y el compromiso con el programa.

 

Este proyecto esta encaminado a crear una serie de estándares que puedan ser usados por diferentes Centros de Observación y Tratamiento, para establecer un sistema de calidad, cuya metodología y atributos permitan incrementar la calidad y la eficacia personal y organizacional generando una cultura orientada a la calidad y a la excelencia en la profesionalización. Se pretende formar principios que sirvan como guía para los centros y estos a su vez mejoren su desempeño.

 

Deseamos que el Centro de Observación y Tratamiento para Menores Infractores de Reynosa, Tamaulipas, México sea el centro líder de este proyecto, donde el personal de todos los niveles participe buscando un ambiente interno que propicie la mejora continua. Ya que son la esencia de la organización y al crear conciencia se comprometan, posibilitando que sus habilidades sean usadas para beneficio de los internos.   

 

Marco Metodológico

Este anteproyecto corresponde a un estudio cualitativo, con un tipo de diseño longitudinal, en un termino de dos años. Encaminado a realizar una investigación de tipo descriptiva, que pretende sistematizar la información de las funciones existentes como no existentes, creando un sistema de calidad para la capacitación de la desprofesionalización de los profesionales involucrados en el área técnica.

Se pretende trabajar con el Centro de Observación y Tratamiento para Menores Infractores de la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, México como grupo experimental en la aplicación de dicho sistema, planeando el desarrollo de dicho proyecto en tres fases. La cual describimos a continuación.

Fase I ( 0 – 6 meses): Planeación del Programa de Calidad
 

a) Sondeo para detectar las necesidades de cada área; usando técnicas de entrevista e inspección.
Con el fin de comprender las necesidades y expectativas actuales y futuras del profesional involucrado en las áreas de trabajo.
 

b) Elaboración del manual de entrenamiento para los profesionales.
Con el propósito de promover políticas y objetivos para incrementar la conciencia, la motivación y la participación activa de las personas del área técnica.
 

c) Elaboración del manual de procedimientos para las áreas de coordinación, psicología, pedagogía, trabajo social y medicina.
Para establecer la mejora continua, planificación del futuro y la gestión del cambio como un objetivo de los procesos de calidad del Centro de Observación y Tratamiento para Menores Infractores.

Fase II ( 7 – 12 meses): Proceso de Ejecución del Programa de Calidad
(Ensayo / Prueba)
 

a) Programa de Inducción
Para promover la conciencia del cumplimiento ético, eficaz y eficiente de los requisitos actuales y los esperados, así como el trabajo en equipo.
 

b) Seguimiento de las necesidades de capacitación.
El Centro debe mejorar continuamente la eficacia del programa de calidad en bases a las necesidades especificas de cada área, determinando, recopilando y analizando los datos apropiados para demostrar la idoneidad de su eficacia, y así evaluar donde puede realizarse la mejora continua.
 

c) Proveer la capacitación individual y de grupo.
Determinar los procesos y las responsabilidades necesarias, así como proporcionar los recursos, para el logro de los objetivos del programa de calidad. Creando un espíritu de liderazgo que establezca la unidad de propósitos para crear y mantener un ambiente interno, en el cual el personal pueda llegar a involucrarse totalmente en el logro de los objetivos del Centro.
 

d) Ejecución del programa de calidad
Para establecer los métodos para medir la eficacia y la eficiencia del proceso.


Fase III ( 13 – 24 meses): Verificación y Validación del Programa de Calidad
 

a) Autoevaluación
Realizar una revisión completa y sistemática de las actividades y resultados del Centro, con referencia a la aplicación del programa de calidad para llegar a ser un centro modelo de excelencia.
 

b) Evaluar la efectividad del entrenamiento.
Con el fin de determinar y evaluar el grado de efectividad que han alcanzado los requisitos del programa de calidad y así identificar oportunidades de mejora.
 

c) Procedimiento de acciones correctivas al Programa de Calidad
El Centro deberá de elaborar acciones para determinar, evaluar y eliminar la causa de la ineficacia con objeto de prevenir que se reincida en el error y adoptar acciones para asegurar la eficacia del programa.
 

d) Aplicación de acciones correctivas
El Centro deberá implementar y revisar las acciones correctivas tomadas.
 

e) Aplicación de acciones preventivas.
Es necesario planificar la prevención de las acciones de una manera sistemática basándose en datos precedentes de métodos apropiados, incluyendo la evaluación y los aspectos críticos del desempeño del programa.
 

f) Seguimiento de casos donde se utilizo el Programa de Calidad.
Con el fin de obtener información de tercera mano y comprobar la eficacia del programa.

Este proyecto esta encaminado a desarrollarse en el transcurso de los próximos dos años. Durante este primer año el objetivo se vera cumplido con la elaboración del programa de calidad y nos veremos en la capacidad de dar resultados preliminares en el 2004 y así realizar los ajustes pertinentes para poder tener resultados definitivos a mediados del 2005.
 

Bibliografía

Asociación Iberoamericana del Psicología Jurídica (2003). Anales V Congreso Iberoamericano Psicología Jurídica. Chile.
Código Penal de Tamaulipas.(2002) Anaya Editores. 101 – 104.
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.(2002) Anaya Editores. 75.
Danish, S.J.; Brock, G.W. (1974). The current status of paraprofessional training. Personal and Guidance Journal, 53, 299 – 303.
Easton, M.J.; Prosen Platt, C.; Van House, C. L. (1985). A cost-efeective training program for paraprofessionals at a university counseling center. Journal of Counseling and Development, 64, 151 – 153.
Egan, G. (1981). El orientador experto. El Manual Moderno, México.
Gobierno del Estado de Tamaulipas. Poder Ejecutivo. Secretaria General de Gobierno. Dirección Estatal de Menores Infractores en el Estado. Reglamento de los Centros de Observación y Tratamiento para Menores Infractores con fundamento en el Articulo 21 Fraccion II de la Ley para la Prevención de Conductas Antisociales.
Gómez del Campo Estrada, J. F. (2002) Psicología de la Comunidad. Plaza y Valdés Editores. 180 – 181.
Gordon, T. (1970). Parent Effectiveness Training. Wyden, Nueva York.
Órgano del Gobierno Constitucional del estado libre y soberano de Tamaulipas. (1981) Periodico Oficial. 7 – 10.
Powell, Marvin. (1980) La Psicología de la Adolescencia. Fondo de Cultura Económica.
Rogers, C.R. (1957) Las condiciones necesarias y suficientes para el cambio terapéutico de la personalidad. En J. Lafarga y J. Gómez del Campo (eds.), (1978). Desarrollo del Potencial Humano. Vol.1. Trillas, México.
Truax, C. B.; Carkhuff, R.R. (1967). Toward Effective Counseling and Psychotherapy: Training and Practice. Chicago, Aldine.