RELACIÓN ENTRE EL DERECHO Y LA PSICOLOGÍA

GUIOMAR BEJARANO GERKE

El Derecho y la Psicología son considerados como ciencias que desde su perspectiva tratan en forma común la conducta del hombre, el hombre en sociedad, las repercusiones de éste, su forma de expresión y en general toda manifestación humana que necesite de análisis, respetando cada área desde el ángulo correspondiente.

Se entiende que la vida en sociedad, factor común entre la Psicología y el Derecho no está reducida sólo a lo psicológico, ni a lo legal, sino que se relaciona con variados paradigmas tales como el biológico, social, etc., donde todos influyen entre sí dando como resultado la conducta manifiesta social. La gran incógnita que plantea "el deber ser" o "el no deber ser" se relaciona a su vez con el desarrollo de la moral que la Psicología intenta definir a través de diferentes perspectivas (Piaget, Kohleberg, etc), pero que tanto importa al Derecho y que por ello termina siendo otro punto de encuentro entre ambas ciencias dentro del contexto social.

Se ha planteado muchas veces cuál es el rol de la Psicología dentro de la administración de justicia empezando por las tres siguientes bases:

1. Psicología del Derecho: donde se establece que el derecho está lleno de componentes psicológicos, y que se hace necesaria la psicología para que el derecho como tal pueda funcionar adecuadamente, lo cual se observa en el planteamiento de muchos de los artículos penales como lo es el caso de los criterios para la "inimputabilidad".

2. Psicología en el Derecho: donde se toma la misma idea, misma que estudia las normas jurídicas como estímulos verbales, que tratan de retraer determinadas conductas, por lo que la aplicación y formulación de conductas requiere del aporte de la Psicología, para lograr una eficacia jurídica por los sujetos que intervienen en el cumplimiento de esas normas.

3. Psicología para el Derecho: en la que la psicología actúa como auxiliar del Derecho cuando necesita información sobre sus fines, sus estrategias o para interpretar hechos relativos a casos específicos.

Es este tercer punto el que merece un comentario adicional al plantear a la psicología como "auxiliar", así como las otras ciencias tales como la Medicina y otras, son consideradas también como "auxiliares". Se debería considerar a toda ciencia que aporta en el Derecho como un medio necesario para llegar a la obtención de la verdad histórica de los hechos a través de pruebas de diversa índole, sin situar a estas ciencias en un estado de supeditación opcional como lo sugiere el término "auxiliar". Es posible que este análisis sea un tanto minucioso en este momento, pero se debe considerar lo que implica la palabra "auxiliar". En el caso de un automóvil, la llanta "auxiliar" es sólo usada en casos donde alguna de las otras está sin aire, incluso es posible no hacer uso de ella solicitando una grúa o llevando por otro medio la llanta dañada a reparar sin mover el auto. El propósito de esta comparación práctica no significa un afán de plantear una innecesaria lucha de poderes, pero sí de entender que una prueba proveniente de cualquiera de las especialidades, puede ser aquello que condene o libere a un imputado, por lo tanto es un eje indispensable de cualquier proceso, por lo que no es sólo una opción, sino una obligación del Derecho trabajar lado a lado con las otras ciencias. El avance de estas ciencias ha sido de mucho progreso en el terreno dentro de la aplicación en Justicia, de manera que un trabajo conjunto en pos de la verdad justifica una labor coordinada y multidisciplinaria, pues todas estas ciencias están buscando un mismo objetivo: la verdad histórica de los hechos que va a generar Justicia. Es más, el hecho de considerar "auxiliar" a las ciencias o técnicas que aportan al Derecho puede ser un riesgo, al optar por esa opción sólo en caso de emergencia. No en vano ha planteado la Dra. A. Tapias que "La Psicología remplazará la venda que cubre los ojos a la Justicia". Lo mismo se podría aplicar a las demás ciencias.

El hecho de haber planteado que tanto la psicología como el derecho tienen en común el "objeto de intervención", que no es otro que la "conducta de la persona", se quiere mostrar no sólo lo común que tienen ambos campos, sino la necesidad de un trabajo coordinado entre ambos. La Psicología Aplicada a los Tribunales o Psicología Forense se refiere a aquellas actividades que el Psicólogo puede realizar en el foro. De este modo se entiende como la "ciencia que enseña la aplicación de todas las ramas y saberes de la Psicología ante las preguntas de la Justicia, y coopera en todo momento con la Administración de Justicia, actuando en el foro (tribunal), mejorando el ejercicio del Derecho" (Urra, 1993). Al incluir ambas ciencias a la persona humana como individuo en su unicidad y además como ser responsable de sus actos, conductas y su capacidad para manejarlos, es que la inclusión de la Psicología se hace de gran utilidad a la hora de analizar el por qué de la conducta delictiva de una persona. Es en este sentido que la Psicología se convierte en un medio probatorio, cuyo trabajo aporta en proporcionar un elemento pertinente y conducente para la resolución de los procesos que así lo requieran.

Incluso el trabajo del psicólogo en el terreno del Derecho ha sufrido varias denominaciones a lo largo de los años, tales como: Psicología Jurídica, del Derecho, Forense, Judicial, Criminológica, etc. Ello implica la búsqueda de un rol definido y de utilidad a la Justicia en su desarrollo. Además esta diversidad en su terminología denota tanto una cierta ambivalencia, pues en estas denominaciones se detecta la conjunción de otras áreas aplicadas al Derecho, llevando a una confusión de campos específicos de aplicación. Hoy en día el término más usado para referirse en forma global a la aplicación de la Psicología para el Derecho es el de Psicología Jurídica, sub especialidad de la Psicología que incluye a las siguientes aplicaciones: Psicología Forense (elaboración de informes y pericias), Asistencial (terapia y análisis de medidas de seguridad y de resocialización), Victimología (análisis del rol y elementos propios de las personas agraviadas), Psicología del Testimonio (valoración de credibilidad de testimonios y toma de los mismos), Mediación (búsqueda de una alternativa favorable para las partes sin llegar a juicio o haciendo que éste no sea contencioso).

Se podría definir en una primera instancia la Psicología Jurídica como: "la aplicación de la ciencia y profesión de la psicología a las cuestiones y temas legales" y de este planteamiento es posible establecer las diferentes instancias y áreas de aplicación.

Pero cómo se ha llegado a plantear esta definición? Para responder a este cuestionamiento es necesario revisar en la historia cuál fue el desarrollo de las ciencias forenses en general para ir centrando la atención más adelante en la Psicología jurídica.

Como bien se sabe, el Derecho es una ciencia de una trayectoria de muchísimos siglos, sin embargo la inclusión de otras ciencias no se vio necesaria sino a través del desarrollo de la humanidad. De este modo a fines de la Edad Media, al estar saliendo del feudalismo, fue generándose la necesidad de confiar en pruebas concretas y específica para la comprobación de ciertos hechos, provenientes de más de una fuente. De este modo, dentro del campo penal se firmó la "Carta Magna" en Inglaterra, misma que otorga derechos a los señores feudales en un mismo plano que al rey, con lo que el monopolio de la prueba se rompió. Más adelante se firmó en Francia la "Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano" en 1789, donde se le atribuye al hombre el "centro de la escena histórica y una vital importancia a su actuar" (Lin Ching, 2002), marcando así el interés por el rol de la personalidad del delincuente en el momento del hecho.

La historia ha ido también uniendo o encontrando puntos en común entre la Psicología y el Derecho como el estudio de la teoría para colaborar en la elaboración de leyes o para cuestionarlas cuando la investigación encuentre resultados contrarios (Clemente, 1998). Del mismo modo la Psicología se fue introduciendo para analizar los parámetros conductuales en las salas de juicios, así como la importancia de estudiar actitudes y valores sobre la justicia y el interés por analizar los procesos de socialización legal, etc.

Lin Ching, Céspedes (2002) plantea una serie de hechos históricos que han marcado el desarrollo de la Psicología en el campo jurídico:

En el año de 1792, a través de Eckardts Ahusen, se planteó la necesidad de revisar en los conocimientos psicológicos para juzgar los delitos, lo que profundizó aún más las ideas antes mencionadas.

En 1808, Hoffbauer publicó un clásico llamado "La Psicología en sus principales aplicaciones en la Administración de Justicia", a lo que otros autores fueron complementando con los temas de "Relación jurídica-psicológica", "Psicopatología Judicial" y "Psicología Criminal".

Al nacer en el siglo XX la Psicología experimental, se puede decir que también nació la Psicología Forense a través de Stern (1903), Jaffe (1903), Binet (1905), Freud (1906) y Lobsein (1906). Münsterberg publicó en 1908 su libro "El testigo en el estrado", para plantear no sólo la importancia de la veracidad de un testimonio, sino la necesidad de la presencia de un Psicólogo en el sistema legal, ideas que recibieron muchas críticas y aceptaciones al mismo tiempo.

Es posible de identificar el año de 1913 cuando en Nueva York, en un reformatorio de mujeres, se inician los servicios de asistencia psicológica, hecho que avanzó a otros centros penitenciarios hasta que en 1916 se creó un laboratorio psicopático con el fin de examinar a los detenidos en todas sus manifestaciones.

Para el año 1937, el Juez Wigmore, en Estados Unidos, comunica que "el proceso judicial debe estar dispuesto a tomar cualquier prueba psicológica en cuenta, siempre que ésta sea fiable", razón por la que la labor pericial psicológica fue presentándose en estrados, pero que fue siendo cuestionada hasta que en 1959, Blau publicara "La Psicología Clínica y la profesión legal" remarcando la necesidad que tenía un psicólogo en acceder a una formación adecuada para ejercer en el terreno legal.

Para los años sesentas hubo un hecho histórico que marcó en forma definitiva el planteamiento serio de la intervención psicológica en el Derecho: el caso Jenkins en Estados Unidos (1962), donde en principio se rechazó un informe pericial de esquizofrenia sobre el imputado causándole en un principio su condena, lo que fue protestado por la "Asociación Americana de Psiquiatría" a tal punto que se tuvo que aceptar la pericia como prueba, provocando el cambio del fallo judicial y marcando así el comienzo de la aceptación formal de una pericia psicológica como un medio probatorio de forma contundente. Para este caso se apeló al Recurso de Casación como figura jurídica, misma que permitió se revise el fallo a través de la pericia psicológica que se comprobó como acertada y válida.

En 1964, Eysenck, un psicólogo muy reconocido publicó la obra "Crimen y Personalidad", a lo que le siguieron otros colegas con otros textos en relación a la selección de jurados y la Psicología en la elaboración de leyes.

España es un país que le ha dado a la Psicología Jurídica la fortaleza de la que hoy goza, pues empezó a estructurar y a profundizar los avances hechos hasta entonces. En 1975 se inauguró el "Instituto de Sociología y Psicología Jurídica" en Barcelona. A partir de ello la "Asociación Americana de Psiquiatría" (APA) organizó en 1976 un simposio sobre el papel del psicólogo forense, lo que sirvió como impulso para la creación de varias investigaciones y textos relacionados con el tema. También en España se ha visto a un país promotor clave dentro de la Psicología Jurídica a través de Emilio Mirá y López con su libro publicado en 1932 "Manual de Psicología Jurídica", considerado hoy en día como un clásico del área. Pese a su temprana aparición, este texto ya incluye muchas de las áreas que hoy siguen siendo relevantes para la aplicación de la Psicología en el Derecho en muchos campos. Así se ve desde metodología de investigación, el rol de la personalidad, discusión sobre los fenómenos de la percepción, memoria, atención, etc., así como teorías del origen del delito desde el ángulo psicológico y otros temas relevantes.

En 1980 se publicó la obra de reconocido prestigio "Introducción a la Psicología Jurídica" de Sabaté, Bayé y Munne a lo que le siguió en importancia la creación del "Centro de Estudios de Formación Especializada" del Departamento de Justicia de Cataluña en España.

Los años noventas representan en realidad el asentamiento de la Psicología Jurídica. Los procesos judiciales de la mayor parte del mundo iba incluyendo de alguna manera de forma permanente al psicólogo en sus diversas actuaciones dentro del fuero legal. Al mismo tiempo se fueron promocionando distintos eventos de difusión y formación académica para generar un profesional idóneo, así como la elaboración de diferentes publicaciones especializadas.

Actualmente la diversidad de experiencias dentro de las labores psico-jurídicas socializadas a través del mundo han generado una revalorización y una reflexión del rol de la Psicología Jurídica con el fin de mejorar la comprensión de los fenómenos legales, así como la eficacia en su aplicación.

Todos los movimientos que buscaron y abrieron el camino de la Psicología en el Derecho fueron impulsado por la necesidad de contar con nuevas estrategias para la obtención de nuevas y seguras evidencias sobre la veracidad de los testimonios, la elaboración de instrumentos más allá de los tradicionales y específicos de la evaluación de los distintos tipos de delitos y que fuesen válidos y confiables en su aplicación, así como el generar nuevas formas de intervención en el tratamiento carcelario para favorecer una positiva resocialización y en general proponer nuevas técnicas de investigación útiles y efectivas, además de la investigación para una más realista efectividad en la promulgación de leyes.

Aunque hoy en día ya se vea al Psicólogo en las salas de Justicia, el anterior resumen destaca que ello no fue siempre de ese modo, habiendo asumido la Psicología sus funciones de manera paulatina. De esa manera se observa en forma resumida que recién en el siglo XX se han podido apreciar muestras claras de la intervención psicológica en el Derecho a través del aporte para determinar la credibilidad de los testimonios, especialmente de niños a través de Stern, Binet y Münsterberg como personajes clave, aunque su intervención haya sido muy discutida. Más adelante se vio que la Psicología podía aportar eficazmente en la selección de los jurados, tiempo en el que muchos autores publicaban distintos artículos relacionando ambas ciencias.

Todos estos propósitos e intenciones arriba mencionados obligaron a su vez al profesional en Psicología a superarse y a especializarse en el área jurídica en todas sus aplicaciones. El psicólogo tradicional de entonces ya no era suficiente para abordar a los implicados en el campo legal.

Fue tanta la influencia y el aporte que fue generando la Psicología que incluso fue participando en el propia cambio de la normativa legal, dada su capacidad de comprensión de los problemas sociales redimensionando el análisis del fenómeno criminológico en el Derecho, así como reinterpretando normas e intentando adaptarlas a las necesidades del hombre en el movimiento legal.

Los intereses incluso se fueron diferenciando: el aspecto de género fue empezando a cobrar vida en relación al fenómeno de la interpretación de la violencia intrafamiliar, provocando de esta manera se generen nuevas normativas a nivel mundial para enfrentar este aspecto. Del mismo modo surgió el "interés superior del menor", con una política de un proteccionismo muy fuerte de los derechos de los niños, no sólo dentro de la resocialización de menores infractores, sino dentro de la generación de política de prevención dentro de su rol como futuros adultos (Lin Ching, 2002). Así esta distinción provocó a su vez que en varios países se vayan creando normativas específicas para el tratamiento diferenciado de los menores de edad, tanto niños, como adolescentes e incluso en personas entre los 18 y 25 años, como es el caso de Alemania, donde la imputabilidad permanece, pero donde el tipo y tiempo de reclusión puede ser revisado en forma individual.

La Psicología incluso fue abriéndose paso en el sentido punitivo que se le daría a los inculpados. Ello no solo dentro del marco de un sistema garantista de los derechos humanos y de las respectivas Constituciones en los distintos países, sino dentro de la cantidad en tiempo para ello e incluso en la incorporación de alternativas resocializadoras en especial para los delincuentes juveniles.

Para este cambio la Sociología aporta ya desde entonces en gran medida a través de proporcionar el entendimiento que los delitos así como los delincuentes son también el fruto de un problema social y no sólo de la conducta desadaptada del actor. Este planteamiento obligó a la sociedad a asumir su responsabilidad y no sólo a provocar el alejamiento del delincuente a través del encierro, sino de mover a distintas instancias a trabajar el tema en vez de negarlo y generar estudios y campañas de prevención.

El haber asumido estos y otros aspectos relacionados con la Psicología y el Derecho ha provocado históricamente incluso que se analice más detalladamente a la víctima en su rol al lado del agresor, sea éste sexual o por robo, etc. provocando así que el abordaje no se centre, sino que se amplíe de modo de tener mayor objetividad a la hora de estudiar el hecho, además de proporcionarle a la víctima un espacio para plantear su dolor y sufrimiento, de modo de encauzar posiblemente la terapia psicológica que podría ser necesaria más allá de la reparación del daño físico y/o material que haya podido generar el agresor en su momento.

Vistos estos conceptos históricos relacionando la Psicología y el Derecho, es menester apuntar también cómo se manifiesta actualmente la Psicología en las distintas áreas legales, es decir cuáles son las diferentes aplicaciones en materia penal, familiar, civil, laboral, etc. Sin embargo la aplicación de la psicología jurídica en cada país es diferente según el avance que haya desarrollado el área en el lugar y dependiendo del peso jurídico que le otorgue la administración de Justicia a la propia Psicología.

De todos modos resulta interesante hacer una revisión del tipo de intervención posible en cada una de las materias legales para incluso cuestionarse la aplicabilidad del tema específico al sistema vigente, así como para motivar a la realización de cambios a través de proyectos de ley que vayan a sugerir la implementación de nuevas normativas. De ese modo se tratará de mostrar la mayor cantidad de aplicaciones conocidas en la actualidad, mismas que pueden ser tratadas también por la Psiquiatría Forense (en base a Núñez de Arco, 2001):

En materia penal pueden realizarse las siguientes pericias a través de la Psicología o Psiquiatría Forense: la mayor parte de las valoraciones se relacionan a la imputabilidad del imputado, es decir que se busca establecer si el sujeto tuvo las facultades suficientes, volitivas y cognitivas, como para haber actuado en ese momento de esa forma y pueda ser declarado culpable de aquellos hechos. En este sentido se buscan posibles trastornos mentales, trastornos de personalidad, grado de afectación del consumo de substancias psicoactivas, etc. Si bien el Psicólogo Forense emite un dictamen, éste implica una prueba dentro del proceso, misma que será valorada por el tribunal. A continuación se plantean las siguientes valoraciones:

Valoración del grado de enajenación del sujeto (imputado, víctima o testigo)

Valoración del grado de conciencia y libertad con las que se ha ejecutado los hechos.

Valoración del grado de discernimiento entre el bien y el mal.

Valoración de la necesidad de internamiento de inculpados y tipo de tratamiento psicológico a seguir durante la reclusión.

Valoración del grado de credibilidad de testimonios en las declaraciones tanto a imputados, testigos o víctimas.

Valoración de la enfermedad mental en relación al grado de afectación en el hecho.

Valoración del grado intelectual del imputado para la inimputabilidad.

Valoración sobre el grado de afectación de la enfermedad mental sobre los hechos o a consecuencia de los hechos.

Valoración de las secuelas psíquicas resultado de los hechos delictivos.

Valoración de peligrosidad potencial ante terceros o a sí mismo.

Valoración de la personalidad del imputado en relación a los hechos.

En materia Civil la pericia psicológica gira alrededor de otro tipo de capacidades de las personas involucradas:

Valoración de la incapacidad civil por causa psíquica.

Internamiento psiquiátrico involuntario.

Esterilización de paciente psíquico incapacitado.

Capacidad de los pacientes psíquicos para ser testigos.

Valoración de la capacidad para contraer matrimonio en menores de edad o personas con cierta discapacidad mental.

Valoración de las solicitudes de cambio de sexo (reasignación sexual).

Valoración de la capacidad para hacer testamento antes de la muerte o como autopsia psicológica después de la muerte para verificar su validez.

Inscripciones en el Registro Civil con otro sexo al de nacimiento.

Valoración de secuelas por accidentes de tráfico.

Valoración del daño psíquico y moral a consecuencia de diversas agresiones.

Valoración del consentimiento en negocios jurídicos

La materia laboral aún no explota las potencialidades de la Psicología en muchos países, pero las necesidades de generar cambios se van dando y la intervención pericial ya no es siempre la excepción.

Valoración psíquica que pudiera invalidar la firma de un contrato.

Valoración de la incapacidad laboral total o parcial para realizar un trabajo por enfermedad psíquica.

Valoración de secuelas psíquicas a consecuencia del trabajo (accidentes o estrés).

Valoración del grado de afectación por enfermedad laboral.

Mobbing o psicoterror en el ambiente laboral.

Valoración del nivel de indemnización por imposibilidad de trabajo a causa de factor psíquico.

En materia Familiar la labor del psicólogo tiene ya una larga trayectoria, pero la experiencia va marcando que las funciones que desempeña se van afinando y que los Jueces y abogados van solicitando cada vez más la intervención profesional psicológica. La implicancia social al estar involucrados niños, como el futuro de la sociedad, así como adultos que afectados tampoco poseen una calidad de vida emocional y efectiva útil, va llevando a buscar nuevos tipos de intervención coordinada entre las áreas legal, psicológica y de trabajo social, para reducir las consecuencias de un divorcio o para optimizar los procesos de adopción. De este modo la labor del psicólogo jurídico no queda sólo en la labor forense (pericial), sino que abarca con mucha fuerza el rol de mediador en las litis familiares. La intervención se realiza a través de:

Valoración de la personalidad de los padres y su nivel de adaptación a la nueva situación y en general a cómo enfrenta conflictos.

Valoración de las habilidades como padres, proyectos y expectativas de vida.

Valoración de la personalidad de los hijos. Tipo de interacción familiar.

Valoración del proceso de adaptación que va sufriendo el menor por el divorcio en los distintos ambientes: sociedad, colegio, rol familiar, etc.

Valoración de la capacidad de ambos cónyuges para que se les asigne la guardia y custodia de los hijos.

Seguimiento de las medidas tomadas por el Juez.

Problemas de custodia y cambio de custodia.

Problemas del régimen de visitas para el no custodio.

Valoración de la "Síndrome de Alineación Parental" (SAP).

En Juzgados del Menor: valoración del posible maltrato físico y/o psicológico.

Mediación en casos de divorcios contenciosos.

Orientación durante todo el proceso de divorcio desde su inicio para minimizar las posibles consecuencias negativas de un proceso contencioso.

Valoración para poder adoptar a un menor.

Seguimiento del menor otorgado en adopción.

En el campo de la Policía la Psicología Forense puede ofrecer otro aporte válido en los siguientes campos:

Valoración para portar armas.

Valoración de incapacidad laboral transitoria por la función policial.

Valoración de Burnout por motivos de la profesión y grado de afectación.

Es menester incluir en esta revisión sobre la relación entre la Psicología y el Derecho, los temas en los que la Psicología comparte conceptos y funciones de forma relevante. Ellos son los siguientes:

Investigación criminológica: en este campo se investigan diferentes aspectos de la conducta de los involucrados en un hecho delictivo, tales como la personalidad, variables cognitivas, variables sociales y otras con el fin de encontrar parámetros comunes en los distintos tipos delincuenciales.

Victimología: es un área que implica ver también el "otro lado de la moneda" incluyendo distintos tópicos de la víctima: víctima dentro del rol de la diada agresor-víctima, así como la atención que se le debe dar institucionalmente a ésta por haber sufrido una ofensa o daño. De este modo la función del psicólogo se torna variada, pues puede ser de atención en intervención de crisis y contención primaria, evaluación, seguimiento, estudio, planificación y prevención en grupos de riesgo, etc.

Psicología del testimonio: dado que el Psicólogo trabaja a través de la información que pueda obtener de las personas, las habilidades y recursos para acceder a esa información a través de diversos medios son elevadas, de modo que la Psicología va planteando una serie de metodologías para llegar a los recuerdos o información de las personas relacionadas a un proceso sea como imputado, testigo o víctima. La credibilidad de un testimonio ha preocupado al Derecho siempre y la Psicología muestra lo fácil que puede ser mentir, las diferencias en los recuerdos de las personas, la subjetividad del recuerdo, los posibles cambios involuntarios en el recuerdo, etc.

Psicología penitenciaria: es la parte asistencial de la Psicología Jurídica, que por el momento suele ser tomada aún sólo como terapéutica. Sin embargo su función puede ser aún más explotada en sentido de recurrir al Psicólogo penitenciario no sólo para tratar sus problemas psicológicos, sino para asegurarse de la resocialización del inculpado, para verificar su condición de reducción de la pena, para estimar su peligrosidad dentro y fuera del recinto carcelario, etc. Todo ello en función a que el tiempo de condena determinado por la ley no implica una rehabilitación automática por parte del inculpado, más al contrario, éste puede generar otro tipo de problemas.

Mediación: la labor psicológica de mediación abarca más allá de la materia familiar, pues ésta resulta de utilidad en materia civil, comercial e incluso penal para algunos delitos. La mediación favorece mucho al sistema al descongestionarlo, pues son las propias partes en conflicto las que solucionan sus problemas a través de un mediador, lo que plantea una solución extrajudicial lícita con la satisfacción de ambas partes.

Dentro de los puntos expuestos es conveniente preguntarse si el Derecho, aún con todos los diferentes aportes que recibe de otras ciencias, cubre las necesidades del hombre de hoy en día. Si bien se tienen leyes, normas, etc. que tienen su similitud en distintos territorios del mundo, el resultado que vemos hoy en día no refleja la intención que motivó a crear esta normativa jurídica. Prueba de ello es que pese a las diversas reformas, las cárceles siguen aumentando su población a veces en relación mayor al incremento de la población, lo que incluye un incremento aún mayor de la delincuencia. Este cuestionamiento es posible de llevarlo incluso a la calificación penal que se da en cada caso, pues suele suceder que el tipo de características enunciadas no cubren la totalidad de la conducta humana, por lo que muchas veces se debe cuasi forzar la interpretación de los hechos para que encaje en este u otro tipo penal, sin tomar en verdadera cuenta que cada persona es única y que su conducta responde a un sinnúmero de variables imposibles de cubrir por la clasificación planteada en los códigos. Del mismo modo, esta vez a través de un ejemplo en terreno familiar, es posible que el fin no justifique los medios, cuando se observa muchas veces que por hacer cumplir ciertas medidas, se está atropellando la estabilidad emocional de los menores, como por ejemplo a través de prolongar visitas con el padre no custodio en centros policiales o bajo la supervisión de alguno de éstos, desestabilizando así aún más la posiblemente endeble relación de este padre con su hijo mientras se decide la custodia y las medidas definitivas de visita. O también cuando se actúa muchas veces resarciendo sólo el daño material olvidando lo relevante del daño psíquico.

Todos estos cuestionamientos deben llevar a motivar a las ciencias participantes a buscar nuevos caminos de solución para la intervención del Derecho, de modo que vaya a cubrir las necesidades del hombre actual dejando traslucir la victoria de la Justicia y no el hacinamiento en las cárceles. Aún queda mucho terreno por caminar donde lo que se necesita es amplitud de mente científica para buscar nuevos horizontes dentro del marco del trabajo multidisciplinario y coordinado de toda ciencia que tenga el mismo propósito del Derecho: hacer Justicia.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Urra Portillo, Javier y Vásquez M., Blanca: Manual de Psicología Forense. Edit. Siglo XXI. México, España, 1993.

Lin Ching Céspedes, Ronald: Psicología Forense, principios fundamentales. Edit. Universidad Estatal a Distancia, Costa Rica, 2002.

Clemente, Miguel: Fundamentos de Psicología Jurídica. Ediciones Pirámide. España, 1998.

Núñez de Arco, Jorge: El informe Pericial en Psiquiatría Forense. Editado por la UMSA. Edit. Maya, Bolivia, 2001.