LA PAIDOFILIA: Aspectos actuales de la agresión sexual al menor

 

LEONARDO FUERTE MONTAÑO

RESUMEN:

El ensayo, presenta una visión histórica, del problema, la dificultad de su conceptuación y ubicación nosográfica, así como lo referente a la naturaleza biológica, psicológica y social de la paidofilia. El análisis se fundamenta en casos del Perú como los ocurridos en otros países, asimismo se detallan los resultados de dos investigaciones realizadas en penales de Lima metropolitana, con muestras de una población penal detenida por este tipo de delitos, como también los datos obtenidos en un estudio realizado en Italia, en un hospital psiquiátrico judicial.

De otro lado, se desarrolla lo referente a la dificultad de la cuantificación real de la problemática, estudiándose los registros de diversas instituciones nacionales, donde inclusive se detalla el tipo de relación o vínculo de las personas agresoras con las víctimas y las consecuencias jurídicas en el contexto nacional e internacional

El tema corresponde al ámbito de la Psicología Jurídica, especialmente en el marco de la Psicología Forense, donde nuestra Universidad Inca Gracilazo de la Vega es pionera, dado que somos los primeros en el país, en haber desarrollado una Maestría en dicha especialidad

Palabras Claves: Paidofilia, perversión, trastorno, infancia, violación, delito, "monstruo", conducta, sociedad, patología, imputabilidad, abandono, internos, personalidad, estabilidad, neuroticismo.

VISIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL:

Algunas situaciones referidas a las agresiones sexuales, de un tiempo a esta parte, vienen siendo expuestas en forma violenta y dramática a través de los hechos de crónica, cada vez que se presentan casos de violencia sexual, especialmente contra menores de edad. Y este tipo de situaciones si bien es cierto que han sucedido a lo largo de la historia, en la actualidad vienen presentando un incremento que realmente ha motivado la preocupación de la sociedad, que se traduce en el rechazo radical a estos actos y en consecuencia, el estado se ha visto obligado a incrementar las sanciones penales, llegándose inclusive en nuestro medio, a la aplicación de la Cadena Perpetua, como también ha sucedido en otras realidades.

El problema a nivel internacional presenta las mismas connotaciones, como es el caso del "Monstruo de Foligno"(01), en Italia, en donde el joven Luigui Chiatti asesinó a dos inocentes víctimas de cuatro y trece años respectivamente, luego de haber abusado sexualmente de ellos, fue sentenciado a Cadena Perpetua en el año 1,994, luego de un proceso en el cual, Chiatti narró fríamente sus actos, aparentemente sin remordimientos, ni sentido de culpa alguna.

De otro lado en los E.E.U.U. de América Jeffrey Dahmer, denominado el "Monstruo de Milwoke"(02), fue condenado a quince penas de Cadena Perpetua por haber abusado sexualmente, asesinado y realizado actos de canibalismo con sus víctimas, que en total fueron diecisiete, todos entre púberes y adolescentes. Cuando fue capturado, en Julio de 1,991, Dahmer tenía treinticuatro años y desde hacía trece había iniciado su comportamiento homicida, finalmente el 28 de Noviembre del 94, fue asesinado por un recluso, en la prisión de Wisconsin.

A nivel mundial el UNICEF nos brinda algunos datos que revelan que esta problemática se presenta no solamente como un acto de abuso, sino que va al comercio sexual de menores, este organismo de la ONU reporta que actualmente más de 2’000,000 de niños de 08 a 15 años son explotados sexualmente en el mundo, como por ejemplo en Taiwan China existen de 40,000 a 60,000 trabajadores sexuales infantiles, asimismo el Ministerio de Madagascar señala que aproximadamente el 25% de este segmento son menores de 18 años y finalmente en nuestro continente el Servicio Social de México señala que mas de 16,000 niños y niñas ejercen la prostitución.

El problema de la paidofilia es tan agudo que inclusive al interior de la iglesia católica* se han registrado casos, en una magnitud de grandes proporciones, solamente basta señalar entre tantos, a algunos sacerdotes que tuvieron que renunciar por estar comprometidos en estas situaciones:

Ocho Arzobispos, de los cuales dos son norteamericanos, y uno, respectivamente, del Canadá, Irlanda, Polonia, Australia, Argentina y Chile. También hay seis Obispos, en este caso tenemos a tres de los EEUU, uno de Irlanda, Francia y Suiza e inclusive en esta lista se encuentra el Cardenal Hans Hermann Groer de Viena Austria.

Otra evidencia concreta la vemos en referencia a las cifras oficiales, que señalan que tan solo en la arquidiócesis de Boston se descubrió que 237 sacerdotes violaron o tocaron indebidamente por lo menos a 789 niños desde 1940 a la fecha.

De hecho esta situación trae un gran conflicto en la opinión pública, porque se supone que esta institución es la fuente de la moral y las buenas costumbres, pero hechos de esta naturaleza desdicen dicho objetivo, por esta razón inclusive el Vaticano a decidido tratar estos casos de manera frontal, pero a la vez recomienda la máxima discreción, también ha hecho una aclaración vía página electrónica, donde se niega que los sacerdotes sean pedófilos en su gran mayoría, inclusive se refuta que el estado célibe de los mismos tenga relación con los abusos sexuales a menores. En todo momento el vaticano se esfuerza en señalar que la enseñanza de la Iglesia sobre la moralidad sexual se basa en la dignidad de la persona humana y en la bondad de la sexualidad y condena el abuso contra los niños en todas sus formas, en fin estos problemas trascienden más allá de las connotaciones morales y de fe, dado que también la Iglesia tiene una gran problema económico actualmente, porque tendría que pagar como concepto de reparación a las victimas de los abusos cometidos por sacerdotes, aproximadamente 1,100 millones de dólares, que al menos en los EEUU ha superado todos los mecanismos de protección financiera existentes

En nuestro país entre Mayo 95 y Setiembre de 1,996, sucedieron ocho casos de violación seguidos de muerte, las edades fluctuaban entre los ocho y doce años, las víctimas provenían del cono sur de la gran Lima y las dos últimas fueron del distrito de Parcona, en la Ciudad de Ica. Como es de conocimiento público en esta localidad, en fecha 03 de Setiembre de 1,996, fue capturado el ciudadano Nicolás Gutiérrez Mendoza, de 23 años, en momentos que intentaba violar a otra menor de edad. Posteriormente se le encontró responsabilidad en dichos hechos y las investigaciones implicaron a dos sujetos más, Oscar Yataco Barrientos y Carlos Gordillo Romero. Gutiérrez Mendoza se encontraba en el Establecimiento Penitenciario "La Capilla" de Juliaca - Puno, pero en la actualidad aparentemente ha sido trasladado al Establecimiento Penal de Procesados Primarios de Lima (San Jorge), cumpliendo una pena de Cadena Perpetua. La frialdad con la que este sujeto narró en los interrogatorios policiales la forma en que ejecutó las violaciones y los posteriores homicidios es realmente impresionante, que simplemente deja traslucir una personalidad típicamente antisocial o como decían los clásicos un verdadero psicópata.

Este tipo de problemas en el campo científico ha motivado gran interés, realizándose sobre todo en el exterior, diversos Congresos e investigaciones de carácter científico, donde se han tomado una serie de opiniones referentes al tema de la violencia sexual contra el menor, que lamentablemente en muchos casos incluyen la muerte de la víctima, a fin de evitar la responsabilidad, buscando la impunidad de tan grave falta.

De otro lado debemos tener en cuenta que los medios de comunicación juegan un papel preponderante en cuanto los mensajes de contenido sexual y estos aspectos han sido tratados a través de una investigación, donde tuvimos la oportunidad de participar : La pedofilia, comunicación y contexto social en el ámbito de delitos sexuales contra el menor, publicada en Italia en "Attualitá in Psicología"*, allí se analiza como dichos mensajes son ofrecidos de manera relevante a través de casi todos los medios de comunicación, como son la prensa escrita, radial, la televisión , el cine, la música, etc, pudiendo esta situación darnos una idea del como los temas de orden sexual actualmente son expuestos sin restricciones, confundiéndose totalmente la libertad de expresión con un tipo de libertinaje preocupante, dado que esta situación compromete a una gran cantidad de personas, por la magnitud del alcance de los medios de difusión. Ante esto queda preguntarnos si el sistema de información y recepción de mensajes se vienen desarrollando por medio de canales claros y lineales de comunicación o simplemente se orienta al sensacionalismo que busca exclusivamente aumentar el tiraje de una edición, antes que informar. Los extremos son como, por ejemplo, que en algunos periódicos sean expuestas las víctimas, tal como quedaron después de una agresión sexual, sin tener en consideración lo que significa este hecho para la familia afectada y para la sociedad.

De la investigación señalada se concluye que en un lapso de diez años, delitos de esta naturaleza que venían presentados en primeras planas en porcentajes bastante considerables, con el transcurrir del tiempo dichas noticias pasaron a ser una nota más en el interior de los periódicos, que simplemente refleja que la sociedad ha comenzado a restarle la importancia debido a estas situaciones, si tenemos presente que la prensa se propone como el vocero del pensar de la sociedad , se podría concluir en la presencia de una actitud de indiferencia social frente a la pedofilia.

Debemos tomar en cuenta que las transformaciones de las estructuras sociales, sin duda, han influido sobre las manifestaciones de la sexualidad, no obstante esto, una emancipación de los viejos tabúes y de las antiguas restricciones psico-sociológicas no se han cumplido aún, siendo posiblemente por esto que el significado de los diversos atentados de carácter sexual son evaluados por la sociedad con particular severidad. El incremento del conocimiento en el campo del psiquismo humano y su siempre más amplia divulgación, ha determinado una mayor tolerancia frente a la sexualidad en general, pero no se ha resuelto todavía el problema de la educación sexual. Sucediendo , como afirmaba el viejo sexólogo WYSS (03), que "el conformismo se va convirtiendo en una obligación, traducida en una tendencia a hacer en cierto sentido una norma de todo aquello que existe en el comportamiento general y no de aquello que debería ser"

Podría darse que por esta falta de orientación sexual se pueda llegar a un desequilibrio en nuestra sexualidad y este a su vez conducirnos a actitudes erradas, contra el orden o que contrasten en general con el concepto popular de la decencia y de la moral, concepto que siendo esencialmente ligado a la evolución cultural, es por tanto mutable.

Ahora remitiéndonos al punto central de nuestro trabajo, podríamos afirmar que la paidofilia aparece como un fenómeno natural, mientras que su definición y sus límites son culturales y por lo mismo variables. Fenómeno natural, porque es un hecho concreto, que se traduce en una relación sexual entre un adulto y un niño, pero la significación del hecho es variable, en función a la época y al contexto social donde suceda, un grupo puede reaccionar severamente, mientras que quizás otro lo permita e inclusive lo incentive, como se daba en la cultura griega.

LA LEY FRENTE AL PROBLEMA

El modo de considerar las agresiones sexuales de hecho es diverso, pudiéndose comprobar esto al revisar las diversas legislaciones que han regido las sociedades estructuradas, tales como el derecho Romano, Canónico, Francés, etc., y en el seno de cada estructura jurídica el concepto de atentado sexual ha presentado una evolución análoga al aspecto moral de cada una de las sociedades. Los diferentes códigos contemplan penas severas para este tipo de situaciones, e inclusive cuanto menor es la edad de la víctima, mayor resultará la condena.

Como por ejemplo en el Código Penal Francés(04) en su Art. 332 contempla una pena de 10 a 20 años de internamiento, cuando se diese un acto de violencia sexual con un menor de quince años. La ley Italiana en su Art.539 del Código Penal, respecto a la violencia sexual, sanciona con penas de 03 a 10 años, a quien mantiene una relación coital con un menor de catorce años y en caso de que víctima falleciese como consecuencia del acto, se contempla inclusive la Cadena Perpetua, como sucedió en el caso del joven Luiggi Chiatti, que hemos señalado anteriormente.

En el Perú en el Art.173 del Código Penal actual (Dec,Leg.635-1,991), respecto a la violación sexual del menor estipula lo siguiente : Si la víctima es menor a siete años, le corresponderá una pena privativa de libertad no menor a 20 ni mayor a 25 años; si la víctima fluctúa entre los siete y diez años, la pena no será mayor a 20 ni menor a 15 años, finalmente si la agresión es contra un menor de diez a catorce años, la sanción no será menor a 10 ni excederá los 15 años. Pero mediante Ley 26293, promulgado el 11FEB94, en su Art. 2do. se decreta que "si los actos señalados en el Art. 173 causan la muerte de la víctima o le producen lesión grave y el autor pudo prever el resultado o si procedió con crueldad, la pena respectiva será de Cadena Perpetua y no menor a 25 ni mayor de 30 años".

Como podemos apreciar, respecto a la paidofilia, si bien es cierto que el acto en si genera una reacción de profundo rechazo en la sociedad, todavía en la actualidad existen dudas sobre su autonomía frente a otras perversiones, puesto que viene asociado impropiamente a términos como homosexualidad juvenil, pederastía, pedofilia, etc..

DELIMITACIÓN CONCEPTUAL:

Al respecto, antes de señalar algunas definiciones, es necesario indicar que la acción de violencia sexual contra menores púberes o adolescentes, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua (05), se define como pederastía , que textualmente señala :

"es el abuso deshonesto cometido contra los niños y concúbito entre personas del mismo sexo o contra el orden natural", por tanto aquí se refiere el concepto a dos situaciones diferentes, uno es la relación o preferencia sexual por los niños y la otra se refiere a la conducta propiamente homosexual, sin diferenciación de edades.

El vocablo "Paidofilia o Pedofilia" no figuraba hasta la XXI edición en el diccionario señalado, que se supone es la fuente lingüística de nuestro idioma, sin embargo es recién en la última edición (XXII), donde aparece ya y por tanto se reconoce oficialmente la existencia del mismo en el marco del idioma español.

De acuerdo a F.Dorsch(06) el término pederastía proviene del griego "paidos"(niño), y del vocablo "erastes" (amante), por tanto se entenderá como el amor sexual de hombres adultos hacia los niños o adolescentes . G.Davidson y J.M Neale(07) proponen el vocablo Paidofilia como la acción mediante la cual sujetos adultos obtienen satisfacciones sexuales mediante contacto físico y a menudo sexual con niños. De otro lado P.C. Nathan y J.L. Harris(08) la definen como "una desviación sexual limitada en gran parte a los hombres y consiste en una relación sexual entre un adulto y un niño.

Por tanto el término Paidofilia viene de un tecnicismo derivado de la práctica psiquiátrica, al punto que la Organización Mundial de la Salud (OMS)(09), en el CIE 10, comprende la Paidofilia como "la preferencia sexual por los niños, pudiendo ser esta atracción por niños o niñas, indiscriminadamente, de edad pre puberal o de la pubertad temprana".

En el DSM IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales - American Psychiatric Association 1,994), esta situación viene denominada como Pedofilia (F65.4) y supone actividades sexuales con niños pre púberes generalmente menores de 13 años. El individuo con este trastorno por lo menos debe tener 16 años o ser mayor en 05 años que el niño agredido.

En el contexto histórico(10) , en la antigua Grecia, el término Pederastía era solamente la expresión de un género amoroso y no tenía un sentido infamante. El término Pedofilia no parece haber sido usado por los antiguos griegos, siendo más usado el vocablo "paidophiles", a este punto es necesario recordar que para esta cultura, se refería siempre a jóvenes púberes, puesto que las relaciones con pre-púberes era severamente castigado. La paidofilia representaba un medio de educación para la juventud masculina, en cuanto el ideal del ser bello coincidía con el ideal juvenil, respecto a este punto "el maestro" del joven estudiante era denominado como el "erastes" (amante) y el alumno como el "erómenos" (el amado). En la antigua Roma, la connotación paidofílica era totalmente diversa a la greca, donde se daba un sentido formativo o educacional, mas en Roma esta práctica se desarrollaba en los bacanales y fiestas de la nobleza imperial, con el solo fin de la obtención del placer carnal.

En la India entre los siglos dos y tres D.C., se consideraba un matrimonio ideal, aquel en el cual la edad de la esposa fuese un tercio de la del esposo. En la cultura Islámica, parece ser que un serio rival de las novias, eran los jóvenes varones adolescentes, por quienes los árabes sentían la misma atracción que experimentaban los griegos.

Cuando la iglesia se constituye sólidamente, las situaciones de orden sexual empiezan a ser limitadas, al punto que inclusive la homosexualidad se consideraba una cuestión relacionada al pecado, asumiéndose el problema como una cuestión de estado, las situaciones de abuso sexual contra el menor, por lógica, eran castigados severamente, previo proceso seguido por la Santa Inquisición, especialmente en la época medieval.

En las diversas épocas y hasta la actualidad no se ha llegado a una concepción unívoca, porque el fenómeno de la paidofilia se tiene que considerar bajo varios aspectos. La mayor parte de los estudiosos que se han ocupado del argumento, concuerdan en retener que la actividad paidofílica puede asumir modalidades homo y heterosexuales y que puede ser encuadrada en el vasto capítulo de las perversiones sexuales, porque la alteración se orienta a la elección de un inadecuado objeto sexual, o en todo caso la energía sexual resulta orientada erradamente. Al respecto Krafft-Ebing (11) considera como perversa: "cada manifestación del instinto sexual no correspondiente a la finalidad de la naturaleza". De acuerdo a esta concepción, las perversiones podrían dividirse en dos grandes grupos: en el primero el fin de la actividad sexual se ve alterada, es decir que la meta del comportamiento sexual no es el coito (sadomasoquismo, fetichismo y el exibicionismo, etc.),en el segundo grupo, el problema se ubica respecto a la elección del objeto que no será una pareja adulta ni tampoco del mismo sexo (homosexualidad, paidofilia, gerontofilia, necrofilia, zoofilia , el autoerotismo, etc.).

CUANTIFICACIÓN DEL PROBLEMA:

Otro problema que nos presenta la acción paidófila, es la posibilidad de medir la frecuencia de estos actos de manera objetiva, dado que estos casos salen a la luz, por lo general, cuando se asocian a un homicidio o en todo caso, cuando se sorprende al autor en acto infraganti, pero ¿cuántos de estos actos quedan impunes?, es difícil poder llegar a tener datos específicos, por la siguiente razón :

De acuerdo al Título IV del Código Penal(12) vigente se agrupan genéricamente los Delitos Contra la Libertad y entre ellos en el Capítulo IX se comprende la Violación de la Libertad Sexual. Esta situación de clasificación genérica y no específica de los delitos, han orientado a que las estadísticas siempre incidan en el tipo genérico del delito y no en la especificación que nos interesa, como son los delitos de violación sexual y menos aún a razón de las edades de las víctimas .

Así tenemos, que de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística e Informática(13), las denuncias ingresadas a las Fiscalías Provinciales de Lima en el año 1,997, fueron un total de 2,034 pero se comprende el delito genérico Contra la Libertad, donde están incluidos además de las violaciones sexuales a menores, los secuestros, la coacción, el tráfico de menores, la violación de la intimidad, violación de domicilio.

Asimismo en las estadísticas correspondientes al Instituto Nacional Penitenciario(14) (INPE), en Enero de 1,999 la población penal a nivel nacional ascendía a 26,629 internos de los cuales 3,173 se encuentran detenidos por delito contra la libertad. Como podemos observar las estadísticas comprenden de manera genérica sus datos pero como ya hemos señalado no especifican, lo que dificulta tener una información objetiva de la frecuencia de estos hechos. Esta situación de falta de especificación se mantiene hasta la fecha dado que en el último reporte de Mayo 2005, a nivel nacional la población penitenciaria total es de 33,236 internos, de los cuales 5,870 están detenidos por el delito genérico Contra la libertad (17.7%), estando sentenciados 2,317 y en calidad de inculpados 3,553

En el mismo año (1997), la Policía Nacional del Perú(15), a nivel nacional, registró un total de 184,142 intervenciones de las cuales 10,376 fueron por el delito contra la libertad, pero era la única fuente ( en esa fecha), que hacia la precisión respecto al problema de la violación sexual al menor, dado que en su Anuario Estadístico, durante el año 1,996, registró a 110 menores víctimas de violación y en el año 1,997 se incrementó esta situación, llegando a 418 casos. Sin embargo en el año 2004 en Lima y Callao se registraron un total de 15,171 delitos, de los cuales 142 casos fueron de violación de la libertad sexual y de Enero a Abril del presente año se tenían 67 casos, pero en estos dos últimos reportes no de hace la discriminación en cuanto a la edad de las víctimas.

Es necesario aclarar que este registro no contempla la totalidad de casos que hubiesen ocurrido en el país, dado que no se comprenden las denuncias de parte, efectuadas directamente ante el Ministerio Público; si bien es cierto que la fuente de la PNP es un importante indicador, lamentablemente no cubre el universo de la problemática de la incidencia delictiva en delitos que son materia del presente trabajo.

Una fuente que si nos permite tener una visión mucho más exacta de la problemática de la paidofilia, nos la brinda el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (MINDES), como resultado de un estudio realizado en base a los reportes del Centro de Emergencia Mujer (CEM) en un período que abarca todo el 2002 hasta Junio del 2003.*

Como un antecedente, antes de presentar los datos del MINDES, consideramos pertinente señalar que de acuerdo al Instituto de Medicina Legal en el 2001 de todos los casos de delito contra la libertad sexual el 9,7% de las víctimas tenía entre 0 a 5 años, el 27,5% entre 6 y 12 años y el 51,1% estaba entre los 13 a 17 años.

En el período comprendido para el estudio, el CEM reportó a nivel nacional un total de 7,011 casos atendidos de menores entre los 0 a 17 años y a la selección de los diversos tipos de maltrato, resulta que 1168 casos fueron referidos a violencia sexual (23.9%). A continuación presentamos un gráfico que nos refiere a los casos reportados por violencia sexual, en cuanto al sexo y a la edad de las víctimas (1168), así como el tipo de vínculo con la personas agresoras:

EDAD Y SEXO DE LAS VICTIMAS

0 a 5 años

6 a 11 años

12 a 17 años

F

M

N/E

F

M

N/E

F

M

N/E

87

46

0

372

84

0

1039

39

1

VÍNCULO DEL AGRESOR Y VÍCTIMA POR EDAD

Menor de 6 De 07 a 11 De 11 a 17 años

Vínculo

F

M

S/Datos

F

M

S/D

F

M

S/D

Conviviente/ Esposo

0

0

0

0

0

0

21

0

0

Madre

1

2

0

4

2

0

6

0

0

Padre

28

2

0

53

7

0

101

3

0

Ex conviviente

0

0

0

0

0

0

21

0

0

Otro familiar

22

13

0

94

24

0

177

4

0

Padrastro/Madrastra

3

0

0

34

7

0

82

1

0

Enamorado /ex

0

0

0

0

0

0

88

2

0

Otro

33

29

0

186

44

0

541

29

1

No especifica

0

0

0

2

0

0

2

0

0

TOTAL (1168)

87

46

0

372

84

 

1039

39

1

Finalmente en cuanto a estos datos de importante interés científico cabe agregar que en un total de 185 casos de los reportados (17,3%), fueron actos tipificados como incesto, donde el agresor fue el padre o el padrastro. En cuanto al delito en sí el 51,6% fue de violación sexual, el 36,6% tocamientos, actos contra el pudor, el 19,5% de acoso u hostigamiento sexual y el 14,4% correspondió a seducciones. (En algunos casos las víctimas reportaron mas de una de estas situaciones a la vez, por lo que el % no coincide con el 100%).

De otro lado , a nivel internacional cabe mencionar, como criterio referencial, que a diferencia de nuestros registros estadísticos que comprenden de manera genérica los delitos Contra la Libertad, en Italia el Instituto Nacional de Estadística(16) , elabora sus cuadros considerando la edad de la víctima, como también la de los autores, entre otros datos; por ejemplo en el año 1,993 cuando la población total era de aproximadamente 60,000,000 de habitantes, se registraron 2,259,903 delitos, de los cuales 868 corresponden a delitos de violencia carnal en general, 680 casos fueron contra mayores de 14 años y los 188 restantes tuvieron como víctimas a sujetos menores de 14 años .

Sin embargo debemos tener en cuenta la probabilidad del porcentaje desconocido, o "cifras obscuras de la criminalidad sexual", que inclusive podrían ser superiores a las denuncias oficialmente existentes. De acuerdo a Hollin(17) (1,989) las razones que pueden llevar a una víctima a no denunciar el delito serían "que las personas agredidas o familiares de los menores no desearían verse en la obligación de explicar reiteradamente a la policía, en primer lugar y luego a la autoridad judicial, los detalles que caracterizaron a la agresión, asimismo buscarían evitar atraer la atención pública sobre lo que ha ocurrido, teniéndose en cuenta lo señalado en la parte que corresponde a los medios de comunicación, incluso algunas víctimas temerían que la denuncia y la publicidad pudieran ser incitadores de posteriores ataques sexuales. Cuando las víctimas son menores o jóvenes, los padres mostrarían un deseo razonable de ocultación, en un afán de evitar que el suceso se perpetúe sobre las vidas de las víctimas. También se debe considerar la incomodidad natural que se experimentaría durante todo el tiempo que dure el proceso, como también la vergüenza de que el caso llegue a conocimiento de familiares, amigos ó conocidos.

Otro aspecto importante es el hecho de que al sucederse estos casos de manera repetitiva, las personas involucradas pasen a considerarlas como "situaciones naturales", inclusive en el caso de las agresiones sexuales conyugales, es posible que muchas mujeres, debido a su repetición, pasen a considerar como normal estas conductas de sus convivientes o esposos, situación que de hecho se percibe en algunos casos de menores, que asumieron como una cuestión de costumbre el ser víctima de abusos sexuales por parte de integrantes de su grupo familiar, información que se desprende de diversos casos y manifestaciones obtenidas en nuestra labor clínica en el Ministerio de Salud.

HIPOTESIS FRENTE AL PROBLEMA ETIOLÓGICO

De otra parte en el punto que tiene que ver con las causas que determinan o favorecen este tipo de comportamientos, esperar una respuesta definitiva, podría significar el querer superar con una simple formula el rechazo que cada uno de nosotros siente frente a ciertas anomalías. En la determinación de la personalidad del paidófilo, como en todos los comportamientos humanos intervienen factores somáticos, psíquicos y ambientales. Al respecto a fines de los ochocientos y a inicios del presente siglo, se atribuía una mayor importancia a las "taras" constitucionales de tipo degenerativo, mas tarde la doctrina psicoanalítica puso énfasis en la vida psíquica inconsciente (constelaciones infantiles, experiencias adquiridas, sobre las que se modelaban los instintos). Si bien es cierto que las teorías biologistas tuvieron su momento con Lombroso y luego la psicología intentaba explicar el crimen o la conducta aberrante, la sociología igualmente sustentaba su posición, señalando que si el hombre no estaba en condiciones sociales, como la miseria, el hacinamiento, la marginación, difícilmente podría entrar en el delito. Al respecto ya Gustavo Le Bonn en 1,895 (Psicología de las Masas. París 1,895)(18) sostenía que "cuando un individuo forma parte de una multitud, va hacía una regresión de la actividad psíquica" y por tanto no estaría en capacidad de decidir sobre sus conductas al interior de un grupo, pero que no realizaría estando solo.

De otro lado el Psicólogo Gabriel de Tarde(19) (Les lois de l´imitation 1,890), sostiene que el fenómeno psicológico de la imitación está en condición de explicar cada forma de relación social y por lo tanto vendría a ser uno de los elementos fundamentales del comportamiento normal y aquel criminal. Esta posición fue ratificada de manera bastante coherente por Bandura*, en cuanto a su modelo del aprendizaje social, donde plantea que cuando un sujeto esta en una situación continua, sea cual fuese, la asume como algo "normal", este científico realizó estudios respecto a la modificación del comportamiento, en función al manejo y control de los modelos sociales; esta teoría nos permite interpretar actualmente los casos de violencia intrafamiliar, donde el agresor que proviene de un hogar violento asume como "su derecho" el maltratar física , psicológica y sexualmente a su pareja.

En la actualidad, la Criminología continúa en su intento de poder explicar la etiología del delito y a la vez proponer argumentos que permitan prevenir y tratar el problema, asimismo las tendencias criminológicas actuales se orientan a llevar a las sociedades a reconocer y afrontar este problema con entereza y responsabilidad, porque las estructuras sociales vienen a ser responsables hasta cierto punto de los tipos, formas y maneras de ejecución de los actos de orden criminoso.

Pero mas allá de las causas de toda conducta normal ó patológica (factores bio-psico-sociales),se plantean dos hipótesis :

1ra.- Que la gran mayoría de estas personas resultan haber sido víctimas precoces de atentados sexuales, hecho que habría dejado un "huella" imborrable que los impulsaría a cumplir un posible deseo de venganza interior, al punto que ellos mismos no sabrían explicarse o entenderlo. Al respecto C. Cherki y M.Dubec (ob.cit), plantean que el pervertido es un sujeto penalmente responsable, dado que psicopatológicamente hablando, presentarán signos, pero para ellos sus acciones no serán experimentadas como síntomas , es decir, que las acciones degradantes e inclusive las violaciones que puedan efectuar, si bien es cierto que para el contexto social es aberrante, para ellos no representa una situación que los pueda llevar a problemas de remordimiento o preocupación interior.

2da.- Un elevado porcentaje viene de hogares mal constituidos o peor aún, carecieron de ellos, habiendo crecido en orfelinatos o fueron adoptados a temprana edad, en estos casos el componente afectivo parece presentarse como el punto vulnerable, resultando la incapacidad de establecer adecuadamente relaciones a este nivel. La interpretación fenomenológica de Binswager(20), (Berlín1,960) presenta el comportamiento paidófilo como un modo de ser fuertemente disminuido respecto a la capacidad de amar o en todo caso de llegar a la plenitud afectiva.

Inclusive Conrad Lorenz(21) plantea la hipótesis siguiente : "Cuanto más temprana es la privación afectiva, mucho mayor será la probabilidad de que un individuo agreda", si bien es cierto que esto no se aceptaría como una regla general , es válida, porque la afectividad que reciba un sujeto en sus primeros años de vida, de hecho repercutirá en la constitución de su personalidad.

Al respecto Francesco Bruno* señala que el 100% de los asesinos, (sujetos a su estudio), en serie han sufrido violencia sexual a temprana edad, pero no necesariamente el abuso sexual transforma a todos los sujetos violentados en violadores y en asesinos.

La tipología referente a sujetos que cometen este tipo de delitos, también ha comprendido la motivación de los estudiosos y a continuación detallamos aquella propuesta por Cohen(1,971) y Prently (1,985)(22) :

CATEGORIAS DE VIOLADORES

1)      El violador por desplazamiento de la agresión, que utiliza la violación para expresar su cólera y dañar físicamente a su víctima.

2)      El violador compensatorio, que satisface mediante la agresión las necesidades sexuales que no  logra resolver por métodos o medios normalizados.

3)      El violador de difusión sexual y agresiva, que sería un agresor sádico a quién excita  el sufrimiento de sus víctimas.

4)      El violador impulsivo, que no planifica la violación, sino que, carente de freno, actúan ante la ocasión  que se le ofrece con motivo de otras acciones, como podría ser un robo, por ejemplo.

Otra situación que plantean los estudiosos, es la referente al procesamiento cognitivo de las personas que cometen actos de abuso sexual contra menores, este aspecto resulta muy importante para entender la acción del violador de niños, dado que nos permite comprender la percepción y estructuración mental de estos sujetos frente a sus delitos , precisamente Abel et al.(23) (1,984) identificó algunas de las distorsiones cognitivas más frecuentes y las clasificó de la siguiente manera:

DISTORSIONES COGNITIVAS

1)      Las caricias sexuales no son en realidad sexo y por ello no se hace ningún mal.

2)      Los niños no lo dicen debido a que les gusta el sexo .

3)      El sexo mejora la relación con un niño.

4)      La sociedad llegará a reconocer que el sexo con los niños es aceptable.

5)      Cuando los niños preguntan sobre el sexo significa que él o ella desean      experimentarlo.

6)      El sexo práctico es una buena manera de instruir a los niños sobre el sexo.

7)      La falta de resistencias físicas significa que el niño desea contacto sexual.

Fuente : C.R.Hollin (1,989)

TRABAJOS DE INVESTIGACION:

Respecto al paidófilo, cabe la pregunta referente a si podemos considerarlo como normal, diverso de ello ó claramente patológico. Podemos afirmar que estas tres situaciones pueden presentarse aisladamente, pero el problema sería diferenciar aquello normal ó patológico, dado que como hemos señalado anteriormente los actos paidófilos pueden ser interpretados diversamente en diferentes culturas y épocas. En todo caso las investigaciones han puesto en evidencia que el abuso contra el menor en si puede ser relacionado en algunos casos a diversas formas de trastornos psíquicos. A este punto consideramos que a efectos de obtener mayor información y conocimiento del problema, no solo del punto de vista teórico sino práctico, son necesarias las investigaciones sobre sujetos que hallan realizado este tipo de delitos, con el fundamental objetivo de tratar de prevenir situaciones tan desagradables, como es la agresión sexual al menor, al respecto en nuestro medio existen pocos trabajos de investigación relacionados al tema, pero en nuestra condición de Funcionario del Instituto Nacional Penitenciario*, hemos tenido acceso a algunos datos que nos pueden servir como criterio de referencia para el presente trabajo.

Los datos que presentamos a continuación corresponde a una muestra obtenida en los Establecimientos Penitenciarios de Lurigancho y San Jorge, compuesta por un total de 81 internos(1,998) sentenciados por el delito de violación sexual contra el menor :

GRUPOS POR EDADES (Cuadro 01)

CATEGORIA

E.P.

LURIGANCHO

E.P.

SAN JORGE (*)

TOTALES

Edad

F

%

F

%

F

%

18 – 27

17

45.9

08

18.1

25

30.9

28 – 37

11

29.7

22

50.0

33

40.7

38 - 47

05

13.5

11

25.0

16

19.8

48 – (+)

04

10.8

03

06.9

07

08.6

TOTAL

37

100.0

44

100.0

81

100.0

(*) Solo para la variable edad se considera este Penal

 

E.P. LURIGANCHO

Cuadro Nro. 02 Cuadro Nro.03

Estado Civil

F

%

Nivel Instrucción (*)

F

%

Soltero

21

56.8

Primaria

09

24.3

Conviviente

08

21.6

Secundaria

26

70.2

Casado

08

21.6

Superior

02

05.5

Total

37

100.0

Total

37

100.0

(*)Comprende completa e incompleta.

Como podemos apreciar en el Cuadro 01 el mayor porcentaje (40.7),. de agresores de menores se encuentra entre los 28 y 37 años, edad en que se supone el hombre está en un período de madurez y por tanto en plena facultad de regular sus conductas, sin embargo como observamos no sucede así. En segundo lugar con un 30.9 %, se encuentra las personas comprendidas entre los 18 y 27 años. Si unimos estos dos grupos, tenemos un total de 70.6%, situación que nos puede permitir hipotetizar que la edad puede considerarse como un factor asociado a la conducta del agresor sexual de menores, dado que a partir de los 38 años hacia delante, la porcentual desciende considerablemente.

En cuanto al estado civil de la muestra, en el cuadro 02, específicamente del E.P. Lurigancho, tenemos que los internos solteros o que no cuentan con pareja estable son el 56.8%, por tanto podemos deducir que el estado civil no se constituye como un elemento predisponente en este tipo de situaciones, pero que lógicamente no deja de tener algún tipo de influencia. En el cuadro 03, se puede observar que el 70.2% de internos tienen estudios de nivel secundario, lo que significa que contaban al momento de cometer el delito, con un nivel de instrucción que les permitía al menos diferenciar objetivamente la naturaleza de la acción, lo cual es contrario al sentido común de la gente que asocia el delito de violación, a una escasa educación.

De otro lado, como integrante del Instituto de Investigaciones Criminológicas y Penitenciarias del CENECP realizamos la investigación titulada "Personalidad de internos procesados y sentenciados de los E.P. del Callao, San Jorge y Lurigancho" (Olivera C. Fuerte L. 1,999) , la población de estudio para el caso de los 3 penales ascendía a 7,350 internos y el tamaño de la muestra de acuerdo a la aplicación de la formula estadística correspondiente, comprendió a 277 internos. En lo que respecta a nuestro estudio, se halló en internos sentenciados (47), por el delito contra la libertad sexual que el 55.4 % se ubicaban en la categoría de introversión, de los cuales el 42.6 es tendiente y el 12.8 altamente introvertido, siendo sus características por lo tanto: el ser tranquilos, reservados, aunque también pesimistas y distantes en sus relaciones interpersonales.

DISTRIBUCIÓN DE LAS TENDENCIAS DE INTROVERSIÓN-EXTROVERSIÓN SEGÚN TIPO DE DELITO

E.P.

SAN JORGE (libertad sexual)

LURIGANCHO (contra el patrimonio)

TOTAL

DIMENSIÓN

f

H %

f

h%

f

H %

1

Altamente Introvertido

6

12.8

16

32.0

22

22.7

2

Tendencias a la Introversión

20

42.6

15

30.0

35

36.1

3

Tendencia a la Extroversión

20

42.6

15

30.0

35

36.1

4

Altamente Extrovertido

1

2.1

4

8.0

5

5.2

TOTAL

47

100

50

100

97

100

Adicionalmente, el mismo grupo en un 76.6%, muestra como característica rasgos de estabilidad, que contradice el concepto empírico de considerar al violador como un sujeto neurótico y altamente introvertido, mientras que en la población penal de Lurigancho (robo agravado), la inestabilidad es más marcada (23,4% frente a 50%):

DISTRIBUCIÓN DE LAS TENDENCIAS DE ESTABILIDAD-INESTABILIDAD SEGÚN TIPO DE DELITO

EP

SAN JORGE

LURIGANCHO

TOTAL

DIMENSIÓN

f

h%

f

h%

f

h%

1

Alt. Inestable

1

2.1

8

16.0

0.9

9.3

2

Tendencias o la Introversión

10

21.3

17

34.0

27

27.8

3

Tendencias a la Introversión

14

29.8

17

34.0

31

32.0

4

Alt. Estable

22

46.8

8

16.0

30

30.9

TOTAL

47

100

50

100

97

100

A nivel internacional, el Dr. Antonino Jaria(24), en calidad del Director del Hospital Psiquiátrico Castiglione delle Stiviere de Italia, realizó una investigación(25) con sujetos internados en la Sección Judicial de dicho nosocomio , los mismos que se encontraban allí por haber cometido delitos sexuales contra menores de 14 años y de hecho presentaban sintomatología psiquiátrica. La casuística estuvo constituida por 156 sujetos de un total de 4,480, de los cuales el 96.1% era de sexo masculino.

A continuación exponemos las conclusiones más relevantes de dicho trabajo :

1.- La edad media es de 40 años, con una mayor incidencia entre los 25 a 34 años.

2.- Se encontró una prevalencia de sujetos que provienen de ambientes urbanos sobre

los rurales.

3.- El 70% de los individuos eran solteros , con instrucción elemental y condiciones económicas críticas.

4.- La frecuencia de antecedentes penales llegaba al 34.6% , distribuida de la siguiente manera : reincidencia genérica 32 sujetos (59.2%); específica 05 sujetos (9.2%) y aquellos que eran reincidentes específicos y genéricos fueron 17 sujetos (31.6%).

5.- Los delitos sexuales más frecuentes eran los actos contra el pudor (39%), seguido de violencia carnal ( 23%) y la corrupción de menores (3.6%). La actividad delictiva era de tipo heterosexual en un 60.2% de los casos, de tipo homosexual en el 34.7% y de tipo hetero y homosexual en un 5.1%.

6.- Examinando las edades de las víctimas, la mayor incidencia se encontraba en la edad comprendida entre los 09 y 11 años (34%) ; seguida del grupo correspondiente entre los 06 y 08 años (30.3%), en tercer lugar estaban los niños entre los 12 y 13 años (18%) y finalmente se encontraba el grupo de 0 a 05 años (2.8%). En lo que respecta vínculos familiares con las víctimas (primos, nietos o hermanos), se encontró un 8.3%.

Como podemos deducir, estos datos ponen en evidencia la dificultad para definir el comportamiento paidofílico, que por lo mismo se confirma heterogéneo y polimorfo. De diferente estudios emerge básicamente que la capacidad de amar de estos individuos se encuentra fuertemente disminuida ó en otras palabras, son incapaces de llegar a la autorrealización o a la plenitud afectiva. Existe en ellos una actitud a protegerse mediante el anonimato, a no ser auténticos, entendiéndose esto como una falta de identidad personal, que les impide inclusive al momento de cometer el acto delictivo, sentir satisfacción alguna.

Es decir, la elección del objeto amoroso supone un deseo de comunicarse y complementarse, más esto es lo que le falta al paidofílo, dándose lo que nosotros denominaríamos "minusvalía afectiva" , es decir, la incapacidad de poder mantener o establecer una relación con una persona adulta , la misma que se traduciría en el temor o el miedo a fracasar en una relación normal, situación que los llevaría a escoger u orientar a una preferencia sexual hacía los niños, consciente de que estos no se encuentran capacitados ni física ni psicológicamente para este tipo de relaciones, dándoles por lo tanto, al parecer, la seguridad y la sensación de control y dominio que les es imposible mantener frente a una persona adulta.

En una de las conclusiones de la investigación que hemos mencionado, se revela que la existencia del paidófilo durante el acto sexual aparece como "interrumpida", percibiéndose este hecho como un paréntesis en la historia interior del individuo, pero no necesariamente como una situación de despersonalización, sino como una leve disminución de los niveles de consciencia; esto podríamos relacionarlo con el caso de un joven sentenciado a 25 años de prisión en el E.P. de Lurigancho, por violación sexual de un menor de siete años, el mismo que en consulta nos manifestaba : "Es cierto que yo lo hice Doctor, pero era como si otra persona lo estuviese haciendo por mí"

De hecho los datos que estamos interpretando , definitivamente tienen que ser motivo de otras investigaciones que cumplan con las reglas del método científico y nos permitan tener mayores criterios , en beneficio de nuestra sociedad y del saber criminológico, que permita prevenir el problema y también guiar el tipo de tratamiento en nuestros establecimientos penitenciarios. Como estamos observando, el problema de la agresión sexual es bastante complejo y su comprensión solo será posible con el estudio sistemático y objetivo del problema.

Toda es situación se traducirá naturalmente en problemas Médicos - Legales, donde se darán dudas, perplejidad y por supuesto rechazo frente a estos hechos que atentan definitivamente contra nuestra concepción de la moral y el pudor, generándose discusiones y opiniones discordantes, especialmente cuando se trate de delimitar la responsabilidad e imputabilidad de los autores.

Ahora, en lo que respecta al trabajo pericial en el ámbito judicial, en el punto que corresponde a la imputabilidad del paidófilo, si el acto delictivo resulta como síntoma de una enfermedad o trastorno mental, la tarea no resulta difícil, si contrariamente fuera la expresión de una personalidad que no presenta antecedentes psicopatológicos, la evaluación resultará mucho más compleja, puesto que no existen normas generales ó parámetros a que atenernos clínicamente. Pero a nuestro juicio, solo un atento examen de cada caso o de su condición particular, nos permitirá llegar a conclusiones realmente objetivas y concretas, especialmente una evaluación de las capacidades de la voluntad y la del discernimiento, podrían despejar nuestras dudas.

En lo referente a la terapia o rehabilitación de este tipo de personas existe un problema de base conceptual, que se explica de la siguiente manera: de acuerdo al DSM IV para considerar un trastorno o problema, este debe estar "ligado al sufrimiento individual y a la reducción del funcionamiento ocupacional o afectivo", por lo tanto una persona adulta que tuviese una relación sexual con un niño de nueve años y no se sintiese limitado en los planos social, ocupacional o afectivo no tendría ningún motivo para pedir ayuda o acudir a una terapia especializada. Es mas, los pedófilos se organizan, casi de manera abierta en círculos, clubes, muchas veces a nivel internacional, en esta época podemos observar esta situación en el Internet, intercambian información, direcciones, materiales y opiniones. Inclusive en el campo del abuso sexual no existe solo la paidofilia, sino también el sadismo sexual, el voyerismo, el exhibicionismo y otras parafilias o perversiones que se asocian a la condición de hiper sexualidad.

La perversión de por si no puede ser considerada como una enfermedad que hace estar mal. Es un modo particular que nuestra sociedad define como perverso en un sentido de desviación de la norma, en cuanto a vivir la relación sexual, asimismo, el hecho de experimentar una vivencia mala o buena, depende no totalmente de la perversión, sino del contexto en el cual se vive, esta situación ya ha sido explicada en líneas anteriores.

Para concluir es necesario dejar claro una cosa, si bien es cierto que la opinión pública, con razón rechaza enérgicamente estas situaciones y se piden sanciones drásticas, inclusive la pena de muerte, nosotros, los que estudiamos problemas del comportamiento humano, no podemos perder la objetividad en el análisis de cada caso, sea cual sea su naturaleza, puesto que nuestro objetivo debe ser estudiar, comprender, explicar y buscar en alguna medida la prevención de estos hechos, definitivamente es un gran reto para la ciencia entender la naturaleza de estos casos, dejamos la posta a los estudiosos a efectos de que se continúe investigando, esperando que este ensayo sea una especie de catalizador para otros investigadores. Consideramos, modestamente, que la ley no puede responder con la misma violencia que genera un individuo, dado que la violencia siempre traerá como consecuencia la degradación del ser humano, sea cual sea el foco de procedencia, entendiéndose inclusive aquella que pudiera generar la ley.

BIBLIOGRAFÍA

American Psychiatric Association (1994) Manual de diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. DSM IV.

Andreolli Vittorino (1994). "Il Comportamento Criminale"Rev. Le Scienze N.334-Milán Italia. (Traduc. y Adapt.: Leonardo Fuerte para su publicación en el Colegio de Psicólogos del Perú)

Aubrey J. Yates (1975). "Terapia del comportamiento" México: Trillas

Bambino Anna (1995). "Aspectos históricos y sociológicos del abuso sexual". Centro Studi e Ricerch in Psichiatría e Scienze Humane "Santa Maria della Pieta" Dir. A. Jaria,Roma

Benites Morales L. (Compilador) (2000) "Formato de publicaciones y manejo de fuentes documentales ( Al estilo de la APA)" Universidad San Martín de Porres, Escuela Profesional de Psicología Instituto de Investigación Lima:Rastros Gráficos

Callieri Bruno & Luigi Frighi (1999). "La Problemática Attuale Delle Condotte Pedofile" Roma: Edizioni Universiterie Romane

Capri Paolo (1989)." Trastorno Esquizoide de la Personalidad –Caso Clínico" Roma. Revista actualita in Psicología EUR Traduc. y Adapt: L. Fuerte.

Conrad Lorenz (1987) "Tratado sobre la agresividad" Centro Cultural Peruano Alemán. Lima (Instituto Goethe).

Cherki Claude & Dubec Michael (1994) "Crimini e Sentimenti" Milan - Italia :Il Saggiatore.

Dorchs F. (1981) "Diccionario Psicológico" Barcelona : Herder

Davidson G. & Neale J.M. (1983) "Psicología de la Conducta Anormal – Enfoque Clínico Experimental"Mexico : Limusa

Echeburúa, E. (1996)"Personalidades Violentas" España: Pirámide

Ferracutti F. (1988) "Trattato di Crminologia. Medicina Criminologica e Psichiatria Forense" (La pedofilia, aspectos psiquiátricos y Forenses) Milan : Giuffré

Foucault M. (1993) "Sorvegliare e punire" Torino-Italia : Einaudi Tascabile

Fuerte Montaño L. (2003) "Pericia Psicológica Forense a Mujer acusada de homicidio – parricidio". En Psique – Psicología Aplicada Lima: Colegio de Psicólogos del Perú – Consejo Directivo Regional

Hinsie L.E & Campbell R.J (1970) Psychiatric Dictionary. Oxford University Press London (Traducido al italiano: Aymone Marsan Susana 1979)

Instituto Nacional de Estadística e Informática (1988) "Perú : Estadísticas de violencia y seguridad" Lima :INEI

Instituto Nacional Penitenciario (Enero 1988 – Mayo 2005) "Población Penal por Situación Jurídica y Sexo". Lima, Jr. Carabaya 456

Jaria A., LanotteA.,Capri P., Bambino A., De Petrillo A., Fuerte L., Liveranni T.,(1996) : "La pedofilia. Comunicazione e contesto sociale nell’ ambito dei reati sessuali su minori" Actualita in Psicología, Anno XI,vol 2, EUR Ed. Roma. (Traducido por L. Fuerte para su publicación en el Colegio de Psicólogos del Perú)

Mastronardi V. (1989) "Manuale per operatori criminologici" Milan: Giuffré

Nathan P.C. & Harris J.L. (1983) "Psicopatología y sociedad" México : Trillas

Ministerio de la mujer y desarrollo social (2004) "Maltrato y abuso sexual en niños, niñas y adolescentes – Una aproximación en los casos atendidos en los Centros Emergencia Mujer" Jr. Conde de Superonda 631 Lima : Ausangate

Ministerio de Justicia (1991) "Código Penal aprobado por D.Leg. 635"

Organización mundial de la Salud OMS (1992) "Descripciones Clínicas y pautas para el diagnóstico" Ginebra

Policía Nacional del Perú (2005) "Reporte Estadístico a Enero – Mayo" Lima: DIRINCRI

Real Academia Española (2005) "Diccionario de la Lengua Española" Lima: Quebecor World Perú

Wyss R. (1967) "Unzucht Mit Kindern" Berlín. (Traducido al italiano por el Dr. Paolo Capri Director del Centro de Estudios de Psicología Aplicada de Roma)