IMPACTO ESTADÍSTICO DEL SISTEMA PENITENCIARIO Y MUJER EN JALISCO; MÉXICO

 

RAMÓN GERARDO NAVEJAS PADILLA

El contexto de una posición desigual de la mujer en el derecho penal en Jalisco, como autora del delito, es objeto de creciente atención por parte de la criminología. La cuestión femenina se ha convertido en un componente privilegiado de la cuestión criminal. En el curso de los últimos 30 treinta años ha tenido gran impacto el aumento en la tasa de criminalidad femenina, siendo ahora difícil de ignorar sin abordar el tema desde el punto de vista integral; la acción punible o delictiva fundado en el paradigma del carácter estructuralmente masculino, desprovee del análisis etiológico en el problema del fenómeno en cuestión.

Como vemos, la explicación en la primera mitad del siglo XIX, la naturaleza particular de las mujeres en nuestro Estado, era puesta en primer plano y al mismo tiempo destacaban sus virtudes especiales y también sus debilidades constitutivas; siendo evidente que, la expectativa normativa con relación a las mujeres es diferente y mucho más grande que la relativa a los hombres; como lo veremos en este trabajo.

En el caso de la criminalidad femenina, las variaciones dependen del escenario cotidiano de las mismas y de las alteraciones que la misma padece de una forma integral.

En muestro una visión global de la delincuencia femenina en el Estado de Jalisco, sin olvidar que la estadística que presento a continuación podría mentir, no por los datos expuestos e investigados, si no, por los asentados por quienes realizaron las fichas antropométricas que es el lugar de donde fueron sacados los datos de LA MUJER DELINCUENTE EN EL ESTADO DE JALISCO; como dice Manzanera, la precisión depende mucho de la terminología empleada, de la tipificación legal, de los cambios de edad legal de los criterios políticos, etc.

La delincuencia femenina no es un fenómeno aislado, por lo cual veremos algunas de sus características, iniciaremos con el estudio de: María Isabel Díaz, ella ingresó al reclusorio penitenciario con el registro 1 uno; obtuvo libertad preparatoria en 1921, ella no siendo la primera en delinquir si es la primer mujer registrada en el libro de fichas antropométricas del reclusorio del Estado de Jalisco, del censo realizado; en este trabajo expongo solo 2 dos de las mujeres registradas en este Libro de Gobierno en el año de 1918, y dos más de diverso año el otro caso es el de Juana Martínez;

 

Expediente. 1;

Año. 1919;

Delito de lesiones;

Edad 40 años;

Estado Civil casada;

Originaria de Cuquio, Jal.;

Estatura 1.50 mts;

No saber leer;

Expediente. 2;

Año. 1918;

Delito de homicidio;

Edad 27 años;

Estado civil soltera;

Originaria de Mezquital del oro Jal.;

Estatura 1.34 mts;

No saber leer;

Josefa Barragán Báez;

Expediente. 422;

Año. 1947;

Delito contra la salud;

Edad 65 años;

Estado civil no dice;

Originaria de Jalos Jal.;

Estatura 1.40 mts;

Saber leer no dice;

Josefina Chávez Esparza;

Expediente. 465;

Año. 1951;

Delito de infanticidio;

Edad 19 años;

Estado civil no dice;

Originaria de Belén del Refugio Jal.;

Estatura 1.43 mts;

Si saber leer;

Con estos pocos casos, se demuestra en primer lugar que, no se tuvo un registro de las mujeres reclusas en el Estado, si no hasta 1919, que fue cuando se registro a María Isabel Díaz, fecha en que se registraron a las dos mujeres que fueron recluidas en 1918, dicho fenómeno del sistema penitenciario, criminológico y penal, como ya lo hemos visto no es la primera vez que se ha dejado de observar.

La ficha antropométrica realizada para el registro de las mujeres recluidas en el Centro Penitenciario del Estado de Jalisco, contaba con los siguientes datos:

1. Expediente No.;

2. Fotografía;

3. Nombre;

4. Fecha de ingreso;

5. Autoridad que sentenciaba;

6. Fecha de la resolución;

7. Años, meses y días de sentencia;

8. Delito;

9. Edad;

10. Estado civil;

11. Lugar de origen;

12. Nombre de los padres;

13. Estatura;

14. Color de pelo;

15. Cejas;

16. Tipos de ojos;

17. Tipo de nariz y boca,

18. Longitud y latitud de cráneo;

19. Longitud del pie izquierdo;

20. Longitud del dedo medio de la mano izquierda;

21. Medida brazar;

22. Sabía leer o no;

23. Señas particulares que iban desde una cicatriz hasta un lunar;

24. Notas: era descrito pagos de multas y beneficios; Fechas en que empezaba a contar la sentencia; si fue libre por cumplir con su sentencia o indultada por el ejecutivo del Estado, en su caso.

Como vemos, estas fichas antropométricas reúnen algunos de los requisitos utilizados por la escuela italiana, concretamente por lo que señala Lombroso César, Ferrero Guillermo de los primeros en su obra "La donna delinquente, la prostituta e la donna normale así como tambien de Bertillón y la ficha antropométrica a la que se le llama el Bertillonaje en Jalisco.

Resulta importante por estas características, la elaboración de perfiles que nos pueden servir para detectar las patologías sociales que podemos encontrar en ellas y en los sistemas de impartición de justicia y penales establecidos en nuestro Estado.

Vemos así, el perfil criminológico de la mujer delincuente en el Estado de Jalisco, tomando como muestra la mitad del siglo pasado para vincular las tendencias criminógenas en la actualidad.

De 1918 a 1964 tenemos un total de 452 mujeres recluidas, de las cuales 37 son menores de edad, oscilando entre los 13 y 17 años. Los delitos cometidos por éstas, fueron desde delitos simples hasta graves, como el homicidio.

Para la determinación de los perfiles criminológicos aquí señalados, conformaremos 48 subgrupos de delitos cometidos por mujeres recluidas en el Estado:

1) Abandono de infante.- consta de cinco mujeres de 19, 23, 33, 29, y 39 años de edad de las que en cuatro no manifiesta estado civil y una es viuda, en cuanto al alfabetismo tres no manifiestan si saben leer o no y una dice que sí en tanto otra señala que no.

2) Abigeato.- consta de 2 mujeres de 60 años de edad, de las cuales no mencionan estado civil, en cuanto al alfabetismo ninguna de ellas sabe leer.

3) Aborto intencional.- consta de 1 mujer de 26 años de edad, de la cual no mencionan estado civil, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

4) Abuso de Confianza.- consta de 3 mujeres de 25, 31, 35 años de edad, de las cuales una es viuda, una soltera y una no especifica estado civil, en cuanto al alfabetismo 2 dos ellas sí saben leer y una de ellas no.

5) Abuso de Confianza y Fraude.- consta de 1 mujer de 23 años de edad, la cual menciona ser casada, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

6) Adulterio.- consta de 4 mujeres de 19, 25, 33 y 40 años de edad, de las cuales 1 señala estar casada y 3 no mencionan estado civil, en cuanto al alfabetismo 3 de ellas no saben leer y 1 sí sabe leer.

7) Allanamiento de Morada, consta de 1 mujer de 42 años de edad, de las cuales no señala estado civil, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

8) Asalto, Lesiones, Robo y Daño en Propiedad Ajena, consta de 1 mujer, quien no señala edad, de la cual no menciona estado civil, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

9) Bigamia y Robo, consta de 1 mujer de 36 años de edad, de las cuales no mencionan estado civil, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

10) Calumnia, consta de 1 mujer, de 40 años de edad, estado civil casada, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

11) Cómplice de Lesiones, consta de 1 mujer, de 17 años de edad, no manifiesta estado civil, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

12) Cómplice de homicidio, consta de 1 mujer, de 24 años de edad, estado civil viuda, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

13) Cómplice de Robo, consta de 1 mujer, de 20 años de edad, estado civil soltera, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

14) Compra Venta de Drogas Enervantes, consta de 2 mujeres, de 26 y 40 años de edad, estado civil no señalan, en cuanto al alfabetismo una de ellas sabe leer y la otra no.

15) Contra la Salud, consta de 3 mujeres, de 37, 38 y 40 años de edad, estado civil una casada, 2 no señalan, en cuanto al alfabetismo 2 no saben leer y 1 sí sabe leer.

16) Corrupción de Menores, consta de 2 mujeres, de 17 y 32 años de edad, estado civil 1 de ellas soltera y la otra casada, en cuanto al alfabetismo una si sabe leer y la otra no.

17) Daños, consta de 31 mujeres, de 14 a 60 años de edad ( 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 23, 26, 29, 32, 34, 38, 58 y 60 ), estado civil 29 de ellas no señalan, 2 solteras, en cuanto al alfabetismo 20 no sabe leer y 7 sí saben leer y 4 no señalan.

18) Delitos acumulados de Infanticidio y Adulterio, consta de 1 mujer, de 25 años de edad, estado civil casada, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

19) Delitos acumulados de Homicidio, consta de 1 mujer, de 28 años de edad, estado civil no señala, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

20) Encubrimiento de robo, consta de 1 mujer, de 37 años de edad, estado civil no señala, en cuanto al alfabetismo no indica.

21) Evasión de Presos, consta de 1 mujer, de 23 años de edad, estado civil soltera, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

22) Falsificación, consta de 3 mujeres, de 25, 35 y 42 años de edad, estado civil 1 no indica, 1 casada y 1 señala ser viuda, en cuanto al alfabetismo las 3 no saben leer.

23) Fraude, consta de 9 mujeres, de 46, 36, 15, 46, 43, 54, 19, años de edad, estado civil 7 no indican, 1 viuda, 1 soltera, en cuanto al alfabetismo 6 sí saben leer, 2 no y 1 no especifica.

24) Fraude y Falsificación, consta de 1 mujer, de 28 años de edad, estado civil no especifica, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

 

 

25) Homicidio, consta de 69 mujeres, de 15, 16, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 3,4, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 43, 45, 50 años de edad, estado civil 5 viudas, 8 casadas, 16 solteras y 40 no especifican, en cuanto al alfabetismo 24 sí saben leer, 39 no saben y 6 no señalan.

26) Homicidio en Riña, consta de 1 mujer, de 24 años de edad, estado civil viuda, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

27) Homicidio Simple consta de 2 mujeres, de 20 y 25 años de edad, estado civil 1 casada y 1 no específica, en cuanto al alfabetismo 1 sí sabe leer y la otra no señala.

28) Homicidio y Lesiones, consta de 2 mujeres, de 25 y 29 años de edad, estado civil las 2 solteras, en cuanto al alfabetismo 1 sí sabe leer y 1 no sabe.

29) Homicidio y Portación de Armas, consta de 1 mujer, de 27 años de edad, estado civil no señala, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

30) Homicidio y Robo, consta de 3 mujeres, de 20, 29, 46 años de edad, estado civil las 3 no señalan, en cuanto al alfabetismo 3 no saben leer.

 

 

31) Infanticidio, consta de 26 mujeres, de 17, 18, 19, 20, 22, 26, 27, 29, 30, 32, 34, 35, 50 años de edad, estado civil 9 de ellas son solteras, 3 casadas, 2 viudas, 12 no especifican, en cuanto al alfabetismo 10 sí saben leer, 12 no saben y 1 no señala.

32) Infanticidio e Inhumación Clandestina, consta de 1 mujer, de 21 años de edad, estado civil soltera, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

33) Infanticidio y Exhumación Clandestina, consta de 2 mujeres, de 36 y 40 años de edad, estado civil las 2 no indican, en cuanto al alfabetismo las 2 no sabe leer.

34) Inhumación Clandestina, consta de 1 mujer, de 37 años de edad, estado civil no señala, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

35) Injurias, consta de 5 mujeres, de 20, 28, 39 y 50, años de edad, estado civil 2 casadas, 1 soltera y 2 no señalan, en cuanto al alfabetismo 2 sí saben leer, 1 no sabe y 2 no señalan.

36) Lesiones, consta de 84 mujeres, de 17, 18, 25, 28, 33, 38, 39, 40, 42, 56 años de edad, estado civil 49 no señalan, 2 viudas. 19 solteras y 12 casadas, en cuanto al alfabetismo 8 no saben leer, 5 sí saben y 71 no indican.

37) Partera sin Título, consta de 1 mujer de 76 años de edad, estado civil no indican, en cuanto al alfabetismo no sabe leer.

38) Participación Robo, consta de 1 mujer, no indica edad, estado civil no señala, en cuanto al alfabetismo no indica si sabe leer.

39) Portación Indebida de U.M., consta de 1 mujer, de 40 años de edad, no especifica estado civil, en cuanto al alfabetismo si sabe leer.

40) Quebrantamiento de Sellos, consta de 1 mujer, de 20 años de edad, estado civil soltera, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

41) Rapto y Estupro, consta de 2 mujeres, de 14 y 15 años de edad, estado civil las 2 solteras, en cuanto al alfabetismo 1 no sabe leer y la otra sí sabe leer.

42) Robo, consta de 66 mujeres, de 13, 14, 15, 16, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 27, 28, 29, 30, 34, 37, 39, 40, 42, 43, 45, 46, 48, 50 y 60 años de edad, estado civil 6 casadas, 7 solteras, 1 viuda y 52 no indican, en cuanto al alfabetismo 28 no sabe leer, 30 sí saben leer y 8 no señalan.

43) Robo de Infante, consta de 3 mujeres, de 27, 28 y 1 no indica edad, estado civil las 3 no indican, en cuanto al alfabetismo 3 sí saben leer.

44) Usurpación de Profesión, consta de 4 mujeres una de 70, dos de 65 y una de 50 años de edad, estado civil 1 viuda y las otras tres no especifican.

45) Venta de Droga, consta de 1 mujer, de 45 años de edad, estado civil viuda, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

46) Violación de Correspondencia y Robo, consta de 1 mujer, de 24 años de edad, estado civil no indica, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

47) Violación y Robo, consta de 1 mujer, de 59 años de edad, estado civil soltera, en cuanto al alfabetismo sí sabe leer.

48) Delito no especificado, consta de 29 mujeres, de 19, 20, 22, 23, 24, 25, 26, 29, 35, 36, 38, 40, 42, 44, 49, 55, 56, 59 y 60 años de edad, estado civil 16 no indican, 3 solteras, 10 casadas, en cuanto al alfabetismo 18 no saben leer, 8 sí saben y 3 no indican.

 

Las mujeres anteriormente mencionadas tienen como perfil el analfabetismo, en un 60% del total no sabían leer, un 30% si sabía leer y, el 10% restante no se especificó, como estado civil, encontramos que de las 452 mujeres, 88 eran solteras, 51 casadas, 20 viudas y de las 293 restantes no se especificó estado civil.

Se encontró que en el perfil criminológico de la mujer delincuente del Estado de Jalisco, los delitos mayormente cometidos fueron: en primer lugar, lesiones 84; segundo lugar, homicidio 69; tercer lugar, robo 66; cuarto lugar, contra la salud 50; quinto lugar, daños 31; sexto lugar, infanticidio 26; séptimo lugar, adulterio 18; no especificado 29. Se observan que de los 39 delitos restantes el más cometido fue fraude y falsificación con 9, de ahí en adelante todos los demás delitos son de 1 a 6.

De una forma específica, podemos observar el incremento de los delitos cometidos por las mujeres en los años de 1918 a 1964. Asimismo, se observa el decremento de algunos delitos por año, es decir, no siempre la mujer ha delinquido de la misma forma, sin embargo, sí de manera continua cometiendo alguno de los delitos que nuestro poder punitivo especifica en su legislación el Código Penal del Estado de Jalisco.

COMPARATIVA DE LA MUJER DELINCUENTE

ESTADÍSTICAS DE LOS AÑOS 2000-2003

Haciendo una comparativa del año 1918 y 2000, se nota un incremento del 220% en la comisión de ilícitos por parte de las mujeres; asimismo, se puede observar en la tabla 1, información tomada del Centro de Readaptación Femenil (CRF), de la totalidad de las mujeres en las diversas edades en que delinquen .

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN (ADULTOS) POR EDADES.

EDAD

C R F

TOTAL

18 – 24

39

39

25 – 31

62

62

32 – 38

62

62

39 – 45

28

28

46 – 52

17

17

53 – 59

8

8

60 – 64

3

3

65 ó mas

3

3

TOTAL

222

222

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 1.

De la distribución porcentual de la población femenil por edades, se determina que las mujeres que más tienden ha delinquir son aquellas que tienen entre 25 y 38 años.

En la siguiente gráfica, vemos distintos perfiles ocupacionales de las internas en CRF en el Estado de Jalisco, de las cuales tenemos en primer lugar a las amas de casa, en segundo lugar, oficios varios y en tercer lugar comerciante, es decir, ninguna profesionista (ver tabla 2).

OCUPACIÓN

CRF

OFICIOS*

56

COMERCIANTE

35

EMPLEADO

24

OBRERO

6

TRABAJADOR AGRÍCOLA

7

DESEMPLEADO

10

AMA DE CASA

67

PROFESIONISTA

 

ESTUDIANTE

 

SEGURIDAD

 

GANADERO

 

PENSIONADO

 

EMPLEADAS DOMESTICAS

4

SERVIDOR PUBLICO

 

EMPRESARIO

10

PERIODISTA

3

MILITAR

 

TOTALES POR CENTRO

222

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 2.

ESCOLARIDAD

CRF

TOTAL

ANALFABETA

21

21

SABE LEER Y ESCRIBIR

9

9

PRIMARIA INCOMPLETA

48

48

PRIMARIA

34

34

SECUNDARIA INCOMPLETA

17

17

SECUNDARIA

25

25

CARRERA TÉCNICA INCOMPLETA

3

3

CARRERA TÉCNICA

4

4

PREPARATORIA INCOMPLETA

 

0

PREPARATORIA

4

4

PROFESIONAL INCOMPLETA

 

0

PROFESIONAL

 

0

ESPECIALIZACIÓN

 

0

DOCTORADO

 

0

NORMAL

 

0

MILITAR

 

0

SIN DATO

57

57

TOTALES POR CENTRO

222

222

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 3.

Como vemos, la mujer delincuente sigue perteneciendo al grupo de mujeres marginadas en lo referente a escolaridad, ya que de las 222 doscientas veintidós, 21 veintiuno son analfabetas, 48 cuarenta y ocho tiene primaria incompleta, 34 treinta y cuatro primaria, 25 veinticinco secundaria y 57 cincuenta y siete sin dato. Esto indica que la mujer delinque por su alto índice de analfabetismo y no solo por los factores criminógenos biológicos (ver tabla 3).

MOVIMIENTOS DE INGRESOS Y EGRESOS DURANTE EL MES DE NOVIEMBRE DE 2002

Ingresos

Egresos

Comunes

Federales

Comunes

Federales

Centro de Readaptación Femenil

56

16

52

3

72

55

 

 

 

 

 

Tabla 4.

La información en materia de estadísticas criminales que otorgan otras instituciones como el Instituto Nacional de Estadística Geografia e Informatica (INEGI), que integra y difunde, proviene de los registros de los juzgados de primera instancia en materia penal del Estado de Jalisco, la cual está referida a la observancia de los eventos que se identifican como cifra oficial de la delincuencia en el Estado de Jalisco; con el propósito de conocer la dimensión de dicho fenómeno, en el 2001 se toma en cuenta para la información referida de dicha institución (ver tabla 4), de la cual se desprenden las presuntas mujeres delincuentes durante ese año describiendo cuantos cometieron algún ilícito del fuero común y cuales del federal.

Tabla 5.

Para el año 2002 tomamos como marco referencial los meses de marzo y noviembre, en los que descubrimos los movimientos de ingresos y egresos, ahí podemos observar ingresos totales, de la población al 31 de marzo de 2002, consistiendo en 67 sesenta y siete procesadas y 180 sentenciadas siendo entonces un total de 247 doscientas cuarenta y siete mujeres; para el mes de noviembre tenemos que por delitos del fuero común 56 federales y 16 de egresos, 52 del fuero común y 3 del federal, teniendo como total 72 ingresos y 55 egresos; quedando entonces en proceso por algún delito tanto del fuero común como federal la cantidad de 17 mujeres recluidas por algún delito en el CRF (ver tabla 5).

Gobierno del Estado de Jalisco

Dirección General de Prevención y Readaptación Social

Comparativo de la Población Establecida

Centro

31 de octubre 2002

30 de noviembre 2002

Aumento de población

Disminución de población

Femenil

271

287

5,90%

 

 

 

 

 

 

Tabla 6 .

Tabla 7.

En los meses de octubre a noviembre de 2002, encontramos un fenómeno de disminución de la población reclusa en el CRF, de acuerdo al Comparativo fue de 5,90 % (ver tabla 6); de igual forma podemos comparar el comportamiento de población del centro de Readaptación Femenil durante el mes de noviembre de 2002 (ver tabla 7). Lo que si podemos determinar, es la edad promedio de las internas de dicho reclusorio la que oscila entre los 18 a 65 años (ver porcentajes en tabla número 8 y tabla 9).

EDAD

C R F

18 – 24

56

25 – 31

88

32 – 38

73

39 – 45

33

46 – 52

25

53 – 59

7

60 – 64

3

65 ó mas

2

TOTAL DEL CRF

287

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 8

Tabla 9

Ahora bien, la distribución de los delitos en el Centro de Readaptación Femenil también debemos observarla para verificar la tendencia del índice delictivo por delito, para ello investigamos en el informe que nos proporcionaron de la Dirección General de Prevención y Readaptación Social (DIGPRES), sobre todo en el que hace referencia a la distribución de la población de adultos por delito en la que encontramos a dos mujeres de la tercera edad de entre 66-70 y 71 y 75 años que delinquieron por delito federal, a mujeres con Parálisis de Medio Cuerpo o Todo, dos, una del fuero común y una del federal, como vemos existen diversos perfiles

Para el año 2003 las cosas no cambian mucho, tenemos 379 trescientas setenta y nueve mujeres que delinquieron con los siguientes perfiles escolares, ver tabla 10.

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN

ESTABLECIDA POR ESCOLARIDAD

ESCOLARIDAD

CRF

ANALFABETA

10

SABE LEER Y ESCRIBIR

42

PRIMARIA INCOMPLETA

127

PRIMARIA

77

SECUNDARIA INCOMPLETA

62

SECUNDARIA

39

CARRERA TÉCNICA INCOMPLETA

5

CARRERA TÉCNICA

3

PREPARATORIA INCOMPLETA

1

PREPARATORIA

3

SIN DATO

10

TOTAL CENTRO

379

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De acuerdo a la información proporcionada por el Censo de Población penitenciaria, la proporción de mujeres analfabetas no es muy reducida, como hemos visto, este problema no se ha reducido en forma apreciable desde hace treinta años, pero ya existe más preparación académica como lo vemos en la tabla 10 en comparación con las fichas antropométricas del siglo pasado.

Así pues, se observa que el analfabetismo ha sido constante en la mujer delincuente en el Estado de Jalisco.

Tabla 10

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN FEMENIL

POR DELITO NOVIEMBRE DEL 2003

DELITO

CRF

CONTRA LA SEGURIDAD PUBLICA

2

ARMAS Y OBJETOS PROHIBIDOS

2

CONTRA LA SALUD

225

CONTRA LA SALUD

225

COMETIDOS POR SERVIDORES PUBLICOS

2

COHECHO

2

CONTRA LA VIDA

38

HOMICIDIO SIMPLE

18

PARRICIDIO

18

HOMICIDIO EN GRADO DE TENTATIVA

2

PRIVACIÓN

15

PLAGIO O SECUESTRO

12

PRIVACION ILEGAL DE LA LIBERTAD Y OTROS DERECHOS

1

RAPTO

1

ROBO DE INFANTE

1

PATRIMONIALES

97

ROBO

88

DAÑOS EN LAS COSAS

2

FRAUDE

6

DESPOJO DE INMUEBLES Y AGUAS

1

T O T A L C E N T R O

379

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 11

Ahora bien, en lo que concierne a las edades para delinquir, vemos en la tabla 11 la constante del 2003, en donde se articulan alrededor de dos ejes fundamentales. En un primer eje, se sitúan cuatro grupos de población mayoritario de mujeres que oscilan entre los 18 y 38 años de edad y otro de población, minoritario de entre 39 y 65 años de edad ver tabla 11.

Por lo que respecta al tipo de delitos cometidos por las mujeres en Jalisco, son los datos que nos ofrece el mes de noviembre del año 2003, señalados en la tabla 12:

Hay que rendirse ante la evidencia: la tasa de mujeres en la DIGPRES ha experimentado un crecimiento sin precedentes en los últimos cincuenta años del siglo pasado y primeros años del nuevo siglo.

La fotografía final, es que la mujer que delinque hoy, según los datos que podemos extraer, en aquellos delitos más destacables que son en primer lugar; (contra la salud pública); en segundo, aquellos delitos contra la propiedad (robo, fraude daño en las cosas); y en tercer lugar, contra la vida como (homicidio y parricidio); de igual forma vemos como crece aceleradamente la comisión de delitos, como es, el plagio o secuestro.

 

DISTRIBUCION DE LA POBLACIÓN

FEMENIL POR EDADES.

EDAD \ AÑOS.

C. R. F.

18 – 24

84

25 – 31

117

32 – 38

99

39 – 45

42

46 – 52

28

53 – 59

4

60 – 64

3

65 ó más

2

TOTAL CENTRO

379

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 12

Como hemos visto, el rastreo del universo criminal femenino Jalisciense en su conjunto y la envergadura de esta operación de exclusivos fines estadísticos, permite explotar los datos para conocer variables antropológicas y sociológicas de enorme interés, el resto del espectro penal prácticamente repite lo sucedido el año anterior, con variaciones tales como: el aumento de los homicidios dolosos, tráfico de drogas y la disminución de otros. Cruzando adecuadamente los datos, obtenemos un completo y detallado análisis estadístico: la figura penal (el hecho criminal), la edad, el sexo, el conocimiento de la delincuencia femenina lo que enriquece la comprensión del fenómeno.

Quiero señalar, que las estadísticas aquí presentadas son el trabajo previo que marca un panorama general de IMPACTO ESTADÍSTICO DEL SISTEMA PENITENCIARIO Y MUJER EN JALISCO, MÉXICO; además de que ser dicho material también, una herramienta a utilizar, para interpretar diversos fenómenos de los que solo hago un pequeño trabajo de interpretación fenómeno-social y dejo como tarea pendiente una interpretación más amplia en la que se debe hacer los enlaces teóricos metodológicos pertinentes, por lo tanto este es un primer momento en el que hago una distinción de lo que es el delito y lo que es la causalidad de la criminalidad.

La primera, se refiere a la conducta realizada por el ser humano individual o en grupo, ya sea que traduzca como se ha señalado en acciones u omisiones que transgredan a la ley penal la cual puede ser motivada por una variedad de causales.

Cesare Lombroso no solo vio en el hombre al delincuente, sino que, también vio en la mujer a un delincuente y como un problema especifico a tratar, por lo que, igual elabora un libro en el cual estereotipa a la mujer delincuente sustentando como lo manifiesta Manzanera ("La donna delinque" según el mismo esquema que el "L úomo delinque" hablando con los mismos paralelos con la mujer epiléptica y loca moral, hablando además de la pasional, la ocasional y la delincuente alineada).

Una de las cosas importantes aquí, es la teoría de la mujer prostituta como una similitud al crimen, pensando que mientras el hombre para satisfacer sus impulsos que no puede realizar por las normas y leyes establecidas, recurre al crimen, en cambio la mujer tiende a la prostitución, la que lleva implícita menos riesgo con mayores ganancias que de un criminal, por ello, es necesario como ya hemos visto en el Método de Lombroso; la mujer delincuente; la prostituta y la mujer normal explicadas como degeneraciones atávicas, en síntesis de la teoría lombrosiana de la mujer delincuente:

1. la mujer ocupa un lugar inferior en la escala evolutiva

2. características de las mujeres delincuentes:

Las mujeres no sienten pena y por tanto son insensibles a las penas de los demás;

Falta de refinamiento moral;

Estos defectos se neutralizan por la piedad, maternidad, necesidad de pasión, frialdad sexual, debilidad e inteligencia menos desarrollada.

3. las mujeres delincuentes parecen hombres

4. importante delincuencia femenina oculta

5. las mujeres delincuentes son más viciosas que los hombres, como vemos, Lombroso, encuentra en la prostituta un mayor y notablemente problema de atavismos, deformaciones y otros.

Hoy día, ese factor señalado por Lombroso, ha cambiado por el factor de género, pero viendo todavía factores biológicos, como lo son la agresividad innata, la diferencia a la resistencia del estrés, sistema endocrino, procesos hormonales y estructura cerebral, por hacer mención ha algunos de ellos.

Ha evolucionado la criminología, así como, las doctrinas y los estudios sobre la delincuencia, y de igual forma, ha evolucionada la aplicación y los planteamientos políticos que se han establecido, en uno de ellos podemos señalar que entre moralidad y socialización no existe diferencia si un hombre o una mujer lleva a cabo un robo, como ejemplo, en conjunto hombres y mujeres se apropian por igual con la circunstancia que las mujeres no se apropian violentamente, como lo pudiese hacer un hombre. De hecho al valorar hoy día delitos donde las mujeres están igual o más presentes que los hombres son por ejemplo, robos en los comercios, ahí se equiparan las tasas o son más altas de las mujeres. Fenómeno que ocurre no solo en México sino también otros países.

Por estudios hechos de la criminología, se ha verificado que la agresividad femenina incluida las reclusas, son menos agresivas que los hombres, ello quizá debido a las restricciones que la propia sociedad ha impuesto hacia el sexo femenino, pero si queremos interpretar esto podemos decir que el cambio en los roles que en los últimos años ha acontecido como lo ha sido, la liberación femenina y hoy la lucha de generación ha producido un incremento sustancial de la delincuencia femenina, Sin embargo, dicho incremento no ha implicado ni ha llevado implícito el factor agresividad o violencia.

Esto, lo podemos determinar por los delitos cometidos por las mujeres en estas últimas décadas, del 100% de internas en los reclusorios femeninos entre un 72 y un 80% han sido por delitos contra la salud y del 20 restante por delitos varios, siendo todavía menor aquellos en los que existe violencia sino es que ninguno según las zonas en que se efectué el delito o cuando participa en delitos como el secuestro, participa en las labores domesticas como lo es la alimentación del secuestrado o aquello que no implique tanto riesgo o que no exista agresividad.

Es verdad que no es fácil llegar a determinar que motiva a un criminal a cometer un delito, por ello, para establecer una buena política criminal debe observarse en todo momento la teoría de la causalidad múltiple, de una manera empírica siendo ésta entonces la que más se acerca a un momento y lugar determinado pero a pesar de todo podemos encontrar diversas variables a las que tendríamos que dar contestación, ¿Por qué motivos y cuales son las causales que acontecieron para cometer un ilícito?, ¿Cómo debemos axiológicamente tomarlas en cuenta?, ¿Es importante alguna causa para la comisión de un delito?, ¿Se podrá manifestar el tiempo en que cronológicamente es más impactante un delito que otro?.

Podemos decir que éstas y otras interrogantes no son nada fácil responder; pues la criminalidad del delito plantea grandes dificultades para imponer postulados que generalicen un orden jurídico y teórico, además de la imposición de políticas en materia de seguridad publica que nos den como resultado una política criminal objetiva sana y apegada a la realidad social sin quedarnos en una teoría obsoleta, por ello, debemos determinar en una política criminal grado de pobreza, escolaridad, industrialización, urbanización, inmigración y otros factores como los que en el momento histórico de México ocurrieron, una revolución, un cambio social trascendental de toda una sociedad, un Estado Nación, y todas las posibles causas interrelacionadas teniendo un gran reto no solo para criminólogos sino también a antropólogos y sociólogos que deberán empíricamente emitir un conjunto de principios generales debidamente comprobados del conjunto de acciones no deseadas en la sociedad moderna, lo que viene definido como criminalidad es producto de un continuo proceso de selección y definición.

Aunque ha habido conductas históricamente consideradas criminales, como el homicidio o la violencia sexual, incluso en estos casos la definición de las mismas, o el contexto de responsabilidad del autor han ido variando a lo largo del tiempo. Por ello, es importante el análisis dogmático de cada uno de los previstos en la legislación lo cual permitirá adoptar una sistemática comparativa que proporcione soluciones a los vacíos de interpretación.

En general, se ha considerado que la primera etapa del proceso de criminalización, es la elaboración del Código Penal. En esta fase existen tres decisiones extremamente importantes: la definición de lo delictivo, la definición de la reacción punitiva y la definición de las excepciones a esa reacción punitiva, esto es, de las llamadas alternativas a la cárcel.

En el Código Penal del fuero común en los delitos contra la propiedad y en el Código Penal Federal en lo referente al tráfico de drogas, han aumentado considerablemente sus penas con respecto al antiguo Texto. Estos son precisamente los delitos por los que se recluye al 80% de las mujeres presas en nuestro país, formando parte de este nutrido grupo.

Aunque se está por hacer un estudio sobre el perfil de la beneficiaria de las medidas alternativas a la cárcel, La Ley de Ejecución de Penas Privativas y Restrictivas de la Libertad para el Estado de Jalisco nos proporciona datos suficientes para afirmar que las personas que logran beneficiarse de estas "tímidas" medidas no pertenecen al mencionado 80%. El arresto de fin de semana, la multa o el trabajo en beneficio de la comunidad, están vetados a los llamados "reos habituales", que son aquellos que cometan "tres o más delitos de los comprendidos en un mismo Capítulo, en un plazo no superior a cinco años, y hayan sido condenados por ello". En general los condenados por delitos contra la propiedad y de tráfico de drogas, tampoco podrán acceder a las medidas alternativas previstas, pues en la mayor parte de los casos, la pena impuesta supera el máximo permitido para acceder a ellas.

El altísimo índice de criminalidad oscura pone de manifiesto que sólo se persigue una cuota marginal de acciones delictivas femeninas. De este modo el retrato social de la mujer delincuente, realizado tomando como base esa escasa cuota de delitos perseguidos, no se corresponde con la realidad, resulta inexacto.

Sin embargo, como hemos adelantado, uno de los mitos más arraigados en nuestra sociedad es la existencia de una nítida frontera que separa claramente a los que cometen delitos, de las ciudadanas que no lo hacen. En entrevista a un abogado del Juzgado Octavo Penal del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco entrevistado durante la realización de la tesis, llegó a admitir que "existen delitos cometidos por mujeres que no son delincuentes". Esta frase ejemplifica la escasa importancia que tiene el hecho de cometer delitos, en la construcción social de la delincuente.

El amplio volumen de criminalidad que no se persigue o no se penaliza, nos permite cuestionar, tanto la nitidez de la frontera entre quienes están representados en el sistema penal y quienes no lo están, como la veracidad del retrato del "criminal", presente en el imaginario colectivo y fomentado a diario por los medios de comunicación. Sólo la puesta en cuestión de esa separación, tan falsa como artificial, nos va a permitir aproximarnos a las múltiples decisiones y circunstancias que conforman el proceso de criminalización de una persona o de un grupo social.

Porque todo esto nos lleva a considerar que el estudio del ambiente, de las motivaciones o del comportamiento de las personas criminalizadas tiene poca relevancia, frente a lo decisivo de este proceso que es la intervención de las instancias de control penal y Política Criminal.

Para seguir con el estudio es necesario nos adentremos un poco en la teoría del movimiento de la liberación femenina y sus postulados:

La liberación femenina que surge en los sesentas concientiza políticamente a las mujeres y las organiza para la conquista de sus derechos, causa de que hoy sea la criminalidad de estas un problema de estudio.

El Estado debe cuidar la insurgencia y rebeldía de quienes eran consideradas débiles.

El mensaje de la liberación se va filtrando lentamente y tarda tiempo en penetrar en la comunidad.

Todos los estudios presentan dos aspectos relevantes: la tasa de criminalidad y el efecto producido por los efectos de la emancipación.

El movimiento de liberación ha animado a la mujer a cometer crímenes que anteriormente solo cometían los hombres. Produciendo efectos en las mujeres en relación con sus capacidades, y esto ha creado que las mujeres cometan infracciones distintas a las consideradas como femeninas. La agresividad, rasgo masculino con la liberación ha aparecido y se ha incrementado aumentando la curva de la criminalidad femenina.

La idea de que la emancipación a producido cambio en la criminalidad femenina, es denunciada como complot para fomentar estereotipos sexuales, lo que puede ser llamada una peligrosa fábula que desvía y confunde a la sociedad.

Linares, resalta el repentino interés en la criminalidad femenina y opina que se fundamenta en un incremento en la tasa de criminalidad, no lo suficientemente demostrada.

Otra opinión, la de Simón dice que no hay relación entre el movimiento y en el aumento de criminalidad, pues hay países donde ésta ha aumentado y en otras a disminuido.

Las causas de la criminalidad femenina son muchas y factores como éste solo han contribuido en alguna manera. Pero el movimiento no es causa suficiente.

La mujer siempre ha sido estudiada en relación al hombre desde la teoría de sus diferencias biológicas hasta el movimiento de liberación. El despotismo masculino fue crucial para la movilidad del feminismo.

La teoría sobre el cambio de oportunidades en el contexto social señala que la criminalidad femenina ha aumentado en virtud del incremento de oportunidades de participación social, la ha puesto en contacto con distintos medios, que le permiten llegar a otro tipo de delitos.

Al aumentar las oportunidades la mujer se vera también expuesta a las tentaciones este fenómeno se repite en casi todo el mundo donde la mujer se ha incorporado a la sociedad.

La teoría del desarrollo busca dar una explicación de los cambios cuantitativos y cualitativos de la criminalidad en los últimos años.

El desarrollo genera cambios estructurales en todos los niveles como el económico, demográfico, político, y esto produce consecuencias positivas o negativas, dependiendo de la planificación que se hayan previsto.

Si cambia la modalidad del crecimiento económico de un país o del mundo en general, esto cambia también la modalidad y el nivel de la delincuencia, es decir, el desarrollo económico y criminalidad están correlacionados.

Los componentes económicos, demográficos e históricos, son los más apropiados para la comprensión de esta teoría. Una de las consecuencias del desarrollo no planificado es el aumento del desempleo que genera angustia, que fortalece la inclinación del delito, marginalidad socioeconómica y recrudecimiento de contraste, produce también actitudes criminógenas.

La teoría de la caballerosidad en su idea de que las cifras de criminalidad femenina están aumentando, no en razón de que la mujer cometa más delitos, si no en el cambio de actitud de los administradores de justicia quienes han dejado a un lado la caballerosidad en los casos relacionados con la mujer.

La mujer que participe en dicha administración y modifique así los patrones tradicionales en la interacción hombres – mujeres; influye definitivamente en el cambio de índices criminales.

Otras teorías como las de la desproporción cuantitativa entre la delincuencia masculina y femenina, se observa sobre todo las desproporciones en la comisión del delito de las cuales se derivaron otras teorías como las biologistas que señala Lombroso en su libro La Donna Delinque.

Teoría de la Inferioridad Física, sustenta que si la mujer no llega al delito es por ser inferior física e intelectualmente, esta teoría no toma en cuenta el valor que tiene la formación intelectual en el carácter y voluntad del sujeto, sea hombre o mujer.

Si la mujer fuese como se afirmaba inferior mentalmente, y así delinque menos que el hombre dotada de la debida capacidad física e intelectual, no habría en absoluto mujer delincuente.

Teoría de la Diferenciación, la mujer no era inferior sino diferente al hombre. Cada uno posee una realidad física y psicológica diferente. La mujer es una fuerza centrípeta y el hombre una fuerza centrífuga y esto permitía que el hombre llegara al delito, la mujer no.

Las teorías psicologístas han tenido igualmente gran influencia para la determinación de la delincuencia femenina, la cual igualmente expongo en este estudio.

Teoría de la inclinación al bien, hubo un largo período en que prevaleció la creencia de que la mujer era esencialmente mas buena que el hombre. Sus actos se dirigían a obras piadosas, santas, morales, que le impedían llegar al delito.

Las mujeres son esencialmente mejores que los hombres a causa de esa relativa debilidad de sus instintos violentos y sexuales; afirma también que las pocas mujeres criminales están dotadas de características viriles.

Teoría del complemento, se quiere resaltar que la mujer busca su complemento en el hombre, y por esto es mas mujer que delincuente, es pasional, emotiva y busca al hombre para que sea su conducto.

Por otro lado, tenemos también que describir las teorías sociológicas como lo son;

Teoría de la interrelación social, la criminalidad femenina es menor cuantitativamente a la masculina, en promedio, la mujer tiene menos interrelación social que la mujer. El promedio de gentes con las que se relaciona socialmente la mujer, es menor ya que pasa mas horas del día en su hogar, aún cuando trabaja.

Teoría sobre las diferentes oportunidades, las restricciones estructurales sobre las oportunidades limitan a la mujer en la vida criminal. En los países en desarrollo, la mujer está más expuesta a las oportunidades del crimen, de lo que estaba antes, pero aún no alcanza al hombre, por ello, dice Radzinowiez, la mujer quedará como el segundo sexo en términos del crimen.

Una de las corrientes más nuevas y al parecer de las más eficaces en la criminología, la corriente crítica y todos sus aportes a las nuevas tendencias criminológicas que desde luego tenemos que comentar.

Teoría sobre la ficción estadística y el control social, la realidad en la estadística de la diferencia numérica, es enorme entre crímenes cometidos por los hombres de aquellos cometidos por las mujeres.

Esto, se debe básicamente a que la reacción social ante el delito es selectiva y la teoría criminológica lo refleja.

Control social informal, en éste, se puede aplicar más adecuadamente la razón por la cual la mujer reporta cifras inferiores de delitos en relación al varón.

Los mecanismos de control informal que tienen su dinámica en el seno familiar, producen una reacción interna frente a las conductas por los miembros dependientes, captadas como dañosas o peligrosas para la familia. Esta reacción proviene por parte de la jerarquía patriarcal.

A la mujer se le controla extralegalmente, llegando al conocimiento de las autoridades un número simbólico de delitos.

La causalidad de la criminología, se refiere al fenómeno de la delincuencia en general, no a una conducta individual, por lo que dicho fenómeno socio-político presenta dos aspectos, el primero sobre la elaboración de una ley penal destinada a satisfacer valores de la colectividad, los que definitivamente como sabemos pueden variar en tiempo y espacio lo que contribuye a un marco histórico, y el segundo a la teoría general de las conductas delictivas.

De esta suerte, toda generalización de la criminología tendrá siempre un valor relativo, pues basta que se alteren las condiciones sociopolíticas, para que éstas varíen y puedan repercutir en la consideración de nuevas conductas delictivas.

BIBLIOGRAFÍA

García – Andrade S.A. Raíces de la violencia, Madrid 1982

Arechederra Aranzadi Juan José, Arias Horcajadas Francisco, Conductas delictivas y Sicopatología en el ciclo biológico de la mujer, servicio de Psiquiatría Hospital Ramón y Cajal (Madrid).

Rodríguez Manzanera Luis, Criminología, Ed. Porrúa, S.A. México 1986, P. 53

Registro De Fichas Antropométricas, Libro Histórico Archivo De La Dirección General De Prevención Y Readaptación Social Del Estado De Jalisco.

Informe Anual Dirección General De Prevención Y Readaptación Social En El Estado De Jalisco 2000. Para Los Efectos De Este Trabajo Sus Siglas (DIGPRES). Centro De Readaptación Femenil

INEGI, DGE; Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática - Dirección De Estadísticas Demográficas Y Sociales. Base De Datos.

Informe Mes De Noviembre De La Dirección General De Prevención Y Readaptación Social En El Estado De Jalisco 2002. Para Los Efectos De Este Trabajo Sus Siglas (DIGPRES). Centro De Readaptación Femenil.

Informe Mes De Noviembre De La Dirección General De Prevención Y Readaptación Social En El Estado De Jalisco 2003. Para Los Efectos De Este Trabajo Sus Siglas (DIGPRES). Centro De Readaptación Femenil

Zamora Jiménez Arturo, Manual de Derecho Penal parte especial 2a edición. Angel Editor 2002.

Lombroso César y Ferrero Guillermo, La Donna Delinquente, La prostituta e la Donna Normale, Quinta Edizione, Fratelli Bocca Aditori, Torino; Italia, 1903.

Garrido Vicente, Stangeland, Redondo Santiago, Principios de Criminología 2ª edición Ed. Tirant lo Blanch Valencia, 2001 España. P. 301.

Código Penal Y De Procedimientos Penales Para El Estado De Jalisco, Serie Jurídica Ed. Mac. Graw Hill. Interamericana Editores S.A. De C.V. 1998.

Código Penal Federal, Colección Penal 2001 Ediciones Delma.

Ley De Ejecución De Penas Privativas Y Restrictivas De La Libertad, Para El Estado De Jalisco, Http://Www.Mexicolegal.Com.Mx/

Lic. María De Lourdes Uriarte Quiñónez, Entrevista Hecha Sobre Su Opinión Acerca De La Mujer Delincuente Octubre 03 De 2003.

Deming, Richard, Women The New Criminals, Thoman Helson Inc., Publishers Nahsville, New York, 1977.

Linares Alemán Myrla, Factores Socioeconómicos Condicionantes De La Criminalidad Femenina En Venezuela, Simposio Sobre La Mujer Reclusa Organizado Por La Comisión Interamericana De Mujeres, Simurec/Doc. 5/81, San José, Costa Rica, 18-21 De Agosto De 1981 P. 3.

Simon, R. J., American Women And Crime, Annals Of The American Academy Of Political And Social Science, Vol. 423, Jannuary. Usa. 1976.

Lima Malvido María De La Luz, Criminalidad Femenina Teorías Y Reacción Social Ed. Porrúa 1998 México P. 109

Rodríguez Manzanera Luis, Conferencia Sobre El VI Congreso Internacional En La ONU Sobre Prevención Del Delito Y Tratamiento Del Delincuente, Caracas Venezuela, Septiembre 1980, Dictada En El V Curso De Actualización De Criminología. Aula Jacinto Pallares, Facultad De Derecho, UNAM, México, 1981.

Visher Christy A., Gender Police Arrest Decition And Notions Of Chivaldy, Criminology An Interdisciplinary Journal, Vol. 21, Núm. 1,F Ebrero, USA, 1983, P. 23.

Orellana Wiarco Octavio A. Ed. Porrua México 1996. P. 258.