ODA AL GUIA

AL MAESTRO BERNARDO ECHEVERRI OSSA

A TRAVES DE LOS RECUERDOS DE MUCHOS AÑOS, MI PENSAMIENTO SE DETIENE EN LA OBRA DE QUIEN HA SIDO EL GUIA DEL PENITENCIARISMO EN COLOMBIA.

HACER REMEMBRANZA DEL DOCTOR ECHEVERRI, ES REVISAR EL MAPA DE NUESTRO PAIS, DESDE LA PENINSULA DE LA GUAJIRA CON EL INMENSO MAR CARIBE, HASTA EL RIO AMAZONAS ADORNADO DE BAILES Y PIRUETAS DE DELFINES ROSADOS; DESDE LAS EXTRAORDINARIAS MARIPOSAS DEL CHOCO, HASTA LOS INDOMABLES LLANOS BENDECIDOS DE POEMAS Y JOROPOS Y LOS MAS RECONDITOS LUGARES DONDE SU PRESENCIA ESTUVO PRESENTE CON LA CAUSA DEL HOMBRE CAUTIVO.

SIEMPRE SE VIO EL PAIS A TRAVES DE UN TEMBLOROSO VAIVEN DE ALAS ULTRAVIOLETAS Y UN SINNÚMERO DE CENTROS CARCELARIOS AGOBIADOS POR LAS NECESIDADES Y LA PREMURA, ESA HA SIDO LA HISTORIA CARCELARIA DEL PAIS, CUAL COMETA DE AVES AZULES PRECIPITADA AL VACIO CON LAS INSTRUCCIONES DEL DIRECTOR GENERAL DE PRISIONES Y LUEGO DEL INPEC, RESOLVIENDO PROBLEMAS, ATENDIENDO DRAMAS HUMANOS, ENFRENTANDO CONFLICTOS DE ORDEN, SEGURIDAD Y DE VIDA. PORQUE USTED DR. ECHEVERRI HA SIDO LA FRENTE PENITENCIARIA DE COLOMBIA, DE ESA NUESTRA PATRIA DIVIDIDA EN MIL VOCES SONORAS DE LOS CANTOS SECRETOS DE LA DIVERSIDAD CULTURAL.

HOY LO RECORDAMOS CON ESA FRATERNIDAD DE DIRIGENTE, SIEMPRE RODEADO DE SUS DISCIPULOS, SIEMPRE ENTRE LAS VOCES DE LOS VERSADOS EN LA TEMÁTICA, ME PARECERÍA VER ALLÍ A ROSITA DEL OLMO CON SU VOZ DE CORAL AMERICANA, AL CABALLERO ESCANDINAVO ELÍAS CARRANZA, A RAUL ZAFAROLY CON UNA LIRA BAJO EL BRAZO, A ROBERTO BERGALI EL POETA DEL LIRISMO CRIMINOLOGICO O A LOS CLASICOS COMO FOUCAULT, MELOSSI, PAVARINI, MORRIS, BECCARIA, GOFFMAN CADA UNO CON UNA PALOMA SOBRE EL HOMBRO.

PORQUE USTED DOCTOR ECHEVERRI, RESUME EN ESTA TARDE, EL ROSTRO DE TODOS LOS QUE PENSARON LUCHAN CON EL DRAMA DE LOS CAUTIVOS, CRISTALIZANDO EN MIL LINEAS GEOMETRICAS NUESTRA AMADA INSTITUCION. HOY SENTIMOS EL HURACANADO TERRITORIO DE LA SANCIÓN PENAL, EL VENDAVAL OCEÁNICO DE SU CONSTRUCCION INTELECTUAL.

TODAS LAS ARENAS Y LOS BOSQUES Y LOS ABISMOS Y LOS SENDEROS SE AGITAN CON ESTA PERDIDA. CON EL CALIDO ABRAZO DEL ULTIMO ENCUENTRO, LE RENDIMOS HOMENAJE Y HACEMOS CONCIENCIA DEL TRABAJADOR HONRADO DEL LABORATORIO DEL SISTEMA PENITENCIARIO COLOMBIANO Y SABEMOS QUE SU COPA CRISTALINA NOS PERTENECE, PORQUE EN ELLA PUSO UN ESPEJO VIVO DE TRANSPARENCIA Y SUEÑO. CUANDO NOS PREGUNTEN SOBRE EL DOCTOR ECHEVERRI, NO CONTESTAREMOS, PORQUE ESTAMOS MANTENIENDO VIVO SU EJEMPLO CON NUESTRAS ACCIONES Y ESFUERZOS, YA QUE EL DEJO DE SER UN PERSONAJE PUBLICO PARA CONVERTIRSE EN UN SIMBOLO VIVO Y LATENTE.

ME PARECE VERLO COMO LA PRIMERA VEZ, EN SU DESPACHO CONCENTRADO Y SERIO, CON UN HAZ DE LUZ ENTRANDO POR LA VENTANA, CON EL CREPUSCULO COLOMBIANO, LUZ DE VIDA, LUZ DIAMANTINA, PARA POSARSE EN SU FRENTE Y HOY EN SU MEMORIA.

UN MINUTO DE SILENCIO Y UNA ETERNIDAD DE PAZ SOBRE SU TUMBA

PAZ EN LA MEMORIA DEL MAESTRO

PAZ DE SERENIDAD EN SU NOMBRE

PAZ DE VIDA EN SU QUERIDO RECUERDO

CON MURMULLOS DE LA NATURALEZA

DESCANSA EN ESTE OTOÑO,

EL GUIA DEL PENITENCIARISMO COLOMBIANO

EL MAESTRO BERNARDO ECHEVERRI OSSA

NUESTRO INOLVIDABLE DOCTOR ECHEVERRI

NUESTRO PADRE.

TRAS LAS JORNADAS AGITADAS DE RUIDOS

CUANDO CUMPLIR CONSIGO MISMO

FUE SU LUCHA COTIDIANA

NOS DEJA COMO HERENCIA UNA VIDA EJEMPLAR

APRENDIMOS DE EL MUCHAS COSAS

CON DECORO, DIGNIDAD Y RESPETO:

COMO CREER EN NOSOTROS MISMOS.

NOS OBSERVO SIEMPRE CON ATENCIÓN

CON SU MIRADA TRANSPARENTE DE NIÑO

MAS QUE GRATITUD, NOS QUEDA COMO AÑORANZA

SU FRATERNIDAD COMO SU MÁXIMA ALIANZA

SU SOLIDARIDAD MANIFIESTA

QUE EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS TUVO

CON EL INPEC Y SU ESCUELA

INCONDICIONAL Y SINCERO EN SU CÁTEDRA.

SUS ENSEÑANZAS FUERON SUFICIENTES RAZONES

PARA MANTENER LA CAUSA PENITENCIARIA

COMO HORIZONTE DE VIDA.

SU MUERTE NO CAMBIA EL NORTE

QUE NOS TRAZAMOS CON SUS CONVICCIONES

HASTA SIEMPRE MAESTRO ECHEVERRI

UN MINUTO DE SILENCIO EN SU MEMORIA

PORQUE HAY UNA ETERNIDAD DE PAZ EN EL CORAZON DE SU ESCUELA.

"BERNARDO ECHEVERRI OSSA".

Homenaje Escuela Penitenciaria Nacional

DANIEL ACOSTA MUÑOZ

Discípulo suyo

Bogotá, Noviembre 12 de 2004

 

 

 

 

SEMBLANZA AL Dr. BERNARDO ECHEVERRI OSSA REPRESENTANTE PENITENCIARIO LATINO

(BIOGRAFIA INTELECTUAL)

Hoy recordamos con aprecio al Maestro BERNARDO ECHEVERRI OSSA, fundador y catedrático de la Escuela penitenciaria Nacional, guía y padre del Penitenciario en Colombia. El DR. Echeverri se destacó, como diplomático, directivo, profesor universitario, político y en la Escuela Penitenciaria Nacional como el maestro de la Causa penitenciaria.

El Dr. Bernardo surge en el vaivén de la vida pública aun siendo muy joven como Oficial en el grado de Mayor de la Policía Nacional, donde pronto se destacó como edecán en Palacio, lo que le mereció su incursión al viejo continente a estudiar Derecho Penitenciario, con especialización en criminología

El Dr Bernardo Echeverri Ossa fue representante de la Escuela de pensamiento del Penitenciarismo Latino, desarrollada en los países de Italia, España y Francia, quienes reconocen el enfoque resocializador, (distante a la Sajona, norte América, Canadá y Europa del norte, basada más bien en la rehabilitación vigente hasta mediados de los años 50).

 

La Escuela Latina, impactó en su proceso de desarrollo intelectual, al Dr Echeverri, optando por sus postulados, enfoques, análisis y sobre todo porque en las décadas de mitad del siglo 20, fue alternativa para enfrentar desde la cárcel los procesos históricos, reducidos a cumplir con una función predominantemente procesal o de custodia como preámbulo a la ejecución o el castigo. Las concepciones de esta Escuela Latina, fueron una crítica contundente del contenido económico y de política criminal como castigo con continua pérdida de derechos. Ante la situación de indignidad, pensadores de la ilustración y reformadores de las cárceles como HOWARD, BECCARIA, GARCÍA VALDÉS, BENTHAN, MONTESINOS Y CONCEPCIÓN ARENAL, etc., lucharon contra la arbitrariedad del sistema penal y contra la crueldad bárbara de los castigos violadores de la vida, los derechos humanos y la dignidad que desde entonces comprometen a la cárcel y marcaron en el Dr Echeverri su espíritu de lucha de su Causa Penitenciaria en Colombia

El Dr. Echeverri se vincula al movimiento de reconocimiento y protección de los Derechos Humanos a nivel internacional a partir de la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DEL HOMBRE EN 1948 Y DE LAS REGLAS MÍNIMAS PARA EL TRATAMIENTO DE LOS PRESOS APROBADAS POR LAS NACIONES UNIDAS EN 1953, donde se refiere explícitamente a los fines de reinserción social de las penas privativas de libertad.

Con este carácter de defensor de los principios y Derechos Universales del hombre, regresaría a su patria para servir al mundo de prisiones dedicando el resto de su destino a esta noble causa, siendo Director General de Prisiones en tres oportunidades, una como director del INPEC, Juez de la Republica, Agregado Militar, Ministro Consejero, diplomático, catedrático Universitario del Externado, Santo Tomás, Católica; libre, La Sabana, Santiago de Cali y otras; Vicerrector de la Universidad La Gran Colombia y Procurador Delegado para los Derechos Humanos. Abandono la vida diplomática a pesar de sus logros como Cónsul de Italia, España, Corea, Yugoslavia, Nigeria y Bulgaria

Se señala como "finalidad de este movimiento de reforma, la protección de lograr un sistema flexible, progresivo y humano que junto a la aplicación de las disciplinas de conducta, respete la personalidad de los recluidos", pero aún así, el Dr Echeverri es conciente de la evidente la crisis del modelo de reinserción donde se evidencia en Latinoamérica una problemática común en los siguientes aspectos:

-La población reclusa tiende a aumentar presionando la capacidad y organización de los establecimientos, efecto de la prisionalización generada por la crisis socioeconómica y de violencia.

-La población reclusa presenta categorías de infractores más complejos, presos políticos, paramilitares, guerrilleros, delincuentes de cuello blanco y de organizaciones criminales.

-El funcionamiento de las cárceles se convierte en asunto de opinión pública y su gestión se dirige más hacia esta opinión.

-La población de internos se expone en forma grave a los efectos desocializadores de la subcultura carcelaria, cuyos antivalores promueven la violencia y a la vez es una respuesta agresiva y de choque como medida de supervivencia en la cárcel.

El balance de los congresos internacionales noes alentador, por la consideración que la cárcel fracaso como modelo de sanción y se postula como la institución más violadora de los DDHH.

Su esfuerzo en esta causa penitenciaria, le llevo a inspirar el Estatuto Carcelario, conocido como Decreto Ley 1817 de 1964, para dar inicio a importantes instituciones como el abogado procurador, la asistencia social, la disciplina atenuada, la capellanía, el sistema de tratamiento progresivo y por su puesto la apertura académica del Alma Mater de la Escuela Penitenciaria Nacional como su fundador, ya que la formación, capacitación y actualización del funcionario penitenciario fue su caballito de pelea. No contento con la reforma, al año siguiente de legalizado el Decreto, señalo los derroteros para derogar diversas disposiciones normadas.

Le dio gran importancia a la organización del Cuerpo de Custodia y Vigilancia hasta conformar el Estatuto Ley 32 de 1986. Hizo establecer el Día del Guardián, creó los signos penitenciarios y sus símbolos. Con estos elementos fue plasmando la estructura y sistema del régimen carcelario del País. En este trajín presento a la opinión académica sus primeros trabajos en este género: Normas Penitenciarias Vigentes, Temas Penitenciarios, Jornadas de Prisiones y un sinnúmero de artículos en la Revista de Prisiones y el boletín Diálogos.

El Dr Echeverri diagnostico el escenario carcelario caracterizado por estar integrado por internos que enfrentan largas condenas y presionados por el desarraigo social, familiar y regional, por la marginación de la producción, de las responsabilidades de la educación de sus hijos, del espacio socioafectivo y por la existencia de un submundo fundamentalmente violento, represivo, inhóspito y relativamente incierto, anárquico e inseguro. O sea, los principios valorativos básicos de la vida y la paz, son abiertamente amenazados, violados y excluidos, la máquina infernal de la subcultura criminal no deja entrever de la cárcel sino el ruido de la batalla (Focault, 1978)

Comparte el Dr Echeverri, que la subcultura carcelaria, es mediadora de violencia, que no nace en la prisión, que está estrechamente conectada con la subcultura delictiva y violenta, autores como MILLER, SUTHERLAND, WOLFGANG, FERRACUTI y otros, se apoyan en el principio de que los delincuentes habituales frecuentan casi exclusivamente la compañía de otros similares, compartiendo sus valores, creencias y patrones de conducta. La teoría de la neutralización introduce una variable interesante y constatable en los internos más prisionalizados o aquellos que tienen mayor proceso de adopción de los usos, normas y cultura general de la prisión (CLEMER 1940), es el hecho de que la subcultura se ocupa de hacer el delito aceptable y legítimo neutralizando sentimientos de culpa, esta apreciación se asume como sobrevivencia, más es propia de los internos difícilmente tratables en su personalidad.

Desde la aparición de la Obra de SALEILLES es aspiración fundamental lo de individualizar las penas con base en la personalidad del infractor. Mucho se ha dicho desde entonces del tratamiento acorde a la personalidad, de igual manera, las diferentes escuelas han presentado diversos modelos, unos de orden clinico-psiquiátrico y otros de orden social. Hoy con el Maestro Echeverri quedó vigente un debate abierto el cual él lo ha enfrentado muy inteligentemente actualizándose dejando a un lado la teoría de la resocialización. Aun así, tenemos consenso que la crisis de la prisión, explicada con análisis como de M. RUIZ FUNES, J.B. HERZOG TAMNEMBAUM, SYDNEY Y BEATRIZ WEBB, se supera con una reforma más práctica en pro de la defensa de los Derechos Humanos, a la vez la más alentadora que sería insistir en la alternatividad penal hacia la desjudicialización, despenalización, descriminalización y desprisionalización como lo inducen en Colombia EMIRO SANDOVAL HUERTAS y el profesor JORGE ARENAS SALAZAR, es tiempo de actuar para delimitar el espacio de la segregación no olvidando que la medida de privación de la libertad fracasó y ha sido denunciada de tiempo atrás, incluso como una de las conclusiones del SEGUNDO CONGRESO INTERNACIONAL DE CRIMINOLOGÍA, (París 1950) que "la prisión es un factor criminógeno".

Con el Dr. Echeverri se insiste que hay que trabajar bastante con la institución carcelaria para que el encarcelamiento no sea tan nocivo al desarrollo humano, desequilibrando actitudinalmente en sus valores al interno, que por tal motivo, todo el esfuerzo de la institución podría enfocarse en tratar, atender y asistir al interno en pro de transformar su tiempo de condena en un tiempo de oportunidad o de reflexión. En cualificar conceptual y éticamente a sus funcionarios para superar las "tensiones por la salida del interno", que faltamos no solamente permitiendo el privilegio sino, que es grave, no cumplir, distorsionar los mensajes, murmurar y mostrar disociación con los compañeros o los mismos internos. La desvalorización del otro, es un rezago de la subcultura carcelaria, una actitud carcelaria, que ha contaminado el principio de la verdadera vocación por la causa penitenciaria. No podemos seguir viendo los errores como fracasos objeto de revisión, sino como una oportunidad de desarrollo sobre su acción. El reto es grande por cumplir con los requisitos fundamentales de la Ley: IGUALDAD, RESPETO A LA DIGNIDAD HUMANA, A LAS GARANTÍAS CONSTITUCIONALES Y A LOS DERECHOS HUMANOS UNIVERSALMENTE RECONOCIDOS.

Con esta preocupación, el Dr Echeverri plasmaría sus inquietudes en sus trabajos NORMAS PENITENCIARIAS, TEMAS PENITENCIARIOS, JORNADAS DE PRISIONES, ENFOQUES PENITENCIARIOS Y CUSTODIA DE LAS PRISIONES EN COLOMBIA, UN SIN NUMEROS DE REVISTAS DE PRISIONES Y BOLETINES DE DIALOGOS PENITENCIARIOS, buscando ampliar el panorama conceptual y revindicando la situación de Los funcionarios en pro de la carrera penitenciaria.

En Colombia hay un Régimen Constitucional promulgado desde la reforma de 1991, donde se reconocen los derechos humanos y se organizan mecanismos democráticos de presentación y participación política. No obstante, el laberinto de la crisis institucional y socioeconómica, han dejado en la encrucijada sus expectativas, ilusiones de garantía y democratización. Los conflictos armados, la violencia política, la ética de la intolerancia y la crisis socio económica limitan el desarrollo racional excluyendo la participación, truncando la autonomía de realizar proyectos como la sociedad civil, la ética laica, conciencia social, legitimidad política y el mismo desarrollo social y humano. Estos elementos han impacto el mismo desenlace del nuevo estatuto penitenciario: la ley 65 del 93.

La cárcel debe soportar los males que la sociedad viene generando, por eso, su historia, es sobre todo la historia de su reforma, que durante años busca cumplir con su "verdadero objetivo". No obstante, ninguna propuesta ha disminuido los efectos estigmatizantes y criminógenos de la prisión, se cree que es importante mejorar el modus vivendi de los internos, delimitar el espacio histórico de la institución y operar acorde a la búsqueda de proteger al hombre en encierro, EN UN PROCESO DE TOMA DE CONCIENCIA que lo lleve a ser VALORADO como persona, REVALORAR y dar sentido a su vida e invitarlo a construir su proyecto de vida.

Su inquietud en tema le llevo a incursionar en la Cátedra universitaria, siendo La Escuela Penitenciaria su laboratorio, donde elevo su vocación al titulo de Maestro y luego llevarla a las más prestigiosas aulas del País instruyendo en la temática penitenciaria, para humanizar la prestación del servicio de la defensa publica, proteger la vida, honra y bienes de las personas privadas de la libertad, prestar el auxilio que requiere la ejecución de las leyes y las providencias judiciales y administrativas, cooperar en la investigación de los delitos cometidos al interior de los centros carcelarios, cumplir con la labor educativa en beneficio social en pro de la resocialización del cautivo como estrategia comprendida en su entrenamiento europeo.

Para compenetrar el tema del funcionario carcelario y penitenciario, presentaría otro escrito denominado: "La Custodia en las Prisiones en Colombia", destacando la importancia de la fortaleza del Guardián en términos de principios, lógica, libertad personal, sacrificio, y compromiso, aceptar que existe la adversidad, atender las observaciones y escuchar las críticas.

Paralelo a esto daría rienda suelta a su creatividad penitenciaria y presentando su siguiente obra llamada "Enfoques Penitenciarios", como reconociendo al esfuerzo de convertir la Dirección general de Prisiones en un Instituto descentralizado, con personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio. Treinta años de lucha por esta iniciativa hasta que se legalizo con el decreto 2160 de 1992. Con esta obra materializada en la Ley 65 de 1993 y en los Decretos Ley 398 de 1994 con el que se dictó el Reglamento Disciplinario, el 407 y el 446 del mismo año estableciendo los regímenes del personal del INPEC y el prestacional de sus servidores, el Instituto arranco fortalecida. Esta obra de Enfoque, desarrollo temas primordiales, sobre la evolución histórica de la Institución, análisis de las autoridades penitenciarias, del reglamento interno, la atención social, los estados de emergencia, los principios fundamentales sobre los que descansan los procesos del fin de la pena.

Las alternativas pensadas o expuestas del Dr. Echeverri, siempre han estado vivas como respuestas a la pena privativa de la libertad, la despenalización de ciertas conductas, la discriminalización de otras, el uso restringido y limitado de la detención preventiva, mecanismos que deben buscarse como parte de una política criminal la cual fue su caballito de batalla. Que se comprenda los efectos negativos de la pena privativa de la libertad y que se busque una democratización de la práctica judicial y penitenciaria en procura de superar la crisis de la Institución. Los demás términos penitenciaristas ahora vienen siendo explicando ampliamente por autores modernos como FOUCAULT, MELOSSID, PAVARINI Y GOFFMAN clásicos del Penitenciarismo Europeo de las Escuelas post-modernistas

El Maestro Echeverri, con estos referentes criminológicos y penitenciarios, nos dejo un legado de enseñanzas, es importante entonces reconocer su aporte en la evolución y humanización de esta Institución en nuestro país.

Tiene usted Maestro Bernardo Echeverri Ossa un puesto en la inmortalidad.

Daniel Acosta Muñoz

Docente Escuela

Los que enseñan la justicia, brillarán por la

eternidad como estrellas en el firmamento

Daniel, Antiguo Testamento