ROL DEL PSICÓLÓGO JURÍDICO EN EL LUGAR DE LOS HECHOS EN LOS CASOS DE HOMIOCIDIO, CUESTIONARIOS APLICADOS A INVESTIGADORES DE HOMICIDIOS DE LA DIJIN EN LA CIUDAD DE BOGOTÁ

 

ANGELICA CONSTANZA PEÑA TORRES

MARISOL SANTANA SUETTA

Especialistas en Psicología Jurídica

Universidad Santo Tomas de Aquino

RESUMEN

La presente investigación tiene como fin develar un rol posible del psicólogo jurídico que apoye de forma activa la investigación criminal a través de la búsqueda y recolección de evidencia psicológica en los casos de homicidio.

Para hacer esto posible se aplico un cuestionario a 24 investigadores de homicidios de la DIJIN en la ciudad de Bogotá.

Dicho cuestionario se sustento a partir de siete variables a saber: Pertinencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos, función del psicólogo jurídico en el lugar de os hechos, perfil del psicólogo que asiste al lugar de los hechos, conocimiento y manejo de evidencia psicológica, función del psicólogo jurídico en la recolección de evidencia psicológica, función de la evidencia psicológica en la investigación criminal dentro del marco legal en el código de procedimiento penal y trabajo interdisciplinario en el manejo del lugar de los hechos. Los resultados sugieren carencias de tipo formativo en los investigadores de homicidios, receptividad de los mismos hacia el trabajo del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos e identificación de los aportes que este podría realizar dentro del lugar de los hechos en la recoleccion de evidencia psicológica.

Es necesario destacar que la Psicología no ha tenido un espacio claro y definido en el campo judicial. Por un lado, mientras que el Derecho reclama datos tangibles y comprobables, la Psicología, responde desde un saber conjetural. Nombrados como legatarios del oráculo, se nos seduce con un lugar con la condición de que develemos lo oculto, que indaguemos las verdades negadas, que seamos decodificadores de aquello que aparece como enigmático para el derecho. "El psicólogo es por lo tanto un empleado "todero", que sabe de todo, muy colaborador, pero nada científico y por lo tanto, con muy poca posibilidad de ser considerado un profesional serio y capaz. En la necesidad de ejercer una actividad en un escenario psicolegal hacemos lo que nos pidan" (Díaz 2003).

Por esta razón el psicólogo jurídico debe propender cada vez más hacia la formación científica que le posibilite ser experto en los diferentes campos de acción tales como la victimología, criminología, el ejercicio forense, psicología penitenciaria, psicología policial, psicología del menor, familia, testimonio, jurados, etc., y uno menos explorado en nuestra sociedad, desde el punto de vista criminalístico, la realización de perfiles criminales, autopsia psicológica, interrogatorio, análisis de testimonios, todo lo anterior dirigido a apoyar la investigación criminal a través del levantamiento de huellas o evidencias psicológicas. Esta noción sitúa al psicólogo jurídico dentro de un nuevo campo de acción que posibilita su labor en la reconstrucción crminodinámica de los hechos. (Velo y García, 2002). Las huellas psicológicas encontradas en el lugar de los hechos permiten establecer posibles hipótesis acerca de la etiología de la muerte y de los presuntos autores en los casos de homicidios. La reconstrucción criminodinámica vendría a ser un análisis retrospectivo y de decodificación de indicios a través de elementos físicos encontrados en la escena, así pues, la presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos se valida a partir de las huellas psicológicas que quedan tanto del homicida como de la víctima. Nuestra intención se dirige a develar un rol posible del psicólogo jurídico que apoye de forma activa la investigación criminal a través de la búsqueda y recolección de evidencia psicológica en los casos de homicidio.

Siendo el código taxativo al referirse a los órganos que cumplen funciones de policía judicial no invalida la presencia del psicólogo en el lugar de los hechos si éste posee funciones de policía judicial. Pese a esto se encuentra que psicólogos que tienen funciones de policía judicial y que se encuentran vinculados a instituciones estatales no realizan actividades concernientes al levantamiento de "huellas psicológicas" sino que su labor se limita a realizar intervención en crisis a posibles víctimas o testigos de conductas punibles.

Posibilitar el ejercicio interdisciplinario que incluya al psicólogo jurídico dentro del equipo, como apoyo en la investigación criminal, nos daría la posibilidad de descongestionar la labor investigativa y bajar los altos niveles de impunidad consecuencia del estancamiento de investigaciones por no conocer al posible agresor. Si existe la posibilidad disciplinar de apoyar la labor investigativa ¿cuál ha sido el impedimento para desarrollar tal ejercicio interdisciplinario?, ¿cuál sería la función del psicólogo jurídico que asiste al lugar de los hechos?, ¿cuál es la función de la evidencia psicológica en la investigación criminal?, ¿cuál sería el perfil del psicólogo jurídico que forme parte del equipo de investigación criminal en los casos de homicidio?

Clemente afirma que mientras que los psicólogos hemos demostrado un interés continuo y hemos alcanzado determinados puestos de trabajo desde la pertinaz insistencia, el campo del derecho poco se ha interesado por la psicología. A lo más, simplemente tiene a los psicólogos, como a tantos y tantos profesionales como meros técnicos consultores. El derecho piensa a menudo que se basta a sí mismo; no necesita crear campos ni comunes ni afines; regula las relaciones sociales sin necesidad de estudiar ni a las personas, ni a la sociedad.

En busca de este rol posible dentro del derecho y dentro de la misma psicología jurídica surge la pregunta acerca del manejo de la evidencia psicológica desde dos perspectivas: como fuente de actividad investigativa y como elemento material/ psicológico probatorio dentro del juicio.

EL PSICÓLOGO EN LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL

Dada la incursión del psicólogo en el campo del derecho es necesario que éste conozca y maneje las consecuencias legales de su quehacer y el de los otros profesionales que actúan dentro de este campo. En la investigación criminal el objetivo final es el esclarecimiento de los hechos delictivos que puede tener como consecuencia la privación de la libertad de un ser humano. De allí se desprende la responsabilidad del actuar de cada profesional que implica un trabajo interdisciplinario en el que dependiendo del momento de la investigación una disciplina llega a complementar a la otra. En el caso del psicólogo que participaría del equipo asiste al lugar de los hechos, es de su competencia conocer y manejar el marco legal y de procedimiento, principios de investigación criminal, conocimiento del equipo de profesionales.

En este sentido, el psicólogo jurídico tiene una formación que le permite conocer de antemano parte de la dogmática jurídica que da el sustento a la etapa de indagación e investigación. Sin embargo se advierten carencias hacia la parte técnica de la investigación criminal- manejo del lugar de los hechos, cadena de custodia, proceso de investigación- por esto el lector podrá encontrar, dentro del sustento teórico, una serie de temáticas que encierran todo lo que puede estar relacionado en un proceso de investigación criminal desde la perspectiva del derecho como desde la misma psicología.

Al realizar este estudio surgió la necesidad de profundizar sobre la labor de investigación que otros profesionales han desarrollado en el contexto colombiano, máxime si se tiene en cuenta el momento de transición del sistema inquisitivo al sistema actual penal acusatorio. Estos profesionales hacen parte del cuerpo de policía judicial, piedra angular de la investigación criminal.

La DIJIN conforma uno de los cuerpos de Policía Judicial más representativos y con más tradición en Colombia. Sin embargo para efectos de esta investigación sólo se trabajo con el área investigativa de delitos contra la vida e integridad personal, específicamente con el grupo investigativo de homicidios.

Finalmente el lector encontrará los aportes que la psicología ha realizado a la investigación criminal en temas como perfilación, autopsia psicológica y evaluación psicológica de la escena de muerte. La exploración de literatura sobre "evidencia psicológica" condujo hacia un paradigma que se remite al tema de los indicios desde el método de Sherlock Holmes. Este paradigma se verá plasmado a lo largo de este documento.

Cuerpos de Policía Judicial

El psicólogo jurídico, interesado en la investigación criminal en los casos de homicidio en Colombia, puede pertenecer a un cuerpo estatal de investigación o pertenecer al campo privado dado que con el nuevo sistema penal acusatorio se puede trabajar tanto desde la parte acusadora como del lado de la defensa; tanto privada como pública.

En el caso de pertenecer a un cuerpo estatal es necesario conocer las instituciones que desempeñan funciones de policía judicial. La norma Colombiana en la Carta Política de 1991 estipula la creación de la Fiscalía General de la Nación a la que le corresponde de oficio o mediante denuncia o querella, investigar los delitos y acusar a los presuntos infractores ante los juzgados y tribunales competentes (art. 250). Esta disposición le fijó a la Fiscalía General de la Nación la función de dirigir y coordinar las funciones de policía judicial que constitucionalmente le fueron encomendadas en forma permanente a la Policía Nacional y a los demás organismos que señale la ley. Igualmente es responsabilidad del Fiscal General dirigir y coordinar las funciones de policía judicial de los entes públicos a los cuales de manera transitoria les haya otorgado tales funciones, bajo la responsabilidad y dependencia funcional de la Fiscalía General de la Nación (Const. Política. Art. 251 numeral 4).

En el Código de Procedimiento Penal de 1991 (Decreto 2700/91) que se expidió en desarrollo de la Constitución de 1991, se reiteró que tendrían facultades de policía judicial, además de la Policía Nacional, el Departamento Administrativo de Seguridad D.A.S. y se establecieron para el cuerpo técnico de investigación, C.T.I., organismo que hace parte de la Fiscalía General de la Nación y que fue producto del paso a esta entidad del antiguo cuerpo técnico de policía judicial de la Dirección Nacional de Instrucción Criminal. 

En la ley 906 de 2004 por la cual se expide el código de procedimiento penal corresponde la Fiscalía General de la Nación realizar la indagación e investigación de los hechos que revistan características de un delito que lleguen a su conocimiento por medio de denuncia, querella, petición especial o cualquier otro medio idóneo. (Art., 200).

La función de Policía Judicial establece lineamientos claros a quienes las desempeñan, cumplirlos a cabalidad garantiza el éxito de las actuaciones.

Actuaciones que no requieren autorización judicial previa para su realización:

o Inspección del lugar del hecho (Artículo 213).

o Inspección de cadáver. (Artículo 214)

o Inspecciones en lugares distintos al del hecho (Artículo 215).

· otras

Recepción de denuncia o querella

Actividad de policía judicial en la indagación e investigación. (Articulo 205)

Entrevistas (Artículo 206)

Interrogatorio a indiciado (Articulo 282)

Las investigadoras han escogido realizar este estudio en la dirección de Policía Judicial e Investigación DIJIN porque conforma uno de los cuerpos de policía judicial más representativos y con más tradición en Colombia. Sin embargo para efectos de esta investigación sólo se trabajo con el área investigativa de delitos contra la vida e integridad personal, específicamente con el grupo investigativo de homicidios. Por lo anterior se contextualizará acerca de la formación de los investigadores de homicidios que en ella trabajan.

Formación académica del investigador

La Escuela de Policía Judicial tiene una larga y destacada trayectoria en la investigación criminal. Desde los mismos inicios del cuerpo policial, se empezó a trabajar en función de articular una especialidad profesional y fuerte, que estuviese en posibilidad y capacidad real de abocar la investigación criminal y enfrentar las diversas modalidades del delito.

Los programas de educación se encuentran dirigidos al personal de la institución que cumple funciones de Policía Judicial y a integrantes de los diferentes organismos estatales nacionales e internacionales que cumplen funciones similares:

Programas técnicos profesionales: Identificación de Automotores, Balística, Dactiloscopia, Documentología, Explosivos, Fotografía judicial, Planimetría y policía judicial.

Educación continuada:

Curso básico de policía judicial: Orienta los criterios básicos que apoyan la investigación judicial.

Diplomados y seminarios: Retrato hablado, desarrollo del instructor, criminalística, fotografía judicial, metodología de la investigación criminal y actualización en explosivos.

Curso Básico de Policía judicial

Organización curricular:

La estructura curricular se encuentra diseñada por campos de formación profesional, formación humanística y formación práctica, en las áreas de investigación criminal, obtención y manejo de la información, jurídica, desarrollo del talento humano, preparación física, habilidades y destrezas en policía judicial para un total de veintiún (21) asignaturas, las cuales se desarrollan a través de módulos y lecciones.

Dentro del módulo de formación humanística, bajo el titulo de desarrollo del talento humano se incluye la asignatura de sociología y psicología criminal lo cual es inadecuado si se tiene en cuenta que el término "talento humano" hace referencia a un área empresarial especifica que es manejada por diferentes profesionales uno de ellos el psicólogo. Hablar de "talento humano" hace referencia al "proceso sistemático en el que se modifica el comportamiento, los conocimientos y la motivación de los empleados actuales con el fin de mejorar la relación entre las características del empleado y los requisitos del empleo". (Esparrragoza 2005). Hablar de psicología criminal es inapropiado porque se esta adjetivando al psicólogo como criminal, el termino adecuado seria psicólogo criminalista de acuerdo al uso en países como Estados Unidos. La organización curricular no señala el objetivo que persigue dentro de la formación del investigador la asignatura "sociología y psicología criminal". Pretender enseñar una disciplina de tan complejo orden y además enfocarla hacia un campo en especial en tan poco tiempo y con profesionales que no tienen la formación dentro de esta disciplina, ubica este campo de la psicología como algo poco trascendental.

El viraje que debiera darse a esta asignatura conduciría a conocer el trabajo interdisciplinario que puede llegar a establecerse con la psicología enfocada hacia el campo de la investigación criminal.

En el área de policía Judicial, dentro del primer periodo se dicta una cátedra llamada: Técnicas de entrevista. La psicología jurídica ha incursionado dentro del campo de la entrevista con valiosos aportes en los que se refiere a entrevista a victimas y testigos, básicos para la recuperación y recolección de información dentro de un hecho punible.

"El testimonio continúa siendo uno de los principales medios de prueba. Tradicionalmente se ha obtenido con la Entrevista Judicial Estándar, corriendo el riesgo de formular preguntas cerradas y sesgadas, hacer interrupciones y seguir una secuencia inapropiada de preguntas, entre otros aspectos. Geiselman y Fisher (citado por Manrique 2005) proponen un método alternativo para obtener el testimonio denominado Entrevista Cognoscitiva; este método agrupa cuatro técnicas generales de memoria, más unas estrategias complementarias para el recuerdo de detalles específicos, que sirven para facilitarle al testigo durante la declaración, el acceso a los datos existentes en su memoria y la comunicación de lo recordado de un modo efectivo.

Este nuevo procedimiento de entrevista supone grandes demandas cognoscitivas para el entrevistador, por lo que se considera imprescindible que se someta a un adecuado entrenamiento en el que aprenda a escuchar con atención, a esperar el momento adecuado para preguntar, a abandonar secuencias preestablecidas de preguntas, a identificar las representaciones mentales del entrevistado y en general las habilidades que se requieren." (Manrique 2005).

Los investigadores desconocen este nuevo método alternativo de entrevista que permitirá apoyar la labor de investigación, labor que puede verse complementada por el quehacer del psicólogo jurídico como un asesor en el manejo y conducción de interrogatorios a victimas y testigos del hecho punible.

La estructura curricular se extiende hacia el campo de otras disciplinas dando a conocerlas no como un apoyo disciplinar en la labor investigativa sino como una herramienta y un conocimiento que puede adquirir el investigador y usarlo en el desarrollo de sus tareas. Se pretende que este sea un todero y se forme en otras áreas del conocimiento en un tiempo limitado. Por esto se hace necesario dar a conocer la función del psicólogo jurídico dentro del campo de la investigación criminal en lo que hoy nos compete, en los casos de homicidio, y consolidar la disciplina no como una herramienta más a utilizar sino como un campo de estudio y aplicación que llega a intervenir desde su disciplina como disciplina.

Proceso de investigación criminal

El psicólogo jurídico que incursione en el área debe contar con amplia preparación en el proceso de investigación criminal. Debe entrenarse en el proceso de observación, descripción y análisis de una situación o conducta, incluyendo todas las circunstancias que la rodearon e influyeron en su ocurrencia, proceso por medio de cual los investigadores obtienen información útil y objetiva que permite establecer con exactitud los autores y participes.

La importancia de la investigación criminal radica en que el investigador tenga conocimiento amplio y profundo del desarrollo de una investigación, teniendo en cuenta el uso apropiado de los recursos, y los pasos que debe seguir según el caso (conducta punible) a investigar; partiendo de una buena planeación y coordinación en la búsqueda de los resultados propuestos.

Pasos generales de la investigación criminal

A. Observación: Es el proceso de percepción de objetos, sujetos y procesos, la cual se hace en forma dirigida metódicamente.

B. Descripción: Consiste en consignar las observaciones en un registro a través del lenguaje oral o escrito; constituye un subproducto de la observación y es el umbral necesario para el establecimiento de las explicaciones.

C. Explicación: Implica establecer relaciones entre los rasgos de un objeto, situación o acontecimiento, para lo cual se utiliza la información que suministra la observación y la descripción.

D. Probabilidad: Significa poderse anticipar, sobre la base de las explicaciones logradas, acerca del comportamiento de los fenómenos, la ocurrencia y modo de manifestarse".

La importancia de la investigación criminal para la criminalística.

Siguiendo a Danilo Arenque, "El estudio de la estructura de la investigación criminal para la Criminalística, se justifica por cuanto el crecimiento de la delincuencia es cada vez mayor, en todos los países del mundo, aun cuando el algunos sea más notorio que en otros, como pasa con los países del tercer mundo" (2005).

La estructura de la investigación criminal tiene que estar permanentemente actualizándose y modificándose para adecuarla a los nuevos tiempos, ya que la delincuencia siempre está por delante de la policía, utilizando las nuevas tecnologías para ocasionar daños a la sociedad en la que se desenvuelven, tecnología esta que fue creada en principio con fines legales, pero es utilizada por personas inescrupulosas para beneficio personal y daños a terceros, no se conoce los nuevos modus operandi, hasta tanto los individuos no actúen.

La investigación criminal mediante la aplicación de los métodos inductivos y deductivos, desde un inicio en el sitio del suceso, y apoyada en los métodos, técnicas e instrumentos que proporciona la Criminalística, puede realizar estudios preliminares y análisis sobre la forma en que ocurrieron los hechos, es decir, el modus operandi utilizado, instrumentos utilizados, hasta llegar a la colección y suministro de las evidencias de interés Criminalístico, que puedan llevar a la identificación del o los autores.

Es tan importante la investigación criminal, que cuando se recibe una denuncia, acusación o querella, dependiendo de las características del hecho, se inicia el procedimiento penal con la aplicación del derecho procesal y al final es que se va a aplicar el derecho penal, es la investigación técnica, policial y jurídica del delito.

En ella intervienen todos los elementos del acercamiento, de contacto, de descubrimiento, que responden a un sentido particular: El del arte de investigar ligado a la ciencia, de aplicar el conocimiento, la experiencia y los métodos científicos existentes para descubrir y demostrar una determinada realidad, requiere trabajo técnico para la averiguación del delito y esclarecer los hechos presuntamente delictuosos, con aportes de pruebas.

La Investigación Criminal y la Escena del Crimen en los casos de Homicidio

Cuando ocurre un acto de violencia física en determinado lugar, es casi seguro que queden algunas evidencias físicas de lo ocurrido, como por ejemplo muebles en desorden o tumbados en el suelo, artículos esparcidos en el piso y orificios de balas.

Todos estos hallazgos se pueden realizar en la escena del crimen, poniéndose énfasis en los detalles que son aparentemente insignificantes y que parecieran no tener relación con lo ocurrido. Sin embargo, como afirma Charles(1994) "existe la tendencia a descuidar objetos y detalles que al tiempo de la investigación no tienen relación aparente con el crimen, como por ejemplo la huella de un perro, una colilla de cigarrillo, un empaque de fósforos, un pedazo de cuerda un pedazo de papel.

"Para establecer los hechos y conseguir evidencias, se hace necesario determinar las condiciones en que se encontraba el lugar antes de cometerse el crimen. Se debe tener el mayor cuidado en evitar las conclusiones y teorías prematuras que no se basen estrictamente en las pruebas que haya logrado conseguir.

"Todo delito se compone de ciertos elementos o ingredientes que deben estar presentes y deben ser probados, antes de que el acusado sea condenado. Todos los delitos deben consistir en un acto o descuido y en una intención criminal, se dice que una persona actúa con intención criminal cuando voluntaria e intencionalmente se conduce para violar una ley que define un delito. Muchos delitos requieren y contienen como intención específica. La intención específica existe cuando la persona no solo hace el acto en cuestión en forma intencional sino que lo hace así con un objetivo o propósito específico en su mente, siendo tal objeto o propósito un elemento indispensable del delito".

"Puesto que la intención se encuentra dentro de la mente podemos probarla "solamente" por medio de una prueba material circunstancial. La conducta del acusado tanto antes como después del delito, la preparación para la ejecución del delito, la ejecución de otros delitos similares, las declaraciones hechas por el acusado con anterioridad o en el momento del delito, el uso de medios determinados o especiales para ejecutar el acto, todo tiende a establecer la intención".

"La prueba material del motivo nunca es necesaria pero frecuentemente es valiosa para determinar la intención con que se hizo un acto o para identificar al perpetrador y en los casos de asesinato tiende a probar el grado del delito. El motivo, como la intención, queda demostrado por las circunstancias y puede asegurarse toda aquella prueba material que tienda a demostrar la posible razón o causa que pudiera haber inducido al acusado a cometer el delito debe ser cuidadosamente reunida."

Lo anterior se centra en la comprobación del motivo a través de la prueba material sin tener en cuenta que bajo estos elementos materiales subyacen aspectos psicológicos de relación entre la víctima y el posible agresor, evidenciando la intención que perseguía el acto delictivo.

El psicólogo investigador estaría llamado a interpretar aspectos psicológicos encontrados en el lugar de los hechos del posible agresor y de la víctima con el objetivo de reconstruir criminodinámicamente los hechos. La evidencia psicológica también deberá pesquisarse a través de la entrevista a familiares de la victima, o a posibles testigos del hecho punible. Las personas más cercanas tanto a la víctima como al posible agresor pueden ofrecer un relato que permita reconstruir una posible secuencia temporo-espacial de lo ocurrido.

Siguiendo a Charles, (1994) los homicidios constan de dos elementos –la muerte de un ser humano y la acción criminal causante de la muerte- constituyéndose el corpus delicti. La investigación debe ser dirigida hacia el hallazgo del instrumento con que se causó la muerte o hacia cualesquiera otros medios utilizados para tal fin.

La localización y descripción exacta debe registrarse de toda herida que aparezca en el cadáver, por más leve que sea. La posición del cuerpo, la localización de los objetos acostumbrados tales como muebles, y la de objetos ocasionales tales como la ceniza de cigarros quemados, vasos de beber, papeles, pañuelos, armas, etc., son dignos de la más cuidadosa atención. Como frecuentemente el cuerpo es quitado o movido antes de que la investigación se complete, generalmente es de mucho valor investigativo marcar con una tiza en el suelo el croquis del cadáver, en la posición en que se fue hallado a fin de que no quede duda alguna al respecto en el resto de la investigación.

Antes de que cualquier cosa sea tocada por cualquier persona, deben tomarse fotografías que demuestren la posición del cadáver, las heridas de éste, y los objetos que estén en la cercanía más inmediata. También deben tomarse fotografías que tengan alguna validez para el futuro. El experto dactiloscopista debe hacer enseguida un examen, pero por ningún motivo deben recogerse o moverse objetos hasta que se haga una exacta anotación respecto a la posición de los objetos. Después sí puede el investigador empezar su trabajo personal.

Los charcos de sangre, su forma, su tamaño, profundidad, localización y condición en cuanto están secos o húmedos, congelados o coagulados, todo esto se debe anotarse, y lo mismo se aplica a las gotas o salpicaduras de sangre. La ropa del occiso debe ser cuidadosamente examinada, tomando nota de las varias prendas, su color, condición, arreglo, o desarreglo, y también del contenido de los bolsillos.

Si el homicidio ocurrió dentro de las habitaciones, los medios de entrada y de salida deben ser anotadas con miras a determinar cómo entró y salió el perpetrador.

Si alguna cosa es más importante que otra, es aquella que tenga marcas visibles relacionadas con el crimen. Las huellas digitales, de los pies, agujeros de balas y los daños en los muebles pueden ser la mayor importancia.

La escena del crimen (en Colombia se denomina lugar de los hechos) puede no ser una sola, sino varios lugares que sirvieron de contexto a los hechos, por ejemplo puede ser distinto el lugar donde la víctima fue abordada, al lugar donde ocurrió el crimen y también el lugar donde se depositó el cadáver.

Inspección judicial al lugar de los hechos

Este término se refiere a las actividades a seguir para realizar la inspección técnica al lugar de los hechos y al cadáver en casos de muertes violentas y por establecer, con el fin de encontrar, recolectar y preservar los elementos materia de prueba soporte a la investigación.

Aplica a los grupos de las instituciones con funciones de Policía Judicial que realizan las actividades de inspección y embalaje del cadáver, restos óseos o fragmentos del cuerpo. Se inicia con el procedimiento de "observación y Análisis del Lugar de los Hechos y finaliza con la verificación y registro de las actividades de los peritos y técnicos en el lugar de los hechos.

Se procederá de inmediato a inspeccionar y documentar el lugar donde se sucedieron los hechos, así como el sitio donde se encuentra el cadáver y cualquier otra escena primaria y secundaria donde se sospeche presencia de elementos materia de prueba.

En seguida se procederá a la recolección técnica y a la documentación de estos elementos. El cadáver, los fragmentos óseos, partes del cuerpo y los elementos materia de prueba, sin alteración, serán remitidos bajo cadena de custodia a la entidad encargada de su respectivo estudio.

Procedimientos a seguir en el lugar de los hechos

Descripción de la escena

Documentar la posición y orientación del cadáver

Documentación fotográfica del lugar de los hechos" dejando como registro el "Álbum fotográfico" y la "ficha técnica".

Documentación videográfica del lugar de los hechos

Fijación topográfica del lugar de los hechos, dejando como registro el bosquejo en el formato de "dibujo topográfico"

Descripción de las prendas de vestir externas

Toma de temperatura inicial

Descripción de las pertenencias expuestas

Realizar cronotanatología en la escena

Documentación morfológica del cadáver

Descripción de signos externos de violencia en áreas descubiertas

Realizar manejo de elementos materia de prueba sobre el cadáver

Tomar temperatura y realizar actividades previas al embalaje

Realizar el embalaje del cadáver

Realizar manejo de elementos materia de prueba bajo el cadáver

Verificar y registrar la actuación de los técnicos y peritos

Observación y análisis del lugar de los hechos

Los métodos de búsqueda más utilizados son: (Charles O’Hara)

Búsqueda de punto a punto

Desde el punto de entrada se dirige al primer elemento materia de prueba (EMP) aparente, después de señalarlo se mueve hacia el próximo objeto más cercano. Este procedimiento se repite hasta que se haya hecho un sistemático y cuidadoso escrutinio del área, se efectúa la búsqueda muy cuidadosamente siguiendo el movimiento de las manecillas del reloj y después volver sobre sus pasos caminando en sentido contrario.

 

Búsqueda por sector o cuadrante

Consiste en dividir el lugar de los hechos en cuadrantes o zonas. A cada una de estas zonas se le asigna un miembro de laboratorio forense de criminalística de campo, y este a su vez lo subdivide, para una mejor búsqueda de los EMP, este método de búsqueda es aconsejable en áreas grandes como campo abierto.

Búsqueda de círculos concéntricos o espiral

El método empleado en esta búsqueda se puede comparar a las ondas cada vez más amplias, que se propagan en un estanque a partir del punto donde se arrojo una piedra. En recintos cerrados para la observación de pisos y techo es aconsejable el uso de este método. (Varderbosh Ch.)

Búsqueda por franjas o líneas

Este sistema es particularmente eficaz en zonas de grandes y abiertas, permiten un registro sistemático de dichas zonas, requiere disponibilidad de técnicos, con el fin de cubrir la totalidad del perímetro.

Búsqueda por cuadricula o rejilla

En este método se, divide cada área haciendo una cuadricula, los técnicos registran cada cuadricula simultáneamente tanto en forma vertical como en forma horizontal, por lo que se hace dos recorridos por cada una, la ventaja de este método es que no dejara ningún lugar de la zona sin rastrear.

Cadena de custodia

En el año 2005, entró a regir un Nuevo Código de Procedimiento Penal, en el cual se regula la Cadena de Custodia, que exige mas rigurosidad de parte de cada una de las personas y funcionarios que inicialmente hayan conocido de un hecho delictivo y de los que pasen a formar parte directa de los procedimientos efectuados durante la investigación.

Lo anteriormente expuesto, invita a que los Investigadores, Peritos, Custodios, etc., conozcan las normas jurídicas que regulan y suministran los parámetros para el adecuado manejo, preservación y almacenamiento de los elementos probatorios encontrados y aportados a una Investigación.

 

La cadena de custodia es uno de los pasos investigativos esenciales a fin de mantener y generar el principio de mismidad – que la evidencia científica recogida en el lugar de los hechos sea la misma que llegue al juicio- , para lograr demostrar al juez la importancia del elemento recolectado en el lugar del hecho.

Los elementos materiales de prueba son definitivamente uno de los medios probatorios más objetivos para demostrar los hechos y todas sus circunstancias, y que muy difícilmente pueden ser reconocidos por los sujetos procesales.

Para que las evidencias conserven su contundencia probatoria, es necesario que permanezcan inmunes a cualquier crítica que desvirtúen su valor y por ello es que deben someterse a un riguroso proceso de protección, recolección y custodia.

Usos de la evidencia física:

Establece o corrobora los elementos de un delito

Establece o corrobora circunstancias

Establece asociaciones o vínculos

 

Evidencia psicológica y paradigma indiciario

Una de las dificultades al referenciar el constructo "evidencia psicológica" fue la reducida literatura al respecto, dado lo subjetivo de su contenido. Se encontró este término asociado a la perfilación y a la autopsia psicológica. Dentro de los textos tradicionales de investigación criminal se privilegia hablar de evidencia física minimizando la importancia de los hallazgos psicológicos dentro de la escena del crimen cuya importancia radica en el esclarecimiento de los móviles, del posible agresor, esclarecimiento de muertes, etc.

La revisión teórica condujo al hallazgo de un paradigma inspirado en el método de Sherlock Holmes que se basa en los indicios como elementos que sirven para la construcción de hipótesis de un hecho en cuestión. Los indicios se encuentran en lo que aparentemente pudiera considerarse como irrelevante e inútil. Se hallan en lo particular, en el detalle de una escena, una situación, un cuadro, etc., desafiando los principios de la lógica. De forma análoga la evidencia psicológica soporta su lógica desde este pensar, la consideración de los mínimos detalles de una escena puede configurar una reconstrucción hipotética de los hechos.

Siguiendo a Humberto en Eco y a Thomas A. Sebeok (1989), "Peirce explicaba que uno de los objetivos de la lógica debería ser extraer todo el posible y esperable "valor de productividad" de los tres tipos de razonamiento, a saber: deducción, inducción y abducción (este ultimo término denominado alternativamente retroducccion o inferencia hipotética). La feracidad de este último tipo de razonamiento aumenta a medida que su seguridad, o aproximación a la incertidumbre disminuye. La deducción depende de la confianza en la habilidad de analizar el significado de los signos con los que o por medio de los que, pensamos. La inducción depende de la confianza en que el curso de un tipo de experiencia no se modifique o cese, sin indicación previa al cese.

"Peirce responde a la pregunta "¿qué es el hombre?" categorizándolo como un símbolo. En cuanto al universo, lo consideraba como un argumento, "el universo como argumento es necesariamente una obra de arte maestra, un gran poema…" el efecto total está más allá de nuestra comprensión; pero podemos apreciar, en cierta medida, la cualidad resultante de las partes del todo, cualidades que son el resultado de la combinación de las cualidades elementales que pertenecen a las premisas. Los problemas que a primera vista parecen totalmente insolubles llevan por esa misma circunstancia…las claves de la solución."

"Un objeto dado presenta una combinación extraordinaria de características de las que se quisiera tener una explicación. Que exista una explicación de ellas es una mera suposición; y, de existir, los que las explica es algún hecho oculto. Siguiendo a Pierce (Humberto Eco y Thomas A. Sebeok, 1989) "no cabe duda razonable de que la mente del hombre por haberse desarrollado bajo las influencia de las leyes de la naturaleza, piensa en cierto modo según pautas de la naturaleza"…"a menudo extraemos de una observación sólidos indicios de la verdad, sin poder especificar cuales circunstancias de entre las observadas contenían tales indicios". Los diferentes elementos de una hipótesis están en nuestra mente antes de que seamos conscientes de ello, pero es la idea de relacionar lo que, según Pierce (citado por Eco y. Sebeok, 1989) ilumina de repente la nueva sugerencia ante nuestra contemplación."

"Messac (citado por Eco y Sebeok, 1989) arguye además que las deducciones que Holmes hace de sus casos no son autenticas deducciones, como tampoco son deducciones propiamente hablando, "sino mas bien razonamientos fundados en la observación de un hecho particular que conducen, a través de rodeos más o menos complejo , a otro hecho particular".

Una de las peores confusiones, sostiene Peirce (citado por Eco y Sebeok, 1989), así como una de las más comunes, consiste en considerar la abducción y la inducción en conjunto como un argumento simple. La abducción arranca de los hechos, sin tener al inicio, ninguna teoría particular a la vista, aunque esta motivada por la sensación de que se necesita una teoría para explicar los hechos sorprendentes. La inducción por el contrario, arranca de una hipótesis que parece recomendarse a si misma sin tener al principio ninguna hecho particular a la vista, aunque con la sensación de necesitar hechos para sostener la teoría. La abducción busca una teoría, la inducción busca hechos. En la abducción, la consideración de los hechos sugiere la hipótesis, en la inducción, el estudio de la hipótesis sugiere los experimentos que sacan a la luz los hechos auténticos a que ha apuntado la hipótesis.

El método de Sherlock Holmes ilustra lo que se llama "razonar hacia atrás": "La mayoría de las personas, si se les describe una sucesión de hechos, le anunciarán cual va a ser el resultado. Son capaces de coordinar mentalmente los hechos, y deducir que han de tener una consecuencia determinada. Sin embargo, son poca las personas que, si se les cuenta el resultado, son capaces de extraer de lo más hondo de su propia consciencia los pasos que condujeron a este resultado. El observador que ha comprendido bien un eslabón en una serie de acontecimientos debería poder establecer con precisión todos los demás, tanto anteriores como posteriores. Del mismo modo la vida entera es una gran cadena, cuya naturaleza conocemos cuando se nos muestra uno solo de sus eslabones.

"Es un error capital teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente se comienza a distorsionar los hechos para que encajen con las teorías, en vez de hacer que las teorías encajen con los hechos, y estos hechos a su vez tienen que cuestionarse siempre ya que es bueno ponerlo todo a prueba. El mundo esta hecho de cosas obvias que a nadie se le ocurre, ni por casualidad observar. La observación de Holmes no abarca solo los hechos y acontecimientos, sino también la ausencia de ellos, la prueba negativa se considera a menudo altamente significativa.

Peirce se manifiesta diciendo:" los refinamientos y ampliaciones de la inducción y de la deducción son conocidos, aceptados y universalmente reconocidos, pero yo insisto, sobre todo, en la importancia de a función de la abducción, de la hipótesis". Tanto para Holmes como para Peirce las abducciones, la invención de hipótesis acerca de las causas desconocidas de los hechos resultantes constituyen el momento decisivo de la investigación, "capacidad de razona hacia atrás". En la investigación policial el objetivo es remontarse de un hecho particular a su causa particular. Peirce escribe (citado por Humberto Eco y Thomas A. Sebeok 1989): "La abducción es… la única clase de argumento que da origen a una nueva idea". El potencial de invención o de descubrimiento del razonamiento abductivo no reside en la inferencia, sino en la interpretación del dato, que es considerado como una ocurrencia particular de la consecuencia típica de una ley o principio general.

El relato policial como universo de indicios

Siguiendo a Humberto Eco y Thomas A. Sebeok (1989) no hay narración sin síntomas o indicios, el texto como espacio homogéneo no existe por el modo gradual con que se accede al sentido de un relato, la reformulación continua de sentido en la sucesión de los hechos, la parcialidad del punto de vista del narrador y sus reticencias. En un relato policíaco la heterogeneidad de los diversos elementos tiene que ser examinada selectiva y críticamente. El lector, por lo tanto, se ve obligado a jugar un papel activo, aunque puede graduar su participación, interrumpiendo la lectura para reflexionar sobre los datos de que ya disponen, u optando por dejarse levar lo más lejos posible por la corriente de los acontecimientos.

"Si el relato policíaco puede definirse como una narración que consiste en la producción de síntomas, resulta obvio que el lector no puede escapar nunca del todo a la presión. La lectura implica continuas decisiones con el fin de controlar la presión de los indicios o pistas. El problema reside en separar el discurso enigmático y discreto de los síntomas del discurso de la evidencia."

"Las hipótesis determinan el estatuto semiótico de un hecho observado: el valor sintomático de un determinado elemento de la realidad, su valor referencial, se deriva de la decisión de considéralo pertinente. Por esta razón observamos una incesante redefinición de los marcos que estructuran y engloban un acontecimiento."

Morelli, Freud y Sherlock Holmes: indicios y método científico

Entre 1874 y 1876, aparecieron una serie de artículos sobre pintura italiana en la revista alemana de historia de arte Zeitschrift fur buldende kunst. Iban firmados por un erudito ruso desconocido, Iván Lermolieff, y habían sido traducidos al alemán por otro desconocido, Johannes Schwarze. En estos artículos se proponía un nuevo método para la atribución correcta de las pinturas de los viejos maestros, método que suscitó mucha discusión y controversia entre los historiadores del arte. Unos años después, el autor se reveló como Giovanni Morelli, italiano (ambos seudónimos eran adaptaciones de su nombre: Schwarze es el calvo y Lermolieff el anagrama. Todavía hoy, los historiadores del arte aluden al <<método Morelli>>.

El método consiste en abandonar el procedimiento habitual de concentrarse en las características más obvias de las pinturas, ya que éstas son más fáciles de imitar: por ejemplo, las figuras centrales de un Perugino. Hay que concentrarse, en cambio, en los detalles menores, especialmente en los menos significativos del estilo típico de la escuela del pintor: los lóbulos de las orejas, las uñas, la forma de los dedos de las manos y de los pies. Así, Morelli identificó la oreja (o lo que fuera) peculiar de maestros como Botticelli y Cosme Tura, tal como aparecen en las pinturas originales pero no en copias.

El renovado interés por su obra se debe al historiador del arte Edgar Wind, quien la propone como ejemplo de una aproximación más moderna alas obras de arte, que tiende a una apreciación de detalle más que un conjunto. Toma más el nivel más básico, más cercano a la filología. Las implicaciones de su método eran diferentes, mucho más ricas, y Wind, estuvo a un paso de advertirlas.

Enrico Castelnuovo trazó un paralelo entre los métodos de clasificación de Morelli y los atribuidos, pocos años más tarde, por Sir Arthur Conan Doyle a su personaje de ficción, Sherlock Holmes. La comparación entre el especialista en arte y el detective, es que ambos se dedican a descubrir, a partir de indicios no observados por nadie más, el autor de un delito, en un caso, y de una pintura, en el otro.

A estos resultados llegó prescindiendo de la impresión de conjunto y acentuando la importancia característica de los detalles secundarios, de minucias tales como la estructura de las uñas de los dedos, los elementos que el copista descuida imitar y que todo artista ejecuta en una forma que le es característica.

Para Wind, el procedimiento muestra grandes afinidades con el psicoanálisis. También el psicoanálisis acostumbra a deducir de rasgos pocos estimados o inobservados, de residuo – el << refuse>>- de la observación.

¿Qué significaron, sin embargo, los ensayos de Morelli para un Freud todavía joven?: la propuesta de un método interpretativo que se basaba en considerar los detalles marginales e irrelevantes como indicios reveladores. Un método donde detalles hasta entonces considerados por todo el mundo como triviales y carentes de importancia, << indignos de ser advertidos>>, proporcionaban la clave para acceder a los productos más elevados del espíritu humano.

Según Morelli, esos detalles marginales resultaban reveladores por que en ellos la subordinación del artista a las tradiciones culturales desaparecía y daban paso a una manifestación puramente individual, por lo que los detalles se repetían de modo <<casi inconsistente, por la fuerza de la costumbre>>

Los tres hermanos, aunque en el cuento no sean descritos como cazadores, son depositarios de un saber de tipo venatorio, cuyo rasgo característico era la capacidad de pasar de hechos aparentemente in-significantes, que podían observarse, a una realidad compleja no observable, por lo menos directamente. Tal vez la noción misma de narración opuesta al conjuro, al exorcismo o a la invocación (Seppilli 1962), se originó en realidad en una sociedad de cazadores, a partir de la experiencia de la interpretación de huellas. Obviamente esto es una especulación.

"La idea de Morelli fue rastrear, en el seno de un sistema de signos culturalmente determinado, las convenciones de la pintura, signos que, al igual que los síntomas (y como la mayoría de los indicios), se producían de manera involuntaria.

El modelo policiaco: charles s. Peirce y Edgar Allan Poe

Charles discute un concepto diferente que denomina <<abducción>>, <<retroducción>>, <<hipótesis>>, <<presunción>> y <<argumento originario>>. La abducción es el proceso de formación de hipótesis explicativas. Es la única operación lógica que introduce una idea nueva. La deducción prueba que algo debe ser; la introducción muestra que algo es realmente operativo; La abducción se limita a sugerir que algo puede ser.

La construcción de la abducción en Peirce describe esencialmente un proceso en el cual el sujeto se enfrenta a un hecho observado que requiere explicación y que parece importante. A fin de explicar el hecho observado, el sujeto necesita encontrar <<una ley o regla conocida de la naturaleza u otra verdad general>>, que, por una parte, explique el hecho retroactivamente, y, por otra, revele su importancia.

En resumen, los principios de Dupin son éstos: no dar nunca nada por sentado, la índole del objeto en examen debe dictar la índole de las pesquisas, es necesario ver el asunto en su conjunto, hay que demostrar que las <<aparentes imposibilidades>> cruciales son posibles (si, en verdad, lo son).

Harry y Joan yacen en el suelo, muertos. A su lado, en el suelo, hay un vaso de vidrio roto. En el sofá hay un gato que los mira fijamente con el lomo arqueado. Las puertas y las ventanas están cerradas. No hay nadie más en el apartamento. Pregunta: ¿Cómo ha escapado el asesino? Respuesta: El asesino aún no ha escapado. Harry y Joan son peces de colores.

 

Contribuciones de la Psicología Jurídica a la investigación criminal

Evidencia psicológica dentro del marco legal

Hablar de evidencia psicológica remite a la presencia "de un hecho físico o de un hecho psíquico, el órgano de prueba, el medio de prueba, y la conducencia de la prueba. Por tanto, en Colombia puede hablarse de evidencia física y de evidencia psicológica, según que el elemento básico de la prueba sea material o sea psicológico". (Dr. Miguel Arcila Montoya) http://usuarios.lycos.es/domiarmo/index-99.html

Según el tribunal supremo de Puerto Rico (2002) la importancia de indagar sobre estos aspectos queda evidenciada por el propio Ministerio Público, quien precisamente ha procurado hablar de la evidencia psicológica necesario para probar el daño emocional y el maltrato psicológico imputado.

Evidencia psicológica dentro de la perfilación

"Durante el proceso de generación del perfil se deben tener en cuenta ciertos aspectos físicos de la víctima o de la escena del crimen que pueden ser observados de los cuales se pueden extraer inferencias psicológicas, a esto es a lo que se denomina Evidencia Psicológica. La evidencia psicológica primordial que busca el preparador del perfil, es el motivo; es muy importante que esta técnica se limite a los crímenes en donde no se evidencie motivo alguno tales como financiero, afectivo o sentimiento de venganza y se deben agotar todas las pistas lógicas antes de utilizar esta herramienta". (Medina y Vergara, 1997 citados por Avellaneda, Moncada, Pérez, Tapias, 2001).

La mayoría de los crímenes evidencian dos tipos de comportamiento: uno físico y otro verbal, el investigador debe analizar la información del modo en que opera el delincuente y plantearse preguntas como: ¿Qué elementos en la escena evidencian fuerza física o verbal? Y qué hechos pudieron haber motivado al criminal para llevar a cabo el hecho, esto es básico pues así se puede determinar si fue deliberado como una riña o un crimen elaborado realizado por una mente perturbada. Estas preguntas son valiosas tener en cuenta ya que pueden ayudar en el momento de estar buscando la evidencia psicológica, orientando al investigador en su búsqueda de información (Medina y Vergara, 1997 citados por Avellaneda y colaboradores, 2001).

Es necesario investigar a la población conocida (carcelaria) para poder engrosar la lista de evidencia psicológica; la manera de hacerlo es efectuando entrevistas dentro de las cárceles, realizando perfiles inductivos con población conocida, para poder así darle más sustento o credibilidad a la evidencia psicológica dentro de la escena del crimen.

Perfiles criminales con base en la escena del crimen

Según la Policía Nacional de Colombia (1998 Citado en Avellaneda, Moncada y Pérez 2001), los perfiles criminales son creados a partir del conocimiento de las "ciencias del comportamiento" como la psicología, sociología, criminología, las ciencias políticas; y en momentos cuando el crimen excede la experiencia policial, estos profesionales pueden brindar una asesorìa en este tema. El perfil Psicológico elaborado con base en la escena del crimen reposa en la suposición que como mínimo, los agresores tiene características o rasgos conductuales consistentes, que se mantienen de crimen en crimen afectando varios aspectos no criminales de su personalidad.

La técnica de elaboración de perfiles se basa en la teoría de rasgos de la personalidad y en los factores determinantes de esta como el biológico, el cultural y el socio ambiental.

Aplicaciones de la técnica

Crímenes Violentos y seriales

Identificación del autor y eliminación de posibles agresores

Técnicas investigativas con base en la identificación de tipos de criminales

Preparación de interrogatorios

Justificación de solicitud de otras pruebas

Vincular crímenes

Para elaborar perfiles es necesario esclarecer si la investigación va a estar dirigida hacia: a) Describir dinámicas de conducta criminal y factores de personalidad asociados de una población conocida. b) Tratar de identificar el tipo de trasgresor por los indicios del comportamiento delincuencial o evidencia psicológica en la escena del crimen. c) elabora una revisión minuciosa de la escena del crimen teniendo en cuenta factores topográficos como el tiempo en que ocurrió el crimen, el clima, el lugar, el contexto cultural, etc. A partir de estas tres formas de elaborar perfiles, dentro de la investigación criminal se han desarrollado tres tipos de perfiles, dichos enfoques según Bartol (1999 citado por Avellaneda, Moncada y Pérez 2001) son:

Perfiles de agresores conocidos, perfil psicológico o método inductivo

Perfiles de agresores desconocidos, perfil psicológico o método deductivo

Perfil geográfico

Evidencia psicológica en la autopsia psicológica

Siguiendo a Teresita García 2001, la autopsia psicológica como técnica pericial se acopia en Cuba con el análisis psicológica del teniente Jack Lester Mee héroe de la segunda guerra mundial, victima de un homicidio a manos de su amante, en 1947, a solicitud del letrado de la defensa para probar que el occiso era "anormal y peligroso" como justificación del gesto homicida de su cliente. Los Doctores Díaz Padrón y Henríquez estudiaron cartas, diarios y un libro de poemas escrito por el finado, también revisaron la historia clínica de un hospital militar donde había estado recluido el que resulta victima pudiendo establecer que padecía un trastorno de personalidad centrado en su vida sexual. (Díaz Padrón, JA, Henríquez, EC "Análisis psicológico de un muerto. Responsabilidad ante los tribunales, La Habana, 1947, p. 243 – 75)

En el año 50 en Los Ángeles California se comenzaron a remitir las muertas equivocas al Centro de Prevención del Suicidio para su investigación solicitando consulta para la determinación de la certificación mas apropiada de la muerte, si suicidio o accidente, (Cuphey, TJ. The Role of the social scientist in the medico-legal certification of death by suicide. The Cry for Help, NL, Farberow and Shneidman, Eds McGraw Hill, New York, 1961, p 45-59). Robert Litman estableció los elementos esenciales para el proceso de investigación al cual denomino "Autopsia psicológica" (Litman, Psychological- psychiatric aspects of certifying modes of death) Forensic, Vol. 13, 1968, p. 46-54. La autopsia psicológica es un procedimiento para evaluar después de la muerte como era la victima antes de la muerte. El método de Litman consiste en reconstruir en un sentido biográfico la vida de la persona fallecida enfatizando aspectos tales como su estilo de vida, personalidad, estrés reciente, enfermedad mental y comunicación de ideas orientadas a la muerte, con especial focalización sobre los últimos días y horas. Esta información es recogida de documentos personales, registros policiales y médicos, expedientes judiciales y de las entrevistas con la familia, amigos, socios de trabajo o escuela y médicos.

La mayor utilización de la autopsia psicológica ha sido en estudios relacionados con el suicidio con fines preventivos. En 1979 Terroba y Saltijeral, del Departamento de Investigaciones Epidemiológicas y Sociales del Instituto Mexicano de Psiquiatría propusieron un método de autopsia psicológica para el estudio del suicidio (Terroba, G, Saltijeral. La autopsia psicológica como método para el estudio del suicidio. Sal Púb. Méx., Vol. 25, 1983, p, 285-93. La sociedad Americana de Medicina (AMA) y la Sociedad Americana de Psiquiatría (APA) aplicaron un método similar utilizando entrevistas semiestructuradas destinadas al estudio del suicidio consumado en médicos en los años 1982 a 1984. (Douglas, A, Sargent, JD. Council of Scientific Affairs. Results and implications of the AMA-APA Physician Mortality Project, Stage II. JAMA, june 5, Vol. 257, No 21, p2949-53).

Los psiquiatras infanto-juveniles adoptaron una metodología de autopsia psicológica que a partir de una guía de eventos que establecen una dinámica familiar en la cual usualmente participaban todos dando rienda suelta a la libre expresión de las confesiones de sentimientos y pensamientos sobre el fallecido y la forma en que se privo de la vida. (Shneineidman, ES. Suicide among the gifted. Suicidology contemporany developments: De Greenblatt. MD: Grune & Stratton,1976, p. 341-68) Este método resultaba mas terapéutico que confiable en cuento a la objetividad. Después de revisar otros modelos, cuestionarios e instrumentos creados con el objetivo de estudiar al suicida o a la victima de una muerte equivoca se llega al MAPI (Modelo de Autopsia Psicológica integrado).

Aplicación a la Investigación criminal

Se trata del empleo de la autopsia psicológica desde la propia escena de la muerte en aquellos casos en los cuales la etiología medico-legal de la muerte no queda clara, no existen suficientes elementos para decidir si se trata de un suicidio, un homicidio o un accidente. Para evaluar probabilísticamente este tipo de muerte equivoca o dudosa se evalúa el estilo de vida occiso, los factores de riesgo suicida, heteroagresivo y accidentalidad, el estado mental en el momento de la muerte, la existencia de señales de aviso pre-suicida, las áreas de conflicto y motivaciones. Para poder realizar una evaluación objetiva resulta de gran importancia y de forma imprescindible el trabajo en equipo desde el lugar de los hechos, a través de una discusión colectiva donde se valoren las diferentes hipótesis o versiones, de manera que no es una tarea solo del psicólogo o del psiquiatra.

En el caso Colombiano diríamos que resulta de gran importancia la inclusión del psicólogo jurídico dentro del equipo que asiste al lugar de los hechos y por ende su participación y apoyo disciplinario dentro de la investigación criminal.

Aplicación a la criminología

El aporte que hace la autopsia psicológica es situar una metodología científicamente validada para abordar el componente victimal del binomio victima-victimario… " por fin tenemos un método que nos permita abordar a la victima en las investigaciones de homicidio" (Rodríguez Manzanera ,Comunicación personal. Ciudad de México, octubre de 1994). La victima no es un ente pasivo en la dinámica del homicidio, sino por el contrario elemento activo (Hentig, Hans Von. El Asesinato, Espasa- Calpe, Madrid, España 1962, p.273) y así como lo dice Neuman" un estudio de la criminogénesis en el homicidio no puede ser relevante si no se toma en cuenta la victima y la forma en que esta participo en la dinámica de su victimización. (Neuman, E Victimologia. Ed. Cárdenas, México, 1989, p. 23-69)

La evaluación psicológica de la escena de la muerte

Según Teresita García (2002) para los peritos en criminalística la escena tiene lecturas desconocidas para los profanos, la disposición de una mácula, la línea de goteo de la sangre, el olor, la densidad, detalles en ocasiones mínimos, pueden resultar esclarecedores e incluso protagónicos en la investigación de una muerte.

Pues por extraño que pueda parecer en un auditorio convencional, en la escuela de la muerte quedan también "huellas psicológicas", este término fue muy discutido en los comienzos de su empleo, pero todos los que conocen un poco más la mente del hombre pueden entender perfectamente a que se refiere con "huellas psicológicas", y por más que unas puedan semejarse a otras, detalle de gran utilidad en la investigación de asesinatos en serie, siempre algo lo diferencia.

En Cuba se dio la oportunidad que el psicólogo o el psiquiatra asistieran a un buen número de escenas de muertes y han ido consolidado una serie de pautas para la evaluación psicológica de las mismas que han resultado de gran provecho para el análisis pro balístico de la etiología de la muerte y de los presuntos autores, en los casos de homicidios, pero también han dejado de asistir a muchas escenas y luego han tenido la necesidad de reconstruir posibles versiones, sobre la base de hipótesis, convenciéndose de la extraordinaria ventaja de que el psicólogo o el psiquiatra concurran a la escena.

El primer elemento a tener en cuenta en el análisis de la escena de la muerte es la disciplina del equipo de investigadores, parece obvio algo tan elemental como esto pero desafortunadamente es el primer principio que se viola con extraordinaria frecuencia con resultados lamentables. Debe existir un orden inviolable en el manejo de la escena, a partir del hallazgo del cuerpo, el sitio es preservado por la policía de infantería, se hace la comunicación a la policía de homicidios y se espera por la llegada del instructor policial de homicidios, es él quien dirige la escena y determina el orden en el cual pasan los diferentes miembros del equipo, primero los criminalistas, luego los médicos legistas y finalmente los psicólogos o psiquiatras.

El hecho de ser los últimos en entrar a la escena, lejos de ser una desventaja, es una gran ventaja, pues permite escuchar el criterio preliminar del resto de los investigadores, pero además se les confiere la libertad para tocar todo lo que estimulen conveniente, por que ya se ha concluido el trabajo de levantamiento de huellas físicas

Entonces comienza el "levantamiento de huellas psicológicas", que más que un levantamiento es un trabajo de "decodificación de señales" ¿Cómo eran las personas que interactuaron allí?, Y ¿cómo saberlo?

Se prefiere la exploración concéntrica desde la periferia al centro, tomando como centro el cadáver (y sí ya ha sido retirado, el sitio donde estaba el cadáver. En aquellos casos donde el cuerpo aparece en una zona abierta (montes, selvas, lugares descampados), es preferible hacer la exploración excéntrica, tratando de abarcar la zona más amplia posible.

Luego se pasa a observar el mobiliario, la calidad de los objetos, la presencia de objetos de valor, la disposición de los mismos, el gusto con el cual están dispuestos, lo cual nos habla de características de personalidad de quien habitaba aquellos espacios, este detalle en ocasiones sirve para descartar una hipótesis suicida en casos que han sido manipulados por el autor de la muerte para hacerlos parecer como suicidio

Conjuntamente con estos elementos se observa la literatura que aparece en el lugar, la música, si hay elementos comunes a otras víctimas, si existe alguna nota presuntamente suicida. Al acercarse al cadáver hay que observar la posición, si fue sorprendido o si se encontraba en una posición en la cual se sentía cómodo. En este sentido habitualmente se aprovecha muy bien el tiempo que se tiene que esperar para entrar a la escena, en escuchar los comentarios de los curiosos. La forma de matar ofrece muchos elementos de la personalidad del homicida, de sus necesidades psicológicas, de sus posibles conflictos.

Se ha dicho que, puede haber tantas interpretaciones de escenas como escenas mismas hay, pues en cada una se encuentra algo peculiar, y es precisamente el sello que le imprimen la víctima y el victimario, y ese sello es psicológico, por que físicamente, los proyectiles dejan tatuajes de pólvora muy similares en todos los cadáveres en los cuales el arma fue colocada a boca tocante, pero las señales psicológicas de 50 homicidios ejecutados con arma de fuego, van a hacer de 50 homicidios diferentes.

Con todos los elementos recogidos en la escena, el equipo de investigadores se reúnen y se hace una valoración preliminar de hipótesis, en ocasiones es necesario volver a la escena y precisar a luz de nuevos elementos detalles de las hipótesis que no encajan bien y muchas veces en las primeras horas es posible descartar algunas hipótesis que en la escena parecían muy atractivas.

El trabajo en equipo es la clave del éxito en el análisis de la escena de la muerte, cuidándose de caer en la tentación de creer que se tiene la verdad absoluta, y cuidándose de "casarse" con una hipótesis y tratar de hacer encajar todas las piezas para satisfacer el ego de investigadores, pues sobre todas estas debilidades se debe tener siempre presente que el aporte del investigador como análisis de escena puede ser la piedra angular de un caso pero, también puede tergiversar los resultados de la investigación y señalar a un inocente como presunto culpable, o dejar fuera del círculo de sospechosos al verdadero autor.

METODOLOGÍA APLICADA

La presente investigación es de corte cuantitativo porque el conocimiento que queremos obtener es particular, limitado y controlado. "El investigador cuantitativo esta comprometido con el método que se utiliza de manera acrítica porque se considera como un recurso que garantiza el recurso objetivo y despersonalizado de la realidad" (Bonilla 1997) Esta investigación se sitúa dentro de la investigación no experimental. Siguiendo a Sampieri Fernández Baptista (2003), en este tipo de investigación lo que se hace es observar fenómenos tal y como se dan en su contexto natural, para luego analizarlos. Las variables independientes ya han ocurrido y no pueden ser manipuladas, el investigador no tiene control directo sobre dichas variables, no puede influir sobre ellas porque ya sucedieron. La situación que deseamos evaluar se presenta como un situación que se encuentra fuera de control para el investigador. La evaluación se realizará con las personas que han estado presentes en la situación a evaluar y partiendo del conocimiento y las necesidades que tienen de esta. La intención se sitúa entonces en explorar y así develar el rol del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos.

Tipo de estudio

Esta noción nos conduce a preguntarnos sobre el alcance del estudio a realizar. "Ningún tipo de estudio es superior a los demás, todos son significativos y valiosos. La diferencia para elegir uno u otro estriba en el grado de desarrollo del conocimiento, respecto al tema de estudiar y los objetivos planteados" (Curcio 2002).

Para esta investigación el tipo de estudio que más se ajusta es el exploratorio.. No pretendemos llenar un vacío del conocimiento sino servir de base para la posterior realización de estudios más profundos sobre este tema, es decir, cuando la revisión de la literatura revela que únicamente hay guías no investigadas e ideas vagamente relacionadas con el problema de estudio.

En el contexto Colombiano la literatura existente no revela ningún estudio sobre la investigación que deseamos emprender. Si bien es cierto que existen estudios importados sobre perfilación y autopsia psicológica como apoyo en la investigación criminal, no se menciona la presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos en la reconstrucción Criminodinàmica en los casos de homicidio. Los estudios exploratorios en pocas ocasiones constituyen un fin en si mismos. Por lo general determinan tendencias, identifican relaciones potenciales y establecen el tipo de investigaciones posteriores. Se caracterizan por ser más flexibles en su metodología en comparación con otros estudios, son más amplios y dispersos.

Tipo de muestra

La muestra con la que se va a trabajar se escogió con base en las necesidades específicas de la investigación que demandan un perfil claro y definido. Para esto se convocó 24 investigadores de homicidios del cuerpo de policía judicial DIJIN que trabajan en la ciudad de Bogotá. El número obedece a las personas que tenían disponibilidad en su cronograma de trabajo el día que se realizó la aplicación de los cuestionarios.

La muestra dirigida selecciona sujetos "típicos" para que puedan llegar a ser casos representativos de una población determinada. La elección de los sujetos no depende de que todos tengan la misma probabilidad de ser elegidos, sino de la decisión del investigador. La elección de la muestra obedece a que la Dirección Nacional de Policía Judicial DIJIN es una institución representativa a nivel de Policía Judicial y posee el cuerpo más amplio dentro de este campo. Como se plasmo anteriormente, este tipo de investigaciones demarca el camino y es un comienzo de oros estudios. Sabemos que tomar solo el grupo de homicidios del Cuerpo de Policía Judicial DIJIN limita los resultados a obtener, sin embargo este es un primer abordaje y acercamiento a otras investigaciones.

Procedimiento

Para la realización de la investigación se diseño un instrumento tipo cuestionario de 24 preguntas en el que se manejaron preguntas cerradas dicotómicas y de múltiple opción, así como preguntas abiertas. Con el fin de obtener coherencia y rigurosidad en la elaboración del instrumento, se desarrollaron siete variables que evaluaban la correspondencia entre las preguntas y lo que se pretendía medir. La correspondencia entre estas dos fue evaluada por un grupo de cinco expertos en el campo de la Psicología Jurídica.

Variables a medir:

Pertinencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos

Función del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos

Perfil del psicólogo que asiste al lugar de los hechos

Conocimiento y manejo de evidencia psicológica

Función del psicólogo jurídico en la recolección de evidencia psicológica

Función de la evidencia psicológica en la investigación criminal dentro del marco legal en el CPP

Trabajo interdisciplinario en el manejo del lugar de los hechos.

RESULTADOS

VARIABLE 1

Pertinencia de la presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos en los casos de homicidio en Bogotá. (Formación del investigador de homicidios, relevancia del conocimiento psicológico en la investigación criminal e idoneidad del investigador y del equipo de criminalística en la investigación criminal)

Hace referencia a si la presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos es necesaria, oportuna y si tendría algún propósito dentro de la investigación criminal en los casos de homicidio. Para medir esta variable, dentro del cuestionario aplicado se realizaron preguntas sobre: estudios académicos, experiencia y otros requisitos para ser investigador de homicidios, importancia del conocimiento psicológico en la investigación criminal, desempeño del investigador y el equipo de criminalística dentro de la investigación criminal.

VARIABLE 1

Pertinencia de la presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos en los casos de homicidio en Bogotá. (Formación del investigador de homicidios, relevancia del conocimiento psicológico en la investigación criminal e idoneidad del investigador y del equipo de criminalística en la investigación criminal)

Hace referencia a si la presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos es necesaria, oportuna y si tendría algún propósito dentro de la investigación criminal en los casos de homicidio. Para medir esta variable, dentro del cuestionario aplicado se realizaron preguntas sobre: estudios académicos, experiencia y otros requisitos para ser investigador de homicidios, importancia del conocimiento psicológico en la investigación criminal, desempeño del investigador y el equipo de criminalística dentro de la investigación criminal.

PREGUNTAS CERRADAS

PUNTUACIÓN DE LA RESPUESTA

PUNTAJE TOTAL OBTENIDO

4a.

S/N

2/1

2

5

Siempre =1

Algunas veces = 4

Pocas veces =3

Nunca =2

1

6 a.

S/N

2/1

2

8

Siempre =1

Algunas veces = 4

Pocas veces =3

Nunca =2

4

9

Siempre =1

Algunas veces = 4

Pocas veces =3

Nunca =2

4

10

Siempre =1

Algunas veces = 4

Pocas veces =3

Nunca =2

4

18 a.

S/N

1/2

2

Indicadores Rango de porcentajes
Pertinente 70%-100%
Poco pertinente 40%-69%
No pertinente 0%-39%

Porcentaje total = 86,3% (La presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos en los casos de homicidio en Bogotá es pertinente).

PREGUNTAS ABIERTAS

El 75% de los investigadores consideran que deberían existir otros requisitos -además de su formación- dentro de los siguientes campos:

CATEGORIAS

CARACTERÍSTICAS

Formación Académica

Conocimientos en psicología criminal, criminalística.

Formación personal

Fuerza en el carácter, valores, adaptabilidad, observación, malicia, voluntad, gusto, perseverancia, tranquilidad.

Recursos físicos

Equipos, laboratorios especializados, archivos especializados en recolección de información.

Capacitación:

En investigación, sistema penal acusatorio, práctica forense, técnicas de investigación de campo, reconstrucción del lugar de los hechos.

Pregunta 6b.

El 50% de los investigadores afirman que dentro de los conocimientos en psicología que apoyarían la investigación criminal se encuentran:

CATEGORIA

CARACTERISTICA

Víctima

Preparación para el juicio, estabilización emocional, técnicas de persuasión para obtener información, perfilación.

Agresor

Perfilación.

Testigo

Entrevista, preparación para el juicio.

Lugar de los hechos

Asistencia al lugar de los hechos, recoleccion de evidencia psicológica para orientar la investigación.

Pregunta 7

Describa un caso en el que haya necesitado conocimientos en psicología:

CATEGORIAS

CARACTERISTICAS

Recolección de información

Entrevista a familiares, testigos.

Esclarecimiento de móviles y autores

Perfilación en caso de homicidas seriales, reconstrucción de los hechos.

Pregunta 18

El 62% de los investigadores afirman no estar entrenados en estrategias psicológicas para obtener mayor información sobre las víctimas y un 38% señala que el psicólogo podrá aportarle a la investigación criminal en algunos casos, en lo concerniente a la aproximación al móvil de la conducta punible e identificación del posible autor o autores del hecho.

(La presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos en los casos de homicidio en Bogotá es pertinente).

VARIABLE 2:

Perfil del psicólogo jurídico que asista al lugar de los hechos en los casos de homicidio en Bogotá:

Hace referencia a la formación académica y profesional que deberá tener el psicólogo que asiste al lugar de los hechos.

Pregunta 23

C/rísticas del psicólogo jurídico que asista al lugar de los hechos Puntaje asignado por las investigadoras de 7 a 1 donde 7 es el mayor puntaje Puntaje obtenido por cada encuestado según el puntaje asignado por las investigadoras Porcentaje total de importancia asignado a cada característica.
Capacitación en Criminalística 7 (100%) 7 100%
Habilidades de evaluación e interpretación de situaciones. 6 (85,7%) 6 85,7%
Conocimientos en patología forense 5 (71,4%) 5 71,4%
Tolerancia frente a la muerte 4 (57,1%) 3 42,8%
Capacidad de trabajo en equipo 3 (42,8%) 4 57,1%
Mente abierta 2 (28,5%) 1 14,2%
Altos niveles de tolerancia a la frustración 1 (14,2%) 2 28,5%

Indicadores Rango de porcentajes
suficiente 70%-100%
Poco suficiente 40%-69%
Insuficiente 0%-39%

VARIABLE 3

Función del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos en los casos de homicidio en Bogotá:

Hace referencia al rol que desempeñaría el psicólogo jurídico en el lugar de los hechos en los casos de homicidio en Bogotá dentro de la investigación criminal.

Pregunta

Puntuación de la respuesta

Puntaje total obtenido

24 a. Para algunos casos = 3

Para todos los casos =2

Para ningún caso = 1

2
26 Algunas veces =4

Siempre =3

Casi nunca =2

Nunca =1

4
27 Algunas veces =4

Siempre =3

Casi nunca =2

Nunca =1

4

 

Indicadores Rango de porcentajes
Pertinente 70%-100%
Poco pertinente 40%-69%
No pertinente 0%-39%

Porcentaje total = 90,9% (Pertinente)

Pregunta 22

Funciones del psicólogo jurídico dentro del equipo Puntaje asignado por las investigadoras de 4 a 1 donde 4 es el mayor puntaje Puntaje obtenido por cada encuestado según el puntaje asignado por las investigadoras Porcentaje total de importancia asignado a cada función.
Acompañamiento emocional

 

1 (25%)

1

25%

 

 

Recolección de elementos psicológicos 4 (100%) 4 100%
Identificación y entrevista 3(75%) 3 75%
Intervención en crisis 2 (50%) 2 50%

100% = Pertinente (Recoleccion de evidencia psicológica)

PREGUNTAS ABIERTAS

Pregunta 24b.

El 50% de los investigadores manifiesta que la presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos solo sería en algunos casos. Al pedirles que especifiquen el porque de ello solo afirman que para algunos casos de homicidio.

El rol que desempeñaría el psicólogo jurídico en el lugar de los hechos es pertinente y apunta hacia la recoleccion de evidencia psicológica y entrevista e identificación de posibles victimas y testigos del hecho punible.

VARIABLE 4

Conocimiento y manejo del constructo "evidencia psicológica":

Busca dar cuenta del conocimiento que el investigador de homicidios y el equipo de criminalística poseen de la evidencia psicológica y el manejo que le dan.

PREGUNTAS:

12. De las siguientes opciones cuales considera como evidencia psicológica:

CATEGORIA SI NO NS/NR
Excesiva violencia 18 5 1
Valoración de heridas en el cadáver que sugieran defensa 10 14  
Tipo de heridas que sugieran vínculos de cercanía entre victima y agresor 16 7 1
Lesión única mortal en el cadáver 11 12 1
Lesión en genitales y cara como forma de marcar a la víctima 24    
Elemento causal de la muerte 11 13
Diarios, cartas, preferencias literarias de la víctima 22 2  
Orden o desorden en muebles y enseres en el lugar de los hechos 11 13  
Presencia o ausencia del arma en el lugar de los hechos 6 17 1
Posición del cadáver 14 9 1
Desmembración 23 1  
Ausencia de huellas dactilares 20 4  
Elementos artificiales en la escena 15 9  
Lugar de ocurrencia de los hechos 12 11 1
Lugar donde se halle el cadáver 15 9  

Total 228 126 6 354
  63.7% 34.6% 1.7% 100%
PREGUNTA

PUNTUACIÓN DE LA RESPUESTA

PUNTAJE TOTAL OBTENIDO

13

S/N

2/1

2

14

S/N

2/1

1

15

S/N

1/2

2

18 a.

S/N

1/2

2

19

Importante = 3

Poco importante =2

Irrelevante=1

3

Indicadores Rangos de porcentajes
Adecuado 50%-100%
Inadecuado 49%-=%

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Porcentaje total = 90,9% (adecuado)

El conocimiento que posee el investigador apunta hacia el indicador de medición de la variable = adecuado

PREGUNTAS ABIERTAS

Pregunta 11

CATEGORIA CARACTERISTICAS
Evidencia psicológica Secuelas (en víctima y testigo) de un hecho punible.
  Elemento que debe ser utilizado en la investigación y como elemento probatorio.
  "algo" que se encuentra en el lugar de los hechos, no se ve, se analiza y se estudia.
  Antecedentes de una persona que lo conducen a actuar de cierta forma.
  Engaños y recuerdos de una victima y/o testigo.
  Elementos, situaciones y circunstancias reconocidas por un experto.
  Vestigios dejados por el agresor sobre la víctima.
  Forma de manipular el homicida a la victima.

Pregunta 13b.

Un 83% de la muestra apuntan a considerar que del Elemento Material de Prueba se puede llegar a interpretar aspectos psicológicos de la víctima y del posible autor o autores de la conducta punible (evidencia psicológica):

SUJETOS QUE RESPONDIERON SI

CATEGORIA

CARACTERISTICAS

 

Elemento materia de prueba considerado como evidencia psicológica)

El tipo de arma puede señalar la relación entre victima y victimario.

   

Para determinar dolo, culpa o preterintenciòn.

   

Por las marcas dejadas por el agresor sobre la victima.

   

Por los elementos dejados por el agresor en el lugar de los hechos.

   

Por la forma en que se encuentra vestido el cadáver.

   

Por las rutas de acceso, hora y tipo de agresión del agresor.

   

A partir del elemento materia de prueba se puede llegar a realizar una perfilación del posible agresor.

   

Puede llegar a ser una indicar del móvil de la conducta punible.

   

Para estudiar varios casos ocurridos de la misma forma.

   

Para aclarar muertes por establecer. (suicidio-homicidio)

SUJETOS QUE RESPONDIERON NO

   
   

Por medio de estos elementos es muy complicado llegar a establecer el autor.

   

El elemento materia de prueba no proporciona aspectos psicológicos, sirve para orientar la investigación.

   

Elementos como vainillas, no proporciona aspectos psicológicos.

   

Es una variable que no se puede aplicar a todo tipo de homicidio.

 

Un 13% de la muestra sugiere que el Elemento Materia de Prueba no proporciona aspectos psicológicos de la victima y el posible autor o autores de la conducta punible.

Pregunta 14b.

El 62% de la muestra no se percibe capacitado para asumir la tarea de interpretar evidencia psicológica en el lugar de los hechos.

SUJETOS QUE RESPONDIERON NO

RAZONES

 

La experiencia, aunque no se esté capacitado puede ser útil; sin embargo puede correrse el riesgo de ser subjetivo o cometer errores de interpretación.

Se requiere asesoría psicológica para aclarar inquietudes relacionadas con el lugar de los hechos, víctimas, testigos y agresores.

 

No se ha recibido capacitación porque el tema de la psicología criminal es reciente en el país.

SUJETOS QUE RESPONDIERON SI

Por la experiencia que ha tenido en campo y en la atención de víctimas y testigos.

 

Por las capacitaciones recibidas

 

Por el tacto que tiene el investigador frente a la víctima y el victimario

 

Por los aspectos psicológicos encontrados en el lugar de los hechos que revelan modo, tiempo y lugar de lo ocurrido.

 

 

 

Sin embargo, un 38% manifiestan estar capacitados para hacerlo.

Pregunta 15b.

Frente a la capacitación del equipo de criminalística en lo que respecta a la interpretación de evidencia psicológica en el lugar de los hechos un 62% considera que no esta capacitado.

SUJETOS QUE RESPONDIERON QUE NO

RAZONES

 

Los de criminalística tienen funciones específicas, trabajan sobre cosas materiales.

 

No están especializados en psicología.

 

Porque se requiere asesoría psicológica.

SUJETOS QUE RESPONDIERON QUE SI

Lo harían si tuvieran más capacitación.

 

Existen personas dentro del equipo que están capacitadas y le aportan al investigador.

 

Sólo si dentro del equipo de criminalística existe un profesional en psicología.

 

Los técnicos están capacitados desde su área en particular para interpretar aspectos psicológicos.

 

El 38% restante apunta a señalar que el equipo de criminalística se encuentra capacitado para interpretar evidencia psicológica en el lugar de los hechos.

Pregunta 18b.

Un 38% afirma conocer, manejar y estar entrenado en estas estrategias

ESTRATEGIAS SOBRE LAS QUE CONOCEN, MANEJAN O HAN SIDO ENTRENADOS.

¨1 Entrevista a víctimas. (a partir de la experiencia.)

 

¨2 Observación directa e interrogatorios.

 

¨3 Estabilización emocional a la víctima.

 

¨4 Perfiles criminológicos.

VARIABLE 5

Función del psicólogo jurídico en la recolección de evidencia psicológica:

Hace referencia a la psicología jurídica como campo de acción encargada de la interpretación de aspectos psicológicos o indicios psicológicos, encontrados en el lugar de los hechos, de la víctima y del victimario.

PREGUNTA

PUNTUACIÓN DE LA RESPUESTA

PUNTAJE TOTAL OBTENIDO

16 Importantes = 4

Necesarias =3

Poco importantes = 2

Ficticias =1

4
17 a. S/N

2/1

2

Indicadores Rangos de porcentajes
Pertinente 70%-100%
Poco pertinente 40%- 69%
No pertinente 0%-39%

Porcentaje total = 100% (Pertinente)

PREGUNTAS ABIERTAS

Pregunta 17b.

Un 92% de la población considera que la perfilación es una estrategia psicológica que apoyaría la investigación criminal

VARIABLE 6

Función de la evidencia psicológica en la investigación criminal dentro del marco legal en el CPP:

Se refiere al uso y al objetivo que la recolección de evidencia psicológica busca en la investigación criminal dentro del marco legal.

PREGUNTA

PUNTUACIÓN DE LA RESPUESTA

PUNTAJE TOTAL OBTENIDO

20

Ser fuente de actividad investigativa =2

Ser elemento psicológico probatorio en el juicio =3

Todos los anteriores =4

Ninguno de los anteriores=1

2
28

S/N

2/1

2

Porcentaje total = 66.6% (Poco útil)

Indicadores Rangos de porcentajes
Útil 70%-100%
Poco útil 40%- 69%
inútil 0%-39%

PREGUNTAS ABIERTAS

Pregunta 20

Un 45% de la muestra manifiesta que la función que la evidencia psicológica llegaría a cumplir en la investigación criminal, dentro del marco legal, estaría dada como fuente de actividad investigativa.

 

EVIDENCIA PSICOLÓGICA COMO FUENTE DE ACTIVIDAD INVESTIGATIVA

ARGUMENTOS

 

Orienta la investigación.

 

Ayuda a construir hipótesis sobre la ocurrencia del hecho.

 

Sirve de apoyo para el investigador.

 

Ayuda a determinar la conducta habitual del agresor.

 

Ayuda a conocer la identidad del agresor o a la víctima.

 

No está incluida dentro del CPP.

EVIDENCIA PSICOLÓGICA COMO FUENTE DE ACTIVIDAD INVESTIGATIVA Y ELEMENTO PROBATORIO DENTRO DEL JUICIO

El psicólogo como testigo.

 

Apoyo interdisciplinario.

 

Escrutinio de la evidencia psicológica en el juicio.

EVIDENCIA PSICOLÓGICA COMO ELEMENTO PROBATORIO DENTRO DEL JUICIO

Sustentar como prueba en el sistema penal acusatorio. (perito)

Un 38% de la muestra la evidencia psicológica como fuente de actividad investigativa y como elemento probatorio dentro del juicio.

Un 4% de la muestra corresponde a la evidencia psicológica solo como elemento probatorio dentro del juicio.

 

VARIABLE 7

Trabajo interdisciplinario en el manejo del lugar de los hechos en los casos de homicidio en Bogotá:

Hace referencia a la inclusión del psicólogo jurídico dentro del equipo que asiste al lugar de los hechos en los casos de homicidio como un apoyo disciplinar en la investigación criminal.

 

PREGUNTA

PUNTUACIÓN DE LA RESPUESTA

PUNTAJE TOTAL OBTENIDO

21

Trabajador social =3

Comunicador social =2

Psicólogo jurídico = 5

Abogado = 4

Otro = 1

5

25

Un apoyo interdisciplinario siempre = 3

Una ayuda que se podría utilizar de vez en cuando = 4

Una intromisión = 2

Un obstáculo para la labor investigativa = 1

3

24

Para todos los casos= 2

Para algunos casos =3

Para ningún caso= 1

3

27

Siempre = 3

Algunas veces =4

Casi nunca= 2

nunca =1

4

Indicadores Rangos de porcentajes
Favorable 50%-100%
Desfavorable 49%- 0%

Porcentaje total = 93.75% (Favorable la inclusión del psicólogo)

 

PREGUNTAS ABIERTAS

Pregunta 27b.

Un 92% privilegió al psicólogo jurídico por encima de otros profesionales.

 

CATEGORIA RAZONES
Psicólogo jurídico Manejo de víctimas y testigos
  Estabilización de víctimas y testigos.
  Psicólogo como testigo.
  Comprensión del comportamiento humano.
  Conocimiento de las posibles causas de la comisión del delito.
  Profesional especializado en perfiles de agresores y víctimas.
  Orientación de la investigación.
  Como parte del equipo de trabajo.
  Aporta en lo concerniente a entrevista a testigos.
  Apoyo jurídico.

Un 8% de la muestra incluye al psicólogo con un perfil mas especializado enfocado hacia el campo de la investigación criminal y a la criminalística de campo.

DISCUSIÒN DE RESULTADOS

La primera variable que se desarrolló dentro de la investigación mide la pertinencia de la presencia del psicólogo jurídico. Hace referencia a si la presencia de éste es necesaria, oportuna y si tendría a algún propósito dentro de la investigación criminal en los casos de homicidio.

Los resultados muestran un alto grado de confianza de los investigadores de homicidios hacia la suficiencia de su labor y la del equipo de criminalística. Privilegian la experiencia de su labor por encima de la acreditación académica, sin embargo identifican carencias dentro de la formación que reciben en lo referente a : formación académica, formación personal, recursos físicos y capacitación.

Al operacionalizar los elementos relevantes de la investigación criminal (aproximación al móvil de la conducta punible, identificación del posible autor o autores del hecho, conocimiento y uso de elementos psicológicos) y mostrar la posibilidad de inclusión del psicólogo jurídico dentro de la misma, suministraron respuestas en las cuales afirman que han requerido conocimientos necesarios para el esclarecimiento de los hechos en relación a la víctima, al agresor, a los testigos y al lugar de los hechos. Afirman que han intentado acercarse a lo que la disciplina psicológica ofrece en éste campo sobre recolección de información a víctimas y testigos y al esclarecimiento de móviles y autores.

Se observa que la necesidad y la pertinencia de un profesional especializado en psicología jurídica se encuentra latente. Esta se ha develado dentro de su misma labor como investigadores frente a la complejidad que resulta un homicidio. Es por ello que señalan que el psicólogo jurídico podrá aportarle a la investigación criminal en algunos casos en lo concerniente a la aproximación al móvil de la conducta punible e identificación del posible autor o autores del hecho.

La segunda variable hace referencia a la formación académica y profesional que deberá tener el psicólogo jurídico que asista al lugar de los hechos. El criterio de las investigadores se correspondió con el de las investigadoras dado que privilegiaron la capacitación en criminalística, habilidades de evaluación e interpretación de situaciones y conocimientos en patología forense como requisitos fundamentales que deberá tener el psicólogo jurídico. Por otro lado consideran como poco suficiente dentro del perfil de éste característica como la tolerancia a la muerte y la capacidad de trabajo en equipo e insuficiente tener mente abierta y tolerancia a la frustración.

En este sentido la investigadoras consideran que frente a la exigencias del nuevo sistema penal acusatorio prevalecerá la acreditación que el profesional pueda mostrar en su disciplina, no solo desde su experiencia sino desde su formación y capacitación en el campo específico para el cual se desempeñe

La tercera variable hace referencia al rol que desempeñaría el psicólogo jurídico en el lugar de los hechos en los casos de homicidio dentro de la investigación criminal. Los resultados mostraron que los investigadores privilegian la recolección de evidencia psicológica y la identificación y entrevista a posibles testigos como funciones pertinentes y prioritarias que desempeñaría el psicólogo jurídico. Funciones como intervención en crisis a posibles testigos y/o victimas de la conducta punible y el acompañamiento emocional fueron dejadas en un segundo plano.

Teniendo en cuenta que el campo de la psicología jurídica es relativamente nuevo en Colombia, las expectativas que tienen los investigadores frente a las labores del psicólogo jurídico se acercan al rol posible de éste dentro del lugar de los hechos en los casos de homicidio. Estos resultados contradicen la función de intervención en crisis en el lugar de los hechos que tradicionalmente se le ha asignado al psicólogo.

Solo en algunos casos la presencia del psicólogo jurídico en el lugar de los hechos será pertinente. Cuando el móvil de la conducta punible no sea claro, así como cuando la etiología medico-legal de la muerte sea dudosa y los elementos encontrados dentro del lugar de los hechos apunten a un posible patrón de conducta que se acerque a la identificación del autor o autores del hecho la presencia de éste será oportuna.

La cuarta variable busca dar cuenta del conocimiento que el investigador de homicidios y el equipo de criminalística poseen de la evidencia psicológica y el manejo que le dan. Los resultados muestran que el conocimiento que ellos poseen es adecuado. Se refieren a la evidencia psicológica como algo intangible, que se sirve del elemento materia de prueba para develar lo que pudo haber ocurrido en el lugar de los hechos entre la victima y el agresor, determinar dolo, culpa o preterintenciòn, establecer rutas de acceso y posibles rutinas del agresor, semejanzas entre diferentes homicidios, esclarecimiento de la etiología medico-legal. Esto a través de elementos presentes o ausentes, tipo de arma utilizada, ropa utilizada por la víctima etc.

Algunos investigadores consideran que la recolección de evidencia psicológica no es necesaria para todos los casos de homicidio. Pese a que identifican la evidencia psicológica con claridad no se consideran capacitados para interpretarla por la poca o ninguna formación psicológica.

La experiencia es asociada al número de casos manejados y esto a su vez los empodera para interpretar evidencia psicológica porque creen estar capacitados en entrevista, interrogatorio, estabilización de víctimas y perfiles criminológicos.

El conocimiento que ellos tienen acerca de la evidencia psicológica abre la posibilidad de incursión en el tema. Sin embargo esa suficiencia dada por la experiencia no permite la entrada de otra disciplina que estaría en la capacidad de apoyar la labor investigativa dirigida finalmente al esclarecimiento de un hecho punible.

La quinta variable hace referencia a la psicología jurídica como campo de acción encargada de la interpretación de aspectos psicológicos o indicios psicológicos, encontrados en el lugar de los hechos, de la víctima y del victimario. Los resultados muestran la pertinencia del psicólogo jurídico dentro de la labor investigativa en lo que se refiere a la interpretación de evidencia o indicios psicológicos en el lugar de los hechos, dado que los investigadores apoyan las estrategias psicológicas dirigidas hacia este fin.

La sexta variable se refiere al uso y al objetivo que la recolección de evidencia psicológica busca en la investigación criminal dentro del marco legal. Los resultados muestran que la evidencia psicológica seria utilizada por los investigadores como fuente de actividad investigativa porque orienta la investigación en términos de: construir hipótesis, determinar conducta habitual del agresor, apoyar al investigador y conocer aspectos de la víctima.

Es un avance que los investigadores otorguen el mismo estatus a la evidencia psicológica frente a la evidencia física en las actividades investigativas. Sin embargo se percibe cierta prevención para operacionalizar la evidencia psicológica por un experto dentro de un juicio, lo anterior puede estar dado por ignorancia, porque no se estipula dentro del CPP o porque esto implicaría la inclusión de otro profesional dentro del equipo.

La última variable hace referencia a la inclusión del psicólogo jurídico dentro del equipo que asiste al lugar de los hechos en los casos de homicidio como un apoyo disciplinar en la investigación criminal. La percepción del trabajo interdisciplinario es favorable. Privilegian al psicólogo jurídico como un profesional que vendría a ser experto en la comprensión del comportamiento humano, en la entrevista a victimas y testigos, porque apoyaría la creación de hipótesis sobre un hecho, estabilización a testigos y / victimas.

Esto devela una contradicción, pues a pesar de ser reconocida la labor del psicólogo jurídico como un apoyo interdisciplinario en aras de la investigación criminal, pareciera que esa presencia se asocia a tareas especificas como la estabilización de victimas y testigos, desconociendo la importancia de la inclusión de este profesional para la interpretación de indicios psicológicos encontrados en el lugar de los hechos.

CONCLUSIONES

La intersección entre lo psicológico y lo jurídico es una intersección que se tiende a completar tanto desde el campo psicológico ó desde el jurídico, pero precisamente en ese agujero se ubica la causa de la necesidad de ambas. Es un agujero que ha provocado y provoca una serie de relaciones y momentos coyunturales entre los dos, descubriendo así diferentes campos de intervención y aplicación. Develar un rol posible del psicológico en lo jurídico dentro del campo de la investigación criminal apunta hacia la interpretación de evidencia o indicios psicológicos en el lugar de los hechos. El trabajo aquí, se inscribe y cobra vida al intentar comprender la escena del delito a partir de su intención, sobre la base de lo que ésta tiene para decir. El trabajo mismo de la interpretación "revela un sentido más profundo, el de vencer una distancia, un alejamiento cultural, acercar al lector un texto que se ha vuelto ajeno e incorporar así su sentido a la comprensión presente que un hombre puede darle por sí mismo" ( Ricoeur 2003 ).

Los elementos aparentemente irracionales de la escena del crimen, por más curiosos, extraños, inverosímiles, raros, insensatos, misteriosos, irreales, increíbles soportan significaciones, subyacen en los símbolos, dicen algo de algo, interpretan y capturan una realidad por medio de expresiones significantes(Paul Ricoeur). El problema que el símbolo plantea se reflejan en la metodología de la interpretación (Paul Ricoeur). El detalle más trivial, una observación menor, un gesto extraño, etc., por su posición estructural destituye la homogeneidad del todo del que forma parte y puede desencadenar otra escena posible. La interpretación parte de la determinación múltiple de los símbolos (Paul Ricoeur), el sentido no se identifica con un elemento aislado, sino por el lugar que este ocupa en la relación que guarda con los demás. El símbolo perpetúa el doble sentido, da un sentido primario, manifiesto, literal, y por otro lado da un sentido latente, ontológico, apelando a una interpretación. Este conjunto de elementos encontrados en un lugar narran una serie de acontecimientos insertados en una trama social y que enmascara de cierta forma y recupera por medio del pensamiento una historia.

A partir de las pistas, el experto desmantela la unidad imaginaria de la escena del crimen, desnuda su carácter de montaje, la relación entre la escena armada y los detalles, entonces el caso concreto debe buscarse como si se leyera un texto. Leer un texto implica primero extraer los elementos de estructura, de organización de éste, aquellos sobre los cuales se puede progresar en su exégesis, y segundo, hacer responder al texto las preguntas que él nos plantea. Se trata entonces, de establecer su lógica, los principios desde los cuales se construye y los propósitos del mismo. Así pues, el texto o mejor aún, la escena pregunta y la escena responde a través de un trabajo de interpretación que determina el sentido que la misma escena asigna a cada de sus elementos, sentido que es en efecto la relación que establece dicho elemento con otros elementos.

Marcas de autoría, cortes y señales en el cuerpo del otro, rastro de escrituras a manera de etiquetas de apropiación, un deseo de hacerse mirar suscrito en un código a descifrar, revela por un lado, la evidente necesidad de dejar marcas por aquí y por allá. Y por otro, un sistemático proceso de ocultación, como un doble juego.

Esta escritura de significaciones sobre el cuerpo de la víctima, sobre un lugar, se suele escribir en signos muy condensados, realizando una extraña escritura de signos que configura un nombre que representa.

En Inglaterra, David Canter es un representante de la llamada psicología investigadora, sostiene que un agresor sistemático va contando una historia ó narración, donde cada uno de sus crímenes forma un capítulo de esa historia que el psicólogo investigador debe interpretar para responder a la pregunta central de qué es lo que le mueve y qué es lo que pretende con esos actos criminales. Esta psicología investigadora es un conglomerado sistematizado de teorías, hipótesis y resultados de estudios de historia y patrones de conducta de las características individuales de los delincuentes. (Pulice, G.; Manson, F.; Zelis, O 2000).

Canter afirma que un crimen es una transacción personal entre el asesino y su víctima dentro de un contexto social. El papel del psicólogo investigador consiste en determinar cuáles de los aspectos de la transacción se pueden vincular con otros aspectos de la vida presente o pasada del criminal, y cuáles de ellos se pueden identificar como propios del individuo frente a los de los grupos sociales a los que pertenece.

Las metodologías de análisis criminal ya no pueden prescindir de lo "psicológico" en estos fenómenos. Los indicadores de la violencia instrumental y fundamentalmente, de la violencia expresiva; son signos que se dan a leer en el plano de las significaciones. Con frecuencia sin demasiadas posibilidades metafóricas, casi deben leerse al pie de la letra. Cualquier elemento dejado en la escena constituye un conjunto de relaciones diferenciales que solo adquieren sentido a través de su propio efecto retroactivo, entonces, sólo adquieren sentido retroactivamente en la medida en que la significación de un mensaje sobreviene al termino de la articulación significante misma, de la articulación de todos los elementos encontrados.

El lector debe ser un lector advertido de que su lectura y la fascinación que la misma ejerce pueden deslizarlo a analizarse con el criminal, es el lado peligroso del "quid por quo". ¿Qué escribe mediante sus crímenes?, una narración en el mejor de los casos, pero que no termina de escribirse y que lleva a su continuidad y/o repetición.

Esto implica un escenario, donde algo de lo íntimo, de lo privado se dispone en la escena pública. Habrá delincuentes con una estructura psicótica y otros con una perversa, sin descartar los montajes psicopáticos y rasgos de perversión que nos colocan en el dilema de los arrabales diagnósticos y jurídicos.

La prueba de indicios y estos signos materiales de la actividad criminal deben ser tratados como lo hacía nuestro personaje de ficción, Sherlock Holmes; debemos reconocerlos, capturarlos, apreciarlos. La necesidad de la especialización como una manera de dominar los métodos impone no ya el trabajo individual, sino el trabajo en equipo; el rigor científico poco a poco fue sustituyendo al empirismo de antaño y también la creciente complejidad y número cada vez mayor de tecnologías puestas a disposición, requieren de la experiencia, ingenio y reflexión de los expertos, cuya responsabilidad aumenta en la medida que mejora la calidad de sus medios.

Y esto es así, pues la administración de justicia, dada su complejidad en el mundo moderno, no puede escapar a las constantes exigencias del desarrollo tecnológico, pues el delito y el delincuente se sirven prontamente de las novedades en aquel campo, viéndose entonces obligadas las autoridades a solicitar el auxilio de datos siempre más objetivos y medios de prueba más indiscutibles.

Ya pocos discuten la supremacía de la prueba indicaría que se desprende de los elementos significantes de la actividad criminal. Estos elementos a penas perceptibles, que ahogan ruidos significantes son indicios materiales en los que subyacen elementos psicológicos, síntomas despojados por el agresor y la víctima.

"La criminalística es un conjunto de procedimientos aplicables a la investigación y al estudio del crimen para llegar a su prueba y se funda en el hecho de que un criminal, a menudo sin él saberlo o sin proponérselo, siempre deja huellas en el lugar del hecho y a la recíproca; la escena del crimen transfiere estigmas sobre su persona, sus ropas y los elementos utilizados para cometer el delito, ya se trate de vehículos, herramientas u otros instrumentos".(Santiago Mateo de Cabo)

Sin embargo vemos que en nuestro contexto la inclusión de otros profesionales - en nuestro caso, el psicólogo- que apoyen la investigación criminal ha sido una reflexión dejada a un lado, creemos que por ignorancia, sin embrago ha sido una ignorancia que arrastra una resistencia a los procesos de cambio del sistema, "es decir procesos que dan como resultado cambios en la estructura del sistema" (Parsons, 1976). Se percibe un choque entre disciplinas que reafirma de manera hostil una impermeable relación que no promete una complementariedad. "Las ciencias humanas, por poco que se participen en su marcha, llaman la atención en una primera aproximación no por su unidad, difícil de formular y de promover, sino más bien por su diversidad fundamental, cada una de ellas se presenta con cautela, expone sus reglas y limites" (Braudel. 1980). En este terreno hablamos de varios conocimientos que concurren en el campo de la investigación criminal, más específicamente hacia el campo de lo muerto, de lo que quedo ahí, de lo que convoca una serie de saberes para poder ser interpretado. Con cierto recelo se siente la necesidad que emerge hacia nuestra disciplina, "al igual que las piezas de un rompecabezas…que exigen una imagen de conjunto y solo tienen valor en función de esta imagen" (Braudel. 1980) y también de nuestra parte se siente un inquietante deseo por apoyar la labor en aras de una exploración más profunda de lo mundano del ser, de ese prisma abismal de sentidos que suscita la muerte. " y quién se considera en disposición de caminar solo en esta oscuridad, quién se cree capaz hoy día de hacer acopio con sus propias fuerzas de todos los conocimientos adquiridos de sostenerlos en alto, de animarlos con una misma vida, de imponerles un único lenguaje…?" (Braudel. 1980)

Partiendo de lo anterior no existe claridad en la función que vendría a desempeñar el psicólogo dentro de la investigación criminal, además la claridad de esta función no debería estar tampoco supeditado a las necesidades de muchos o pocos sino a lo que la disciplina tiene que aportar, una disciplina que debe estar a la par y no auxiliando. Las necesidades de muchos son necesidades importadas de otros países, hablamos de perfilación a sabiendas que aún no se han desarrollado investigaciones en nuestro contexto que afirmen, aporten o refuten estas teorías.

Esta investigación apunta a develar un rol dentro de la investigación criminal, específicamente en el lugar de los hechos, en la escena del delito en casos de homicidio. Este espacio no convoca a hablar de perfilación, ni de autopsia psicológica, se dirige hacia lo particular, hacia el elemento encontrado en la escena y hacia la relación que como psicólogos jurídicos llegamos a establecer con él, en aras de apoyar la investigación criminal.

¿Cuántos crímenes quedan sin resolver?, Las estadísticas no son nada satisfactorias. ¿A qué se debe entonces la falta de eficacia para resolver los delitos, habiendo pregonado la multiplicidad de indicios que pueden quedar en la escena del crimen?

"En principio debemos admitir el tratamiento inadecuado que lamentablemente se da al lugar del hecho y sus inmediaciones, siendo como lo es el factor fundamental del éxito o fracaso de la investigación criminal, pues de la rapidez y minuciosidad de una inspección ocular técnico - científica, de lo que se haga o se deje de hacer en esta primera fase de la investigación, dependerá si el autor es plenamente identificado y sindicado como responsable o permanece "NN"" (Santiago Mateo de Cabo)

Insisten en olvidar los procesos que se llevan acabo en el manejo del lugar de los hechos, el elemento materia de prueba es percibido como tal, un elemento material, un elemento vacío que no tiene nada que decir solo lo que sus propiedades materiales arrojen. Descuidan, quizás, con cierta intención inconsciente, lo que subyace en ese elemento, la marca, el nombre, la huella dejada por alguien en algo o en otro alguien.

Se habla de la inclusión de un profesional en psicología jurídica dentro del equipo de asiste al lugar de los hechos, solo en los casos en los que su presencia sea pertinente. Un profesional que necesita especializarse y capacitarse en el campo criminalístico. En una conversación con el Dr. Danilo Lugo éste planteaba la posibilidad de inclusión de un psicólogo criminalista, se entiende que su percepción de los hechos proviene de la actividad laboral en el contexto americano y por su misma especialización en el campo de la psicología criminalista. Sin embargo su decir proporciona un valioso aporte a las expectativas de inclusión en este campo y por las expectativas proyectadas por los investigadores respecto a la formación del psicólogo que asita al lugar de los hechos..

"El psicólogo criminalista forma parte del equipo de investigación criminal. En el, realiza análisis psicológicos de los escenarios de un crimen desde el punto de vista de los indicios y evidencias conductuales, hace análisis victimo lógicos (dentro de los cuales puede llegar a realizar autopsias psicológicas) sobre la personalidad, estilo de vida, nivel de riesgo, tipo de resistencia de la víctima, y estudia las características del crimen (método de aproximación, ataque, control, naturaleza y secuencia de actos, etc.) con el objetivo de proporcionar un conjunto de características geográficas (perfilado geográfico) y psicológicas (perfilado psicológico) del agresor o agresores que ayuden a su identificación. Sin embargo, la formación de un psicólogo criminalista puede permitirle ir más allá de la investigación de crímenes, capacitándole para actuar como negociador en situaciones de crisis (con secuestradores o potenciales suicidas), o gestionar incidentes críticos" (.www.uam.es/otros/forenses .)

"La psicología criminalista conocida en la mayor parte de los centros internacionales de formación como Criminal Psychology (Psicología Criminal), Policing Psychology (Psicología Policial), o Investigative Psychology (Psicología "Investigativa"), la etiqueta de "Criminal Psichology" es la más aceptada entre todos. Si bien en España aparece en muchos centros como "Psicología Criminal", dado que en nuestro idioma el calificativo "criminal" apunta quien ha cometido, o procurado cometer, un delito (en este caso la Psicología), parece más propio optar por el título de Psicología Criminalista en alusión a la formación del profesional (el psicólogo criminalista) que está capacitado para contribuir con su labor a esclarecer crímenes y procurar las seguridad de los ciudadanos.

Se entiende por Psicología Criminalista el conjunto de principios, métodos y técnicas de la psicología científica que, aplicados al conocimiento del delito en general, y del crimen en particular, contribuyen a la investigación de los hechos delictivos graves, la identificación de perpetradores, y la seguridad de los ciudadanos.

Las evidencias conductuales son la base esencial de la práctica de la Psicología Criminalista, de la misma forma que las evidencias físicas lo son para la práctica de la Criminalística o Ciencia Forense. Una evidencia conductual es cualquier acto u omisión indicativo de una conducta (o patrón de conducta) o intento de la misma, bien general o bien específico.

Este tipo de evidencias es mucho más sutil que las evidencias físicas ya que son vestigios psicológicos que quedan impresos en el modo en que el agresor realizó sus crímenes, el tipo de víctima seleccionada, o los lugares donde el agresor la capturó, la agredió, y finalmente la abandonó. Su importancia en la investigación criminal puede ser clave ya que, mientras que las evidencias físicas pueden eliminarse accidental o intencionadamente, las conductuales no." (www.uam.es/otros/forenses . Psicología Criminalista)

Por lo ajeno y singular del campo psicojurídico en nuestro contexto, un profesional en psicología que este inmerso en el campo jurídico, estaría llamado a apoyar el campo de la investigación criminal a partir de su inclusión dentro del equipo que asiste al lugar de los hechos. El psicólogo jurídico esta capacitado y formado para poder intervenir en los diversos ámbitos del mundo del derecho.

El rol del psicólogo jurídico se va dilatando en el quehacer mismo del profesional, es en este quehacer, donde se especifican sus tareas, sus funciones y se definen sus límites con otras disciplinas. Es un rol que se ha venido y se va construyendo poco a poco con el tiempo y principalmente con el trabajo fusionado de los profesionales

Se hace necesario que el psicólogo disponga de una sólida formación que le permita responder a los retos que vayan surgiendo, por ello es necesario hablar de psicología criminalista como un soporte de campo en este posible rol develado.

Por otro lado es crucial formar a los profesionales del derecho e investigadores para que se sensibilicen sobre los conocimientos que la psicología les puede ir aportando, y de esta manera ampliar las áreas de intervención del psicólogo jurídico, no limitando su labor. En este sentido se hace relevante reseñar la práctica del psicólogo jurídico, y así convocar espacios de reflexión y discusión que permitan analizar y contextualizar estas prácticas en el ámbito jurídico y sus implicaciones en él.

Bien, con toda una serie de elementos, a saber, testimonios, evidencias, rastros e indicios se da inicio a la investigación, a la armazón del rompecabezas; cada perito con el término de su especialidad, pero sin perder de vista el conjunto, es decir, las necesidades de los otros expertos; contribuirá a la reconstrucción del hecho.

La evidencia psicológica dentro de la entrevista y el testimonio

Alrededor de la evidencia psicológica, material y fuente de trabajo de la disciplina psicológica, se ha querido resaltar el papel de ésta como protagonista junto a la evidencia física como testigos silenciosos pero decisivos en el análisis del lugar de los hechos de un homicidio.

Sin embargo, lo productivo y enriquecedor en un proceso de investigación son los nuevos hallazgos que puedan hacerse alrededor de esta.

Indiscutiblemente, no se podía dejar de nombrar algo que fue una constante no solo en las respuestas de los investigadores, sino en la opinión de expertos en el derecho penal como el abogado (Solórzano 2005) quien sugiere que la evidencia Psicológica se puede encontrar a través de la entrevista, a través del análisis y valoración de la mismas, asesorando al investigador de campo y recolectando evidencias en la entrevista que puedan llevarse a juicio (testimonio)

La relevancia de este planteamiento radica en el hecho absolutamente conocido, de que la evidencia psicológica al ser un intangible se convierte en un elemento fácilmente desechado por las partes intervinientes en un proceso, máxime si se tiene en cuenta, que en el país a pesar de estar en la transición hacia un proceso acusatorio, se conservan aun costumbres y métodos del sistema anterior en donde la fiscalía tenia el máximo poder acusador y probatorio dentro del proceso. y sobre la prueba documental y sobre todo la testimonial, recaía la decisión de condenar o absolver dentro de un proceso.

Curiosamente aunque esto fuera así, difícilmente la defensa podría controvertir o incluso desvirtuar una prueba testimonial, no solo porque no estaba en capacidad para hacerlo porque el sistema no daba lugar a ello, sino también por desconocimiento del fenómeno neuropsicológico alrededor del relato de un posible testigo presencial de un hecho punible.

El abogado frente al nuevo sistema esta en la obligación de echar mano de profesionales en los fenómenos preceptúales como los psicólogos, que además de poder dar cuenta de la comunicación verbal y de la comunicación sin palabras, poseen herramientas científicas para explicar por qué el recuerdo de un hecho vivido o presenciado no es una fotografía exacta de lo que sucedió, sino que puede estar mediado por lo perceptual y lo motivacional.

La maleabilidad de la memoria llega a ser cada vez mas clara. Muchas influencias pueden causar cambios en las memorias o aun ser creadas nuevamente, incluyendo nuestras imaginaciones y las principales reflexiones o recuerdos diferentes de otros.

No podemos contar con el conocimiento en nuestras memorias, sin embargo resumiendo ellas podrían guiarnos acerca de la validez de las condenas de criminales que son basadas en el testimonio de víctimas o testigos. Nuestro entendimiento científico de la memoria podría ser usado para ayudar al sistema legal a navegar en este "campo minado".

Las memorias son preciosas, nos dan identidad, forman parte del pasado que nos une con la familia y amigos. Parecen fijadas, como estáticas, así que si se" camina" sobre ellas todavía deberían estar allá como siempre fueron. Pero las memorias no están fijadas cada día la experiencia nos dice que se pueden perder, pero también puede ser cambiada drásticamente o creada.

Las memorias incorrectas pueden ser algunas veces convincentes y reales como una memoria correcta. Si nosotros no podemos creer en nuestras propias memorias. ¿Cómo podemos saber si las memorias de una víctima o testigo son exactas? (Loftus 2003)

Motivación: Es también evidente que el testimonio como herramienta probatoria dentro de un juicio confiere cierto poder a quien la posee. Puede ser este movido por intereses económicos, de venganza, de reconocimiento o figuración que pueden quedar al descubierto con un cuidadoso análisis del expediente, de la relación del testigo con la víctima o indiciado, antecedentes, psicopatología etc.

Fenómenos Preceptúales: los relatos de un testigo tampoco escapan al análisis de los órganos de los sentidos- que aunque son evidencia física-, el relato verbal, empieza a presentar inconsistencias que pueden dar cuenta del grado de credibilidad del testimonio.

(Loftus 2005 citado por Sabadell 2005) "…llama la atención sobre sus estudios acerca de lo difícil que es reconocer a alguien en la distancia: a medida que nos alejamos nuestro sistema visual empieza a perder detalles. A tres metros puede que no seas capaz de ver de forma individual las pestañas de los ojos, a 60 metros no se ven los ojos y a 150 metros ves la cabeza de una persona como si fuera un gran borrón, sin poder distinguir ningún detalle (recordemos que un campo de fútbol mide algo más de 100 metros de largo).

El valor probatorio de la evidencia psicológica

Habiéndose expuesto con anterioridad sobre las dificultades de introducir el concepto de evidencia psicológica, por su discutida objetividad, a continuación serán expuestas algunas de las razones que pretenden sustentar y respaldar su valor probatorio.

El Psicólogo como testigo que asistió al lugar de los hechos

El psicólogo que va al lugar de los hechos puede convertirse en testigo investigador, que ha decodificado con anterioridad las evidencias psicológicas. En palabras de la Dra. Teresita García ha realizado el levantamiento de huellas psicológicas que más que un levantamiento es un trabajo de decodificación de señales, que van a explicar como eran las personas que interactuaron allí. Es decir reconstruir criminodinámicamente los hechos.

Estas huellas que hacen referencia al tipo de vínculo entre víctima y victimario y comprenden aspectos particulares del homicidio tales como: tipo de arma utilizada, número de heridas propiciadas (si excedieron el propósito) o si fue una única herida mortal por necesidad, mutilación o cercenación de partes del cuerpo con un significado simbólico (los genitales o el rostro). Esto es de vital importancia para ser valorado en el cadáver, pues aunque físicamente, por ejemplo los proyectiles dejan tatuajes de pólvora muy similares en todos los cadáveres en los cuales el arme fue colocada a boca tocante, las señales psicológicas de 50 homicidios ejecutados con arma de fuego, van a hacer de ellos 50 homicidios diferentes (García 2002)

Por supuesto cabe aclarar que el trabajo en equipo con los otros investigadores y el equipo de criminalística dará mayor sustento a la hipótesis planteada."Con todos los elementos recogidos en la escena, el equipo de investigadores se reúnen y se hace una valoración preliminar de hipótesis. El trabajo en equipo es la clave del éxito en el análisis de la escena de la muerte, cuidándonos mucho de caer en la tentación de creernos que tenemos la verdad absoluta y cuidándonos de casarnos con una hipótesis y tratar de hacer encajar todas las piezas" (Ibíd. 2002).

La autopsia psicológica: Como método de exploración retrospectiva e indirecta de la personalidad y la vida del occiso a través de la entrevista a terceras personas. Tiene utilidad en los estrados judiciales, no solo para aclarar la etiología medico legal en las muertes dudosas sino también determinar si la persona fallecida se encontraba o no en estado de indefensión o si provoco a quien resultara homicida.Analizando su estilo de vida, su personalidad, La presencia o ausencia de hábitos tóxicos, Áreas de conflicto, Presencia o ausencia de señales de aviso presuicidas, presencia o ausencia de factores de riesgo suicida o heteroagresivos o a la accidentalidad

Esto resulta de valiosa utilidad para establecer si fue un homicidio simple o agravado y de acuerdo a esto servir como herramienta, para tasar más justamente la pena.

Evaluación como testigo experto en el juicio: Esto significa la prueba pericial por excelencia en la cual la evidencia psicológica, se muestra a partir de la evaluación que se pueda hacer del indiciado, para tratar de determinar cual era su conducta antes, durante y después de cometer el homicidio, tipo de personalidad, antecedentes familiares, etc.

La evidencia psicológica como fuente de actividad investigativa

Esto hace referencia a los elementos encontrados en el lugar de los hechos, que pueden llegar a servir como apoyo de la labor investigativa en equipo junto con los investigadores de homicidios y el equipo de criminalística de campo. Estos elementos aunque no tienen un carácter probatorio en si mismo pueden constituirse como indicios que guíen la hipótesis de trabajo y ayuden a reconstruir lo que pudo haber ocurrido.

· Diarios, música, preferencias literarias: Así como un artista plasma su obra de acuerdo a su forma particular de ver el mundo, estados anímicos, intereses, motivaciones etc.

Los gustos particulares de una persona frente a la literatura que lee, la música que escucha, o el hecho de escribir un diario en el que consigne celosamente sus vivencias más privadas, también imprimen ese sello de individualidad que incluye el tipo de personalidad, sus frustraciones, sus preocupaciones, sus sueños, sus deseos etc.

Dicho lo anterior se plantea la necesidad de darle el lugar de importancia que corresponde dentro de la investigación criminal a los indicios (Dellepiane 1997 citado por Gómez y Sáenz 2000) propone invertir el orden natural de la didáctica de la prueba, toda vez que afirma que se le ha dado más importancia a los medios de prueba directos (documentos, peritajes, inspección ocular) dejando de lado el indicio como medio de prueba.

Efectivamente si se hace un análisis del tema probatorio, todas las pruebas formarán un indicante que llevarán al juez a vislumbrar el hecho desconocido. Ninguno de los medios

de prueba es autónomo en absoluto; solo es indispensable relativamente hablando. Todos los llamados directos o naturales requieren el auxilio del indiciario o artificial, y, por su parte, este también necesita el apoyo de los directos (Gómez, Sáenz 2000).

.

· La perfilación: aunque es una técnica bastamente utilizada en países como Estados unidos, sobre todo en la búsqueda de homicidas en serie. En Colombia no se encuentra tan ampliamente difundida ni sistematizada.

Como técnica podría constituirse en indicio para guiar la investigación descartando así dentro de un numero posible de sospechosos de la comisión de un homicidio, esto teniendo en cuenta que tendría utilidad en homicidios en los cuales, mediante las técnicas tradicionales de investigación no se logre establecer el móvil .Finalmente vale decir que mientras no se examinen procesos concienzudos de validación, es arriesgado utilizarlo como prueba en un juicio para señalar con certeza a una persona como autora de un hecho punible.

REFERENCIA BIBLIOGRÀFICAS

Avellaneda, Moncada, Pérez y Tapias. Elaboración de perfiles de criminales desconocidos con base en la escena del crimen. Tesis. Universidad Del Bosque, noviembre de 2001.

Arenque, Danilo monografías.com 2005

Braudel Fernand. La Historia y las Ciencias Sociales. Editorial Alianza. 1980

Bonilla Elssy. Más allá del dilema de los métodos. La Investigación en ciencias Sociales 2002.

Eco Humberto y Sebeok Thomas A. El Sigo de los tres. Editorial Lumen. 1989.

Díaz Colorado Fernando. Articulo de Internet tomado de la página www.psicologíajurídica.org La psicología jurídica en Colombia.

Charles Frick, Investigación criminal, (1994).

Investigación Cuantitativa. Una perspectiva epistemológica y metodológica. Curcio de Caldas Carmen Lucía, 2002.

Elizabeth Loftus. Our changeable memories legal end practical implications, Nature Reviews: neuroscience 2003.

Foucault Michel. Arqueología del saber. 2001

Foucault Michel. La verdad y las formas jurídicas. 1992

García Teresita y Velo Aída. Diplomado de investigación de homicidios, 2002. La Habana –Cuba.

García Pérez Teresita Ph .dD Psiquiatra forense cuba diplomado de investigación de homicidios cuba 2002.

Glasserman Marta, Estructura y sujeto del inconsciente., Madrid, 1994.

González Monguí Pablo Elías. Universidad Libre Facultad de Derecho. Investigación criminal (Escena del delito) 2003.

Mateo de Cabos Santiago. La Criminalística a cien años de Sherlock Holmes. Articulo de Internet, Escuela General Santander.

Manrique Pérez Débora. Aplicación de la entrevista cognoscitiva a un testigo víctima del delito de hurto. Universidad Santo Tomas de Aquino, Bogotá 2005.

Universidad Libre de Colombia. Manual de Manejo de la Investigación Criminal.

Profiling validities and abilities? Crime and Punishment. Vol. 354, December. www.chelancet.com

Pulido y Santana. La estructura clínica de la psicosis, un acercamiento al deseo de la madre. Tesis de grado. Universidad Santo Tomas de Aquino. 2003

Pulice, G.; Manson, F.; Zelis. Foro: Investigación Psicoanálisis. (2000). www.psicomundo.com/foros/investigacion

Ricoeur Paul. El conflicto de las interpretaciones. (2003)

Solórzano Niño Roberto. Investigación científica del homicidio. Articulo tomado de Internet, Escuela General Santander.

Solórzano Carlos Roberto. Entrevista. 2005

Sampieri Roberto. Investigación Cuantitativa. 2003

Talcott Parsons. El sistema social. Editorial Revista de Occidente. Madrid. 1976.

Talcott Parsons. El sistema de las sociedades modernas. Editorial Trillas. 1980.

Viviana Elizabeth Gómez Barbosa, Maria claudia Sáenz Ramos. Aplicación de la autopsia psicológica en el proceso penal Colombiano. Pontificia universidad Javeriana. Facultad de ciencias jurídicas. Departamento de derecho penal. Santa fe de bogota, d.c. 2000

CD. Manejo del Lugar de los Hechos. Manual cadena de custodia, proporcionado por el CTI.

Constitución Política de Colombia. Art. 228 y 250.

Código de Procedimiento Penal. Ley 906 (31/08/2004)

Jurisprudencia del Tribunal Supremo de P. R. del año 2002 dts 034 pueblo v. Ríos Alonso 2002 tspr 034 en El Tribunal Supremo de Puerto Rico.

www.uam.es/otros/forenses . Psicología Criminalista.

www.interamericanusa.com

www.policia.gov.co.

www.gestiopolis.com

www.20min.es . Testimonio. Miguel Ángel Sabadell