ESTRUCTURA DE LA PERSONALIDAD DE "LUIS ALFREDO GARAVITO"

IRENE BARON CHILITO

JHON CORTES CABALLERO

HELDER GUIOVANNI PORRAS MOJICA

ELISA MARIA VELASCO FRANCO

Resumen

Se iniciara la descripción teórica esbozando el trabajo en tres aspectos básicos; delincuencia, aspectos legales y formación de la identidad. Para luego integrar esta revisión y compararla con la historia de vida de Garavito con el objetivo de ubicar aspectos disfuncionales de su personalidad. Sugiriendo que el sujeto posee graves disfunciones mentales con dos tipos de personalidad (neurótica y psicopatita), proponiendo que Garavito cometió actos que son violentos pero no punibles.

Esta investigación se realizara con un diseño cualitativo de caso único, basado en la historia de vida del sujeto, la cual será facilitada de segunda mano por el libro "El Gran Fracaso de la Fiscalía, 192 Niños Asesinados"

Problema

Una sociedad posee diversas formas de expresar su identidad siendo estos representativos de las problemáticas internas de la población y sus relaciones, evidenciando aspectos profundos como deficiencias y fortalezas de las normas sociales, rituales arraigados generacionalmente así como estructuras psíquicas de los integrantes que conforman el todo que es dicha sociedad.

Demostrando que la represión no está siendo efectiva y dejando a discusión que muchos son los delitos y los crímenes que se explican por razones que poco tienen que ver con las causas inconscientes Pero así mismo una gran serie de delitos y de crímenes debe ser considerada como resúltate de motivos inconscientes; motivos de reparación, explicados quizás concientemente por un sentimiento de justicia social pero originándose en reparaciones personales cuyo germen debe ser descubierto en la infancia; motivos de venganza que datan de la misma edad y después transpuestos sobre seres que no integran la familia; motivos de celos originados en el complejo de Edipo.(Richard, G 1957) resultando de esta manera intrigante las dinámicas internas que actúan en el delincuente, reflejando la necesidad de preguntarse ¿cuál es la estructura de la personalidad de los asesinos en serie y más específicamente la estructura de personalidad de Luis Alfredo Garavito?.

Marco Temático

"Llegará el día en que las categorías culpable e inocente serán asuntos a decidir únicamente por los médicos." (Mettrie1749)

Para realizar una descripción de la estructura de la personalidad de un "delincuente" como Garavito es necesario iniciar con una descripción desde el ámbito legal, detallando las implicaciones legales en Colombia refriéndonos a lo que es punible o no sumado y a lo que se adopta desde los accesos carnales y actos sexuales en el ámbito penal.

Siendo así el Código Penal Colombiano menciona en algunos artículos los cuales tipifican cuando una conducta es punible y delictiva que: Según Art. 9 del código penal para que una conducta sea punible se requiere que sea típica, antijurídica y culpable. La causalidad por si sola no basta para la imputación jurídica del resultado. Para que la conducta del inimputable sea punible se requiere que sea típica, antijurídica y se constate la inexistencia de causales de ausencia de responsabilidad.

Ahora bien, para que una conducta sea antijurídica el código penal lo expresa de la siguiente manera en el Art. 11. Para que una conducta típica sea punible se requiere que lesione o ponga efectivamente en peligro, sin justa causa, el bien jurídicamente tutelado por la ley penal.

Las modalidades de la conducta punible según el Código Penal Colombiano son: dolosa, culposa o preterintencional, en donde la culpa y preterintencion solo son punibles en los casos expresamente señalados por la ley.

Ahora bien, una conducta es dolosa, según el Art. 22 del C.P.C. cuando el agente conoce los hechos constitutivos de la infracción penal y quiere su realización. También será dolosa la conducta cuando la realización de la infracción penal ha sido prevista como probable y su no producción se deja librar al azar. Luego una conducta será culposa cuando el resultado típico es producto de la infracción al deber objetivo de cuidado y el agente debió haberlo previsto por ser previsible, o habiéndolo previsto, confió en poder evitarlo, Art. 23 del C.P.C. Para que la conducta sea preterintencional cuando el resultado, siendo previsible, excede la intención del agente. Art. 24 del C.P.C.

El Código Penal Colombiano en el titulo IV, capítulos 1 y 2, habla de la violación y de los actos sexuales abusivos, de la siguiente manera: en el capítulo primero de la violación están:

Acceso carnal violento Art. 205, el que realice acceso carnal con otra persona mediante violencia, incurrirá en prisión de ocho (8) a quince (15) años.,

Acto sexual violento el Art. 206; el que realice en otra persona acto sexual diverso al acceso carnal mediante violencia, incurrirá en prisión de tres (3) a seis (6) años.

Acceso carnal o acto sexual en persona puesta en incapacidad de resistir; el Art. 207 habla de el que realice acceso carnal con persona a la cual haya puesto en incapacidad de resistir o en estado de inconsciencia, o en condiciones de inferioridad síquica que le impidan comprender la relación sexual o dar su consentimiento, incurrirá en prisión de ocho (8) a quince (15) años. Si se ejecuta acto sexual diverso del acceso carnal, la pena será de tres (3) a seis (6) años.

En el capítulo segundo de los actos sexuales abusivos están:

Acceso carnal abusivo con menor de catorce años; Art. 208 El que acceda carnalmente a persona menor de catorce (14) años, incurrirá en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años.

Actos sexuales con menores de catorce años; Art. 209, El que realice actos sexuales diversos del acceso carnal con personas menores de catorce (14) años o en su presencia, o la induzca a practicas sexuales, incurrirá en prisión de tres (3) a cinco (5) años.

Acceso carnal o acto sexual abusivos con incapaz de resistir: Art. 210 El que acceda carnalmente a persona en estado de inconsciencia o que padezca trastorno mental o que este en incapacidad de resistir, incurrirá en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años.

Si no se realizare el acceso sino actos sexuales diversos de él, la pena será de tres (3) a cinco (5) años de prisión.

Quedando expuesto esto, iniciaremos por abordar la teoría referente a la delincuencia describiendo lo que se tomará como actos delincuenciales para luego centrarnos en lo referente a las variables psicológicas desde la teoría que nos cobija.

Así pues la violencia constituye un fenómeno que escapa a una definición sencilla; se la ha considerado como cualquier acto realizado con la intención de infringir daño físico o herir a otra persona, bien como conductas amenazantes o intentos de producir daño físico o bien actos sexuales, verbales o físicos experimentados como amenazas, invasión o asalto con intención de herir o degradar. Este comportamiento violento está presente en diferentes contextos, tales como el ambiente familiar, las relaciones de pareja o el ámbito académico. Donde determinados componentes socioeconómicos, generan distintas formas de manifestación de las conductas violentas, las cuales se presentan necesariamente con una determinada dinámica temporal en los individuos, subyaciendo a las mismas un componente de hostilidad que, en cierto, modo es común a dichas formas. Es observable que las situaciones ante las que se presenta con mayor frecuencia la conducta violenta son las de tipo interpersonal, ya sea familiar o con otras personas, así como las relacionadas con la economía personal. (Juárez 2000)

La violencia es el producto de la agresividad que vivencia el sujeto en su interior la cual es considerada un instinto básico con poderosas raíces en el inconsciente individual y colectivo, siendo un componente innato que empuja al individuo a comportarse con un cierto grado de violencia no sólo contra sus semejantes, sino incluso contra sí mismo. Esta actuación agresiva llega a concebirse como la actuación ciega en la sociedad de unos individuos que no aprendieron a controlar sus emociones primitivas, y llegando a omitir o ignorar aquello que requiere la ley o el deber. (Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey 2002)

Para lograr describir e identificar la estructura de la personalidad de Garavito resulta necesario abordar los procesos que vivenció en su historia de vida los cuales nos permitirán ubicar aspectos claves en su funcionamiento, y es así como resulta necesario abordar teóricamente el proceso de la formación de la identidad.

Freud (1905) delineó un camino que siguen los niños conforme progresan de la actividad sexual auto erótica a la actividad reproductora madura. En este viaje, la libido o impulso sexual se invierte en varia zonas o áreas erógenas del cuerpo que proporcionan placer. Él creía que al pasar por una secuencia de etapas psicosexuales en las que son importantes diferentes zonas erógenas, los niños pasan del autoerotismo a la sexualidad reproductora y desarrollan sus personalidades adultas. Las etapas que Freud describe son las siguientes: a) etapa oral, la fuente principal de placer y dolor es la boca. b) etapa anal, en donde la energía libidinal se enfoca en el ano y en los glúteos. c) etapa fálica, los órganos genitales se vuelven importantes y los niños experimentan el complejo de Edipo, cuya resolución conduce al desarrollo del superyo y a la identificación sexual. d) periodo de latencia, periodo de apaciguamiento. e) etapa genital, comienza en la pubertad cuando los órganos sexuales maduran y el individuo es capaz de asumir el papel sexual establecido por su cultura.

Ahora bien, Freud declaró que para los niños una fantasía puede ser tan poderosa como un acontecimiento real en el moldeamiento de la personalidad, y en ese sentido no importa si un suceso ocurrirá o no. Los placeres de masturbación y la vida de fantasía de los niños preparan el escenario para el complejo de Edipo, el cual fue considerado por Freud como una de sus descubrimientos más grandes, siendo este el deseo inconsciente de cada niño de poseer al padre del sexo opuesto y suprimir al padre del mismo sexo que ellos. Freud sugirió que los niños tienen deseos incestuosos hacia los padres del sexo opuesto e impulsos asesinos hacia el padre del mismo sexo que ellos. La mayoría de los niños en edad preescolar no tienen un concepto articulado de forma clara de lo que es una relación sexual. Además, aún si tuviera la voluntad, carecerían de los medios para realizar el acto. No obstante, en esta etapa de desarrollo, el niño pequeño se ha encariñado mucho con su madre, su cuidadora principal. La quiere y desea amarla de la forma más completa posible. Se frustra debido a que no puede imaginar de qué se trata esta relación. Al mismo tiempo, desea a cambio el amor de su madre, pero ve el amor de manera cuantitativa como una cantidad fija. No puede concebir el amor como cualitativo o como capaz de aumentar para llenar un vació. Al concebir el amor como una cantidad, el niño percibe a su madre como un rival que le impide tener el amor completo que desea de su madre. Esta percepción crea deseos e impulsos respecto a deshacerse del padre, una actividad que el niño es incapaz de llevar a cabo.

Los sentimientos del niño son muy intensos y conflictivos, y es demasiado difícil para él afrontarlos de manera directa en un nivel conciente. Además, las sensaciones crean culpa debido a que los sentimientos del niño hacia su padre son hostiles pero también afectuosos. El niño encuentra difícil afrontar los sentimientos ambivalentes de amor y hostilidad dirigidos hacia la misma persona. Su rivalidad culmina en la ansiedad de castración, lo cual significa que teme las represalias físicas de su padre, en particular que perderá su pene.

El complejo de Edipo es resuelto por un proceso doble. Primero, el hijo abandona sus intentos fracasados de poseer a su madre y comienza a identificarse con su padre en términos de género sexual. Al identificar con el padre de su mismo sexo, adopta sus códigos morales y mandatos. Esa introyección de las normas de buena conducta del padre, conduce al desarrollo de una conciencia social, la cual ayuda al niño a enfrentar sus impulsos prohibidos. Al identificarse con su padre, el niño puede detener a su madre de manera vicaria por medio de imaginación como su objeto de amor, debido a que ha incorporado a él aquellas características de su padre que su madre ama. Aunque puede no amar a su madre de hecho, puede esperar hasta que crezca y entonces buscar una pareja que le recuerde de alguna manera a su mamá.

Por otra parte, es importante mencionar la estructura de la personalidad desde el punto de vista freudiano la cual está compuesta por el Ello, el Yo y el Superyó, las cuales representan funciones diferentes de la personalidad. El Ello es la función más antigua y original, incluye nuestra herencia genética, reflejos, instintos e impulsos que nos motivan. Opera con el principio de placer y usa principios primarios. El Yo se desarrolla a fin de satisfacer de manera realista los deseos del Ello, sigue el principio de realidad y opera con procesos secundarios. El Superyó está constituido por una conciencia e ideal del Yo, lucha por la perfección.

En la personalidad madura y bien adaptada, el Yo es el ejecutor que controla y gobierna al Ello y al Superyó y media entre sus demandas y el mundo externo. En la personalidad desadaptada el Ello y el Superyó obtienen el control.

Los efectos persistentes de las etapas psicosexuales son revelados en varios tipos o rasgos de carácter adultos. Freud creía con firmeza que los acontecimientos del pasado pueden influir en el presente. Si se impide que la libido obtenga una satisfacción óptima durante una o más de las etapas debido a que ha sido frustrada en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en una etapa particular. Esta Fijación crea necesidades excesivas características de una etapa anterior. La libido fijada se expresa en la vida adulta de acuerdo con los tipos o rasgos de carácter que reflejan el nivel de desarrollo anterior. La mayoría de las personas, por su puesto, no reflejan un tipo puro, pero estos rasgos de personalidad y sus opuestos tienen su origen en las diversas etapas psicosexuales.

Todas las actividades sexuales que Freud consideró anormales en algún momento son normales para los niños. Los prototipos de formas de conducta sádica y masoquista, trastornos sexuales en los que una persona obtiene placer inflingiendo dolor (sadismo) o recibiéndolo (masoquismo) son evidentes durante los años en que los niños comienzan a caminar. El vouyerismo, obtención de placer al ver órganos sexuales o actos sexuales, está presente en la curiosidad del niño preescolar. La homosexualidad, atracción primaria por el mismo sexo, es evidente durante el periodo de latencia y el comienzo de la adolescencia cuando la asociación primaria del individuo es con compañeros del mismo sexo. Por tanto, Freud creía que las desviaciones sexuales pueden ser explicadas en términos de una detección del desarrollo.

Freud también considera la neurosis como un resultado de un desarrollo sexual inadecuado, en particular un conflicto edípico resuelto de forma insatisfactoria. Estas personas están esta ligadas a su pasado infeliz y responden en formas emocionales inmaduras. Estas formas irreales no son útiles para estas personas en el mundo cotidiano.

Freud uso la sexualidad como un modelo para un estilo de vida de la persona; el carácter se forma al responder a la sexualidad propia; el individuo normal o maduro es el que se comporta de manera convencional, habiendo alcanzado el nivel genital de sexualidad y todas sus implicaciones.

La falta de figuras paterna y materna adecuadas, los trastornos en el desarrollo psicosexual y los trastornos en el yo y súper yo, son los componentes esenciales de la estructura del carácter del delincuente, todos esos factores o trastornos están muy relacionados con el desarrollo temprano y generalmente aparecen antes de que el niño llegue a la pubescencia (Powel, 1975)

Luego de esto el proceso de establecimiento de una personalidad en el adolescente y el joven, entendiendo que en la adolescencia no hay duda alguna que el elemento sociocultural influye con un determinismo específico en las manifestaciones de la adolescencia, pero también tenemos que tener en cuenta que tras esa expresión sociocultural existe un basamento psicobiologico que le da características universales. Esta etapa esta caracterizada fundamentalmente por ser un periodo de transición entre la pubertad y el estadio adulto del desarrollo, en el que según la sociedad puede variar como varia el reconocimiento de la condición adulta que se le dé al individuo, sin embargo, existe, como base de todo este proceso, una circunstancia especial, que es la característica propia del proceso adolescente en sí, es decir, una situación que obliga al individuo a reformularse los conceptos que tiene acerca de si mismo y que lo lleva a abandonar su autoimagen infantil y a proyectarse en el futuro. De esta manera el problema de la adolescencia debe ser tomado como un proceso universal de cambio, de desprendimiento pero que se teñirá con connotaciones externas peculiares de cada cultura que lo favorecerá o dificultarán, según las circunstancias. (Aberastury y col, 1970)

Sumado a esto la adolescencia, es considerada en un primer nivel de análisis, como un periodo de la vida caracterizado por el cambio que es corporal a la vez que el psicológico. Los cambios que se producen son ante todo de tipo biológico, cambios que constituyen un salto cualitativo en el desarrollo del niño, salto dado principalmente por la aparición de los caracteres sexuales secundarios. El problema que surge entonces es cómo admitir esa innovación de lo biológico en el ámbito de la cultura. Y como se asume una nueva diferencia, que es biológica aparentemente natural pero que, desde el principio y fundamentalmente como consecuencia del hundimiento del complejo de Edipo llego a ser fuertemente significativa en el campo de la cultura, esto se refiere a la diferencia de sexos, de este modo, el logro de una identidad total presume en la adolescencia una crisis de identidad, que se asienta en problemática más especifica del logro de una identidad sexual, que no puede dejar de ser conflictiva en la medida en que necesariamente la reactualización de un desarrollo que, culminando en la elección incestuosa de objeto, debió ser reprimido, considerando como un idéntico al yo y como condición previa al ingreso del individuo en la comunidad cultural una comunidad que evalúa lo que es esencialmente el humano, como absoluto, un valor que es esencialmente cultural, de acuerdo con las categorías de pensamiento predominantes en cada momento histórico. Así, la emergencia de la sexualidad adolescente arrastra consigo una serie de significaciones reprimidas que, consideradas como no culturales por cada cultura especifica, ponen en tema de juicio a esta, en medida tanto mayor cuanto más basada en la represión esta dicha cultura. (Pierini, 1973)

De esta manera la adolescencia puede ser definida como la etapa de la vida durante la cual el individuo busca establecer su identidad adulta, apoyándose en las primeras relaciones objetales-parentales internalizadas y verificando la realidad que el medio social le ofrece, mediante el uso de los elementos biofísicos en desarrollo a su disposición y que a su ves tienden a la estabilidad de la personalidad en un plano genital, lo que solo es posible si se hace el duelo por la identidad infantil. (Aberastury y col, 1970)

Es en este momento donde un factor emerge para hacer de suma importancia, la identidad del adolescente, la cual deviene de un proceso de duelo que es básico y fundamental en busca de una estabilización que no se logra sin pasar por un cierto grado de conducta "patológica" que según Arminda Aberastury:

Debemos considerar inherente a la evolución normal de esta etapa de la vida. Frente a un mundo tan cambiante y a un individuo que como el adolescente, presenta una gran cantidad de actitudes también cambiantes, este no puede sino manejarse en una forma muy especial, que de ninguna manera puede compararse si quiera con lo que seria la verdadera normalidad en el concepto adulto del termino. (Aberastury y Col, 1970)

Es importante mencionar que el concepto de normalidad no es fácil de establecer, ya que en general varía en relación con el medio socioeconómico, político y cultural. La normalidad se establece sobre las pautas de adaptación al medio, y que no significa sometimiento al mismo, sino más bien la capacidad de utilizar los dispositivos existentes para el logro de las satisfacciones básicas del individuo en una interacción permanente que busca modificar lo displacentero o lo inútil a través del logro de sustituciones para el individuo y la comunidad. Por supuesto que, la personalidad bien integrada no es siempre la más adaptada pero tiene, si, la fuerza interior como para advertir el momento en que una aceptación temporaria del medio puede estar en conflictos básicos, y puede también modificar su conducta de acuerdo con sus necesidades circunstanciales. (Merloo, 1961) este es el aspecto de la conducta en que el adolescente en términos generales puede fallar. Al vivir una etapa fundamental de transición, su personalidad tiene características especiales que nos permiten ubicarlo entre las llamadas personalidades "marginales" en el sentido de la adaptación y la integración que se acaba de esbozar. Ana Freud dice que es muy difícil señalar el límite entre lo normal y lo patológico en la adolescencia, y considera que, en realidad, toda la conmoción de este periodo de la vida debe ser estimada como normal señalando que seria anormal la presencia de un equilibrio estable durante el proceso adolescente. (Aberastury y Col 1970)

Las luchas y rebeldías externas del adolescente no son más que reflejos de los conflictos de dependencia infantil que íntimamente aun persiste. Los procesos de duelo obligan a actuaciones que tienen características defensivas, de carácter psicopático, fóbico, o contra fóbico, maníaco o esquizoparanoide según el individuo y sus circunstancias. Es por esta razón que se puede hablar de un verdadero "síndrome normal" del adolescente, en el sentido en que precisamente este exterioriza sus conflictos de acuerdo con su estructura y sus experiencias. (Aberastury y Col 1970)

En este proceso interno el adolescente reafirma fenómenos, conceptos de su interior y del mundo adulto entre estos la moral, que a primera vista es el conjunto de las reglas de conducta que imperan en una sociedad, un medio, en un momento dado de la historia. Esta moral varía con el tiempo y los lugares. Nosotros nos sometemos a esa moral ambiente de una manera mucho más automática de lo que creemos y de lo que desearía nuestra necesidad de autonomía. Nos exige ciertos requisitos como la responsabilidad que es el sentimiento que nosotros experimentamos conscientemente de ser la causa de una consecuencia. Cuando gran parte de la personalidad está sometida al Superyó primitivo se observa la tendencia en el individuo de no asumir la responsabilidad de sus actos. (Richard, G. 1957) ya que es esta entidad la que se encarga de ser el representante de la moral en nosotros ejerciendo una presión fuerte o débil dependiendo de las características de resolución del complejo Edipico (Richard, G. 1957)

Por esta razón, mientras más violento ha sido el complejo de Edipo y más pronta su represión (bajo la acción de la actitud paternal y de las autoridades morales del contorno) mayor será la severidad del superyo y se manifestará, sea bajo la forma de una conciencia tiránica y formalista, sea bajo la forma de aquello que se ha denominado (pese a la impropiedad del término) los sentimientos inconscientes de culpabilidad. (Richard, G. 1957) Pudiendo todo esto llevar al sujeto a adoptar roles o actividades externas como lo es la delincuencia, tema que abordaremos y por lo cual se nos hace necesario detenernos aquí para enmarcar el significado y variables inmersas en este fenómeno. Este sentimiento de culpabilidad producido por dicho complejo, sobrellevan a cometer el delito por que conlleva un castigo y es este castigo lo que el individuo busca al cometer el delito, castigo que tendrá la propiedad de aliviarle su sentimiento de culpabilidad; el individuo que sufre este complejo no necesita en absoluto matar a su padre para deshacerse de él sino que hay otras múltiples situaciones delictivas a las que puede llegar, que le representan simbólicamente su ataque al padre, falsificar la firma del padre en un cheque simboliza matarlo y cometer un robo en casa habitad simboliza el acto sexual con la madre. (Bregalli, 1983)

Esto es característica esencial de la patología neurótica la cual es definida como el proceso psíquico del inconsciente del individuo producido por un acontecimiento, sea normal o traumático, vivido muy profundamente, de modo que le produce un choque de tal fuerza que se fija en el mundo inconsciente en el momento en que sucede; a partir de aquí el inconsciente no evoluciona, fijándose en ese hecho pasado. Hay una regresión al pasado. En la fijación espontánea el acontecimiento se engloba en el transcurso de la vida del individuo; mientras que la fijación traumática que aportan a la vida psíquica en poquísimos instantes un enorme incremento de energía y hacen imposibles su supresión o asimilación por los conductos normales, provocando, asimismo, perturbación duraderas del aprovechamiento de la energía.

En ambos tipos de fijación neurótica, Freud, observa que el paciente ignora los motivos por los que realiza determinados actos y por ello ignora también el origen de su neurosis, los síntomas neuróticos se forman como sustancias de algo que no ha conseguido manifestarse al exterior, de modo que procesos psíquicos que hubieran debido desarrollarse normalmente hasta llegar a la conciencia han visto interrumpido o perturbado su curso por algo y han sido abrigados a permanecer en el inconsciente dando así origen al síntoma neurótico. Freud descubre que ello se efectúa por medio de la represión cómo proceso patógeno que se manifiesta por medio de la resistencia que es una condición preliminar para la formación de síntomas. De ahí que las tendencias reprimidas sean las incapaces de devenir conscientes, son rechazadas por el vigilante el súper yo. Así pues la esencia del yo opone al pasado de una tendencia determinada, de lo inconsciente a lo preconsciente.

En este papel de formación del síntoma neurótico juegan un papel fundamental las fuerzas del súper yo, el yo y el ello, ámbito en el que no hay ninguna prohibición y el yo es el mundo consciente, de la propia vida, producto de la interacción del súper yo y del ello. La neurosis supone, pues una cierta disfunción en la interacción de estos tres estados de la personalidad.

El proceso neurótico es observado por Freud especialmente en el ámbito de las tendencias sexuales, donde se forman las llamadas neurosis de transferencia, que comprende las histerias y las neurosis y las neurosis obsesivas que implican la privación de la satisfacción de los deseos sexuales. Al estudiar el proceso de esta neurosis de transferencia descubre el proceso de formación de la fuerza sexual, al que denomina desarrollo de la libido y de las organizaciones sexuales, en un primer momento establece la diferencia entre las funciones sexuales y las de procreación, en esta diferencia se inserta el concepto de perversión sexual, cuya principal característica es la exclusividad o incompatibilidad con el acto sexual como función destinada a la procreación. La sexualidad se forma a través de un proceso que es el desarrollo de la libido y de las organizaciones sexuales; así es el producto de algo que existió antes que ella y que en su formación conservo algunos de sus componentes para subordinarlos al fin de procreación y desecho otros que no le servían a tal fin. La función procreadora es, pues la fase completa del desarrollo sexual, en la prevención no se ha llegado a este fin porque ha habido una fijación en algún estadio de este desarrollo.

Lo anterior nos conlleva a describir la estructura del delincuente como un producto de complejos edipicos sometidos a un súper yo severo el cual genera la necesidad de ser castigados por sus deseos incestuosos con la madre, esto genera un funcionamiento neurótico, generando en el individuo la necesidad de ser castigado por el padre (la sociedad) al violar las normas (la madre), satisfaciendo su deseo de ser penalizado por poseer algo que es del padre.

Justificación

Realizar investigaciones que se orienten a estudiar los fenómenos internos de los sujetos que quebrantan las normas sociales, puede permitir a las instituciones encargadas de la normatividad y el cumplimiento de estas tener más herramientas o en el mejor de los casos comprender en mayor medida los fenómenos que interfieren en la ausencia de efectividad de las leyes y su cumplimiento por parte de la población. Como plantea Georges Menyer "La existencia de un problema de delincuencia implica un fallo en los procesos normales del control social y los esfuerzos de robustecer estos controles deberían asumir la prioridad sobre las medidas que aplicar con los violadores individuales de la ley.".

Objetivos

Objetivo general

Inferir la estructura de la personalidad del Luis Alfredo Garavito

Objetivos específicos

Describir aspectos inconscientes que motivaron a Luis Alfredo Garavito a realizar sus actos delictivos.

Analizar si el caso presentado es punible o imputable

Metodología

El presente estudio se pretende realizar guiado bajo la luz de un estudio cualitativo con intereses dinámicos. Analizando la historia de vida del sujeto presentado por medio del libro "El Gran Fracaso de la Fiscalia 192 Niños Asesinados" para identificar aspectos de la personalidad del actor principal, en este caso Luis Alfredo Garavito, para luego compararlo con las teorías propuestas en el marco teórico, para finalmente inferir y plantear una descripción de sus fenómenos inconscientes como la estructura de su personalidad.

La vida de la "Bestia"

Luis Alfredo Garavito nació el 25 de enero de 1957, en el municipio de Génova Quindío. Era el mayor de los siete hijos que tenía la familia Garavito Cubillos. Solo estudio hasta quinto de primaria y se retiro por mala memoria y por que su padre decía que era un bruto.

Desde niño ha considerado a sus padres, a los vecinos, a sus hermanos y a los compañeros de escuela y a cuantas personas lo han rodeado, los culpables de ser él el peor asesino en serie nacido en América del Sur ya que afirma que su padre era en extremo machista, violento, mujeriego y bebedor. A raíz de la violencia en el País la familia de Garavito tubo que desplazarse hacia otra ciudad comenzando una nueva vida en la parcela del caluroso corregimiento Ceilán en el Norte del departamento del Valle, Garavito ingreso a la escuela Simón Bolívar, mas entusiasmado que cualquier otro niño. A sus profesoras les extraño su iniciación en la vida escolar, pues el primer día de clases no sintió el pánico producido comúnmente al contacto con el aula; se mostró colaborador, alegre y buen compañero. Hasta ahí todo marchó aparentemente bien, pero pasaron los días y se comenzaron a evidenciar problemas mentales y complejos psicológicos. Su doble personalidad, o el otro yo mencionado en su confesión se empezó a manifestar, y se quedó para siempre. Luis Alfredo se fue tornando poco a poco, un niño tímido e introvertido, dejo de relacionarse con los demás niños, le gustaba estar solo en el recreo y reaccionaba de manera violenta, o muchas veces era capaz de reaccionar cuando se burlaban de él al gritarle " garabato, garabato". Llevar gafas, también le molestó mucho. Al considerarse incapaz de ser un alumno sobresaliente comenzó a frustrarse, sentía pánico escénico al pasar al tablero y su complejo de inferioridad se incremento.

La relación de Luis Alfredo con su padre y su madre no era la mas idónea, expresando que "mi padre fue muy rígido y mi madre, una persona que poco afecto y cariño me brindo. De mi tierna infancia tengo muy amargos recuerdos… cuando llegué a tener uso de razón yo veía cómo mi padre, en innumerables ocasiones, golpeaba a mi madre y la arrastraba; todavía tengo yo esos gritos que ella desesperadamente lanzaba. Yo vi cuando él la cortó; esa imagen quedó grabada dentro de mi cerebro de por vida, no la he podido olvidar…. Yo fui el único que la defendí…. Le metió una pela que la dejo coja estando embarazada de mi hermano Ricardo. Fueron casi cuarenta años que le aguanto mi mama a ese señor humillaciones, desprecios; recuerdo que le decía: "yo la recogí del fango, mujerzuela". A mi me dolía por que yo sabia que eso no era así y siempre pensé que cuando fuera grande yo me la iba a llevar para ayudarla, pero cuando tuve la oportunidad de irme de la casa y salirme de esas situaciones negativas del hogar…. Me fui como perdiendo, fui rodando por el mundo y se me fue perdiendo el afecto. Esa palabra Luis la detesto por que era como ese señor me llamaba siempre con rabia…. En el fondo, de pronto ella es otra mártir al igual que yo… ella sufrió peor que yo…... tenia como siete o seis años cuando él me amarró mientras le pegaba a mi mamá. Tenia la desgracia de estar dentro de una familia que se la pasaba discutiendo, peleando y lanzándose palabras de grueso calibre. Nunca escuché una palabra buena para mí, hasta pensé que yo no era hijo de él, pensé que mi mamá era de la vida, investigué y me di cuenta que eso no era verdad y mas odio le cogí a él; no me dejaba tener amigos ni nadie, ni novias, yo me acuerdo que tenia una amiga que le decía "nena" y yo vivía enamorado de esa niña. Me menospreciaba con los calificativos, como jueputa, bastardo, imbécil, yo era para él no el hijo sino un ser que realmente no merecía amor ni comprensión, solamente me necesitaba para los mandados y para trabajar".

Garavito comenzó a acumular rencor hacia su padre, envidia de sus compañeros, necesidad de afecto y cuestionamiento de sus preferencias sexuales. "Mi papá no dormía con mi mamá, dormía conmigo, él me bañaba, no recuerdo que él me haya acariciado, tengo un recuerdo vago, era de noche, él como que me acarició me tocó las partes íntimas…… a ese señor nunca lo quise, lo veía como un verdugo".

Según Garavito, las peleas con su padre eran por el homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá, un vecino y el dueño de una droguería del pueblo: tenía doce años y un día de tantos el mejor amigo de mi padre aprovechando ciertas circunstancias, me torturó y me violó, me golpeaba, me mordía el pene y la parte de las nalgas. Me quemó con una vela, me amarró junto a una cama y me ponía a hacerle cosas que me reservo y no las comento. Lo único que quise en ese momento es haberme matado, después veo dos pajaritos y los apedreo. Cogí los pajaritos los abrí y los despedacé. Eso fue después de la violación mía, a mi me dio mucho pesar, no se como lo hice. Después el hermano de una señora me enseño revistas pornográficas, pero a mí no me gustaban, este señor me obligo a tener relaciones sexuales, me violó, y me dijo que no dijera.

Yo dormía en una pieza con mi hermano Rafael y este señor iba hasta la finca de nosotros y me obligaba a que saliera, me obligo a tener relaciones sexuales; estas eran completas él me penetraba, siempre era él el que me penetraba, esto se siguió por mucho tiempo, tal vez años, un año o dos. En esos días ya nos vinimos para Trujillo y mi papá me mandó por una inyecciones donde un señor del pueblo que tenía una droguería. Ese me golpeó también me violentó, varias veces me violó y yo me aguantaba por que le tenía mucho miedo a mi papá y por que de pronto él les creía a ellos. Después yo empecé a sentir una atracción hacia las personas de mi mismo sexo. Mis hermanos y hermanas estaban muy pequeños, yo sentí como algo y todos nos fuimos hacia una cama donde yo insinué que se quitaran la ropa y comencé a acariciarlos, allí no pasó nada, ni mis padres se dieron cuenta, ni tal ves mis hermanos se acuerden. Estando durmiendo, cogía a mis hermanos menores y les quitaba la ropa y sin que ellos se enteraran los acariciaba.

Su gusto por las personas del mismo sexo, en especial los niños se empezó a evidenciar después de los quince años de edad, casi tres años después de haber sido accedido. Luis Alfredo, comenzó a buscar su sexualidad donde fuera y como fuera; confrontándose a sí mismo, escudriñó en sus más profundos deseos y se dejó llevar de una manera compulsiva por ellos: "yo sentía algo, como una atracción hacia los niños y hacia jóvenes, pero yo nunca traté de…. Fui a pagar una promesa a Buga y fue la primera vez que yo tuve atracción hacia un niño, ese niño me lo llevé cerca de la estación del tren, por la carrilera de la ciudad, sobre el río Guadalajara. Mi intención era acariciarlo, no violarlo; no lo violé, él gritó y me detuvieron unos de la Defensa Civil, soy llevado por primera vez a una cárcel. Yo no hice nada, pero pensaba acariciarlo sexualmente.

Ese día, impulsado por un profundo sentimiento de curiosidad, le acarició los genitales al indefenso niño que, al verse atrapado, lloró y gritó. Aunque parezca extraño "la bestia" fue descubriendo una placentera excitación producida por el forcejeo y los gritos. Después de eso me largan y resulta que ni padre me reprendió, me dijo que si acaso no había mujeres. Pero mi papá no me dejaba tener novia y a mi tocaba ocultar todas esas cosas que me pasaban. Me soltaron y de ahí en adelante no volví a vivir en la casa, mi papá me echó y trataba de que no volviera más porque yo era un ser sobre natural. Tiempo después yo trabajo en fincas, me gano el cariño de la gente y empiezo a ver y deslumbrar que la vida en casa no valía la pena, yo empecé a perder el cariño hacia mis hermanos, hacia mi madre…. A mi padre lo odiaba y muchas veces, en estado de embriaguez y patrocinado en esa época por ciertas personas, quise irlo a matar.

Cuando me salí de mi casa tuve muchas amigas, en Trujillo (Valle) había una muchacha, nos conocimos en la iglesia. Como iba cada ocho días a misa entonces se trago de mí. Fui a administrar su finca y a hacerles unos semilleros en mis fantasías la nombraba mucho y decía que había tenido un hijo con ella. Pero yo no tuve ningún hijo, ninguna relación con ella en aspecto íntimo, únicamente amiga, me agradaba, quería estar junto a ella, yo estaba enamorado de ella.

Esta fue una constante en la vida de Garavito lograba ganarse el cariño de mujeres diez años mayores que él. Trabajaba mostrándose responsable y por un tiempo lograba serlo, pero progresivamente se mostraba conflictivo, violento y celoso, delirando grandeza y poder.

"…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule ………"

Durante el día trabajaba en la panadería donde aprendí el oficio. Asistía y participaba de manera fervorosa en la iglesia, después visitaba alcohólicos anónimos y luego se armaba de valor con unas cuantas cervezas, se acercaba sigilosamente al parque Valencia, donde los niños venden su cuerpo en la noche. Allí se convertía en uno más de los pervertidos compradores de cuerpecitos cansados de rodar, envejecidos en la infancia. Esta doble vida la llevo más de un año y aunque sentía un inmenso placer con estos niños, era consciente de ser vista socialmente su inclinación como una enfermedad. Ser asocial le preocupaba profundamente, al punto de darse innumerables y violentos golpes de pecho diariamente en su momento de oración.

Desesperado, admitió visitar por primera vez el Psiquiatra, no sin antes enfrentarse a sus compañeros de trabajo y tener los conflictos laborales de siempre.

"me quede sin trabajo, se rebeldice y me fui. Pero como pagaba seguro Social desde 1979, acudí al medico porque me sentía mal anímica y emocionalmente. Entonces le informé al Psiquiatra que pensé en suicidarme porque mi vida no valía nada …….! Yo quería tener hijos! …" fue lo único expresado ante el medico y prefirió no explicarle su impotencia con las mujeres y su gusto por los menores. No le hablo de sus deseos de conformar una familia, solo prefirió mencionar otros desequilibrios, contra los cuales comenzó a ser tratado por depresión reactiva.

Posteriormente comenzó a trabajar en un supermercado en la ciudad de Armenia (Quindío) en donde conoció a Claudia, ella trabajaba en un salón de Belleza, "de pronto entable una relación con deseos de organizarme con ella, ella tenia un joven de catorce años y una niña monita que parecía una gringa. Mis compañeros me molestaban con Claudia, yo con ella no tuve relaciones sexuales, era para que la gente me viera con ella y le gastaba bastante"

Pero esta luna de miel duraba poco. Lo pero de su condición humana comenzaba a bullir y muy pronto se convertía en otra persona "….. Trabajando en los supermercados centrales fue donde apareció de un momento a otro algo extraño que me sucedía; era una fuerza terrible que me impulsaba a actuar. Trabajaba de lunes a domingo, y únicamente tenia descanso los jueves medio día, y los domingos medio día. Tenía dos horas para almorzar. Sobre octubre o noviembre de 1980, me domina un impulso…. En esa época yo estaba en un programa de alcohólicos anónimos, ya que en febrero o marzo de ese mismo año había sido internado en varias oportunidades en el hospital San Juan de Dios de Armenia.

Muchas veces me ocurrió que llegaban menores de edad al supermercado a comprar algo, a mime iba dando un deseo como lo que yo siempre he denominado una fuerza o un impulso de estar con ese menor de edad, acariciarlo, violarlo. En las horas de almuerzo aprovechaba, dos horas, y me iba para la vecina población de Quimbaya. Allí accedí a varios menores en diferentes fechas y épocas. En esa primera vez, algunos niños que accedí en Calarcá… únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años. Yo sentía como un descanso, me sentía bien haciéndoles esto a los menores, les mordía las tetillas, les tasajeaba los brazos y, por los lados de las nalgas los quemaba,…."

Encontró lo que realmente le producía un profundo placer: forzar a los niños, estrujarlos y amarrarlos a la fuerza, para violarlos al amparo de un lugar boscoso. Descubrió que mientras mas violencia ejercía contra ellos mas intensos eran sus orgasmos; por eso comenzó a torturar a las victimas.

Después de destruir inocencia en las primeras violaciones y torturas de menores, Garavito vio aumentar su crisis. Cada vez era mas profunda. Trato de buscar explicación de sus actos a través de la Biblia; fue así como por aquella época se torno en un religioso compulsivo. Buscaba redención, perdón y hasta castigo para sus pecados. En la madrugaba se despertaba desorientado y al recordar cada violación lloraba como un niño, pero luego reía con sarcasmo, evocando el gozo y los orgasmos disfrutados después de cada tortura.

Aquel trastorno sólo podía llevarlo a una depresión progresivamente más profunda. Se acercaba a la mesa de noche y lleno de fé tomaba la Biblia. Buscaba desesperadamente un salmo que le diera paz a su alma, lo alejaba del remordimiento y de le confirmaba la promesa al altísimo: hay perdón para los pecadaos. Cada cita atinada para su desgracia era anotada con letra torcida, producto de su desenfreno. Las tenía en una pequeña libreta azul y las rezaba en voz alta mientras deambulaba desnudo en su habitación. Después de un trance religioso parecía rehabilitarse lo necesario para sentir ánimos, vestirse y salir a la calle, pero no sin antes cumplir con el macabro y metódico encuentro con su diario, un cuaderno donde anotaba el nombre de cada niño violado. Todo el arrepentimiento y las oraciones quedaban en una hoja de papel.

Luis Alfredo se convirtió en un fanático de Adolf Hitler, al leer su biografía en un libro rojo. "Yo admiraba mucho a Hitler, quería llegar a ser como él, conseguir poder para hacerme respetar. Siempre anhele ser importante, estar en la televisión, en la prensa y que todo el mundo hablara de mi. Me gustaba él por que fue una persona humillada y de un momento a otro alcanzo un poder. Admiraba de él esa situación, yo me quería vengar de muchas personas. Yo pensaba que una persona que me mirara mal había que fusilarla. Me gustaban los campos de concentración…."

Luis Alfredo llego por segunda vez el 25 de enero de 1984 a la clínica Psiquiátrica durante treinta y tres días, en su estadía mostró signos de mejoría en su cuadro depresivo ansioso, se le obligo a tomar Sinogán y Vicilán, unidos a una terapia ocupacional, en vista de su recuperación se le autorizo a salir a sus reuniones de Alcohólicos Anónimos, sin imaginarse los psiquiatras que aprovecharía el permiso para dedicarse a violar y torturar cuantos niños encontraran.

"cuando me dieron un permiso, llegue a Pereira. Se apodero de mi esa fuerza que me poseía y me fui al sector de tribunas. Eran las doce del día los niños salían de estudiar. Allí ubique dos menores de edad que vivían por el sector de Getsemani, un centro espiritual campestre. Sobre esa misma vía, algo retirado de ese seminario, los metí por un cafetal y los amarre, los despoje de sus ropas y yo también me despoje de mis ropas. Los viole. Recuerdo este hecho por que yo, entre las fotos que tenia donde mi hermana cargaba fotos de estos menores; esas se las había tomado yo con una cámara que conseguí… los niños aparecían vestidos; a estos niños me parece que los queme, los mordí y allí los deje".

Luego de esto los niños en un carro lo reconocieron, pero Garavito logro huir. Para poder llevar a los niños les repetía el cuento: "tengo unos terneritos pequeños y necesito que me ayuden, yo les pago mil o quinientos pesos. Los niños me creían y se iban conmigo". Ese era el argumento. Utilizaba bolsas plásticas para guardar los elementos: cuchillas para afeitar, en ocasiones un bisturí de papelería y una vela para poderlos quemar. Esa vela la prendía con fósforos o con un encendedor de esos de gas. Yo buscaba sitios apartados de difícil acceso y boscosos, también matorrales que estuvieran alejados de las casas. Utilizaba cafetales y cañadas donde hubiera pasto alto, pero siempre lejos de la gente.

Como el mas hábil de los manipuladores, lograba convencer a los médicos de que estaba recuperado y de serle muy útiles las visitas a alcohólicos Anónimos. Mientras tanto hacia todo lo contrario, convirtiendo su compulsión de violar y torturar en una practica cada vez mas adictiva, hasta que el veintiocho de febrero se le autorizo su salida con un diagnostico de depresión neurótica, fue incapacitado por el ISS en los años 1980, 1981, 1983, 1985, 1986 y 1989. La cifra de denuncias por violación de menores aumento considerablemente en los municipios del eje cafetero, Circasia, Armenia, Calarcá, Pereira, Santa Rosa de Cabal y Manizales. No era para menos, se calcula que llego a violar un niño al mes, desde 1980 a 1992. Algunos meses accedió a tres y cuatro, casi uno cada fin de semana.

Le robo una joyas a una de sus tantas amigas y ésta no lo perdonó, lo denuncio y los hizo encarcelar. Parecía absurdo, el hombre que había violado y torturado a más de cien niños y lo haría hasta completar los doscientos, estaba preso no por acceso carnal violento sino por hurto.

El jueves 6 d diciembre de 1986 llego a las residencias "aristi" menos embriagado que otras noches, como si presintiera la necesidad de estar consciente para conocer en el noticiero nacional a otros de sus ídolos, Campo Elías Delgado Morales, el asesino de la pizzería "Pozetto". Cada vez que el presentador de noticias daba paso a un informe sobre la terrible masacre de 28 personas, en lugar de impresionarse como el resto del país, Garavito se emocionaba más y más con lo ocurrido, se paro sobre su cama su adrenalina se desbordaba y de sus entrañas saco un profundo anhelo. "así es que quiero morir", dijo mientras brincaba

Me concentre mucho en Campo Elías, el psicópata que mato en el restaurante Pozetto en Bogota, me encanto esa acción de él, porque llamo la atención de todo el mundo y de los medios de comunicación. Siempre anhelé ser importante, estar en televisión, estar en la prensa y que todo el mundo hablara de mí.

Al día siguiente compre los periódicos que registraban con detalle las muertes de aquel excombatiente de Vietnam, amante de la obra Dr. Gekyll y Mr. Hide de la cual decía: "esta hermosa historia de un doctor que era bueno y cuando descubrió un brebaje, se lo tomo y se volvió malo. Entonces podía hacer cosas que no se atrevía a realizar cuando era bueno.

Viajo a la ciudad de Pereira y la convirtió en su casa. Esta seria su lugar predilecto; allí violo y mato a la mayoría de los niños que envilecerían su prontuario y logró ser querido por sus amigos, manteniendo cierto estatus social. Una doble vida. Creo la relación más duradera de todas las que tuvo. Viviendo en unión libre con Graciela Zabaleta, al lado de Rodolfo, Hijo de esta mujer.

En su confesión "la Bestia" recuerda como y donde realizo 80 violaciones; de las otras dice haberlas anotado en una agenda que dejo abandonada en casa de su hermana muy pocas personas podían asegurar que a "la Bestia" le gustaban los niños, solo algunos amigos lo intuían. Tal vez los únicos conocedores de esta debilidad eran sus amigos Jairo Toro y Ancizar Valencia, con quien se hospedó alguna vez en las residencias "Aleida"; "…. El tomaba mucho licor y se hacia acompañar en el cuarto por muchachos de 12 y 14 años de apariencia muy humilde, eso era en las horas de la noche…." Dijo años después al ser interrogado.

Del pequeño no quedo nada, por lo menos 6 días estuvo su cuerpo a merced de los anunciantes del mal agüero. En su informe Pana: "se encontraron restos óseos de un menor de sexo masculino, tiene perdida parcial de dientes delanteros, escaso cabello color castaño, restos de tejido blando intacto en ambos pies y se encuentra que los genitales externos están ausentes".

Ahí estaba la primera huella dejada por Luis Alfredo Garavito Cubillos, el naciente acecino en serie. Con un cuchillo "la Bestia" le cercenó el pene y el recto al menor el pequeño Juan Carlos rondaba el parque, con la mala suerte de caminar justo por la acera que estaba al frente de la caseta donde Luis Alfredo Bebía y comenzaba a sentir aquellos impulsos que lo comenzaban a convertir en "la Bestia". Al verlo Luis Alfredo lo eligió como la victima numero uno. Pago la cuenta y comenzó a perseguirlo a la distancia. El niño se detuvo y Garavito aprovecho para prepararse. En la miscelánea "Los Compadres" compró un cuchillo de carnicería dos metros de cabuya sintética y una botella de "aperitivo de la corte", el trago más barato de la región. Justo cuando Juan Carlos había decidido regresar a casa para invitar a doña Eugenia al espectáculo de luces, lo contacto Garavito y él se contuvo. Pudo salvar su vida, pero lamentablemente su destino era otro. Su habilidad no radicaba en convencer a los niños, esa era la parte fácil, pues en la gran mayoría los pequeños pobres les hace falta el dinero y al ofrecerle 500 o 1000 pesos, se les nubla la mente y no ven ningún peligro. Las advertencias de las madres se olvidaban y accedían a las propuestas de Garavito, más aun cuando eran niños trabajadores que la sociedad ha expuesto de manera indolente. La macabra astucia de "la Bestia" radica en escoger el sitio a donde lo llevaría, la cual hacia con meticuloso tacto durante la tarde. Debía ser un sitio boscoso no muy apartado y desde la cual nadie lograría oír un grito.

Siguiendo milimétricamente su estrategia Garavito llevo a Juan Carlos hasta un potrero cercano, lejos de las algarabías de las fiestas y lo suficientemente cerca como para que el niño no sospechara lo que sucedía. Caminaron a paso de travesía los rieles del ferrocarril hacia un lugar despoblado. A dos metros del paso del tren, ya era boscoso, estaba haciendo una luna, se veía el reflejo en las aguas "me transporte a mi infancia, sentí mucho odio, más los niños que yo llevaba nunca los mataba, y es allí donde cojo a este menor, empiezo a tasajearlo con una cuchilla y se apodera de mí algo extraño que me decía "mate, que con matar ya venga muchas cosas". Fue así como yo procedí a matarlo, así fue mi primera muerte

Su victima numero dos, cayo en Tulúa seis días después de matar al primer en Jamundí. Garavito iba hacia Trujillo, Valle, a encontrarse con su hermana Esther, la única con la que mantenía alguna relación, pero decidió parar en el camino y se detuvo en Tulúa.

Ese día no vendió ambientadores, se dedico a beber desde las 10 de la mañana. Ya en la tarde, perdido en el alcohol, acabo con la vida del pequeño Jhon Alexander Peñaranda de solo 12 años de edad.

Yo estaba bien, tomando, solo con el deseo de escuchar música, no tenia planificado buscar un menor, de pronto de un momento a otro veo pasar a un niño y me pone mal, se me apodera esa fuerza y lo que tengo que hacer. Al no lograr hacer eso, ejecutar el echo con un menor entonces yo reprimo, toma mas licor y empiezo a quebrar envases. Siento odio hacia los demás, busco problemas, explotaba y quería a coger la gente y despescuezarla, me daba una ira, perdía el control.

Los niños de Bogota aparecían con el dedo del dedo pulgar del pie amputado, eso lo hice yo. Sentía placer al hacerle esto a los niños aparecían con los intestinos afuera… yo quedaba tranquilo. Claro que pensaba, ese placer fue a costa del dolor todos estos angelitos, como les digo yo. Yo lo titularía "El Silencio de los Inocentes" estando matando niños me vi esa película como cinco veces.

Fue a partir de este mismo año de 1993 cuando le incluyó otro sello a cada uno de sus asesinatos, habría el abdomen de los niños, produciéndoles un doloroso y extenso corte, destrozándoles el aparato digestivo.

Todos los pequeños tenían entre once y nueve años de edad y habían desaparecido al salir de la escuela distrital de la Victoria cuando atravesaban, vestidos de Jean Azul y saco azul, aquel terreno baldío, boscoso y maldito.

Al día siguiente las brigadas de vecinos resueltos a encontrar los cuerpos, o enfrentarse a los asesinos, dieron con otro cuerpo y el periódico titulo: "otro niño: brutal ceremonia de violación y muerte".

El corte de los pulgares propinado a estos ocho niños no lo volvió a realizar por temor a ser encontrado por un sabueso funcional.

Desde aquella ventana donde se divisan los inmensos barrios color ladrillo del sur oriente de Bogota, Garavito planeo cada crimen, antes de asesinar a Henry Giovanni García. Dio muerte de la misma forma a Marco Aurelio Castaño, Juan David Cárdenas, Jaime Orlando Popayán y tres niños más sin identificar.

Como si se estuviera despidiendo de ella, en la cumbre, sobre el Barrio Meissen, Donde no hay agua ni vías pavimentadas solo gente muy humilde que intenta sobrevivir en el cordón de miseria más gigante del país, sintió antojos de un niño más, y antes de escapar hacia el norte del valle dio fin a la vida de otro pequeño.

Es día, en Tulúa mato a un niño; viajo luego a Pereira e hizo exactamente lo mismo, asesino otro, y además dio muerte a dos pequeños en Quinbaya. Regreso a Tulúa y repitió, al esperar a otro menor a la salida de la escuela lo hizo de manera idéntica e Anserma Nuevo.

Retorno a Tulúa y mato otra vez. Repitió en la misma ciudad y después termino su sangriento año, 1993, en el municipio de Zarzal con la muerte del pequeño Mauricio Monedero Mejía, de 13 años de edad.

Todas estas poblaciones, están a una hora de distancia entre ellas, lo cual le permitía cambiar rápidamente de escenario y evadir cualquier persecución. Su maleta negra de tela se tornaba cada vez más pesada y exclusiva. No dejaba que nadie la abriera; en ella guardaba un buen número de periódicos donde aparecían las impresionantes páginas que registraban sus crímenes.

Como la mayoría de los asesinos en seria fue guardando, de manera meticulosa e increíble, las pruebas para ser condenado más adelante.

Luis Alfredo comenzó a guardar los recibos de los pasaje es bus, de los hospedajes y un diario detallado de sus viajes. En su primer periplo mortal por varios municipios del valle aumento su afición por el "aperitivo de la Corte" su trago favorito, el mismo que estaba bebiendo cuando la mala suerte callo sobre la mala suerte de uno de los últimos menores asesinados en 1993; "el niño de la terminal".

Tomando observe a un menor que deambulaba por la calle con morral, de unos 12 años. Según lo que el dijo, venia de Bogota y se había quedad dormido en el bus. Se había pasado de donde tenía que bajarse. Estaba perdido hablo con él y lo convenció, el guarda el morral en el CAI de la policía que hay ubicado en la plazoleta de la galería de Tulúa. Y salimos hacia un estanquillo, compro varias botellas del aperitivo de la Corte y los subo por toda la carrilera buscando la salida que conduce a Buga por toda la central. Por ese sector frente a un criadero de peces, hay una tienda donde venden licor. Allí pidió aguardiente, el niño toma de ese licor y posteriormente lo conduzco sobre la carretera, me voy hasta el sector un poco más allá de la bodega del Idema. Paso la quebrada y me dirijo por una zanja que lleva agua, me interno y allí procedo a amarrarlo, lo despojo de la ropa. De pronto estando allí, siento un mal olor.

Busco a ver que era, sin que el niño se diera cuenta, y si, allí observo un cráneo, unos resto de otros menores que días antes había llevado, estaba esa calavera, y yo en estado de "enlagunamiento". Después de tener al menor amarrado me pide que lo suelte. Lo suelto, el niño también toma con migo y lo acaricio. No se en que momento, el se armo con el cuchillo y se me abalanzó. Yo se lo fui a quitar y resulté tasajeándome el dedo pulgar de mi mano izquierda. Perdí la movilidad porque me cogió unos tendones y allí fue donde decidí matarlo.

En la singular plaza de bolívar de Tulúa, única en Colombia con similitud a un tablero de ajedrez, el inquieto Jaime Andrés González caminaba dando largos pasos intentando dar largos pasos tratando de pisar solo un cuadro a la vez. Eran las 7 de la noche del 4 de febrero de 1994, hora en la que iniciaba la venta de tintos por la ciudad. Iba armado de vasos plásticos y un termo lleno de humante café preparado por doña Maria Emma, su madre. Jaime estudiaba en la jornada de la tarde del colegio Policarpa Salavarrieta y a sus 13 años de edad se sentía todo un hombre.

Después de hacer las tareas, comía y salía a trabajar. Con el dinero obtenido de sus exiguas ventas la ayudaba a su mamá a sufragar los gastos de la casa ocupada por ellos en el barrio la Independencia. Jaime Andrés era mejor conocido como "el niño de los tintos"; fue muy popular y querido entre los conductores de taxis, los noctámbulos de los parques y de las asiduos clientes de los bares de centro de la ciudad, sitios no aptos para un menor de edad. Pero sí hay algo cotidiano en Colombia es ver niños trabajando en la calle y en especial en la noche, expuestos a peligrosos como Luis Alfredo Garavito alias "la Bestia".

Ese día Luis Alfredo discutió en el bar los "Vallunos" con un cliente del bar mientras Jaime Andrés contemplo el final de la escena desde la otra acera. Vio a Garavito quejarse a grito entero cuando fue expulsado del lugar, y se le hizo conocido; segundos más tarde lo identifico! claro!, es el doctor de los ambientadores que fue a al escuela el año pasado, ya sabia que en alguna parte lo había visto. Como un signo cruel de fatalidad, Garavito alzo la mirada y vio al pequeño Jaime Andrés desplazarse de manera inocente con su termo de tintos hasta la esquina venden empanadas. Garavito pago la cuenta y abandono el bar: voy al hotel a las 9 de la noche empiezo a sentir esa fuerza extraña que me domina , saco el cuchillo, consigo unas cabuyas, llevo licor y me dispongo a andar por las diferentes calles aledañas a la galería. Había un niño cerca el estudiaba en la escuela donde había ido a vender ambientadores el año pasado, el estaba vendiendo tintos, le hablo, lo convenzo para que me acompañe, deja su termo y se va conmigo. Lo introduzco al cañadulzal, lo amarro, lo acaricio y después lo mato.

El niño grita, lo acaricio, el niño sigue gritando y posterior mente lo mato, me acuerdo tanto d este niño por una situación, en ese sitio hay una cruz, regreso para el pueblo y de un momento a otro siento una vos que me dice: eres un miserable, no vales nada. Regresé y mire lo que había echo. En ese momento me arrodillé, me arrepentí, y enterré el cuchillo.

Al llegar al hotel como un loco leyó la Biblia en voz alta y sin parar hasta el amanecer:

Mi vida esta entre leones; estoy echado entre hijos de hombres que vomitan llamas; sus dientes son lanzas y saetas, y su lengua espada aguda. Exaltado sea sobre los cielos, oh Dios; sobre toda la tierra se haga tu gloria, red han amarrado a mis pasos; se ha abatido mi alma; hoyo han clavado delante de mi; en medio de él han caído ellos mismos. Pronto esta mi corazón, oh Dios, mi corazón esta dispuesto. (del salmo 57)

Tras de esto Garavito suspendió la bebida y se dedico a trabajar, peor tiempo después reanudo su ruta asesina. Garavito era de extremos. Así como abrazaba la Biblia, hacia lo mismo con brujos y hechiceras. Comenzó a visitar centros espiritistas, practico la "ouija" pero se sintió defraudado, pues el ladrón juzga por su condición y rápidamente descubrió que muchos de los que había visitado eran tan embaucadores como él.

Practique ritos satánicos con los menores que asesiné, lo hice a mi manera, pero no quiero explicar como lo hice; yo hice pacto con el diablo.

En 1997 el pequeño Jimmy de escasos 8 años de edad, se tropezó con Luis Alfredo Garavito y desapareció. El 12 de enero estaba hospedado en el hotel de la Zaragoza de la Av. Jiménez con quinta en Bogotá. Me dispongo a viajar y me voy con la sotana (hace referencia a la época en la que se disfrazaba de monje franciscano) de un momento a otro observo a un menor en el sector del terminal, y le hablo me vende un laminita, digo, esto hizo que yo tomara ese impulso; pensé en llevarme a ese niño, pero como ya me habían visto con la sotana, dije: aquí no. Entonces arrimo a uno de los baños de la terminal, me quito la sotana la guardo en un abolsa, me dispongo a viajar a Viota. Era día de mercado, arrimo a un bar me pongo a tomar y compro el licor, dos botellas de aguardiente. Averigüe por una caballas y compré un cuchillo. Luego de esto se repite la rutina macabra de los asesinatos cometidos por Garavito en dos ocasiones más.

Ya en 1999 tras haber violado a 200 niños y haber asesinado otros 192 más Garavito es capturado en la ciudad de Villavicencio, Meta, cuando intentó violar a un niño en un potrero montañoso de la zona, él cual escapo junto con su hermana pequeña y reportaron lo sucedido a la pobladores los cuales se comunicaron con la policía, la cual inicio la búsqueda al mando del cavo Pedro Babatita, él cual reporto los hechos de la siguiente manera: "… ya eran como las nueve de la noche, y nosotros dele pa’riba y dele pa’bajo por la circunvalar. De pronto un taxista reportó: alguien esta saliendo del monte, alguien esta saliendo del monte. Aparte de los taxistas con los que íbamos Tinjaca (patrullero) y yo, otros nos ayudaban con la red de apoyo y sus radioteléfonos.

En cinco minutos llegamos al sitio que nos decía el taxista y el niño Jhon Iván apenas lo vio dijo: es ese, es ese! Ese era el que me iba a violar… el que me estaba cogiendo…

En el taxi iba también el papá y la mamá del niño, entonces les tuve que ordenar ¡de aquí no se baja nadie…! La niña venia con el patrullero Tinjaca, en el taxi que nos seguia. Entonces le dije por radioteléfono ¡Tinjaca, pregúntele a la niña si ese era el tipo que estaba persiguiendo al indigente y al niño con un cuchillo! De inmediato contesto: "si, si, si, ese fue" esto sucedió en cuestión de segundos. El taxi que nos había dado el dato clave, venia a delante, mientras Garavito caminaba por la orilla. Cuando apenas el hombre se sorprendió al ver tanto taxi, ya estaba cogido, yo me había bajado y estaba encima de él.

De manera muy calmada, pero con barraquera le pregunté: hacia donde va el señor? A los cual contesto. Vengo de Acacias y voy para allá, señalando cualquier lado.

Bueno mano y usted que hace caminando por acá si la llegada a Acacias es para el otro lado de la ciudad?

Mientras le hablaba y él contestaba, saque las esposas y de una se las puse. Desde el taxi los niños confirmaron que era él. Ya Tinjaca se acercaba al haberse bajado del carro. Era la palabra de los niños contra la de él, recuerdo que no deje que Garavito viera a los niños para protegerlos por si lo dejaban libre… Tinjaca me saludo y después le metió un puñetazo con el que casi lo acuesta. Yo me quede aterrado de la reacción de mi compañero, que es un patrullero muy sereno.

En ese momento preferí meterlo al taxi y empezó a salir gente de la nada… luego en la estación comencé a interrogarlo: ¿déjeme ver su cedula? – la perdí. Otro documento que lo identifique? – no tengo ninguno. ¿Nombre y apellidos? – Bonifacio Morera Lizcano…"

Tras varios intentos de engañar a los policías, los datos de Garavito fueron enviados al CTI, la Dijin y el DAS, organismos que lo identificaron, luego de intentos fallidos para que confesara por parte de la fiscal que llevaba la indagatoria, un investigador del CTI de Armenia lo convence de confesar sus crímenes como quedó redactado de la siguiente manera: Fiscal: se deja constancia que el procesado Luis Alfredo Garavito Cubillos, solicita el uso de la palabra y manifiesta:

¡PIDO PERDÓN POR TODO! No quiero que ustedes me vean como un monstruo. Necesito asistencia para dejar de tomar y para no beber más. El licor es lo que me ha perjudicado.

Fiscal: ¿Por qué pide usted perdón?

Garavito: Pido perdón a Dios, a mucha gente, a la sociedad y a la justicia. Pido perdón por que yo sin querer, algo me empujaba dentro de mi ser a cometer estos delitos, esto me ocurría cada vez que yo tomaba, es algo que no sé explicar, se transformaba todo mi ser, había algo dentro de mi que me obligaba a hacer esto, cuando yo estaba en sano juicio que no tomaba, la vida la veía diferente, todo diferente y ahora que conocí a Chela y al niño siempre les oculte muchas cosas, ellos me decían por qué toma tanto si nosotros lo queremos; más sin embargo, yo nunca podía aceptarme como yo era, yo me veía como un ser inmundo, algo vil que la vida formó, es más, ahora que estoy en los caminos de Dios, ahora durante la estadía en la cárcel…

Desde ese momento Luis Alfredo Garavito, alias la "Bestia", inicio la confesión de todos y cada uno de sus crímenes.

Cabe describir para este trabajo la estructura familiar de Luis Alfredo Garavito, siendo él el mayor de siete hermanos, y como él lo reporta sigue Esther Julia que tiene cuarenta años de edad, casada. Ella tiene, como ocho hijos, es cristiana evangélica y asiste a la iglesia Pentecostal de Trujillo Valle, trabaja lavando ropa, ganándose cualquier peso mal pagado en las casas de familia del pueblo, coge café también. Mi relaciones con Esther, magnificas; nos hemos respetado, a pesar de que yo, como cuando era amigo de Luz Mary tuve un problema de licor, y decidí no volver a hablar con Esther. Pero a los días nos hablamos y el error fue mío, ella es muy noble, una mujer muy trabajadora y muy sufrida, ha pasado muchas necesidades al lado de sus hijos.

Sigue Rafael, no se que edad tiene ese tipo, yo a ese tipo lo odio, lo odio por que él me hizo la vida imposible, sin duda pensando tal vez que yo me iba a apoderar de los bienes de mi papá. Como mi hermana Esther, él tubo que trabajar en un bar; situaciones de hace muchos años. Mi papá siempre le infundo a Rafael que mi hermana era una puta y que había manchado el buen nombre de la familia. Una vez me contó mi hermana Esther, antes de mi papá morir, que ese señor, mi hermano Rafael, le había echado de la casa. Pensó que ella estaba esperando que mi papá muriera para que le tocara la herencia. A mi me dolió, mi hermana es muy humilde y no es como yo, que si me reboto. Mi hermana salio callada, mi hermano Rafael es fiel reflejo de mi papá… luego de Rafael sigue Lucia, debe tener treinta y seis años, ella toda la vida ha estado en la casa con mi mamá, ella vive, por noticias que he recibido, en Armenia. Mi hermana toda la vida se caracterizó por su sentido humanitario, noble, nunca la vi brava, siempre vivía en la casa privada de muchas cosas, soltera nuca tuvo hijos, ni novios le conocí.

Sigue Ricardo, tiene treinta y cuatro años de edad, más o menos. Él, hasta que me di cuenta estaba en Cali, no se en que estará trabajando, es soltero, no lo veo como desde el 95.

Sigue Gustavo, tiene veinticinco años, es soltero y trabaja con la policía en Bogotá. Él tenía diálogos conmigo, es uno de los menores, era muy seco conmigo, a veces teníamos roces.

Sigue Rosalía, que es la ultima; tiene veintitrés años, ha vivido en unión libre no se quien será el esposo, tiene una niña, la niña se la cuida mi mamá. Mi relación con ella es bien, ella dejo un tiempo de hablarme por que mi hermano Rafael la había influenciado, ella me veía y no me hablaba, pero cuando iba a Trujillo le colabore con dinero por que Rafael la había echado de la casa. Ella rodó y estaba embarazada. Mi hermana Esther le había dado posada, eso fue como en octubre del 97. Yo llevaba un dinero, le regale plata, hasta estuvimos rajando de Rafael.

Categorización

Categoría.

Sub-categoría.

Teoría.

Argumento.

Familia  (A)

 

La falta de figuras paterna y materna adecuadas, los trastornos en el desarrollo psicosexual y los trastornos en el yo y súper yo, son los componentes esenciales de la estructura del carácter del delincuente, todos esos factores o trastornos están muy relacionados con el desarrollo temprano y generalmente aparecen antes de que el niño llegue a la pubescencia.

 

 

Afirma que su padre era en extremo machista, violento, mujeriego y bebedor.

 

Ella sufrió peor que yo…... tenia como siete o seis años cuando él me amarró mientras le pegaba a mi mamá.

 

*  Desde niño ha considerado a sus padres, a los vecinos, a sus hermanos y a los

compañeros de escuela y a cuantas personas lo han rodeado, los culpables de ser él el peor asesino en serie nacido en América del Sur ya que afirma que mi padre era en extremo machista, violento, mujeriego y bebedor

 

*  Cuando llegué a tener uso de razón yo veía cómo mi padre, en innumerables ocasiones, golpeaba a mi madre y la arrastraba; todavía tengo yo esos gritos que ella desesperadamente lanzaba. Yo vi cuando él la cortó; esa imagen quedó grabada dentro de mi cerebro de por vida, no la he podido olvidar

 

* Tenia como siete o seis años cuando él me amarró mientras le pegaba a mi mamá

 

* Garavito comenzó a acumular rencor hacia su padre, envidia de sus compañeros, necesidad de afecto y cuestionamiento de sus preferencias sexuales. “Mi papá no dormía con mi mamá, dormía conmigo, él me bañaba, no recuerdo que él me haya acariciado, tengo un recuerdo vago, era de noche, él como que me acarició me tocó las partes íntimas…… a ese señor nunca lo quise, lo veía como un verdugo”.  

 

* El homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá

 

Esther Julia que tiene cuarenta años de edad, casada. Ella tiene, como ocho hijos, es cristiana evangélica y asiste a la iglesia Pentecostal de Trujillo Valle, trabaja lavando ropa, ganándose cualquier peso mal pagado en las casas de familia del pueblo, coge café también. Mi relaciones con Esther, magnificas; nos hemos respetado, a pesar de que yo, como cuando era amigo de Luz Mary tuve un problema de licor, y decidí no volver a hablar con Esther. Pero a los días nos hablamos y el error fue mío, ella es muy noble, una mujer muy trabajadora y muy sufrida, ha pasado muchas necesidades al lado de sus hijos.

Sigue Rafael, no se que edad tiene ese tipo, yo  a ese tipo lo odio, lo odio por que él me hizo la vida imposible, sin duda pensando tal vez que yo me iba a apoderar de los bienes de mi papá. Como mi hermana Esther, él tubo que trabajar en un bar; situaciones de hace muchos años. Mi papá siempre le infundo a Rafael que mi hermana era una puta y que había manchado el buen nombre de la familia. Una vez me contó mi hermana Esther, antes de mi papá morir, que ese señor, mi hermano Rafael, le había echado de la casa. Pensó que ella estaba esperando que mi papá muriera para que le tocara la herencia. A mi me dolió, mi hermana es muy humilde y no es como yo, que si me reboto. Mi hermana salio callada, mi hermano Rafael es fiel reflejo de mi papá… luego de Rafael sigue Lucia, debe tener treinta y seis años, ella toda la vida ha estado en la casa con mi mamá, ella vive, por noticias que he recibido, en Armenia. Mi hermana toda la vida se caracterizó por su sentido humanitario, noble, nunca la vi brava, siempre vivía en la casa privada de muchas cosas, soltera nuca tuvo hijos, ni novios le conocí.

Sigue Ricardo, tiene treinta y cuatro años de edad, más o menos. Él, hasta que me di cuenta estaba en Cali, no se en que estará trabajando, es soltero, no lo veo como desde el 95.

Sigue Gustavo, tiene veinticinco años, es soltero y trabaja con la policía en Bogotá. Él tenía diálogos conmigo, es uno de los menores, era muy seco conmigo, a veces teníamos roces.

Sigue Rosalía, que es la ultima; tiene veintitrés años, ha vivido en unión libre no se quien será el esposo, tiene una niña, la niña se la cuida mi mamá. Mi relación con ella es bien, ella dejo un tiempo de hablarme por que mi hermano Rafael la  había influenciado, ella me veía y no me hablaba, pero cuando iba a Trujillo le colabore con dinero por que Rafael la había echado de la casa. Ella rodó y estaba embarazada. Mi hermana Esther le había dado posada, eso fue como en octubre del 97. Yo llevaba un dinero, le regale plata, hasta estuvimos rajando

 

 

Modos Operandí. (B)

 

 

Ese niño me lo llevé cerca de la estación del tren, por la carrilera de la ciudad, sobre el río Guadalajara.

 

“La bestia” fue descubriendo una placentera excitación producida por el forcejeo y los gritos.

 

Trabajando en los supermercados centrales fue donde apareció de un momento a otro algo extraño que me sucedía; era una fuerza terrible que me impulsaba a actuar

 

* Asistía y participaba de manera fervorosa en la iglesia, después visitaba alcohólicos anónimos y luego se armaba de valor con unas cuantas cervezas,

 

Sobre octubre o noviembre de 1980, me domina un impulso

 

* a mi me iba dando un deseo como lo que yo siempre he denominado una fuerza o un impulso de estar con ese menor de edad, acariciarlo, violarlo       

 

únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años

 

*Les mordía las tetillas, les tasajeaba los brazos y, por los lados de las nalgas los quemaba,….” 

 

*  Encontró lo que realmente le producía un profundo placer: forzar a los niños, estrujarlos y amarrarlos a la fuerza, para violarlos al amparo de un lugar boscoso. Descubrió que mientras mas violencia ejercía contra ellos mas intensos eran sus orgasmos; por eso comenzó a torturar a las victimas. 

 

*  Trato de buscar explicación de sus actos a través de la Biblia; fue así como por aquella época se torno en un religioso compulsivo. Buscaba redención, perdón y hasta castigo para sus pecados. En la madrugaba se despertaba desorientado y al recordar cada violación lloraba como un niño, pero luego reía con sarcasmo, evocando el gozo y los orgasmos disfrutados después de cada tortura.

 

*Los metí por un cafetal y los amarre, los despoje de sus ropas y yo también me despoje de mis ropas. Los viole. Recuerdo este hecho por que yo, entre las fotos que tenia donde mi hermana cargaba fotos de estos menores;

 

* Se encontraron restos óseos de un menor de sexo masculino, tiene perdida parcial de dientes delanteros, escaso cabello color castaño, restos de tejido blando intacto en ambos pies y se encuentra que los genitales externos están ausentes”.

 

Con un cuchillo “la Bestia” le cercenó el pene y el recto al menor el pequeño Juan Carlos

 

*compró un cuchillo de carnicería dos metros de cabuya sintética y una botella de “aperitivo de la corte”,

 

* La gran mayoría los pequeños pobres les hace falta el dinero y al ofrecerle 500 o 1000 pesos, se les nubla la mente y no ven ningún peligro.

 

* La macabra astucia de “la Bestia” radica en escoger el sitio a donde lo llevaría, la cual hacia con meticuloso tacto durante la tarde. Debía ser un sitio boscoso no muy apartado y desde la cual nadie lograría oír un grito.

 

Garavito llevo a Juan Carlos hasta un potrero cercano, lejos de las algarabías de las fiestas y lo suficientemente cerca como para que el niño no sospechara lo que sucedía.

 

habría el abdomen de los niños, produciéndoles un doloroso y extenso corte, destrozándoles el aparato digestivo.

 

Desde el sur oriente de Bogota, Garavito planeo cada crimen, antes de asesinar a Henry Giovanni García.

 

Allí pidió aguardiente, el niño toma de ese licor y posteriormente lo conduzco sobre la carretera, me voy hasta el sector un poco más allá de la bodega del Idema. Paso la quebrada y me dirijo por una zanja que lleva agua, me interno y allí procedo a amarrarlo, lo despojo de la ropa.

 

Saco el cuchillo, consigo unas cabuyas, llevo licor y me dispongo a andar por las diferentes calles aledañas a la galería. Había un niño cerca el estudiaba en la escuela le hablo, lo convenzo para que me acompañe, deja su termo y se va conmigo. Lo introduzco al cañadulzal, lo amarro, lo acaricio y después lo mato.

 

* Me dispongo a viajar y me voy con la sotana (hace referencia a la época en la que se disfrazaba de monje franciscano)

·                                             

 

 

Estructura del Yo. (C)

 

El Yo se desarrolla a fin de satisfacer de manera realista los deseos del Ello, sigue el principio de realidad y opera con procesos secundarios. 

 

El logro de una identidad total presume en la adolescencia una crisis de identidad, que se asienta en problemática más especifica del logro de una identidad sexual.

Su doble personalidad, o el otro yo mencionado en su confesión se empezó a manifestar, y se quedó para siempre.

Mecanismos de Defensa. (D)

Identificación (2)

Represión (3)

Racionalización (4)

Sublimación (5)

Disociación (6)

Transferencia (7)

Regresión (8)

 

D-9 Fantasía puede ser tan poderosa como un acontecimiento real en el moldeamiento de la personalidad, y en ese sentido no importa si un suceso ocurrirá o no.

 

D-8 Si se impide que la libido obtenga una satisfacción óptima durante una o más de las etapas debido a que ha sido frustrada en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en una etapa particular.

 

D-8 Esta Fijación crea necesidades excesivas características de una etapa anterior.

 

D-8 Los prototipos de formas de conducta sádica y masoquista, trastornos sexuales en los que una persona obtiene placer inflingiendo dolor  (sadismo) o recibiéndolo (masoquismo) son evidentes durante los años en que los niños comienzan a caminar. El vouyerismo, obtención de placer al ver órganos sexuales o actos sexuales, está presente en la curiosidad del niño preescolar.

 

D-8 La homosexualidad, atracción primaria por el mismo sexo, es evidente durante el periodo de latencia y el comienzo de la adolescencia cuando la asociación primaria del individuo es con compañeros del mismo sexo. Por tanto, Freud creía que las desviaciones sexuales pueden ser explicadas en términos de una detección del desarrollo.

Freud también considera la neurosis como un resultado de un desarrollo sexual inadecuado, en particular un conflicto edípico resuelto de forma insatisfactoria. Estas personas están esta ligadas a su pasado infeliz y responden en formas emocionales inmaduras. Estas formas irreales no son útiles para estas personas en el mundo cotidiano.

 

D-4 Cuando gran parte de la personalidad está sometida al Superyó primitivo se observa la tendencia en el individuo de no asumir la responsabilidad de sus actos.

 

 

D-8 Esto es característica esencial de la patología neurótica la cual es definida como el proceso psíquico del inconsciente del individuo producido por un acontecimiento, sea normal o traumático, vivido muy profundamente, de modo que le produce  un choque de tal fuerza que se fija en el mundo  inconsciente en el momento en  que sucede;  a partir de aquí el inconsciente no evoluciona, fijándose en ese hecho pasado. Hay una regresión al pasado.

D-4 Desde niño ha considerado a sus padres, a los vecinos, a sus hermanos y a los compañeros de escuela y a cuantas personas lo han rodeado, los culpables de ser él el peor asesino en serie nacido en América del Sur ya que afirma que su padre era en extremo machista, violento, mujeriego y bebedor.

 

D-6 Su doble personalidad, o el otro yo mencionado en su confesión se empezó a manifestar, y se quedó para siempre.

 

D-3 no recuerdo que él me haya acariciado, tengo un recuerdo vago.

 

 

D-5 Fui a pagar una promesa a Buga

 

D-9 Garavito comenzó a acumular rencor hacia su padre, envidia de sus compañeros, necesidad de afecto y cuestionamiento de sus preferencias sexuales. “Mi papá no dormía con mi mamá, dormía conmigo, él me bañaba, no recuerdo que él me haya acariciado, tengo un recuerdo vago, era de noche, él como que me acarició me tocó las partes íntimas…… a ese señor nunca lo quise, lo veía como un verdugo”.  

 

D-8 El homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá

 

D-7 Lo único que quise en ese momento es haberme matado, después veo dos pajaritos y los apedreo. Cogí los pajaritos los abrí y los despedacé. Eso fue después de la violación mía, a mi me dio mucho pesar, no se como lo hice

 

D-4- “…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule………”

D-5 Asistía y participaba de manera fervorosa en la iglesia, después visitaba alcohólicos anónimos y luego se armaba de valor con unas cuantas cervezas,

 

D-5 “…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule………”

 

D-5 Esta doble vida la llevo más de un año y aunque sentía un inmenso placer con estos niños, era consciente de ser vista socialmente su inclinación como una enfermedad. Ser asocial le preocupaba profundamente, al punto de darse innumerables y violentos golpes de pecho diariamente en su momento de oración.

 

D-5 Desesperado, admitió visitar por primera vez el Psiquiatra,

 

D-3 fue lo único expresado ante el medico y prefirió no explicarle su impotencia con las mujeres y su gusto por los menores.

 

D-6 Trabajando en los supermercados centrales fue donde apareció de un momento a otro algo extraño que me sucedía; era una fuerza terrible que me impulsaba a actuar

 

D-6 a mi me iba dando un deseo como lo que yo siempre he denominado una fuerza o un impulso de estar con ese menor de edad, acariciarlo, violarlo       

 

D-8  únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años

 

D-3  Trato de buscar explicación de sus actos a través de la Biblia; fue así como por aquella época se torno en un religioso compulsivo. Buscaba redención, perdón y hasta castigo para sus pecados. En la madrugaba se despertaba desorientado y al recordar cada violación lloraba como un niño, pero luego reía con sarcasmo, evocando el gozo y los orgasmos disfrutados después de cada tortura.

 

D-2 Luis Alfredo se convirtió en un fanático de Adolf Hitler, al leer su biografía en un libro rojo

 

D-2 Me concentre mucho en Campo Elías, el psicópata que mato en el restaurante Pozetto en Bogota, me encanto esa acción de él, porque llamo la atención de todo el mundo y de los medios de comunicación. Siempre anhelé ser importante, estar en televisión, estar en la prensa y que todo el mundo hablara de mí.

 

D-8 “me transporte a mi infancia, sentí mucho odio

 

D-8 más los niños que yo llevaba nunca los mataba, y es allí donde cojo a este menor,  empiezo a tasajearlo con una cuchilla y se apodera de mí algo extraño que me decía “mate, que con matar ya venga muchas cosas

 

D-6  De pronto de un momento a otro veo pasar a un niño y me pone mal, se me apodera esa fuerza y lo que tengo que hacer.

 

D-2 Claro que pensaba, ese placer fue a costa del dolor todos estos angelitos, como les digo yo. Yo lo titularía “El Silencio de los Inocentes”  estando matando niños me vi esa película como cinco veces.

 

D-6 voy al hotel a las 9 de la noche empiezo a sentir esa fuerza extraña que me domina.

 

D-5 Garavito era de extremos. Así como abrazaba la Biblia, hacia lo mismo con brujos y hechiceras. Comenzó a visitar centros espiritistas, practico la “ouija” pero se sintió defraudado, pues el ladrón juzga por su condición y rápidamente descubrió que muchos de los que había visitado eran tan embaucadores como él.

 

 

 

 

Momentos donde se Revivencian Traumas.

(E)

 

Si se impide que la libido obtenga una satisfacción óptima durante una o más de las etapas debido a que ha sido frustrada en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en una etapa particular.

únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años

 

“me transporte a mi infancia, sentí mucho odio

 

“El homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá

 

más los niños que yo llevaba nunca los mataba, y es allí donde cojo a este menor,  empiezo a tasajearlo con una cuchilla y se apodera de mí algo extraño que me decía “mate, que con matar ya venga muchas cos

 

Rasgos Patológicos.

(F)

 

Los prototipos de formas de conducta sádica y masoquista, trastornos sexuales en los que una persona obtiene placer inflingiendo dolor  (sadismo) o recibiéndolo (masoquismo) son evidentes durante los años en que los niños comienzan a caminar. El vouyerismo, obtención de placer al ver órganos sexuales o actos sexuales, está presente en la curiosidad del niño preescolar.

 

La falta de figuras paterna y materna adecuadas, los trastornos en el desarrollo psicosexual y los trastornos en el yo y súper yo, son los componentes esenciales de la estructura del carácter del delincuente, todos esos factores o trastornos están muy relacionados con el desarrollo temprano y generalmente aparecen antes de que el niño llegue a la pubescencia

 

La normalidad se establece sobre las pautas de adaptación al medio, y que no significa sometimiento al mismo, sino más bien la capacidad de utilizar los dispositivos existentes para el logro de las satisfacciones básicas del individuo en una interacción permanente que busca modificar lo displacentero o lo inútil a través del logro de sustituciones para el individuo y la comunidad.

 

Las luchas y rebeldías externas del adolescente no son más que reflejos de los conflictos de dependencia infantil que íntimamente aun persiste. Los procesos de duelo obligan a actuaciones que tienen características defensivas, de carácter psicopático, fóbico, o contra fóbico, maníaco o esquizoparanoide según el individuo y sus circunstancias.

 

Este sentimiento de culpabilidad producido por dicho complejo, sobrellevan a cometer el delito por que conlleva un castigo y es este castigo lo que el individuo busca al cometer el delito, castigo que tendrá la propiedad de aliviarle su sentimiento de culpabilidad

 

Al estudiar el proceso de esta neurosis de transferencia descubre el proceso de formación  de

la fuerza sexual, al que denomina  desarrollo de la libido y de las organizaciones sexuales, en un primer momento establece la diferencia entre las funciones sexuales  y las de procreación,  en esta diferencia se inserta el concepto de perversión sexual, cuya principal característica es la exclusividad o incompatibilidad con el acto sexual como función destinada a la procreación.

 

En la prevención no se ha llegado a este fin porque ha habido  una fijación en algún estadio de este desarrollo.

 

Su doble personalidad, o el otro yo mencionado en su confesión se empezó a manifestar, y se quedó para siempre.

 

El homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá

 

Quise en ese momento es haberme matado

 

Trabajando en los supermercados centrales fue donde apareció de un momento a otro algo extraño que me sucedía; era una fuerza terrible que me impulsaba a actuar

 

Sobre octubre o noviembre de 1980, me domina un impulso

 

* a mi me iba dando un deseo como lo que yo siempre he denominado una fuerza o un impulso de estar con ese menor de edad, acariciarlo, violarlo       

 

únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

 

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años

 

*  Trato de buscar explicación de sus actos a través de la Biblia; fue así como por aquella época se torno en un religioso compulsivo. Buscaba redención, perdón y hasta castigo para sus pecados. En la madrugaba se despertaba desorientado y al recordar cada violación lloraba como un niño, pero luego reía con sarcasmo, evocando el gozo y los orgasmos disfrutados después de cada tortura.

 

Actos Violentos (G)

 

La violencia constituye un fenómeno que escapa a una definición sencilla; se la ha considerado como cualquier acto realizado con la intención de infringir daño físico o herir a otra persona, bien como conductas amenazantes o intentos de producir daño físico o bien actos sexuales, verbales o físicos experimentados como amenazas, invasión o asalto con intención de herir o degradar.

 

La violencia es el producto de la agresividad que vivencia el sujeto en su interior  la cual es considerada  un instinto básico con poderosas raíces en el inconsciente individual y colectivo, siendo un componente innato que empuja al individuo a comportarse con un cierto grado de violencia no sólo contra sus semejantes, sino incluso contra sí mismo.

 

Esta Fijación crea necesidades excesivas características de una etapa anterior.

 

Los prototipos de formas de conducta sádica y masoquista, trastornos sexuales en los que una persona obtiene placer inflingiendo dolor  (sadismo) o recibiéndolo (masoquismo) son evidentes durante los años en que los niños comienzan a caminar. El vouyerismo, obtención de placer al ver órganos sexuales o actos sexuales, está presente en la curiosidad del niño preescolar.

 

Freud uso la sexualidad como un modelo para un estilo de vida de la persona; el carácter se forma al responder a la sexualidad propia; el individuo normal o maduro es el que se comporta de manera convencional, habiendo alcanzado el nivel genital de sexualidad y todas sus implicaciones

 

Pudiendo todo esto llevar al sujeto a adoptar roles o actividades externas como lo es la delincuencia,

 

Este sentimiento de culpabilidad producido por dicho complejo, sobrellevan a cometer el delito por que conlleva un castigo y es este castigo lo que el individuo busca al cometer el delito, castigo que tendrá la propiedad de aliviarle su sentimiento de culpabilidad

 

Esto es característica esencial de la patología neurótica la cual es definida como el proceso psíquico del inconsciente del individuo producido por un acontecimiento, sea normal o traumático, vivido muy profundamente, de modo que le produce  un choque de tal fuerza que se fija en el mundo  inconsciente en el momento en  que sucede;  a partir de aquí el inconsciente no evoluciona, fijándose en ese hecho pasado. Hay una regresión al pasado.

 

En la fijación espontánea el acontecimiento se engloba en el transcurso de la vida  del individuo;  mientras que la fijación traumática que aportan a la vida  psíquica en poquísimos instantes un enorme incremento de energía y hacen  imposibles su supresión o asimilación por los conductos normales, provocando, asimismo, perturbación duraderas del aprovechamiento de la energía.

 

Al estudiar el proceso de esta neurosis de transferencia descubre el proceso de formación  de la fuerza sexual, al que denomina  desarrollo de la libido y de las organizaciones sexuales, en un primer momento establece la diferencia entre las funciones sexuales  y las de procreación,  en esta diferencia se inserta el concepto de perversión sexual, cuya principal característica es la exclusividad o incompatibilidad con el acto sexual como función destinada a la procreación.

 

Quise en ese momento es haberme matado

 

Después veo dos pajaritos y los apedreo. Cogí los pajaritos los abrí y los despedacé. Eso fue después de la violación mía, a mi me dio mucho pesar, no se como lo hice

 

“La bestia” fue descubriendo una placentera excitación producida por el forcejeo y los gritos.

 

 

* yo empecé a sentir una atracción hacia las personas de mi mismo sexo

 

Esta doble vida la llevo más de un año y aunque sentía un inmenso placer con estos niños, era consciente de ser vista socialmente su inclinación como una enfermedad. Ser asocial le preocupaba profundamente, al punto de darse innumerables y violentos golpes de pecho diariamente en su momento de oración.

 

* a mi me iba dando un deseo como lo que yo siempre he denominado una fuerza o un impulso de estar con ese menor de edad, acariciarlo, violarlo       

 

únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años

 

*Les mordía las tetillas, les tasajeaba los brazos y, por los lados de las nalgas los quemaba,….” 

 

*  Encontró lo que realmente le producía un profundo placer: forzar a los niños, estrujarlos y amarrarlos a la fuerza, para violarlos al amparo de un lugar boscoso. Descubrió que mientras mas violencia ejercía contra ellos mas intensos eran sus orgasmos; por eso comenzó a torturar a las victimas. 

 

 

* Claro que pensaba, ese placer fue a costa del dolor todos estos angelitos, como les digo yo. Yo lo titularía “El Silencio de los Inocentes”  estando matando niños me vi esa película como cinco veces.

 

Neurosis (H)

 

Si se impide que la libido obtenga una satisfacción óptima durante una o más de las etapas debido a que ha sido frustrada en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en una etapa particular.

 

La homosexualidad, atracción primaria por el mismo sexo, es evidente durante el periodo de latencia y el comienzo de la adolescencia cuando la asociación primaria del individuo es con compañeros del mismo sexo. Por tanto, Freud creía que las desviaciones sexuales pueden ser explicadas en términos de una detección del desarrollo.

Freud también considera la neurosis como un resultado de un desarrollo sexual inadecuado, en particular un conflicto edípico resuelto de forma insatisfactoria. Estas personas están esta ligadas a su pasado infeliz y responden en formas emocionales inmaduras. Estas formas irreales no son útiles para estas personas en el mundo cotidiano.

 

Este sentimiento de culpabilidad producido por dicho complejo, sobrellevan a cometer el delito por que conlleva un castigo y es este castigo lo que el individuo busca al cometer el delito, castigo que tendrá la propiedad de aliviarle su sentimiento de culpabilidad

 

Esto es característica esencial de la patología neurótica la cual es definida como el proceso psíquico del inconsciente del individuo producido por un acontecimiento, sea normal o traumático, vivido muy profundamente, de modo que le produce  un choque de tal fuerza que se fija en el mundo  inconsciente en el momento en  que sucede;  a partir de aquí el inconsciente no evoluciona, fijándose en ese hecho pasado. Hay una regresión al pasado.

 

En la fijación espontánea el acontecimiento se engloba en el transcurso de la vida  del individuo;  mientras que la fijación traumática que aportan a la vida  psíquica en poquísimos instantes un enorme incremento de energía y hacen  imposibles su supresión o asimilación por los conductos normales, provocando, asimismo, perturbación duraderas del aprovechamiento de la energía.

 

Los síntomas neuróticos se forman como sustancias de algo que no ha conseguido manifestarse al exterior,  de modo  que procesos psíquicos que hubieran debido desarrollarse normalmente hasta llegar a la conciencia han visto interrumpido o perturbado su curso por algo y han sido abrigados a permanecer en el inconsciente dando así origen al síntoma neurótico.

 

Al estudiar el proceso de esta neurosis de transferencia descubre el proceso de formación  de la fuerza sexual, al que denomina  desarrollo de la libido y de las organizaciones sexuales, en un primer momento establece la diferencia entre las funciones sexuales  y las de procreación,  en esta diferencia se inserta el concepto de perversión sexual, cuya principal característica es la exclusividad o incompatibilidad con el acto sexual como función destinada a la procreación.

Cuando llegué a tener uso de razón yo veía cómo mi padre, Golpeaba a mi madre y la arrastraba; todavía tengo yo esos gritos que ella desesperadamente lanzaba. Yo vi cuando él la cortó; esa imagen quedó grabada dentro de mi cerebro de por vida, no la he podido olvidar.

 

El homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá

 

Yo empecé a sentir una atracción hacia las personas de mi mismo sexo

 

Yo sentía algo, como una atracción hacia los niños y hacia jóvenes, pero yo nunca traté de

 

*  “…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule………”

 

únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años

 

más los niños que yo llevaba nunca los mataba, y es allí donde cojo a este menor,  empiezo a tasajearlo con una cuchilla y se apodera de mí algo extraño que me decía “mate, que con matar ya venga muchas cosas

 

*  Su maleta negra de tela se tornaba cada vez más pesada y exclusiva. No dejaba que nadie la abriera; en ella guardaba un buen número de periódicos donde aparecían las impresionantes páginas que registraban sus crímenes.

 

¡PIDO PERDÓN POR TODO! No quiero que ustedes me vean como un monstruo. Necesito asistencia para dejar de tomar y para no beber más. El licor es lo que me ha perjudicado.

 

Súper Yo (I)

 

El Superyó está constituido por una conciencia e ideal del Yo, lucha por la perfección.

 

La falta de figuras paterna y materna adecuadas, los trastornos en el desarrollo psicosexual y los trastornos en el yo y súper yo, son los componentes esenciales de la estructura del carácter del delincuente, todos esos factores o trastornos están muy relacionados con el desarrollo temprano y generalmente aparecen antes de que el niño llegue a la pubescencia

 

El adolescente reafirma fenómenos, conceptos de su interior y del mundo adulto entre estos la moral, que a primera vista es el conjunto de las reglas de conducta que imperan en una sociedad, un medio, en un momento dado de la historia.

 

Cuando gran parte de la personalidad está sometida al Superyó primitivo se observa la tendencia en el individuo de no asumir la responsabilidad de sus actos.

 

Ya que es esta entidad la que se encarga de ser el representante de la moral en nosotros  ejerciendo una presión fuerte o débil dependiendo de las características de resolución del complejo Edipico

Fui a pagar una promesa a Buga

 

*  “…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule………”

 

* Asistía y participaba de manera fervorosa en la iglesia, después visitaba alcohólicos anónimos….

 

*  Desesperado, admitió visitar por primera vez el Psiquiatra,

 

*  Luis Alfredo llego por segunda vez el 25 de enero de 1984 a la clínica Psiquiátrica durante treinta y tres días     

 

 

Complejo Edipico             (J)

 

Los niños experimentan el complejo de Edipo, cuya resolución conduce al desarrollo del superyo y a la identificación sexual.

 

El deseo inconsciente de cada niño de poseer al padre del sexo opuesto y suprimir al padre del mismo sexo que ellos.  Freud sugirió que los niños tienen deseos incestuosos hacia los padres del sexo opuesto e impulsos asesinos hacia el padre del mismo sexo que ellos.

 

El niño pequeño se ha encariñado mucho con su madre, su cuidadora principal.  La quiere y desea amarla de la forma más completa posible.

 

No puede concebir el amor como cualitativo o como capaz de aumentar para llenar un vació. Al concebir el amor como una cantidad, el niño percibe  a su madre como un rival que le impide tener el amor completo que desea de su madre.  Esta percepción crea deseos e impulsos respecto a deshacerse del padre, una actividad que el niño es incapaz de llevar a cabo.

Su rivalidad culmina en la ansiedad de castración, lo cual significa que teme las represalias físicas de su padre, en particular que perderá su pene.

 

El complejo de Edipo es resuelto por un proceso doble. Primero, el hijo abandona sus intentos fracasados de poseer a su madre y comienza a identificarse con su padre en términos de género sexual. Al identificar con el padre de su mismo sexo, adopta sus códigos morales y mandatos. Esa introyección de las normas de buena conducta del padre, conduce al desarrollo de una conciencia social, la cual ayuda al niño a enfrentar sus impulsos prohibidos. 

 

La falta de figuras paterna y materna adecuadas, los trastornos en el desarrollo psicosexual y los trastornos en el yo y súper yo, son los componentes esenciales de la estructura del carácter del delincuente, todos esos factores o trastornos están muy relacionados con el desarrollo temprano y generalmente aparecen antes de que el niño llegue a la pubescencia

 

Cuando gran parte de la personalidad está sometida al Superyó primitivo se observa la tendencia en el individuo de no asumir la responsabilidad de sus actos.

 

Ya que es esta entidad la que se encarga de ser el representante de la moral en nosotros  ejerciendo una presión fuerte o débil dependiendo de las características de resolución del complejo Edipico

 

Mientras más violento ha sido el complejo de Edipo y más pronta su represión (bajo la acción de la actitud paternal y de las autoridades morales del contorno) mayor será la severidad del superyo y se manifestará, sea bajo la forma de una conciencia tiránica y formalista, sea bajo la forma de aquello que se ha denominado (pese a la impropiedad del término)  los sentimientos inconscientes de culpabilidad.

 

Este sentimiento de culpabilidad producido por dicho complejo, sobrellevan a cometer el delito por que conlleva un castigo y es este castigo lo que el individuo busca al cometer el delito, castigo que tendrá la propiedad de aliviarle su sentimiento de culpabilidad

Cuando llegué a tener uso de razón yo veía cómo mi padre, Golpeaba a mi madre y la arrastraba; todavía tengo yo esos gritos que ella desesperadamente lanzaba. Yo vi cuando él la cortó; esa imagen quedó grabada dentro de mi cerebro de por vida, no la he podido olvidar.

 

Garavito comenzó a acumular rencor hacia su padre, envidia de sus compañeros, necesidad de afecto y cuestionamiento de sus preferencias sexuales. “Mi papá no dormía con mi mamá, dormía conmigo, él me bañaba, no recuerdo que él me haya acariciado, tengo un recuerdo vago, era de noche, él como que me acarició me tocó las partes íntimas…… a ese señor nunca lo quise, lo veía como un verdugo”.  

 

Yo empecé a sentir una atracción hacia las personas de mi mismo sexo

 

“Yo sentía algo, como una atracción hacia los niños y hacia jóvenes, pero yo nunca traté de

 

A mi padre lo odiaba y muchas veces, en estado de embriaguez y patrocinado en esa época por ciertas personas, quise irlo a matar.

 

*  Desde niño ha considerado a sus padres, a los vecinos, a sus hermanos y a los

compañeros de escuela y a cuantas personas lo han rodeado, los culpables de ser él el peor asesino en serie nacido en América del Sur ya que afirma que mi padre era en extremo machista, violento, mujeriego y bebedor

 

* el homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá

 

A mi padre lo odiaba y muchas veces, en estado de embriaguez y patrocinado en esa época por ciertas personas, quise irlo a matar.

 

*  Como la mayoría de los asesinos en seria fue guardando, de manera meticulosa e increíble, las pruebas para ser condenado más adelante.

 

* Luis Alfredo comenzó a guardar los recibos de los pasaje es bus, de los hospedajes y un diario detallado de sus viajes. En su primer periplo mortal por varios municipios del valle aumento su afición por el “aperitivo de la Corte” su trago favorito, el mismo que estaba bebiendo cuando la mala suerte callo sobre la mala suerte de uno de los últimos menores asesinados en 1993; “el niño de la terminal”.

 

Ello   (K)

 

El Ello es la función más antigua y original, incluye nuestra herencia genética, reflejos, instintos e impulsos que nos motivan. Opera con el principio de placer y usa principios primarios.

A mi padre lo odiaba y muchas veces, en estado de embriaguez y patrocinado en esa época por ciertas personas, quise irlo a matar.

Trabajando en los supermercados centrales fue donde apareció de un momento a otro algo extraño que me sucedía; era una fuerza terrible que me impulsaba a actuar

 

Sobre octubre o noviembre de 1980, me domina un impulso

 

Se encontraron restos óseos de un menor de sexo masculino, tiene perdida parcial de dientes delanteros, escaso cabello color castaño, restos de tejido blando intacto en ambos pies y se encuentra que los genitales externos están ausentes”.

 

 

 

Discusión

A continuación realizaremos la discusión de lo encontrado en Garavito realizando el análisis de los aspectos más importantes de las categorías estructuradas.

Así las cosas en lo referente a la categoría (A) Familia podemos decir que a falta de figuras paterna y materna adecuadas, los trastornos en el desarrollo psicosexual y los trastornos en el yo y súper yo, son los componentes esenciales de la estructura del carácter del delincuente, todos esos factores o trastornos están muy relacionados con el desarrollo temprano y generalmente aparecen antes de que el niño llegue a la pubescencia, como lo podemos encontrar observando una gran similitud en el desarrollo de Luis Alfredo Garavito, en relación con sus padres, "Tenia como siete o seis años cuando él me amarró mientras le pegaba a mi mamá, comenzó a acumular rencor hacia su padre, envidia de sus compañeros, necesidad de afecto y cuestionamiento de sus preferencias sexuales. "Cuando llegué a tener uso de razón yo veía cómo mi padre, Golpeaba a mi madre y la arrastraba; todavía tengo yo esos gritos que ella desesperadamente lanzaba. Yo ví cuando él la cortó; esa imagen quedó grabada dentro de mi cerebro de por vida, no la he podido olvidar". Con esto podemos observar que Garavito en su infancia careció de unas figuras paternas adecuadas que le permitieran un adecuado desarrollo de sus estructuras psíquicas que le permitieran tener unas adecuadas herramientas para hacer frente a sus impulsos primitivos delincuenciales.

Referente a la categoría (B) Modos Operandi encontramos que Garavito asumió un patrón de conducta que fue prácticamente invariable en todo su proceso asesino donde él describe que sentía una fuerza que lo dominaba, a lo cual Garavito intentaba controlar por medio del consumo de alcohol como un intento consiente de reprimir el impulso pero que actuaba de manera inversa inhibiendo las actuaciones severas del súper yo, permitiéndole realizar los asesinatos a los cuales luego de esto devenía un "enlagunamiento" en algunas ocasiones y en las que recordaba sobrevenía un dolor y conflicto de emociones producto de la reactivación de su súper yo severo. Las conductas asumidas por Garavito iniciaban por la elección espontánea de las victimas en todas las ocasiones después de beber siempre el mismo licor "el aperitivo de la corte", los llevaba a sitios apartados y luego de golpearlos los amaraba con una cabuya, los desnudaba, torturaba y luego violaba para por ultimo asesinarlos en los últimos 192 casos, esta conducta solo se modifico levemente agregándole nuevas torturas, como quemaduras, puñaladas. Cabe resaltar que estas conductas revivencian lo vivido por la Bestia en su infancia o adolescencia. "a mi me iba dando un deseo como lo que yo siempre he denominado una fuerza o un impulso de estar con ese menor de edad, acariciarlo, violarlo", "únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años"

Encontró lo que realmente le producía un profundo placer: forzar a los niños, estrujarlos y amarrarlos a la fuerza, para violarlos al amparo de un lugar boscoso. Descubrió que mientras mas violencia ejercía contra ellos mas intensos eran sus orgasmos; por eso comenzó a torturar a las victimas. "Trató de buscar explicación de sus actos a través de la Biblia; fue así como por aquella época se torno en un religioso compulsivo. Buscaba redención, perdón y hasta castigo para sus pecados. En la madrugaba se despertaba desorientado y al recordar cada violación lloraba como un niño, pero luego reía con sarcasmo, evocando el gozo y los orgasmos disfrutados después de cada tortura".

Respecto a la categoría (C) estructura del yo evidencian que desde adolescente Luis Alfredo presenta dificultades para integrar su estructura yoica la cual más adelante ya presento evidencias de tener un yo escindido, "Su doble personalidad, o el otro yo mencionado en su confesión se empezó a manifestar, y se quedó para siempre". Lo cual patrocino su tendencia y dificultad de asumir sus responsabilidades y la realidad de lo que estaba ejecutando así como el logro de una adecuada identidad sexual. "El Yo se desarrolla a fin de satisfacer de manera realista los deseos del Ello, sigue el principio de realidad y opera con procesos secundarios. El logro de una identidad total presume en la adolescencia una crisis de identidad, que se asienta en problemática más especifica del logro de una identidad sexual."

La categoría (D) Mecanismos de defensa evidencia varios aspectos que tenemos que abordar uno a uno: respecto a la identificación (D2) en la vida de Garavito lo observamos cuando se comenta que "Luis Alfredo se convirtió en un fanático de Adolf Hitler, al leer su biografía en un libro rojo" y " Me concentre mucho en Campo Elías, el psicópata que mato en el restaurante Pozetto en Bogota, me encanto esa acción de él, porque llamo la atención de todo el mundo y de los medios de comunicación. Siempre anhelé ser importante, estar en televisión, estar en la prensa y que todo el mundo hablara de mí.

En el mecanismo de Represión (D3) se evidencia cuando se dice "no recuerdo que él me haya acariciado, tengo un recuerdo vago "," fue lo único expresado ante el medico y prefirió no explicarle su impotencia con las mujeres y su gusto por los menores". "Trató de buscar explicación de sus actos a través de la Biblia; fue así como por aquella época se torno en un religioso compulsivo. Buscaba redención, perdón y hasta castigo para sus pecados. En la madrugaba se despertaba desorientado y al recordar cada violación lloraba como un niño, pero luego reía con sarcasmo, evocando el gozo y los orgasmos disfrutados después de cada tortura". Como es evidente se observa que "la Bestia" reprimió lo vivido con su padre al no recordarlo o distorsionarlo a su realidad, y que en su adultes los intentos por reprimir sus emociones de satisfacción con actos como la religiosidad resultaron insuficientes para controlar sus impulsos.

La represión (D3) es uno de los mecanismos de defensa más primitivos el cual consiste en impedir que deseos emerjan a la conciencia. Este mecanismo también fue usado por Garavito en un intento de no convertirse en la "Bestia" que tenia en su interior pero todo esto fue en vano ya que "no recuerdo que él me haya acariciado, tengo un recuerdo vago"," fue lo único expresado ante el medico y prefirió no explicarle su impotencia con las mujeres y su gusto por los menores", "Trato de buscar explicación de sus actos a través de la Biblia; fue así como por aquella época se torno en un religioso compulsivo. Buscaba redención, perdón y hasta castigo para sus pecados. En la madrugaba se despertaba desorientado y al recordar cada violación lloraba como un niño, pero luego reía con sarcasmo, evocando el gozo y los orgasmos disfrutados después de cada tortura.

La racionalizacion (D4) es el mecanismo de defensa utilizado por el yo para argumentar comportamientos que son inaceptados por este pero que escaparon a su vigilancia, entonces se intenta dar una explicación externa a dichas conductas, "Cuando gran parte de la personalidad está sometida al Superyó primitivo se observa la tendencia en el individuo de no asumir la responsabilidad de sus actos". Podemos decir que Garavito uso este mecanismo cuando comenta que "Desde niño ha considerado a sus padres, a los vecinos, a sus hermanos y a los compañeros de escuela y a cuantas personas lo han rodeado, los culpables de ser él el peor asesino en serie nacido en América del Sur ya que afirma que mi padre era en extremo machista, violento, mujeriego y bebedor", "…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule………". Aquí podemos evidenciar que todo lo hecho por Garavito es argumentado por él como una necedad de vengar o como un determinismo que fue impuesto en él desde su infancia por los hechos vivenciados, también los intentos de buscar ayuda en grupos que no tenían que ver con su problema principal son excusados por emociones que portaba en su interior.

La sublimación (D5) es la forma como el yo intenta transformar, en algo aceptado por la sociedad, deseos inconscientes. Actos realizados por nuestro sujeto demuestran intentos de realizar una sublimación cuando "Garavito era de extremos. Así como abrazaba la Biblia, hacia lo mismo con brujos y hechiceras. Comenzó a visitar centros espiritistas, practico la "ouija" pero se sintió defraudado, pues el ladrón juzga por su condición y rápidamente descubrió que muchos de los que había visitado eran tan embaucadores como él". "Desesperado, admitió visitar por primera vez el Psiquiatra". "Esta doble vida la llevo más de un año y aunque sentía un inmenso placer con estos niños, era consciente de ser vista socialmente su inclinación como una enfermedad. Ser asocial le preocupaba profundamente, al punto de darse innumerables y violentos golpes de pecho diariamente en su momento de oración". "…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule………","Asistía y participaba de manera fervorosa en la iglesia, después visitaba alcohólicos anónimos y luego se armaba de valor con unas cuantas cervezas". En esto podemos analizar que Garavito intento fallidamente adoptar conductas que fueran socialmente aceptadas las cuales esperaba le permitieran "sacar" los impulso internos en algo que no fuera aberrante.

La disociación (D6) es una forma extrema por la cual el yo hace un último intento por separar lo "maligno" de sí, escindiéndose o dividiéndose en varias partes. Las cuales adoptaran características especiales, logrando tener un yo adaptado, uno desadaptado y primitivo entre otros. Los cuales se apoderan del sujeto en diferentes circunstancias las cuales el sujeto percibirá como si lo "poseyera una fuerza externa y poderosa" como por ejemplo cuando Luis Alfredo reporta: Su doble personalidad, o el otro yo mencionado en su confesión se empezó a manifestar, y se quedó para siempre", "Trabajando en los supermercados centrales fue donde apareció de un momento a otro algo extraño que me sucedía; era una fuerza terrible que me impulsaba a actuar", "a mi me iba dando un deseo como lo que yo siempre he denominado una fuerza o un impulso de estar con ese menor de edad, acariciarlo, violarlo", "De pronto de un momento a otro veo pasar a un niño y me pone mal, se me apodera esa fuerza y lo que tengo que hacer","6 voy al hotel a las 9 de la noche empiezo a sentir esa fuerza extraña que me domina".

La transferencia (D7) hace referencia al mecanismo por el cual el yo pone en otras personas emociones que son peligrosas para su integridad. Esto lo podemos observar solo en la infancia de Garavito cuando dice que "Lo único que quise en ese momento es haberme matado, después veo dos pajaritos y los apedreo. Cogí los pajaritos los abrí y los despedacé. Eso fue después de la violación mía, a mi me dio mucho pesar, no se como lo hice".

Por ultimo el mecanismo de la regresión (D8) él cual es un método primitivo, se basa en regresar a momentos que han sido intensos o que tienen grandes cantidades de "carga". "Esto es característica esencial de la patología neurótica la cual es definida como el proceso psíquico del inconsciente del individuo producido por un acontecimiento, sea normal o traumático, vivido muy profundamente, de modo que le produce un choque de tal fuerza que se fija en el mundo inconsciente en el momento en que sucede; a partir de aquí el inconsciente no evoluciona, fijándose en ese hecho pasado. Hay una regresión al pasado", "Freud también considera la neurosis como un resultado de un desarrollo sexual inadecuado, en particular un conflicto edípico resuelto de forma insatisfactoria. Estas personas están esta ligadas a su pasado infeliz y responden en formas emocionales inmaduras. Estas formas irreales no son útiles para estas personas en el mundo cotidiano. Si se impide que la libido obtenga una satisfacción óptima durante una o más de las etapas debido a que ha sido frustrada en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en una etapa particular". "Esta Fijación crea necesidades excesivas características de una etapa anterior". "Los prototipos de formas de conducta sádica y masoquista, trastornos sexuales en los que una persona obtiene placer inflingiendo dolor (sadismo) o recibiéndolo (masoquismo) son evidentes durante los años en que los niños comienzan a caminar. El vouyerismo, obtención de placer al ver órganos sexuales o actos sexuales, está presente en la curiosidad del niño preescolar". "La homosexualidad, atracción primaria por el mismo sexo, es evidente durante el periodo de latencia y el comienzo de la adolescencia cuando la asociación primaria del individuo es con compañeros del mismo sexo. Por tanto, Freud creía que las desviaciones sexuales pueden ser explicadas en términos de una detección del desarrollo". Todo esto evidencia que la personalidad de Garavito esta fijada en etapas esenciales de su desarrollo, las cuales constantemente le obligan a regresar a dichos momentos y revivenciarlos constantemente, convirtiéndose en esto en una conducta dominante al transcurso de su vida.

La categoría (E) Momentos donde revivencian traumas hace referencia a los momentos donde el sujeto realiza actos que le permiten de una manera lograr revivir eventos traumáticos para intentar reformarlos y lograr la "cura", para lograr salir de esa detención de la libido en esta etapa, "Si se impide que la libido obtenga una satisfacción óptima durante una o más de las etapas debido a que ha sido frustrada en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en una etapa particular". Esto fue lo que el YO de Luis Alfredo intento con sus actos; "únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores.

En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años", "me transporte a mi infancia, sentí mucho odio más los niños que yo llevaba nunca los mataba, y es allí donde cojo a este menor, empiezo a tasajearlo con una cuchilla y se apodera de mí algo extraño que me decía "mate, que con matar ya venga muchas cosas".

La categoría (F) Rasgos patológicos nos permite observar formas de conducta, pensamientos y dinámicos que en el sujeto resultan patológicas; "La normalidad se establece sobre las pautas de adaptación al medio, y que no significa sometimiento al mismo, sino más bien la capacidad de utilizar los dispositivos existentes para el logro de las satisfacciones básicas del individuo en una interacción permanente que busca modificar lo displacentero o lo inútil a través del logro de sustituciones para el individuo y la comunidad"."La falta de figuras paterna y materna adecuadas, los trastornos en el desarrollo psicosexual y los trastornos en el yo y súper yo, son los componentes esenciales de la estructura del carácter del delincuente, todos esos factores o trastornos están muy relacionados con el desarrollo temprano y generalmente aparecen antes de que el niño llegue a la pubescencia", "Las luchas y rebeldías externas del adolescente no son más que reflejos de los conflictos de dependencia infantil que íntimamente aun persiste. Los procesos de duelo obligan a actuaciones que tienen características defensivas, de carácter psicopático, fóbico, o contra fóbico, maníaco o esquizoparanoide según el individuo y sus circunstancias", "Este sentimiento de culpabilidad producido por dicho complejo, sobrellevan a cometer el delito por que conlleva un castigo y es este castigo lo que el individuo busca al cometer el delito, castigo que tendrá la propiedad de aliviarle su sentimiento de culpabilidad", "Al estudiar el proceso de esta neurosis de transferencia descubre el proceso de formación de la fuerza sexual, al que denomina desarrollo de la libido y de las organizaciones sexuales, en un primer momento establece la diferencia entre las funciones sexuales y las de procreación, en esta diferencia se inserta el concepto de perversión sexual, cuya principal característica es la exclusividad o incompatibilidad con el acto sexual como función destinada a la procreación", "En la prevención no se ha llegado a este fin porque ha habido una fijación en algún estadio de este desarrollo". Esto se puede observar en el caso Garavito en: "Su doble personalidad, o el otro yo mencionado en su confesión se empezó a manifestar, y se quedó para siempre", "El homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá", "Quise en ese momento es haberme matado", "En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años". Con lo anterior se evidencia como conductas normales del desarrollo de los infantes se arraiga en la personalidad de "la Bestia" generándole una gran incapacidad de desarrollar capacidades adultas de adaptación a la sociedad e introyecatar las normas sociales.

La categoría, Actos Violentos (G) nos permite tener en cuenta si de acuerdo con la definición de Violencia lo sucedido con Garavito es o no enmarcable como acto violento, "La violencia constituye un fenómeno que escapa a una definición sencilla; se la ha considerado como cualquier acto realizado con la intención de infringir daño físico o herir a otra persona, bien como conductas amenazantes o intentos de producir daño físico o bien actos sexuales, verbales o físicos experimentados como amenazas, invasión o asalto con intención de herir o degradar", "La violencia es el producto de la agresividad que vivencia el sujeto en su interior la cual es considerada un instinto básico con poderosas raíces en el inconsciente individual y colectivo, siendo un componente innato que empuja al individuo a comportarse con un cierto grado de violencia no sólo contra sus semejantes, sino incluso contra sí mismo", "Esta Fijación crea necesidades excesivas características de una etapa anterior."Este sentimiento de culpabilidad producido por dicho complejo, sobrellevan a cometer el delito por que conlleva un castigo y es este castigo lo que el individuo busca al cometer el delito, castigo que tendrá la propiedad de aliviarle su sentimiento de culpabilidad", esto nos lleva a deducir que lo hecho por Luis Alfredo si es enmarcadle en acto violento ya que "La bestia" fue descubriendo una placentera excitación producida por el forcejeo y los gritos", "a mi me iba dando un deseo como lo que yo siempre he denominado una fuerza o un impulso de estar con ese menor de edad, acariciarlo, violarlo", "únicamente los acariciaba, los amarraba, les quitaba la ropa y los violaba, pero finalizando el 80 y a comienzos del 81, me voy para la ciudad de Sevilla, me llevo a un menor, y de pronto no sentía placer solamente con acariciarlos y violarlos, sino que llevaba cuchillas de afeitar, velas y encendedores", "En algunas oportunidades les hacía tomar el semen obligados y me quitaba un diente para poder morder a los niños, es el incisivo lateral derecho, ese diente me lo hice colocar por que mi papá me lo tumbo cuando yo tenía quince años", "Encontró lo que realmente le producía un profundo placer: forzar a los niños, estrujarlos y amarrarlos a la fuerza, para violarlos al amparo de un lugar boscoso. Descubrió que mientras mas violencia ejercía contra ellos mas intensos eran sus orgasmos; por eso comenzó a torturar a las victimas", "Claro que pensaba, ese placer fue a costa del dolor todos estos angelitos, como les digo yo. Yo lo titularía "El Silencio de los Inocentes" estando matando niños me vi esa película como cinco veces".

La neurosis categoría (H) hace referencia a un proceso donde "se impide que la libido obtenga una satisfacción óptima durante una o más de las etapas debido a que ha sido frustrada en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en forma indebida o se ha abusado de esta, puede quedar fijada o detenida en una etapa particular", "La homosexualidad, atracción primaria por el mismo sexo, es evidente durante el periodo de latencia y el comienzo de la adolescencia cuando la asociación primaria del individuo es con compañeros del mismo sexo. Por tanto, Freud creía que las desviaciones sexuales pueden ser explicadas en términos de una detección del desarrollo", "Freud también considera la neurosis como un resultado de un desarrollo sexual inadecuado, en particular un conflicto edípico resuelto de forma insatisfactoria. Estas personas están esta ligadas a su pasado infeliz y responden en formas emocionales inmaduras. Estas formas irreales no son útiles para estas personas en el mundo cotidiano", "Esto es característica esencial de la patología neurótica la cual es definida como el proceso psíquico del inconsciente del individuo producido por un acontecimiento, sea normal o traumático, vivido muy profundamente, de modo que le produce un choque de tal fuerza que se fija en el mundo inconsciente en el momento en que sucede; a partir de aquí el inconsciente no evoluciona, fijándose en ese hecho pasado. Hay una regresión al pasado", "Al estudiar el proceso de esta neurosis de transferencia descubre el proceso de formación de la fuerza sexual, al que denomina desarrollo de la libido y de las organizaciones sexuales, en un primer momento establece la diferencia entre las funciones sexuales y las de procreación, en esta diferencia se inserta el concepto de perversión sexual, cuya principal característica es la exclusividad o incompatibilidad con el acto sexual como función destinada a la procreación". El caso Garavito presenta síntomas de neurosis cuando reporta: "Cuando llegué a tener uso de razón yo veía cómo mi padre, Golpeaba a mi madre y la arrastraba; todavía tengo yo esos gritos que ella desesperadamente lanzaba. Yo vi cuando él la cortó; esa imagen quedó grabada dentro de mi cerebro de por vida, no la he podido olvidar", "El homosexualismo que él evidenciaba, esta preferencia sexual se dio después de haber sido violado en varias oportunidades por un compadre de su papá", "…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule………", "Su maleta negra de tela se tornaba cada vez más pesada y exclusiva. No dejaba que nadie la abriera; en ella guardaba un buen número de periódicos donde aparecían las impresionantes páginas que registraban sus crímenes". Con esto podemos observa como la libido es fijada en etapas anteriores impidiéndose el desarrollo adecuado, también evidenciamos como la explicación a la adopción del homosexualismo por parte de "la Bestia", su forma de asumir sus responsabilidades y los problemas en su sexualidad.

La categoría del súper yo (I) no permite observar como esta entidad es deficiente, lo cual lleva al sujeto a adoptar conductas delictivas por su falta de capacidad para introyectar las normas; "La falta de figuras paterna y materna adecuadas, los trastornos en el desarrollo psicosexual y los trastornos en el yo y súper yo, son los componentes esenciales de la estructura del carácter del delincuente, todos esos factores o trastornos están muy relacionados con el desarrollo temprano y generalmente aparecen antes de que el niño llegue a la pubescencia", "El adolescente reafirma fenómenos, conceptos de su interior y del mundo adulto entre estos la moral, que a primera vista es el conjunto de las reglas de conducta que imperan en una sociedad, un medio, en un momento dado de la historia". Esto se observa en lo dicho por Garavito, "Fui a pagar una promesa a Buga", "…………… yo estaba tomando trago porque llevaba adentro todo lo que me había pasado en la infancia. Arranque para Armenia a trabajar a una panadería, arrendé una piecita. Conocí alcohólicos anónimos y me vincule………", "Asistía y participaba de manera fervorosa en la iglesia, después visitaba alcohólicos anónimos….", "Desesperado, admitió visitar por primera vez el Psiquiatra", "Luis Alfredo llego por segunda vez el 25 de enero de 1984 a la clínica Psiquiátrica durante treinta y tres días", también se evidencia los intentos del súper yo de actuar sobre el yo, pero sin mucho efecto.

El complejo Edipico categoría (J) es de gran importancia ya que explica en gran medida el comportamiento de "la Bestia" ya que en este complejo el sujeto "No puede concebir el amor como cualitativo o como capaz de aumentar para llenar un vació. Al concebir el amor como una cantidad, el niño percibe a su madre como un rival que le impide tener el amor completo que desea de su madre. Esta percepción crea deseos e impulsos respecto a deshacerse del padre, una actividad que el niño es incapaz de llevar a cabo", Cuando gran parte de la personalidad está sometida al Superyó primitivo se observa la tendencia en el individuo de no asumir la responsabilidad de sus actos", "Mientras más violento ha sido el complejo de Edipo y más pronta su represión (bajo la acción de la actitud paternal y de las autoridades morales del contorno) mayor será la severidad del superyo y se manifestará, sea bajo la forma de una conciencia tiránica y formalista, sea bajo la forma de aquello que se ha denominado (pese a la impropiedad del término) los sentimientos inconscientes de culpabilidad", "Este sentimiento de culpabilidad producido por dicho complejo, sobrellevan a cometer el delito por que conlleva un castigo y es este castigo lo que el individuo busca al cometer el delito, castigo que tendrá la propiedad de aliviarle su sentimiento de culpabilidad". Esto es un factor que afecto directamente la vida de Luis Alfredo ya que su no resolución adecuada de dicho complejo lo lleva a realzar actos que simbolicen la muerte de su padre y que luego busque ser castigado de la forma más violenta posible por "su asesinato" simbólico"; "A mi padre lo odiaba y muchas veces, en estado de embriaguez y patrocinado en esa época por ciertas personas, quise irlo a matar", "Como la mayoría de los asesinos en seria fue guardando, de manera meticulosa e increíble, las pruebas para ser condenado más adelante","Luis Alfredo comenzó a guardar los recibos de los pasaje es bus, de los hospedajes y un diario detallado de sus viajes. En su primer periplo mortal por varios municipios del valle aumento su afición por el "aperitivo de la Corte" su trago favorito, el mismo que estaba bebiendo cuando la mala suerte callo sobre la mala suerte de uno de los últimos menores asesinados en 1993; "el niño de la terminal".

Por ultimo el Ello categoría (K) impulsa constantemente al yo de garavito a una presión constante; "A mi padre lo odiaba y muchas veces, en estado de embriaguez y patrocinado en esa época por ciertas personas, quise irlo a matar", "Trabajando en los supermercados centrales fue donde apareció de un momento a otro algo extraño que me sucedía; era una fuerza terrible que me impulsaba a actuar", "Sobre octubre o noviembre de 1980, me domina un impulso", "Se encontraron restos óseos de un menor de sexo masculino, tiene perdida parcial de dientes delanteros, escaso cabello color castaño, restos de tejido blando intacto en ambos pies y se encuentra que los genitales externos están ausentes", Esto obliga al yo a escindirse para poder sobrevivir dicha presión, así mismo en los actos se observa como ese ello "domina" y se plasma en los asesinatos referenciandoce en la parte genital. El cual le dará gran placer al individuo. "El Ello es la función más antigua y original, incluye nuestra herencia genética, reflejos, instintos e impulsos que nos motivan. Opera con el principio de placer y usa principios primarios".

Con lo dicho podemos describir que Luis Alfredo Garavito Cubillos es un sujeto que presento un yo escindido, con un Súper yo debil el cual no tiene la capacidad de influenciar la estructura yoica para el cumplimiento de las normas, las cuales no se han adquirido. Los mecanismos de defensa usados adecuadamente por el sujeto son primitivos es insuficientes sumado a que se usan en masividad y exclusividad, los demás mecanismos no pasan de ser intentos del yo de curarse e integrarse, cabe resaltar que en todas las ocasiones estos mecanismos no tienen ninguna efectividad.

El sujeto posee dos tipos de personalidad una de tipo neurótico donde la fijación de la libido ha impedido al sujeto desarrollarse, obligándolo a adoptar conductas desesperadas para superar o revivenciar estos traumas con la intención de corregirlos, es en este memento donde la otra personalidad (psicopatita) aparece y lo obliga a cometer actos que rayan con lo inhumano. El sujeto es incapacidad de dominar su segunda personalidad.

Por esta razón se siguiere que Garavito posee una doble personalidad (neurótica y psicopatita), con mecanismos primitivos y baja capacidad de asumir las normas sociales, todo esto relacionado con las vivencias de la infancia.

El caso Garavito es para nosotros una conducta que es violenta pero en el sujeto es imputable ya que su estado mental le impedía asumir un control individual de sus impulsos internos.

Referencias

Aberastury, A y Knobel, M (1970) La adolescencia normal.

Aranguren, M (2002) El Gran Fracaso de la Fiscalía 192 Niños Asesinados. Ed oveja negra. Bogota Colombia

Arboleda, M (2000) Código Penal y de Procedimiento Penal Ed. Leyer

Educador, Miguel (2003) Personalidad del delincuente Madrid (En Red)

Disponible en: http://servicio.cid.uc.edu.ve/educacion/revista/a3n5/3-5-14.pdf

Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (2002) Psicología Social de los asaltos en Monterrey - Delincuencia Juvenil México (En Red) disponible en: http://html.rincondelvago.com/delincuencia-juvenil_2.html

Menyer, G (2002) http://www.lafacu.com/apuntes/educacion/delin_juve/default.htm

Merloo, J. A. M. (1961) Responsabilidad y Normalidad Ed Gedisa. España.

Richard, G. (1957) Psicoanálisis y moral. Ed. Psique, Buenos Aires, Argentina.

Pierini, C.D (1973) La identidad del adolescente. Padios, buenos aires.